ISRAEL Y PALESTINA. Historia del conflicto árabe-israelí. “Canaán la tierra prometida y el hijo del otro”.

Decía Cicerón qué: “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños”. Vuelve a la palestra informativa el conflicto árabe-israelí o entre Israel y Palestina, los posicionamientos de los diferentes Estados y grupos sociales al respecto; y como no, las opiniones de todos tipo. Como creo y pienso que la verdad nunca es absoluta y única, sólo puedo aportar al tema mi amor a esa tierra y como conocimiento la historia de la misma con una sola convicción, creer firmemente en el derecho y la posible convivencia de sendos pueblos. Dedicado a mi mujer Tuñy Barcala siempre ávida de conocimiento…

Con mi mujer Tuñy Barcala en Jerusalén Sept.2015

Con mi mujer Tuñy Barcala de visita en Jerusalén Sept. 2015

Entre África, Europa y Asia se encuentra la tierra prometida, Canaán, donde se eterniza el conflicto étnico-religioso de apropiación entre los pueblos arraigados a la misma y que respaldan sus derechos de propiedad en demostrar quién lleva más tiempo asentado o es el justo merecedor por derecho divino o sus propias narrativas como ya escribió el escritor argentino y columnista de La Nación Marcos Aguinis. (Caballero de las Letras y las Artes en Francia, Doctor Honoris Causa por las universidades de Tel Aviv -Israel- y San Luis –Argentina-.) en su “Breve Historia de Israel y Palestina”.

Para entender un poco mejor la historia de los pueblos palestino e israelita debemos buscar en los orígenes de los mismos y entender que las historias de todos los países y Estados modernos están construidas por el mestizaje de las tribus y pueblos que fueron primigeniamente simplemente eso, tribus o comunidades independientes que fueron unidas o unificadas por migraciones, y/o ocupaciones. Hay que definir algunos conceptos e identificar a los propios grupos étnicos para posteriormente ubicarlos geográfica, cultural e históricamente. En este caso partimos desde el origen de la historia hace unos 5.000 años y desde las llamadas tribus semíticas. En el origen de la historia de ambos pueblos no hemos de confundir sus confesiones, el judaísmo y el islamismo, con el nacimiento de los mismos como pueblos tal y como los conocemos desde su principio hasta los actuales Estados.

Mapa del texto 3)Breve Historia de Israel y Palestina de Marcos Aguinis

Mapa del texto 3) Breve Historia de Israel y Palestina de Marcos Aguinis

Las tribus semíticas son los pueblos oriundos de la península Arábiga que han desempeñado desde los tiempos más remotos un papel importante en la historia política, cultural y religiosa de la Humanidad. El nombre tiene su origen en un pasaje de la Biblia, concretamente en el cap. X del Génesis. En él se explican los parentescos entre los pueblos, haciéndose derivar de antepasados comunes; así de Sem descienden Aram, Asur y Eber, es decir, arameos (v.), asirios (v.) y hebreos (v.). De ahí la adopción del nombre semita por los investigadores europeos para definir la rama a la que pertenecen los arameos, asirios y hebreos, y cuya relación resulta evidente a primera vista en el aspecto lingüístico. Posteriormente, la denominación se ha aplicado a todos los demás pueblos de caracteres análogos (fenicios, cananeos, etc.) y, en primer lugar, a los árabes (v.).

En lingüística y etnología, el término «semita» se usa para hacer referencia a una familia lingüística de origen predominantemente medio-oriental que incluye las formas más antiguas y modernas del acadio, el amhárico, el árabe, el arameo, el fenicio, el ge’ez, el hebreo, el maltés, el yehén y el tigriña.

Este término lo definió inicialmente August Ludwig Von Schlözer (Repertorium -1.781- de Eichhorn,2) para referirse a las lenguas emparentadas con el actual hebreo. En la Enciclopedia católica consta que ya en 1807 el concepto «semita» se había adoptado como término étnico para definir un grupo de pueblos. Por extensión, «semita» se empezó a utilizar para designar a los hablantes de las lenguas semíticas y sus realizaciones culturales y,  el significado de “lengua semítica” se adoptó por referencia a los pueblos citados en la Biblia. Los descendientes de Sem, el primer hijo de Noé.

En el libro del Génesis (el primero de la Biblia – Antiguo Testamento-) se encuentra la narración del Diluvio universal y en ella está la «tabla de los pueblos», donde se hace referencia a la genealogía originaría de los semitas que incluyen a los habitantes de Aram (región bíblica situada en el centro de la actual Siria, en Alepo. Aram en lengua hebrea, también hace referencia al hijo de Hezrón, ancestro del rey David), Asiria (norte de la antigua Mesopotamia, Nínive fue su ciudad más importante, ciudad ubicada actualmente cerca de Mosul -Irak-), Babilonia (ciudad de la Baja Mesopotamia actualmente se cree cerca de la ciudad de Halla, Irak), Siria (Hacia el año 2000 a.C., Siria formaba parte de Aram. Estuvo sometida a Egipto desde casi el 1530 a.C. hasta el 1250), Canaán —incluidos los hebreos— (abarcaba parte de la franja sirio-fenicia conocida también como el Creciente fértil. En la actualidad se corresponde con el actual Estado de Israel, la Franja palestina de Gaza y Cisjordania, junto con la zona occidental de Jordania y algunos puntos de Siria y el Líbano) y Fenicia (cuna de la civilización fenicio-púnica, que se extendía a lo largo del Levante mediterráneo, en la costa oriental del mar Mediterráneo y cuya capital fue Biblos. Su territorio abarcaba desde la desembocadura del río Orontes al norte, hasta la bahía de Haifa, al sur, comprendiendo áreas de los actuales Israel, Siria y Líbano).

Figura de los cananeos ofreciendo un infante a Moloch para ser ofrecido en fuego. Autor desconocido

Figura de los cananeos ofreciendo un infante a Moloch para ser ofrecido en fuego. Autor desconocido

Los cananeos son históricamente reconocidos como los primeros habitantes de la actual Tierra de Israel, mucho antes que se establecieran allí los hebreos. De hecho, el nombre geográfico correcto de la Tierra de Israel es Canaán (la Tierra prometida por Dios (Yavhé) a los judíos), no “Palestina” que es una denominación romana. Los cananeos podían distinguirse en dos grupos principales: los septentrionales o cananeos de costa y los meridionales o cananeos de montaña. El vocablo Palestina no existía y no es mencionado ni una vez en la Biblia ni en ningún otro documento de la antigüedad hasta la época de ocupación romana.

El nombre Palestina abarca la antigua Tierra Santa y la nación moderna de Israel, aunque el nombre original de ese país lo asignó el Emperador romano Adriano. Él renombró a Jerusalén con su nombre y como el dios Júpiter Capitolinos— dándole el nombre de “Aelia Capitolina” después de las revueltas judías contra la ocupación del Imperio romano. El nombre de Palestina proviene del latín Phalestina y hacía referencia a los filisteos, que la Biblia menciona desde Josué hasta David. Significa “pueblo del mar”. Se cree que habían llegado desde Creta, probablemente tras la implosión de la civilización minoica, y se establecieron en la costa suroeste del territorio. Jamás lograron conquistar el resto del país y terminaron integrados por completo en el reino de David.

Para poder apreciar la presión que le pusieron a los judíos en la tierra de  Judea y concretamente en Jerusalén durante este tiempo, hay que tener en cuenta algunos antecedentes históricos como, la  mencionada sublevación Judía que ocurrió un poco antes del 70 B.C., cuando los Romanos saquearon la ciudad de Jerusalén después de un duro y amargo asedio. La rebelión fue causada por las fuerzas de ocupación Romana. Los oficiales y tropas romanas saqueaban y robaban continuamente los templos y a los sacerdotes judíos quitándoles sus artículos de valor y sagrados para después demandarles recompensa si querían recuperarlos. Esto sobrepasó al pueblo que inició la rebelión que llevó a las Guerras de los Judíos contra Roma (Josefo, Libro 2, capítulos 14-16). Con las represalias , prohibiciones y expulsiones de los judíos por parte de los romanos se inició la dispersión de judíos por el mundo, la llamada “Diáspora” (Dispersión de un pueblo o comunidad humana por diversos lugares del mundo; especialmente la de los judíos después de la destrucción del reino de Israel (siglo IV a. C.). Es aquí donde se documenta por primera vez el nombre de Palestina.

Tal y como indica Marcos Aguinis, la palabra Phalistina, además, no tuvo suerte. A ese territorio –que adquirió relevancia extraordinaria por la Biblia, base del cristianismo y luego del Corán– los judíos lo siguieron llamando Eretz Israel (tierra de Israel) y los cristianos Tierra Santa, y después los árabes lo bautizaron como Siria Meridional. Los cristianos fundaron el efímero reino latino de Jerusalén en la primera Cruzada (Campañas comúnmente militares, que a partir del siglo XI se emprendieron desde el Occidente cristiano contra los musulmanes para la recuperación de Tierra Santa. 9 Campañas o Cruzadas), y durante el Imperio Otomano se convirtió en una provincia irrelevante: el vilayato de Jerusalén.

En el Muro de Jerusalén con nuestra cicerone y buena amiga en Tierra Santa Etti Bressler

Tuñy en el Muro de Jerusalén con nuestra cicerone y buena amiga en Tierra Santa Etti Bresler

El pueblo de Israel está formado por los israelitas o hijos de Israel o Jacob, y que consiguieron unificar a las diversas tribus y pueblos que habitaban entre el río Jordán y el Mediterráneo. La tradición judía sostiene que el origen de los israelitas está en los doce hijos de Jacob que se trasladaron a Egipto, donde sus descendientes se constituyeron en doce tribus, mientras que otras hipótesis hablan incluso de su origen a través de las primeras tribus nómadas de las montañas. los Hapiru o Habiru. Contrariamente a lo que se cree el primer rey de Israel fue Saúl quien unificó a los reinos de Israel y Judea, éste designó a David como su sucesor, mil años antes de la era cristiana  y, que había nacido en la aldea de Belén (Beth-léjem, en hebreo, “casa del pan”)– fue el sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logró unificar su territorio e incluso expandirlo de modo que llegó a comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. Convirtió a Jerusalén en su capital ubicándola en el vecino y estratégico caserío jebuseo, ubicado a pocos kilómetros al norte; imponiéndoles el nombre de Jerusalén (en hebreo, “ciudad de la paz”).  La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los más grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, su hijo Salomón que es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo  y el islam. Salomón construyó allí el Templo. Después se produjo una escisión entre los habitantes del norte y el sur del pequeño país. El norte se llamó Reino de Israel y el sur, Reino de Judá. Los asirios conquistaron y destruyeron el reino del norte. Siglos después los babilonios hicieron lo mismo con el del sur y unas siete décadas más tarde el emperador Ciro, de Persia, auspició el regreso a Jerusalén de los exiliados de Judá.

Escena del pueblo de Israel. Extraída de Bendiciones Cristianas: Hebreos 13: Las evidencias de la vida cristiana

Escena del pueblo de Israel. Extraída de Bendiciones Cristianas: Hebreos 13: Las evidencias de la vida cristiana

La tradición bíblica y las 12 Tribus:

Dios le prometió a Abraham que sus descendientes serían numerosos (Génesis 13:16; 17:2; 22:17) y que sus descendientes finalmente conformarían “muchas naciones” (Génesis 17:4-5). Él también le prometió a Abraham que sus descendientes poseerían “las puertas de sus enemigos” (Génesis 22:17) y serían “bendecidos” poderosamente por Dios (vv. 16-18).

Dios también dijo que sus descendientes serían identificados a través de la historia por el nombre del hijo de Abraham, “Isaac” (Génesis 21:12). Las bendiciones dadas a Abraham e Isaac eran llamadas las bendiciones de la “primogenitura” porque éstas eran transmitidas a las generaciones sucesivas como un derecho de nacimiento.

Las bendiciones de “primogenitura” dadas a Abraham fueron pasadas a Isaac, quien se casó con Rebeca. Con el tiempo millones de personas descenderían de Isaac y Rebeca. De hecho, ellos llegarían a ser billones durante todas las generaciones de humanidad sobre la tierra. Las bendiciones de numerosos descendientes que poseerían las puertas de sus enemigos eran una continuación de la bendición que Dios le había prometido a Abraham que Él cumpliría en Isaac (Génesis 17:17-19, 21). No obstante, Abraham tuvo un hijo anterior, Ismael, con Agar. Dios profetizó que también los descendientes de Ismael serían numerosos y constituirían una “gran nación” con “doce príncipes”. La “gran nación” de los descendientes de Ismael es en la actualidad el mundo árabe. Los árabes saben que ellos son los descendientes de Ismael, el hijo de Abraham y Agar, los ismaelitas.

Si los descendientes de Ismael constituyen los árabes, las personas que integran la mayoría de las naciones en el Medio Oriente moderno, ¿entonces cuáles naciones descienden de Isaac? Si la Biblia es verdadera, los descendientes de Isaac deben constituir naciones más numerosas, prósperas y poderosas que los árabes. ¡La Biblia es la verdad de Dios (Juan 17:17)! Evidentemente, los descendientes de Isaac en el mundo moderno deben ser muchos más que solamente los judíos. Génesis 24:60 profetizó que con el tiempo, los descendientes de Isaac se contarían en múltiples de millones. Isaac pasó sus bendiciones de “primogenitura” a su hijo, Jacob, a pesar de que el primogénito, Esaú, debería haberlas recibido. Génesis 25:30-34 nos informa que Esaú “vendió” su primogenitura a Jacob por un plato de guiso rojo. Entonces cuando su padre Isaac, transfirió oficialmente la primogenitura, Jacob engañó a su padre haciendo que creyera que él era su hermano. En esencia, Jacob “robó” la primogenitura a través del engaño (Génesis 27). Una de las bendiciones que Jacob recibió de Isaac era que otras naciones se inclinarían ante las naciones que descendieran de Jacob (Génesis 27:29). Es evidente que para que esta profecía se cumpliera, los descendientes de Jacob tendrían que llegar a ser grandes naciones e imperios. Esta misma bendición también prometió que Dios bendeciría a las naciones que bendijeren a los descendientes de Jacob y maldeciría a las naciones que maldijeren a los descendientes de Jacob.

Dios reiteró las bendiciones de Abraham a Jacob en Génesis 28:10-15 diciendo que los descendientes de Jacob serían tan numerosos como “el polvo de la tierra” y ellos se esparcirían finalmente hasta las cuatro esquinas del mundo desde la región de la Tierra Prometida. El nombre de Jacob fue cambiado más tarde a “Israel” (Génesis 32:28), y él tuvo 12 hijos que llegaron a ser las “12 tribus de Israel”.

Antes de que Jacob (Israel) muriera, transfirió las “bendiciones de la primogenitura” a sus nietos, que fueron llamados Efraín y Manases. Israel les dio bendiciones proféticas que iban a ser cumplidas en un tiempo llamado “los últimos días” a sus 12 hijos (Génesis 49:1). En Génesis 48:16, Israel bendijo a ambos Efraín y Manases, simultáneamente con las palabras “sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra”. Israel decretó que su propio nombre, “Israel”, y el nombre de su propio padre, “Isaac”, sería puesto sobre los descendientes de Efraín y Manases, los dos hijos de José, quienes se iban a convertir cada uno en una tribu distinta entre los hijos de Israel (Génesis 48:5). Al hacer esto, Israel le estaba dando a José una doble porción entre las 12 tribus de Israel.

Israel predijo en Génesis 48:19 que mientras los descendientes de Manases llegarían a ser un gran pueblo (o nación), los descendientes de Efraín llegarían a ser una “multitud de naciones”. Ya que José vino a ser dos tribus, esto significó que habría 13 tribus de Israel, aunque ellas fueron conocidas todavía como “las 12 tribus de Israel” porque la tribu sacerdotal, los Levitas, no recibieron una herencia territorial en la Tierra Prometida.

En las bendiciones registradas en Génesis 49, Israel dio profecías para cada una de las tribus designadas con los nombres de sus 12 hijos. Los 12 hijos de Israel son: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Zabulón, Isacar, Dan, Gad, Aser, Neftalí, José y Benjamín. La tribu más reconocida por los lectores modernos es Judá. Los descendientes de Judá han sido llamados por mucho tiempo “judíos”. No obstante, Judá es tan sólo uno de los hijos de Israel. La gran mayoría de los descendientes de Israel vinieron de los otros hijos que no fueron llamados judíos.

Mapa de las 12 Tribus de Israel

Mapa de las 12 Tribus de Israel

El ascenso y la caída de las 12 tribus de Israel.

Cuando las 12 tribus de Israel entraron en la Tierra Prometida (Canaán), formaron finalmente la nación de Israel bajo los tronos de Saúl, David y Salomón. Poco después de la muerte de Salomón, este imperio fue destrozado por una gran guerra civil. Las 10 tribus del norte formaron el reino de Israel, mientras que las dos tribus del sur, Judá y Benjamín (asociados con la tribu sacerdotal de Leví), formaron el reino del sur de Judá. El reino del norte fue llamado “Israel” porque era dirigido por las tribus de Efraín y Manases que levaban el nombre de “Israel” (Génesis 48:16). El reino del sur era dirigido por la tribu de Judá. Los reinos de Israel y Judá se convirtieron en enemigos y a menudo pelearon en guerras sangrientas. Aunque ellos no se han vuelto a unir, la profecía dice que lo harán en el futuro. Ver “Israel y Judá: ¿Cuándo serán reunificados?” El reino del norte de Israel fue llevado en cautiverio en el año 722 a.C. debido a sus pecados y rebelión contra Dios. Judá fue llevado en cautiverio por los babilonios entre los años 604 y 586 a.C.

Justo antes de la caída de Israel, el profeta Amós registró que las 10 tribus del norte eran conocidas por el nombre “casa de Isaac” (Amos 7:16) —tal como las profecías de Génesis 21:12 y 48:16 habían predicho. El nombre de “Isaac” siguió a las 10 tribus a dondequiera que ellas fueron en su exilio y más tarde en sus migraciones. (la Diáspora).

En Jeremías 51:5, encontramos una profecía, dada más de un siglo después de que las 10 tribus fueron llevadas en cautiverio, que Dios no los abandonaría. Aunque algunas veces son llamados las “10 Tribus perdidas de Israel”, estas personas no están perdidas para Dios o para los estudiantes de la Biblia quienes entienden cómo trazar su historia. Para entender quiénes son en la actualidad algunas de estas gentes, lea los artículos titulados “Las 12 Tribus de Israel en la actualidad” y “¿Quiénes son los Estados Unidos y Gran Bretaña en la profecía?”

Los nacionalismos judío y árabe

Nacieron casi al mismo tiempo. El judío a fines del siglo XIX y el árabe a principios de XX. Este último floreció en Siria, a cargo de pensadores y activistas cristianos que recibieron influencias europeas. Los sirios acusaron a los sionistas, es decir, a los nacionalistas judíos, ¡de haber inventado la palabra Palestina para quedarse con Siria Meridional! En realidad, ese nombre había resucitado como una palabra neutra frente al desmoronamiento del Imperio Turco.

La presencia judía en Tierra Santa fue una constante asombrosa. El alma judía añoraba año tras año, siglo tras siglo, milenio tras milenio, la reconstrucción de Eretz Israel con intenso fervor, parecido al que, mucho antes, había florecido junto a los nostálgicos ríos de Babilonia. Nunca dejaron de repetir: “¡El año que viene en Jerusalén!”. A fines del siglo XIX empezaron a llegar oleadas de inmigrantes que se aplicaron a edificar el país con caminos, kibutzim, escuelas, institutos técnicos y científicos, forestación obsesiva, universidades, teatros, naranjales, una orquesta filarmónica, aparatos administrativos. En 1870 fundaron en Mikvé Israel la primera escuela agrícola de la región.

Cuando terminó la Primera Guerra Mundial, Palestina fue desprendida de Siria y quedó en manos del conquistador británico por mandato de la Liga de Naciones. Quienes nacían en esa tierra eran palestinos, fuesen judíos o árabes. Antes de la independencia, que volvió a recuperar la palabra Israel, los judíos se llamaban a sí mismos palestinos. Y hablaban de “volver a Palestina”. El actual Jerusalem Post se llamaba Palestine Post y la Filarmónica de Israel fue llamada Filarmónica de Palestina. ¡Pero eran entidades judías! Los antisemitas de Europa, toda América y Africa del norte les gritaban: “¡Judíos, váyanse a Palestina!”. Palestina era reconocida como el hogar de los judíos incluso por quienes los odiaban.

Los árabes tardaron en tomar conciencia de su propia identidad nacional. Al principio, hasta saludaron como beneficiosa la presencia del sionismo, como lo atestigua el encuentro entre Jaim Weizman, presidente de la Organización Sionista Mundial, y el rey Feisal de Irak. Pero Gran Bretaña, advertida de la compulsión judía por su emancipación, cortó dos tercios de la Palestina que le habían adjudicado e inventó el reino de Transjordania (nombre usado durante las cruzadas para una extensa región no del todo definida al este del río Jordán, un área conocida en tiempos antiguos como Edom, Moab y Amón). Los ingleses la llamaron también Transjordan. donde instaló al hachemita Abdulá, hijo del jerife de La Meca. Cometió el delito de quitar derechos a los judíos, que reclamaban parte de ese territorio, y lo convirtió en el primer espacio Judenrein (limpio de judíos) antes del nazismo, porque no permitía que allí se instalase judío alguno. Tenebroso antedecente, desde luego. Pronto Gran Bretaña advirtió que sus aliados en la zona eran los árabes, no los judíos, y creó la Liga Árabe en 1945, para mantener su poder colonial. Olvidó que estaba allí para favorecer la construcción de un Hogar Nacional para el pueblo judío, el único que de forma permanente y con grandes sacrificios exigía la reconstrucción del país que le había dado su gloria. Es cierto que algunos judíos preferían que esa misión la cumpliese el Mesías y otros se volcaron a la causa de la revolución comunista, pero el núcleo central se agrupó en torno al sionismo, palabra que significaba –simple y elocuentemente– el renacimiento nacional y social del pueblo que más agravios, persecuciones y matanzas había sufrido en dos mil años.

Con nuestro amigo palestino Mohamed Yusuf en Jerusalén

Con nuestro amigo palestino Mohamed Yusuf en Jerusalén. Sep. 2015

Después de la Segunda Guerra Mundial arreció la demanda emancipadora judía. La potencia colonial llevó el caso a las Naciones Unidas para provocar su condena. El tiro le salió al revés: las Naciones Unidas votaron el fin del Mandato Británico y la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe (no establecía que alguno se llamase Palestina, sino que eran parte de Palestina). Los judíos celebraron la resolución, pero los países árabes en conjunto decidieron violarla sin escrúpulos y barrer “todos los judíos al mar”, como lo atestiguan documentos de la época. El secretario general de la Liga Árabe amenazó con efectuar matanzas que dejarían en ridículo las de Gengis Khan. La guerra, por lo tanto, se presentaba como un hecho inminente. Y apuntaba a un nuevo genocidio, pocos años después del Holocausto. No había pudor en seguir asesinando judíos. Ni siquiera los que rechazaban semejante conducta propusieron una condena rotunda y eficaz.

El flamante Estado de Israel (nombre que adoptó, basado en la expresión hebrea Eretz Israel) no tenía armas –¿quién las vendería a un cadáver?– y debió enfrentar a siete ejércitos enemigos con las uñas y los dientes. Fue una lucha desesperada. ¡Los israelíes no contaban con un solo tanque ni un solo avión! La mayor parte de su armamento fue robado o arrancado a los británicos. Numerosos combatientes eran espectros que acababan de arribar, luego de sobrevivir en los campos de exterminio nazis. O triunfaban o morían. Fue la guerra en que cayó la mayor cantidad de judíos. En algunos lugares recurrieron a estrategemas para impulsar la rendición o la huida de sus enemigos, en otros atacaron sin clemencia. Sabían qué les esperaba en caso de ser vencidos. Los árabes estaban fragmentados entre quienes defendían sus tierras y quienes habían invadido y luchaban sin convicción. Al cabo de varios meses, con treguas que eran quebradas por alguno de los bandos, se llegó al armisticio y el trazado de fronteras arbitrarias.

Como consecuencia de esa guerra desigual, aparecieron los refugiados. Refugiados árabes y refugiados judíos. Estos últimos eran los ochocientos mil judíos expulsados de casi todos los países árabes en venganza por la derrota. Los recibió Israel, pese a sus dificultades iniciales, y los integró a la vida normal, pese a que en ese tiempo y durante varios años debió sufrir un interminable bloqueo y mantener un estricto racionamiento. Los seiscientos mil refugiados árabes, en cambio, fueron encerrados por sus hermanos en campamentos, donde se los aisló y sometió a la pedagogía del odio y el desquite. Transjordania usurpó Cisjordania y Jerusalén Este, medida que justificaba su cambio de nombre; a partir de 1949, en efecto, se empezó a llamar Jordania (ambos lados del río Jordán); Egipto se quedó con la Franja de Gaza. La ocupación árabe de esos territorios duró 19 años. En esas casi dos décadas, ¡jamás se pensó ni reclamó crear un Estado árabe palestino independiente compuesto por Cisjordania, Jerusalén Oriental y Gaza! Ningún presidente, rey o emir árabe o musulmán visitó Jerusalén Oriental, convertida en un vilorrio sucio e irrelevante. No se permitía que los judíos fuesen a rezar al Muro de los Lamentos.

Sólo después de la Guerra de los Seis Días (conflagración que se produjo por la insistente provocación árabe y el ánimo de subsistencia judío), se produjo la ocupación israelí de esos territorios y otros más (toda la Península del Sinaí, los Altos del Golán y trocitos de Transjordania). Ocupación que se mantiene actualmente y que ha sido tomada como una continua provocación del Estado de Israel al Estado Palestino y a los países Árabes como una estrategia de predominación sionista y que forma parte al día de hoy del fundamento argumental palestino y por ende de la defensa de la propia argumentación israelí en un círculo vicioso o bucle sin fin del conflicto. La verdad es que ambos pueblos tienen legitimación y argumentación para reclamar su espacio, pero sobre todo, tienen más posibilidades por sus similitudes, condicionantes, hechos y circunstancias históricas para la buena convivencia que para mantener en el tiempo su lucha.

La reflexión ahora nos lleva independientemente de confesar o practicar alguna de las creencias religiosas monoteístas que asumen en el Antiguo Testamento y como parte de su origen y leitmotiv, si es suficiente retroceder en el tiempo para justificar y argumentar una posesión territorial que originó y mantiene vivo  hasta el día de hoy el conflicto palestino-israelí, o por el contrario, la historia de la humanidad hecha de migraciones, ocupaciones y mestizajes debe ser el argumento fundamental para gestionar la convivencia mutua en una complejidad territorial histórica y que además une un condicionante de carácter religioso-cultural. Sea como fuere y sea como sea, la verdad es que Israel y Palestina deben llegar a ser un conjunto patrimonial de la humanidad por su importancia histórica, cultural, religiosa, patrimonial y humanitaria.

Esta complejidad y de un modo quizás muy emotivo y simplista sobre el conflicto árabe-israelí nos habla de la empatía y perdón como posible solución del mismo a través de una historia  donde ambos sentimientos y situaciones políticas quedan muy bien reflejadas en la producción cinematográfica francesa ganadora del Festival de Tokio 2012 y dirigida por Lorraine Levy, El hijo del otro.

La imagen que todos deseamos en el corazón y que ambos pueblos se merecen.

La imagen que todos deseamos en el corazón y que ambos pueblos se merecen.

Por Jordi Carreño Crispín  / https://jordicarreno.wordpress.com/

Fuentes consultadas y textos usados:

Black Haw derribado. “La Serpiente Gótica o la verdadera historia de la batalla de Mogadiscio”.

Fue una de las batallas sangrientas y feroces; si no la que más, que enfrentó a las fuerzas de los Estados Unidos contra los guerrilleros somalíes del General rebelde Mohamed Farrah Aidid.

Vídeo documental de la verdadera historia de la batalla de Mogadiscio

El 3 de octubre de 1993 en el distrito del Mar Negro de Mogadiscio en Somalia, un grupo de soldados de élite de los cuerpos de Operaciones Especiales (Rangers y Delta Force) del ejército estadounidense tuvieron como misión viajar desde su base hasta el centro de la ciudad, en la zona ocupada por los soldados rebeldes de la milicia de Aidid para atrapar a algunos de sus líderes con el fin de poder llegar a capturar al propio Aidid. El nombre de esta misión fue la de “Serpiente Gótica”.

El líder rebelde:

Mohamed Farrah Aidid nació el 15 de diciembre de 1934  y  murió el 1 de agosto de 1996,  fue el cabecilla del Congreso Unido Somalí (USC) y después de la Alianza Nacional Somalí (SNA). Condujo el régimen dictatorial de Mohamed Siad Barre a la capital del país, Mogadiscio y posteriormente a todo el territorio somalí. Fue el máximo responsable de la resistencia contra las tropas de las Naciones Unidas y los Estados Unidos. El general Aidid fue uno de los principales objetivos de la Operación Devolver la Esperanza, donde Naciones Unidas y los Estados Unidos intentaron proveer de ayuda humanitaria a la desatendida población de Somalia y, al mismo tiempo, romper con el sitio militar del general en el país. Se convirtió en el presidente de Somalia por un corto período hasta que abandonó el país en 1995.

General rebelde Mohamed Farrah Aidid.

General rebelde Mohamed Farrah Aidid.

La Operación:

La fuerza de asalto dirigida por laureado Comandante William F. Garrison, estuvo formada por un contingente de 19 helicópteros del 160.º Regimiento de Aviación de Operaciones Especiales, doce vehículos y 160 hombres. Las unidades de asalto estaban formadas por cuatro Pelotones Rangers llamados Chalk y 5 equipos Delta. Los pelotones de Rangers descendieron en las cuatro esquinas del edificio donde estaban reunidos los líderes rebeldes del Gobierno de Aidid asegurando un perímetro mientras que los equipos Delta realizaban el asalto por el techo y patios del edificio intentando una posterior sustracción de los detenidos en vehículos blindados y camiones volviendo a la base.

El Director de la Operación:

W. F. Garrison conocido por haber sido el comandante a cargo de la Task Force Ranger durante la Operación Serpiente Gótica en Somalia, se alistó en el Ejército en julio de 1966, y fue comisionado como subteniente al graduarse en el Officer Candidate School al año siguiente. Sirvió dos períodos en Vietnam, ganando una estrella de bronce por su valor y un Corazón Púrpura por las heridas recibidas en combate. Durante su estancia en suelo vietnamita, participó en el Programa Phoenix, cuyo objetivo era atacar el liderazgo personal del Viet Cong.

W. F. Garrison conocido por haber sido el comandante a cargo de la Task Force Ranger durante la Operación Serpiente Gótica en Somalia

W. F. Garrison comandante a cargo de la Task Force Ranger durante la Operación Serpiente Gótica en Somalia.

Tras la guerra Garrison pasó la mayor parte de su carrera en unidades de operaciones especiales, incluyendo el Intelligence Support Activity y la Delta Force de 1985 a 1989en conjunto con el entonces Coronel Carlos Lewis. Su última comandancia fue la del John F. Kennedy Special Warfare Center and School.  Garrison se retiró del Ejército el 3 de agosto de 1996, un día después de la muerte de Mohamed Farrah Aidid, con el rango de general de división. A lo largo de su carrera fue promovido a coronel, general de brigada y finalmente general de división, siendo el oficial más joven en ocupar esos rangos. Se dice que Garrison estaba también a cargo de una fuerza de asistencia en la captura de Pablo Escobar.

Garrison obtuvo su licenciatura de administración de empresas en la Pan American University y se graduó con un máster de administración de empresas en la Sam Houston State University.

La Misión:

Durante la operación de entrada y extracción de los objetivos dos helicópteros UH-60 sufrieron impactos de granadas propulsadas y fueron derribados, mientras que otros tres sufrieron daños. El Super Six One, uno de los helicópteros que estaba destinado a la inserción y apoyo aéreo para el equipo de asalto, fue el primer derribado y se estrelló en el centro de  la ciudad a un par de manzanas del edificio asaltado por las tropas EE.UUla. El equipo de búsqueda y salvamento de combate fue enviado a asegurar el área. Poco después otro helicóptero, el Super Six Four, fue derribado también. Los rangers que se encontraban en tierra no fueron capaces de ayudar a la tripulación del segundo helicóptero derribado, ya que estaban combatiendo contra la milicia de Aidid mientras trataban de avanzar hacia el primer helicóptero para asegurar un perímetro. A partir de esta acción toda la operación se complicó y se iniciaron los combates entre los soldados americanos y los milicianos de Aidid. Se lograron evacuar a los primeros heridos hacia la base, pero otros quedaron atrapados en los lugares donde cayeron los helicópteros y fueron rodeados por la turba. A continuación se desarrolló una batalla en las calles de Mogadiscio que duró hasta la mañana siguiente en la que los soldados que quedaron atrapados tuvieron que resistir hasta que intervino un contingente formado por soldados de Pakistán y Malasia junto con otros soldados estadounidenses. Para el rescate, la fuerza conjunta utilizó unos 60 vehículos que incluyeron tanques de Pakistán, vehículos Cóndor de transporte de personal de Malasia y helicópteros AH-1 y UH-60 como apoyo aéreo. Esta fuerza conjunta llegó hasta el lugar donde se estrelló el primer helicóptero, logrando evacuar a los heridos que se encontraban rodeados. El lugar en el que se produjo el impacto del segundo helicóptero fue arrasado y el único superviviente, el piloto Suboficial Michael Durant, fue tomado como rehén y liberado once días después.

Soldados americanos en el estadio pakistaní

Soldados americanos en el estadio pakistaní

A partir de aquí se inició la extracción u operación de rescate hacia el estadio pakistaní que había sido escogido como centro de operaciones de las fuerzas aliadas.

Michael Durant antes de ser derribado

Michael Durant antes de ser derribado

Zona de caida del Black Haw Super Six Four pilotado por Mike Duran

Zona de caida del Black Haw Super Six Four pilotado por Mike Duran

Los Sargentos Shugart y Gordon:

Shughart y Gordon, (dos tiradores de la fuerza delta) se ofrecieron como cobertura de francotiradores desde el aire y solicitaron permiso, hasta en tres ocasiones, para descender y proteger el segundo helicóptero, donde se encontraban cuatro soldados gravemente heridos, entre ellos Mike Durant. Como líder del equipo de francotiradores, Gordon hizo una petición formal de inserción. Los comandantes de la misión se negaron, aduciendo que la situación ya era demasiada peligrosa como para que sólo dos francotiradores pudieran proteger exitosamente a la tripulación del Black Hawk e indicaron que siguieran dando apoyo desde el aire. Gordon, sin embargo, concluyó que no había posibilidad de que la tripulación del helicóptero pudiera sobrevivir por su cuenta, y reiteró la solicitud hasta que, finalmente, recibió el permiso.

Una vez en el suelo, los francotiradores, armados sólo con armas cortas y armas personales, tuvieron que luchar para llegar a la ubicación del helicóptero. Cuando llegaron a él, Gordon y Shughart sacaron al piloto, Mike Durant, y los otros miembros de la tripulación desde el helicóptero, y establecieron posiciones defensivas alrededor del sitio del accidente.

A pesar de las fuertes bajas sufridas por los somalíes, Gordon y Shughart fueron superados en número e incapaces de resistir el ataque una vez agotadas las municiones. Se cree que Gordon fue el primero en resultar mortalmente herido. Shughart caería poco después. La turba invadió entonces el área, donde encontró y capturó a Michael Durant.

Los sargentos Delta Force, Gary I. Gordon y Randa D. Shughart la medalla de honor del congreso de forma póstuma.

Los sargentos Delta Force, Gary I. Gordon y Randa D. Shughart la medalla de honor del congreso de forma póstuma.

Por esta acción, por defender la tripulación del “Super 6.4” hasta la muerte, les fue concedida a los operadores delta, Gary I. Gordon y Randa D. Shughart la medalla de honor del congreso de forma póstuma. Fueron las primeras personas, en recibir la medalla de honor del congreso de formula póstuma, desde la Guerra de Vietnam

Declaraciones de Durant:

Mike Durant después de ser rescatado

Mike Durant después de ser rescatado

“Escuchaba la turba enfurecida muy cerca, oía las balas al chocar con el fuselaje, iba a morir, lo sabía. Había mucho ruido en la parte de atrás del helicóptero, no conseguía centrarme, después de unos estruendos, todo quedó en silencio, de repente aparecieron dos caras a mi lado, dos caras blancas, ¡¡¡amigos!!!. Esos cascos y chalecos negros eran inconfundibles, eran dos operadores delta, sabían lo que se hacían”

“Una alegría me envolvió, todo iba a ir bien, íbamos a volver a casa. Los dos chicos cuyas caras me resultaban familiares, me cogieron como si fuera un bebé y me desplazaron hasta el morro del helicóptero, me dieron un arma MP-5 y me dijeron :  “Cúbrenos las espaldas”, después de eso se pusieron uno a cada lado del aparato, de vez en cuando, algún “flacucho” asomaba la cabeza, pero desaparecían después de dispararles, de repente escuche un gemido y una voz que decía, -“Gordy, me han dado”, era Randy Shughart, no lo volví a ver. Al poco, Gary Gordon se me acercó y me dijo: -“Randy ha muerto, ¿hay armas a bordo?”, le contesté que estaban detrás de los asientos, seguidamente le escuché haciendo una llamada de emergencia para nuestra evacuación desde la radio del helicóptero .Sabia que nuestra situación era desesperada.”.

Se me había agotado la munición cuando Gordon me dio un M-16 del helicóptero, me miró y me dijo, -“están las cosas crudas, cubre esta parte y yo estaré ahí delante”. Me volvió a mirar y me dijo , –“Suerte”. Lo que siempre ha resaltado Durant, fue la tranquilidad con que actuaron Gordon y Shughart, durante toda la acción.

El resultado de la operación:

Pese a lograr el objetivo de capturar a los líderes de la milicia, en la batalla murieron 19 soldados estadounidenses, dos de los cuales recibieron la Medalla de Honor a título póstumo (Sargentos Randy Shughart y Gary Gordon), y resultaron heridos otros 79. Murió también un soldado de Malasia y siete resultaron heridos, al igual que otros dos soldados de Pakistán. No quedó claro el número de bajas somalíes, pero se estima que entre 300 y 500 milicianos y civiles resultaron muertos y entre 3.000 y 4.000 resultaron heridos.

El libro Black Hawk Down; una historia de la guerra moderna apunta una cifra de más de 700 milicianos muertos y más de 1,000 heridos, sin embargo la Alianza Nacional Somalí en un episodio del programa estadounidense Frontline reconoce únicamente 133 muertos.

The Washington Post por su cuenta, reportó 312 milicianos muertos y 814 heridos. El Pentágono notificó inicialmente la muerte de 5 soldados estadounidenses pero después incrementó la cifra a 18 y 73 heridos. Dos días después el operador Delta Matt Rierson murió por ataque de mortero, sumándose como víctima número 19. En su momento fue la batalla más sangrienta para las tropas estadounidenses desde la Guerra de Vietnam y hasta la Segunda batalla de Faluya en 2004.

El 24 de julio de 1996, Aidid fue herido en un tiroteo contra fuerzas de Ali Mahdi Muhammad y Osman Ali Atto. Posteriormente sufrió un ataque al corazón el 1 de agosto, durante o después de haber sido atendido de sus heridas. Al día siguiente el general Garrison anunció su retiro.

Fuentes Documentales:

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Mogadiscio

http://photo-historia.blogspot.com/2011/12/la-verdadera-historia-de-black-hawk.

htmlhttp://www.ciberdocumentales.com/ver/729/la-verdadera-historia-de-black-hawk-derribado/

Jordi Carreño Crispín

Los barcos del té. Historia del Cutty Sark.

El té de las cinco es sagrado en Inglaterra. Para poder servir el primero de la temporada con puntualidad, en el siglo XIX los británicos traían este producto desde China a bordo de embarcaciones rápidas, los llamados clipers. Los Veleros de transporte más rápidos de la época y que podían navegar a una velocidad de 20 nudos. El mítico Cutty Sark fue el último en salir de los astilleros de Reino Unido. Su propietario, un escocés llamado John Willis lo mandó construir para arrebatarle al Termophylae el mérito de ser el más rápido, como así fue. He aquí la historia del clíper más famoso del Mundo.

cuttysarkG2105_468x372

El Cutty Sark fue, en 1869, uno de los últimos veleros y más rápidos veleros del siglo XIX de tipo clipper en ser construidos. Se conserva en dique seco en Greenwich (Londres). Fue gravemente dañado por un incendio el 21 de mayo de 2007 cuando se encontraba en plena restauración.

Debe su nombre a un personaje de ficción llamado Cutty Sark, una bruja danzarina de un poema cómico de Robert Burns publicado en 1791. Fue diseñado por el ingeniero naval Hercules Linton y construido en 1869 en Dumbarton (Escocia) por los astilleros Scott & Linton. Fue botado el 23 de noviembre de ese mismo año.

El Cutty Sark fue destinado al comercio de té que, en aquella época era muy activo en las líneas entre China y Londres. Este comercio generaba grandes beneficios si se llegaba a Gran Bretaña con el primer té de la temporada. Sus inicios no fueron muy prometedores. En la carrera del té de 1872 contra el clipper Thermopylae ambos buques abandonaron Shangai juntos el 18 de junio pero el Cutty Sark quedó descolgado dos semanas después tras sufrir una avería en el timón a su paso por el estrecho de la Sonda. Llegó a Londres el 18 de octubre, una semana después que el Thermopylae. A pesar de que había perdido la carrera, el Cutty Sark se hizo famoso porque su capitán prefirió continuar el viaje con un timón improvisado antes que detenerse en un puerto para efectuar las reparacio 

Cutty_Sark_Painted_Model

Cutty Sark.

A finales del siglo XIX los clipper fueron sustituidos por los barcos de vapor en la carrera del té. Podían pasar a través del Canal de Suez y, además, la entrega de la carga era más fiable. El Cutty Sark fue destinado entonces al comercio de lana con Australia. Bajo el mando del respetado capitán Richard Woodget consiguió transportar cargas de lana en sólo 67 días. En esta época consiguió su mejor marca, 360 millas náuticas (666 kilómetros)en 24 horas de navegación a una media de 15 nudos (27,7 km/h).

En 1895 el Cutty Sark fue vendido a la naviera portuguesa Ferreira y se rebautizó con ese nombre. Su tripulación portuguesa, no obstante, se refería al clipper como Pequena Camisola que es la traducción de la palabra escocesa Cutty Sark. En 1916 fue reformado en profundidad, reconvertido en goleta en el puerto de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y rebautizado como Maria do Amparo. En 1922 el capitán Wilfred Dowman compró el buque, lo devolvió a su aspecto original y destinó la embarcación como buque de entrenamiento. En 1954 fue llevado a Greenwich y emplazado en dique seco.

El Cutty Sark tiene también su hueco en la literatura gracias al poema de Hart Crane, «The Bridge», publicado en 1930 

 El Cutty Sark se conserva hoy como barco-museo y constituye una de las principales atracciones de Greenwich. Se encuentra en el mismo centro de la localidad, al sudeste de Londres, muy cerca del Museo Marítimo Nacional, del antiguo Hospital de Greenwich y del Parque de Greenwich. Constituye también un punto de paso obligado para la Maratón de Londres. Enarbola una bandera con la leyenda «JKWS» que es el código que representa Cutty Sark en el Código Internacional de Señales introducido en 1857.

Cutty Sark inspiró la marca de whisky del mismo nombre. Una imagen del buque aparece en la etiqueta y antiguamente esta marca patrocinaba una carrera de clipper conocida como Cutty Sark Tall Ships’ Race.

Antes del incendio de mayo de 2007 las labores de restauración estaban dirigidas a elevar unos tres metros el barco sobre el dique seco para permitir la construcción de un museo. Esto permitiría a los visitantes contemplar el casco desde abajo. Tras el incendio, que afectó sólo a una parte relativamente pequeña de la estructura original, ya que estaba casi totalmente desmontado y almacenado por separado para proceder a la rehabilitación del buque, se decidió continuar con la misma.

La estación de Cutty Sark del metro ligero de las Docklands está a sólo un minuto del barco y posee conexiones con el centro de la ciudad y el metro de Londres. Hay un punto de información turística en uno de los lados del barco.

En 1923 el escocés James Mc Bey se inspiró en el Cutty Sark para bautizar el whiskey que hoy en día todos conocemos y que no sólo lleva su nombre si no que también es su logotipo. En 1973 esta marca patrocinó por primera vez la carrera de barcos que lleva su nombre y que actualmente se conoce como la “ Tall Shings” Races.

logo-cutty-sark

Por Jordi Carreño

Fuentes:

Revista Historia y Vida. Páginas 12 y 13.

Enlace de Wikipedia: es.wikipedia.org/wiki/Cutty_Sark

 

Prostitución… ¿El oficio más antiguo del mundo?

 

1606prostitucion

Nunca exenta de problemática, concatenada casi siempre a la esclavitud o la explotación sexual de quien la practica, la prostitución, eufemísticamente se dice que es el oficio más antiguo de la humanidad. No podemos aseverar que no sea de las más antiguas, pero antes que ella los primeros homínidos ya ejercían otras profesiones como la cacería, pesca, artesanía, recolección, la práctica de los primeros chamanes o sanadores a través de la magia simpática, etc., etc. Al menos tal y como la entendemos o se ha entendido desde los tiempos más arcaicos.

El término etimológico de prostitución proviene del latín “prostitutio” y tiene el mismo significado que el actual, y que a su vez  proviene de la acepción “prostituere” que significa literalmente exhibir o mostrar para vender.

Aunque se desconoce el origen histórico de esta práctica por falta de registros, sí sabemos que ha existido ancestral y prácticamente en todas las sociedades; y con toda probabilidad, desde que se dieron los primeros grupos humanos que se organizaron socialmente y adquirieron la capacidad de mejorar tecnológicamente sus habilidades y capacidades creando por ende, el comportamiento del intercambio socioeconómico de bienes materiales o servicios.

Este comportamiento antropológico se da también en otras especies animales como los pingüinos, que intercambian favores sexuales por piedras óptimas para hacer sus nidos, o especies donde hembras o machos intercambian sexo por comida. Quid pro quo. Esto nos hace pensar qué…con esta filosofía del intercambio la expresión “el oficio más antiguo del mundo” podría ser bien defendible, pero no es exacta.

En cualquier caso la prostitución ha ido evolucionando y cambiando a través del tiempo, unas pocas veces a favor y muchas más en contra de las personas que la ejercían (en su mayoría el sexo femenino), eso no excluye la estigmatización de quienes la practican o han practicado.

La prostitución desde el punto de vista histórico se puede demostrar por la documentación que hay respecto a ella durante todo el Mundo Antiguo y sus diferentes sociedades y etapas. Desde Oriente próximo y los registros sobre la prostitución religiosa de Sumeria, allá por el siglo XVIII BC., en la antigua Mesopotamia a través del “Código de Hammurabi” donde se reconocían los derechos a proteger la propiedad privada de las prostitutas y donde quedaron  plasmados en diferentes apartados los derechos de herencia de las meretrices.

putas_babilona4

Herodoto y Tucídides ya documentaron la existencia en la antigua Babel (Babilonia) de la obligatoriedad de todas las mujeres de la menos una vez en su vida acudir al santuario de la diosa Militta (Nana o Anahita) y practicar sexo con un extranjero a cambio de un pago simbólico como prueba de la hospitalidad babilónica, igualmente que hacían los fenicios como rito religioso a la diosa Astarté.

Diosa Anna o Annahita

En Israel pese a la prohibición expresa de la prostitución por la ley judía, ésta, se practicaba de manera extensa y generalizada en todas las ciudades y concretamente en el reino de Canaán, con la característica de que un porcentaje muy alto era ejercido en los templos por los hombres. Las referencias bíblicas hacen constante referencia a estos hechos y otros similares con respecto a la prostitución.

En la Gracia Clásica y anteriormente en la arcaica, ya era practicada tanto por hombres como mujeres, especialmente entre los hombres jóvenes o efebos; e incluso, podríamos considerar la pederastia casi como un modelo de prostitución recíproca y legalizada e igualmente bien vista, el intercambio de favores sexuales entre maestro y alumno a cambio de su formación, que incluía el amor platónico entre ambos. En el caso de las mujeres en Grecia incluso podían llegar a ser independientes y muy influyentes. Estas, estaban obligadas a vestirse de un modo diferente y a pagar impuestos. Existen de facto similitudes entre las heteras griegas y las oirán o geishas japonesas. Solón fundó el primer el primer burdel (aiko’iskoi) de Atenas en el siglo VI BC., y con los beneficios mandó construir un templo en honor de la diosa del amor y la lujuria Aphrodite Pandemo (Quadesh). Sin embargo en Chipre y Corinto el proxenetismo estaba prohibido, no así la prostitución.

250px-Banqueters_hetaera_Louvre_Myr272

En la Antigua Roma la prostitución era algo habitual y estaba socialmente aceptada y regulada por el derecho romano. Definía la prostitución como: “personas que abiertamente obtienen dinero con la venta de su cuerpo”. Y aunque en la mayor parte de casos; aún legales, la mayoría eran esclavas y estaban estigmatizadas; aunque también habían casos excepcionales como el lupanar de Pompeia, que era uno de los lugares más conocidos y frecuentados de la ciudad, tanto es así que, en las propias calles de la población habían penes indicando la dirección a seguir para llegar al prostíbulo y donde trabajaban en él tanto mujeres esclavas como mujeres libres. Las prostitutas al igual que en el caso de las griegas vestían de modo diferente, casi siempre con túnicas de color púrpura y también pagaban sus impuestos. Incluso eran reconocidas según su estatus conseguido por su especialidad (cuarteras, felatias o feladoras, etc.). El uso de estos servicios se incrementaron con la expansión del Imperio romano y con la paradójica moral de salvaguardar la castidad de las mujeres casadas, eso hizo que se creara una situación con la posibilidad de tener un negocio muy rentable, tanto que… las mujeres libres también lo practicaban como modo de llevar recursos a sus familias, incluso las de más alto rango a cambio de favores políticos o acuerdos ventajosos, etc.

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

En Mesoamérica las prostitutas aztecas (Ahuiyani) ofrecían sus servicios a cambio de mercancías usables y eran consideradas de bajo estrato social.

En Iberia con los puritanos visigodos que tenían prohibida la prostitución por la ley visigótica, proscribían, perseguían y reprimían la misma hasta las posiciones posteriores a los monarcas carolingios, pero esta situación sólo se mantuvo más o menos inalterable hasta el siglo VIII, donde el crecimiento demográfico y la urbanización en auge propiciaron la expansión del comercio y los flujos migratorios que ocupaban las grandes poblaciones, no pudiendo evitar la tendencia de crecimiento también de los servicios sexuales. En esta época existía la prostitución legal y por supuesto la clandestina. A comienzos del siglo XVI se delimitaron las ordenanzas legalmente para la apertura y explotación de los espacios dedicados a la prostitución, unas creadas por los propios Concejos donde se ubicaban los prostíbulos y otros incluso favorecidos por la propia Corona. Pero la falta de control, higiene, las enfermedades venéreas, sobre todo la sífilis y el temor que causaba la enfermedad y el  gran pavor y poder de la Iglesia terminaron por conseguir el cierre de las mancebías.

amormedieval

Desde el Renacimiento (s. XVIII) hasta prácticamente el siglo XX, las sociedades occidentales salvo excepciones como: España durante el régimen de Franco que restableció los permisos de “las casas de tolerancia” desde 1941 hasta el 1956 en que el país firmó el Convenio Internacional de Trata de Blancas o durante estos últimos 25 años, la prostitución ha sido regulada en países como Alemania, Holanda, Dinamarca, Australia y algunos Estados de USA como el de Nevada, por ejemplo Las Vegas.

Sea como fuere, la prostitución durante la historia de la humanidad no ha sido más que una consecuencia de las propias sociedades y las necesidades humanas llevadas a la máxima del desarrollo y del mercadeo de las mismas, independientemente de las circunstancias que conllevan a su práctica y uso, de la moral o amoralidad que pueda suscitar un tema donde a excepciones, la esclavitud, la denigración y la estigmatización, sobre todo de las mujeres (que en número mayoritario son las que más la practican) y de los hombres que hacen uso de ella imponiendo así su supremacía, la prostitución ha sido, es y será un negocio muy lucrativo, con legalidad, sin ella o en connivencia de ambas. Y a la historia me remito. Lo que sí está claro es que documentalmente no es el oficio más antiguo del Mundo.

 por Jordi 24/08/2013

Fuentes:

Revista “La Aventura de la Historia” nº 154 (2013) Páginas desde la 19 hasta la 27.

Libro: Así vivieron en la antigua Grecia “Un viaje a nuestro pasado” de Raquel López Melero. Editorial Anaya.

Wikipedia enlace:  es.wikipedia.org/wiki/Prostitución

Culturizando:http://www.culturizando.com/2012/03/historia-de-la-prostitucion-profesion.htm 

“Puig de sa Morisca”… Desde los talayotes hasta la Conquista de Jaime I

¿Cuántos lugares de nuestra propia isla no conocemos? Llama la atención que nuestros queridos visitantes tengan la capacidad de buscar esos rincones y parajes que muchos de los foráneos desconocen, que no son valorados y que además no reciben la atención que se merecen, tanto por su prehistoria, historia y hábitat que hacen de estos enclaves visita obligada si uno es amante de lo suyo, de la historia o simplemente de la naturaleza. Este es un ejemplo, y aunque tanto el Govern como el propio ayuntamiento han hecho un buen trabajo, creo que el patrimonio debería tener algo más de dedicación, tanto en su conservación como en su difusión. Un ajoya más de nuestro territorio.

Cima del Puig de sa Morisca

Cima del Puig de sa Morisca

El “Puig de sa Morisca” es una pequeña elevación montañosa sita en el municipio de Calviá-Mallorca, concretamente en la población turística de Santa Ponça. Esta colina está a 119 metros de altura sobre el nivel del mar y está preservada como parque arqueológico y está abierto al público en general por la “Conselleria de Turisme” del Govern de les Illes Balears (Consejería de Turismo del Gobierno de las Islas Baleares) y el propio ayuntamiento del municipio. Además de esta montaña y sus alrededores, el Parque engloba otras zonas de especial interés, como son el Comellar de Sa Terra des Gerrers y la zona conformada por los Turons des Fornets i el Turó de Ses Abelles.

62323500

Mirador de la cima a la bahía de Santa Ponsa

En un área que ocupa unas treinta y cinco hectáreas, y en un radio de diez kilómetros, se han localizado más de quince yacimientos arqueológicos, nueve restos arquitectónicos de gran interés etnológico, pues representan fielmente la vida de estas comunidades neolíticas y que se prolongaron hasta la edad de hierro; entre ellas, llaman la atención las dos casas de los antiguos carboneros –en muy buen estado de conservación- y la sitge (o lugar donde se hacía la carbonera y se quemaba la madera para conseguir el carbón), dos restos de las pequeñas murallas de piedra, la casa de los pastores, las casas de los roters (payeses sin tierra) y las torres de vigilancia, más una amplia representación de comunidades vegetales presentes en el archipiélago balear y del Mediterráneo, desde el sotobosque con los lentiscos, el bosque de pinos (halepensis) típicos de la zona y los arbustos como el romero, guirnalda lavándula, estepa blanca, etc., y como no la flora atípica pero común de esta zona como la pequeña orquídea de las zonas mediterráneas. Desde la cima de la montaña se divisa una amplia vista panorámica de casi todo el municipio. Un enclave agradecido para los aficionados a la fotografía, el senderismo y las excursiones culturales.

62323523

Casa de los carboneros

imagesCALGWZZJ

Torre número 3

Morisca

Torre número 2

Se estima que el poblado fue habitado desde los inicios del siglo VI-VII (se cree aproximadamente desde el 605 al 800 BC [era talayótica]  hasta el año 123 BC, con la llegada de los romanos a isla bajo el mando de Quinto Cecilio Metelo y posteriormente hasta el 1229 cuando el rey Jaime I el “Conquistador”  con la intención de ocupar por la cristiandad la isla ocupada por los sarracenos (Calvià formaba parte de la división administrativa Juz’d’Ahwaz al-Madina. Los árabes, llegados en el 903, conquistaron nuevamente Mallorca incorporándola a sus reinos de Taifas, y fue dominada sucesivamente por los almorávides y los almohades). Se cree, que las tropas del Rey Jaime I ocuparon la cima de este monte como uno de los primeros objetivos militares, ya que desde este montículo se controla una amplia zona que abarca parte del municipio y se ve la costa que linda a la ciudad de Mallorca (Palma de Mallorca).

resized_IMG_0038

En este mismo lugar, los equipos de arqueólogos  descubrieron restos de cerámicas, enseres, útiles de la época y musulmanes; y en el año 2008 en un contexto encuadrado en el siglo XIII, un pequeño escudo de metal con un blasón que se cree que pudiera haber pertenecido a los caballeros Togores (Cuadra medieval del Vallés Occidental –Sabadell-), junto a otros restos.

250px-SesPaisses

Construcción neolítica de naveta

Aljubet-de-Sa-Coma-des-Bosc-Gran

En la urbanización Son Ferrer, (a unos 2 Km. campo a través) se encuentran los restos de un túmulo (o turriforme escalonado) y también de una cueva sepulcral de unos seis metros de largo. Así mismo, en el bosque entre el Golf I y II de Santa Ponça y Son Ferrer, existen restos de un poblado de navetiformes.

Es un paseo agradable aunque alguno de los caminos (sobre todo los de ascensión hasta la cima son pedregosos y empinados, encontraremos varios miradores a diferentes alturas). Su ubicación de entrada se encuentra en (Geo-coordenadas: 39º 30′ 26,47″ N 2º 28′ 47,97″ E), junto al Colegio Centro Infantil y Primaria Puig de Sa Morisca al que se accede a través de la Avenida Puig de Se Sirvi (Entrando por la primera rotonda de acceso a Santa Ponça . Hábitat Golf Santa Ponça).

Jordi Carreño Crispín

Fuentes documentales:

Oficina de Información y Turismo de Calviá. (Santa Ponça)

  1. Documento con planos en pdf: http://http://www.fundacioncalvia.com/descargas/Resumen_Plan_Director.pdf

http;// www.mallorcaweb.com

http;//www.birdingcalvia.com/rutas-calvia/4/es/r11-puig-de-samorisca

Información general:

www.illesbalears.es/accesible/index.jsp?isla=00&sec=0017&item

¿Qué ha hecho Pompeya por nosotros?

Con el paso del tiempo, la fascinación por la ciudad enterrada por el Vesubio no cesa. El Museo Británico inaugura el jueves una gran exposición sobre la vida cotidiana en la urbe.

1363800114_457193_1363803133_noticia_normal

Las ruinas de Pompeya. / ERIC VANDEVILLE (CONTACTO)

 Madrid 22 MAR 2013 

Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Cincinnati lleva casi una década excavando dos manzanas de viviendas (insulae) aparentemente anodinas, situadas en el sur de Pompeya, a pocos metros de la puerta Stabia y junto a alguno de los lugares más conocidos de la ciudad: los cuarteles de los gladiadores y los dos teatros, así como una zona de templos y un foro. La idea de estos investigadores es, como señala la memoria del proyecto, “tratar de entender cómo se desarrollaron estos edificios a lo largo del tiempo y cómo las familias que vivían en ellos respondían a los cambios económicos, sociales y culturales de su entorno”. En otras palabras, el objetivo es dilucidar cómo vivían los habitantes normales y corrientes de Pompeya, alejados de los mitos que siempre se ciernen sobre nuestra visión del mundo romano. Se trata de una calle de clase media o baja, con viviendas modestas, comercios, algunas tabernas y pequeñas industrias, dedicadas a salar pescado o quizás a producir la salsa romana llamada garum, una mezcla poco apetecible para los paladares contemporáneos a base de vísceras de pescado fermentadas, que debía de producir un olor intenso (por decirlo con delicadeza), y uno de los pocos motivos por los que Pompeya era conocida en la antigüedad.

Una mañana de principios del pasado enero, con las excavaciones detenidas por el invierno y el yacimiento cubierto por los yerbajos, Pompeya ofrecía un aspecto más decadente de lo habitual. De este rincón parecía difícil extraer algo que no fuesen escombros. Sin embargo, Steven Ellis, uno de los responsables del Proyecto Porta Stabia, despejaba rápidamente las dudas sobre la inmensa cantidad de información que puede ofrecer cualquier rincón de la ciudad enterrada por la erupción del Vesubio en el año 79 de nuestra era. El examen de la basura, por ejemplo, permitía determinar a qué taberna le iba mal y a cuál bien. Y acabó por ofrecer una increíble sorpresa: en la última campaña de excavaciones apareció un hueso de jirafa. Lo que quiere decir que alguien comió tan exótico plato en Pompeya. “La investigación del ADN de la jirafa nos permitirá determinar a qué subespecie pertenecía y quizás podremos saber de dónde viene. Eso nos dará una increíble información sobre las rutas del comercio en la época romana”, explicaba Ellis durante la visita a la excavación. Existen evidencias de la presencia de animales exóticos en el Imperio romano —en Pompeya ha aparecido también el esqueleto de un mono, aunque los espectáculos circenses se realizaban allí con bestias locales, como osos o toros—, pero los arqueólogos no han sido capaces de determinar cómo eran transportados hasta la península italiana.

Pompeya y Herculano, la otra ciudad importante enterrada por el Vesubio en el golfo de Nápoles, en el sur de Italia, plantean una mezcla de preguntas y respuestas, de datos y misterios. Se mantienen a lo largo de las décadas como la mayor fuente de información sobre la antigua Roma y nunca han parado de ofrecer hallazgos: las termas mejor conservadas del mundo se terminaron de desenterrar en los años ochenta, al igual que los cadáveres de trescientas víctimas de la erupción, en lo que fue la playa de Herculano, que se han convertido en una mina de información (la imagen del esqueleto de una mujer con dos anillos de oro intactos en su dedo fue portada de National Geographic el 5 de abril de 1983). “Más que preguntarse si Pompeya ha cambiado la forma en que vemos el mundo romano, creo que lo correcto sería afirmar que ha forjado la forma en la que lo vemos. Quizás sea porque es el único lugar en que podemos estudiar la vida a pie de calle”, explicaMary Beard, profesora de Clásicas en la Universidad de Cambridge y una de las mayores expertas mundiales en Pompeya. Su ensayo sobre la ciudad enterrada, Pompeya. Historia y leyenda de una ciudad romana, es considerado una referencia sobre el tema, mientras que sus documentales para la BBC y su blog, A Don’s life, la han convertido en una celebridad global (eso y sus peleas con los trolls en Internet, que han tenido tanta repercusión que han llevado a The New York Times a dedicarle un perfil recientemente).

En estos días coinciden exposiciones sobre Pompeya en tres lugares tan distantes como Madrid, Cleveland y Londres. La exposición española, Pompeya. Catástrofe bajo el Vesubio es un recorrido por el desastre con algunas piezas originales, mientras que el Cleveland Museum of Art alberga una muestra, The last days of Pompeii: decadence, Apocalypse, Resurection, que antes estuvo en el Museo Getty de Los Ángeles, sobre la obsesión contemporánea por la ciudad, con obras que van desde Piranesi hasta Warhol o Rothko. La exposición en el Museo Británico, que se inaugura el próximo jueves y de la que ya se han vendido 34.000 entradas por adelantado, ha sido calificada porThe Guardian “como una de las más importantes muestras arqueológicas en décadas”. Esta muestra, cuyo comisario es el jefe de antigüedades romanas del British, Paul Roberts, pretende trazar la vida cotidiana de las ciudades destruidas a través de cientos de objetos, muchos de ellos nunca exhibidos, ni siquiera en Italia, y otros recientemente descubiertos. Pompeya tampoco abandona nunca los titulares, aunque más por sus enormes problemas de conservación (en febrero, además, la justicia italiana abrió una investigación contra dos gestores de la zona arqueológica por malversación de fondos), que por nuevos hallazgos.

Desde que comenzaron las excavaciones en el siglo XVIII, pocos yacimientos han despertado tanta fascinación, fuera de hitos como la tumba de Tutankamón, en 1922. Aunque la ciudad fue descubierta en 1592 por el arquitecto italiano Domenico Fontana durante la construcción de un canal, hubo que esperar casi dos siglos para que comenzase a ser desenterrada en 1748, por orden de Carlos III. Actualmente recibe más turistas que ningún otro monumento en Italia: dos millones cada año. Mary Beard relata que Mozart visitó en 1769 el Templo de Isis, uno de los primeros en ser descubiertos y seguramente el más bello de la ciudad, y que le inspiró para su Flauta Mágica. Los últimos días de Pompeya, la novela clásica de Edward Bulwer-Lytton, no ha cesado de reimprimirse desde su publicación en 1834. Su éxito multiplicó los visitantes ilustres fascinados por Roma y, sobre todo, por los cuerpos de las víctimas, moldeados en yeso gracias al ingenio de Giuseppe Fiorelli, el más influyente director de las excavaciones, que tuvo la idea de utilizar como molde el hueco que habían dejado los cadáveres al descomponerse atrapados entre los escombros volcánicos (el primer cuerpo se extrajo el 3 de febrero de 1863). Además de su enorme valor científico, las ciudades enterradas por el Vesubio han sido una fuente de inspiración literaria, desde Théophile Gautier hasta Primo Levi, Robert Harris o Pascal Quignard. En el bellísimo filme Te querré siempre (lamentable adaptación del original El viaje por Italia), una obra maestra de Roberto Rosselini sobre la tristeza y la soledad de una pareja a punto de separarse, George Sanders e Ingrid Bergman descubren hasta qué punto su amor ha desaparecido cuando contemplan la recuperación de dos víctimas de la erupción, una mujer y un hombre.

“La fascinación nace porque tenemos la sensación de viajar en el tiempo (aunque obviamente no lo hacemos)”, explica Mary Beard en una conversación por correo electrónico. “También porque nos encontramos cara a cara con gente que vivió en la antigüedad. Allí la pregunta sobre si los romanos eran como nosotros cobra más sentido que en ningún otro lugar. Y, como le ocurre a los personajes de la película de Rosselini, también nos enfrentamos a la cuestión de si tienen algo que enseñarnos”, prosigue la profesora. “Las calles están tan bien conservadas que da la impresión de que se trata de un viaje a la antigüedad”, aseguran Jackie y Bob Dunn que, desde Busselton, en Australia Occidental, mantienen la página web de referencia para los arqueólogos sobre la ciudad, pompeiiinpictures.org, donde han logrado recopilar fotografías que reconstruyen toda Pompeya, casa a casa, calle a calle. “La destrucción de la ciudad se produjo de manera tan repentina y brutal que los visitantes sienten siempre la amenazadora presencia del Vesubio”, agregan.

La novela de Bulwer-Lytton ha marcado la forma en que Pompeya ha sido vista y, por extensión, todo el mundo romano: un lugar de lujo y depravación, donde los cristianos eran lanzados a las fieras en medio del júbilo del populacho. Solo acaban salvándose de la destrucción aquellos que abrazan la fe verdadera. Los conocimientos arqueológicos de Bulwer-Lytton eran amplios; pero su visión de Roma estaba muy desenfocada por sus anclados prejuicios sobre una sociedad, violenta, brutal, sin duda, pero a la vez extraordinariamente cercana. Lo que nos separa de su pensamiento es lo que nos acerca a Pompeya. El escritor victoriano explica en el prólogo de su novela que es mucho más fácil escribir sobre la Edad Media —“hay natural simpatía entre nosotros y los hombres de los tiempos feudales”— que sobre Roma —“no tenemos asociación alguna doméstica y familiar con los siglos clásicos”—. Sin embargo, lo que Pompeya y Herculano nos ofrecen es una respuesta arqueológica a la ineludible pregunta de los Monty Python en La vida de Brian: “Bueno, pero aparte del alcantarillado [aunque en Pompeya, concretamente, no había], la sanidad, la enseñanza, el vino, el orden público, la irrigación, las carreteras y los baños públicos, ¿qué han hecho los romanos por nosotros?”. Pompeya responde a esta pregunta como ningún otro lugar. “Estas ciudades nos alejan de figuras distantes, los típicos romanos del imaginario popular, como los emperadores y los gladiadores, para acercarnos a personas reales. En Pompeya, encontramos a la dueña de un bar llamada Asellina, a un panadero llamado Terentius Neo que quiere lanzarse a la política. En Herculano, nos cruzamos con dos esclavos libertos, Venidius Ennychus y su esposa, Livia Acte, y sus vecinos, Marcus Nonius Dama y Julia, que van a los tribunales por un problema de tierras. Representan a toda esa gente —madres, hijos, hermanos, primos, jóvenes y viejos, esclavos y libres— que murieron juntos en la catástrofe del año 79”, escribe Paul Roberts en el catálogo de la exposición.

Las ciudades del Vesubio nos ofrecen una visión única de la vida cotidiana en Roma, sin la superposición de construcciones que acaban por borrar los restos de los espacios populares y conservar solo los templos y los monumentos. Pero también sin los cambios que se produjeron dentro del Imperio a lo largo de los siglos en terrenos como, por ejemplo, el erotismo. Este es el tema que explora el escritor Pascal Quignard en El sexo y el espanto: su teoría es que la moral sexual que impuso el cristianismo nace en la época de Augusto, entre el 18 antes de Cristo y el 14 después de Cristo, y que solo “la lava ardiente, que exterminó a los habitantes de aquellas ciudades” permitió que se conservase “el erotismo alegre y preciso de los griegos antes de transformarse en melancolía y espanto”. El gran romanista francés Paul Veyne no está en absoluto de acuerdo con esa teoría. Explica en su libro de entrevistas Sexo y poder en Roma que “las atrevidas pinturas de Pompeya permitían compensar posibles frustraciones” y que “los hombres y las mujeres de la Antigüedad romana eran mucho más comedidos en sus comportamientos que nuestros coetáneos”.

En cualquier caso, más allá de las discrepancias entre expertos, Pompeya es una ciudad llena de penes y contiene el único burdel del mundo antiguo que se preserva intacto, además de decenas de frescos y estatuas de altísimo contenido erótico que los Borbones atesoraron en el llamado Gabinete Secreto, escondido durante siglos para unos pocos elegidos y que solo se abrió totalmente al público en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles en el año 2000. No es difícil imaginar la cara que pusieron los investigadores cuando se toparon, el 1 de marzo de 1752, en la Villa de los Papiros de Herculano, con una de las tallas más escandalosas de toda la antigüedad: la imagen del dios Pan copulando con una cabra. “La pieza solo podía verse con el permiso del rey”, escribe Paul Roberts, del Museo Británico. La presencia de esta imagen en Londres ha despertado una cierta polémica sobre la forma en que debía exhibirse, si camuflada bajo una cortina en algún lugar especial o simplemente poniendo una advertencia general al principio de la muestra. Al final se ha impuesto el criterio del conservador: “Los romanos habrían visto simplemente a un dios cabra penetrando a una cabra, lo que no les hubiese molestado en absoluto. Es una muestra de que los dueños de la casa en la que se encontró eran gente culta y con sentido del humor”.

Da igual el campo de los estudios clásicos al que un investigador se dedique, Pompeya tiene hallazgos para todo el mundo. Barry Hobson, médico de familia y arqueólogo aficionado, se ha pasado media vida estudiando las letrinas romanas, unos inmensos conocimientos que recoge en su ensayo Latrinae et foricae. Toilets in the roman world (no es el único experto en el tema, G. C. M. Jansen se ha pasado media vida estudiando solo las de Pompeya). Hobson mantiene que la ciudad enterrada ofrece una oportunidad única para estudiar cómo evolucionaron las letrinas en las casas particulares. El historiador británico Andrew Wallace-Hadrill, el más conocido experto en Herculano —su denuncia en los medios en 2004 del deterioro de Pompeya tuvo un impacto enorme—, encabeza un proyecto para analizar toneladas de excrementos, conservados en las alcantarillas de la ciudad, porque aportan una información inédita sobre la dieta romana. En Pompeya se conservan 3.000 inscripciones políticas, del tipo “Gaius Julius Polybius da buen pan” o “Marcus Casellius Marcellus organiza buenos juegos”, además de miles de grafitis de todo tipo que reflejan todos los aspectos de la vida cotidiana. Incluso se conoce que se producía garum kosher. Y todavía quedan muchos misterios por resolver: ¿Dónde estaba el puerto? ¿Cuántos habitantes tenía? ¿Qué hacía una mujer enjoyada en la barraca de los gladiadores? ¿Hasta qué punto era una ciudad romana o, como escribe Robin Lane Fox en El mundo clásico, se trataba de “una zona multicultural en la que se hablaba mucho el griego, además del latín y del osco” (la última inscripción en la lengua itálica meridional se conserva en el burdel de Pompeya, “un lugar triste para que un idioma muera”, como dijo Mary Beard). Ni siquiera la fecha de la erupción, el 24 de agosto de 79, parece ahora segura. También queda mucho terreno por excavar: un 25% de Pompeya, mientras que, en Herculano, mucho más pequeña pero enterrada bajo una roca más dura y destruida por una ola de calor tan bestial que carbonizó inmediatamente la madera (lo que permite que hayan llegado hasta nosotros muebles romanos intactos), está casi todo por descubrir, incluso en la fascinante y gigantesca Villa de los Papiros.

Pero la arqueología representa solo una parte de la atracción por Pompeya y Herculano. “Pompeya expresa lo inexplicable, muestra la destrucción, congela un cataclismo. Con mayor intensidad que ningún otro acontecimiento en Occidente, simboliza la unión entre la catástrofe y la memoria”, escribe John L. Seydl, uno de los comisarios de la muestra que se exhibe actualmente en Cleveland y que viajará a Quebec en verano. Pompeya ha sido, además, destruida varias veces: cuando se produjo la erupción, descrita por Plinio el joven, la ciudad había sufrido un gran terremoto 17 años antes, en 62. Durante la II Guerra Mundial, en el otoño de 1943, el yacimiento fue bombardeado y se produjeron daños irreparables “añadiendo nuevas ruinas a las viejas”, según el corresponsal de la canadiense CBC, Matthew Halton, que relató en su crónica la imagen de los cuerpos de yeso hechos añicos bajo las bombas aliadas.

Mary Beard insiste siempre en que no debemos contemplar Pompeya como una ciudad normal, detenida en el tiempo, no solo por el terremoto anterior a la erupción sino también porque mucho de lo que vemos es una reconstrucción contemporánea. Lo que, por otro lado, no le quita un ápice de interés: pese a su aspecto demacrado, a los andamios y las casas cerradas, no hay ningún otro lugar igual. Y no solo por el viaje al mundo romano. Pompeya y Herculano encarnan el poder destructivo de la naturaleza y la forma inconsciente en que lidiamos con ello. Sus ciudadanos convivían tan tranquilos con los terremotos, como millones de habitantes de la bahía de Nápoles, viven ahora bajo la sombra del volcán siendo plenamente conscientes de su fuerza aniquiladora —“el Vesubio ha entrado en erupción hoy. Fue el espectáculo más terrible y majestuoso que he presenciado y espero presenciar en mi vida”, escribió Norman Lewis en marzo de 1944, durante la última gran manifestación de la montaña—. También, el resto de la humanidad vive tan tranquila bajo el cambio climático. Robert Harris utiliza la ciudad en su novela Pompeya como una metáfora del final de todos los imperios, dirigida sin disimulo hacia Estados Unidos. Para Primo Levi, es una metáfora de la muerte provocada por la naturaleza frente a la muerte causada por los hombres. No pudimos ver los cadáveres de Ana Frank ni de una niña muerta en Hiroshima, asegura en su poema La niña de Pompeya al contemplar el cuerpo de yeso de una víctima. “Han pasado los siglos, las cenizas se han petrificado / aprisionando esos delicados miembros para siempre / Así has permanecido con nosotros, como un molde de yeso / retorcido, una agonía sin término, testigo de lo mucho / que nuestra orgullosa estirpe importa a los dioses”.

Lecturas pompeyanas

Como la propia ciudad, la bibliografía sobre Pompeya es enorme. El ensayo de Mary Beard, Pompeya. Historia y leyenda de una ciudad romana(Barcelona, Crítica, 2012. Traducción de Teófilo de Lozoya y Joan Rabasseda-Gascón), es ameno, sin dejar de ser erudito, está muy bien escrito y ofrece todo tipo de historias y detalles. La novela de Robert Harris,Pompeya (Barcelona, De Bolsillo, 2011. Traducción de Fernando Garí Puig), fue muy bien recibida por los expertos. Su reconstrucción de los dos días anteriores a la erupción y del propio desastre, a través de un ingeniero de acueductos, es magnífica. En los últimos años, se han publicado en castellano dos libros ilustrados muy completos: Pompeya (Barcelona, Akal, 2009. Traducción de David Govantes), de Joanne Berry, y Pompeya. Nacer, vivir y morir a los pies del volcán (Barcelona, Electa, 2011. Traducción de María Eugenia Frutos), de Eva Cantarella y Luciana Jacobelli.
El catálogo del museo británico es estupendo (Paul Roberts, Life and death in Pompeii and Herculaneum. Londres, British Museum, 2013), aunque no ha sido traducido al castellano. Sí hay una edición española reciente del ensayo de Pascal Quignard, El sexo y el espanto (Barcelona, Minúscula, 2005. Traducción de Ana Becciú), y existen varias ediciones del clásico de Edward Bulwer-Lytton, Los últimos días de Pompeya (Madrid, Anaya, 2003. Traducción de Jorge Ferrer Vidal). La Universidad de Salamanca editó en 1989 un ensayo de Félix Fernández Murga sobre el nacimiento de las excavaciones bajo los Borbones: Carlos III y el descubrimiento de Herculano, Pompeya y Estabia. El libro de Barry Hobson, Latrinae et foricae. Toilets in the roman World (Londres, Duckworth, 2009), pero pese a lo exótico del tema, merece la pena.
Además de los documentales de Mary Beard para la BBC —Meet the romans y Pompeii: Life and death of a roman town—, cualquier pretexto es bueno para volver a ver Te querré siempre (Il viaggio in Italia, Roberto Rossellini, 1954).

Vida y muerte de Pompeya y Herculano. Museo Británico (Londres). Del 28 de marzo al 26 de septiembre. Pompeya. Catástrofe bajo el Vesubio. Centro de Arte Canal (Madrid), hasta el 5 de mayo. Los últimos días de Pompeya: decadencia, apocalipsis y resurrección. Museo de arte de Cleveland. Hasta el 7 de julio.

FUENTE:

http://elpais.com/cultura/2013/03/20/actualidad/1363800114_457193.html

Mirando hacia atrás… “el origen de los primeros pobladores mallorquines”


images (3)

De los primeros pobladores a la caída del Imperio Romano (5.000 aC – 454 dC)

El período que transcurre entre la llegada del hombre a Mallorca y la caída del imperio romano supone el primer momento de transformación antrópica de un paisaje hasta ese momento intocable. La intensidad con que el hombre transforma el territorio en esta época queda patente con el empuje y el declive de la cultura talayótica, dejando como herencia paisajística sus construcciones de grandes bloques de piedra, los talaiots. Paralelamente, la conquista de Mallorca por parte de Quinto Cecilio Metelo en el 123 aC supone la incorporación de Baleares a la cultura romana y occidental. La romanización comportará la convivencia de los herederos de la cultura talayótica con los nuevos pobladores.

Cabe destacar el hecho de que en la Serra de Tramuntana se han localizado los restos humanos más antiguos que se conocen hasta la fecha en las islas Baleares. A través de ellos y de los numerosos yacimientos que se extienden a lo largo de la cordillera, se puede afirmar que la primera presencia humana en la zona se dio en torno al 5000 a. C. En la mayor parte del territorio hay yacimientos y restos arqueológicos de esta época, sobre todo en forma de cuevas y abrigos rocosos que sirvieron de refugio a los primeros pobladores. En ciertas cavidades rocosas (Coval den Pep Rave, la Cueva de s´Alova o la Cueva de Ses Alfàbia) se han encontrado numerosos restos cerámicos y humanos que abarcan un periodo cronológico que va de la época pretalayótica hasta la Edad Media.

El hombre de estos primeros asentamientos basó su economía en la caza y la recolección. La montaña ofrecía un buen espacio para este tipo de vida nómada, al disponer, además de buenos recursos naturales, numerosos abrigos rocosos que podían ser utilizados como primeros habitáculos. Se cree que el hombre pudo llegar a domesticar algún rebaño de un caprino autóctono, el Myotragus balearicus, hoy extinguido.

Hacia el 1700 a. C. empieza la llamada Edad del Bronce, que en las Islas Baleares se conoce como pretalayótico (1700-1350 aC). Se caracteriza por la aparición de un nuevo tipo de construcción, las navetas, y por el uso del bronce, utilizado para fabricar herramientas y objetos de culto. En muchos lugares de la Serra de Tramuntana se ha confirmado la existencia de pequeños poblados (Bòquer, Es Brutell, Galatzó, Cals Reis, entre otros).

images (2)

La cultura talayótica se inicia en Mallorca hace unos 3000 años, y entre el 900 y el 850 aC la isla se llena de los llamados talaiots, que sustituyen progresivamente a las navetas. Buenos ejemplos de estas construcciones se encuentran esparcidos por la Serra de Tramuntana, de los cuales destacan por su buen estado de conservación los de Coma-Sema (Bunyola), Son Ferrandell (Valldemossa) y Ses Casotes (Puigpunyent).

Durante el Bronce Final (1300-900) se producen innovaciones en la tecnología de las comunidades isleñas: surgen nuevas formas cerámicas, la mejora de la metalurgia y aparecen nuevas estrategias de contacto con el exterior.

Hay también un aumento de los contactos con sociedades de fuera de la isla, y es muy importante el hecho de que se empieza a producir un aumento demográfico que acabará por provocar la deforestación de gran parte del territorio. Los lazos entre familias se refuerzan y la población empieza a agruparse en poblados y a construir murallas para defender cada una de las unidades territoriales conformadas. En la Serra de Tramuntana se calcula la existencia de unos 60 o 70 poblados talayóticos, ubicados tanto en emplazamientos cercanos a zonas fértiles y seguras, como en zonas más marginales y recónditas, en los valles más remotos de la comarca.

images (1)

Se conservan a su vez en la Serra de Tramuntana numerosos santuarios, normalmente situados cerca de los poblados, en los que se debían de realizar diversos tipos de ceremonias (actos religiosos, sacrificios o rituales sociales). Se conocen, por ejemplo, los santuarios de Son Mas (Valldemossa), Almallutx (Escorca), Els Clapers (Formentor) o Es Fornets (Calvià). También predominan las localizaciones de enterramientos colectivos, sobre todo en cuevas o abrigos rocosos, que con anterioridad habían sido utilizados como vivienda, destacando Son Boronat (Calvià), la Cometa dels Morts (Escorca), La Punta (Pollença) o el Cementiri dels Moros (Capdellà). Posteriormente, los griegos y los fenicios conocieron sin duda las islas Baleares y las utilizaron como base para el comercio con la Península.

La ocupación romana posterior bajo el dominio de Quinto Cecilio Metelo el año 123 a. C., tuvo como consecuencia la consolidación de los asentamientos prehistóricos existentes. Es probable que en la Serra se crearán nuevas villae, unidades básicas de explotación agrícola dedicadas principalmente a los productos básicos de la llamada trilogía mediterránea (olivo, vid y trigo). Aunque es posible que se diera el cultivo del olivo en aquella época, es destacable el hecho de que tanto el vino como el aceite debían ser importados desde la península, lo que parece demostrar su poca importancia. En cualquier caso, las dos principales ciudades romanas de Mallorca (Palma y Pollentia) se situaron cercanas a la Serra, de la cual obtuvieron recursos.

images (4)

www.serradetramuntana.net/es/paisatgecultural/…/post07/

Los “haššāšīn” o el origen de los ASESINOS…

DE AQUELLOS LODOS ESTOS BARROS: “La historia del Alamut y el significado de la palabra ASESINO.

Hablamos de asesinos, de terrorismo o terroristas actualmente a diario, pero sabemos realmente de dónde proceden los orígenes de ambas acepciones, los etimológicos y los  posibles significados primigenios históricamente… 

Figuración de la fortaleza del ALAMUT

Figuración de la fortaleza del ALAMUT

En el tiempo de las cruzadas (Hace unos mil años aproximadamente, sobre el 1090 d.C.) había una secta practicante del ismailismo en Irán, es decir, una secta minoritaria chiita en un país mayoritariamente suníta.

Esta secta era temida tanto por los cristianos como los propios musulmanes. A pesar de su escaso número, parecen haber aterrorizado a sus enemigos, alcanzando a personajes muy importantes y protegidos. Sobre ellos se creó la leyenda de que nadie podía escapar si se convertía en su objetivo. Así que ganaron su fama realizando asesinatos estratégicos contra políticos, militares, oponentes religiosos o personajes relevantes.

Hassan Al Hassab

Hassan Al Hassab

El líder fundador de esta secta radical Nazarí escindida de la denominada Shi A Ismaili se llamaba Hassan Al Sabbah, un erudito de familia acomodada que estudió el Corán y se formó religiosamente para con posteridad poder dedicarse como misionero a reclutar acólitos para su causa, la de derribar a sus oponentes otomanos selyúcidas. Erigiéndose el mismo en el líder asceta Nazarí; y de nombre conocido como “El viejo de la montaña”, dado que residía en una fortaleza casi inexpugnable situada en los picos altos de la antigua Persia (actualmente Irán), concretamente en el del Alamut (El Nido del Águila).

Hassan creía firmemente en la influencia sobre la mente humana ya que esta era fácilmente manipulable siguiendo los pasos y pautas adecuadas, por lo que se dedicó a ello con ahínco para conseguir llevar a cabo la sumisión y fe de los miembros de su secta.

El fervor de estos hacia su líder era tal, que sólo una orden suya bastaba para que cualquiera de los miembros de esta secta se quitara la vida, popularizando también la leyenda de los asesinos suicidas.

Nido del Águila

Nido del Águila

El Alamut o el nido de las águilas estaba situada en un risco a unos 1.800 metros de altitud en la Sierra del Elburz cerca del mar Caspio. Dominaba un fértil valle franqueado por montañas de altos precipicios y cuyo acceso era único a través de un sinuoso y serpenteante camino, lo que hacía de esta fortaleza un punto altamente estratégico y de difícil conquista.

Asesino es una palabra de origen árabe y cuyo significado etimológicamente proviene de la raíz haššāšīn”, que significa según la estructura de la misma acepción “adictos al cáñamo indio” o resumidamente “fumadores o bebedores de hachís”. Esta hipótesis que no está confirmada es probablemente la que más consenso reúne; aunque otras teorías apuntan a que el término podría hacer referencia a los seguidores de Hassan. En cuyo caso el término tampoco sufriría en exceso con la relación de la primera y más que aceptada hipótesis.

Esta secta pasó a conocerse comúnmente con el nombre de “Hashsha-shin” o “‘Hashshashiyyín’ que en su término anglosajón dio lugar a la palabra “assassin”.

No se tiene todavía muy claro si estos asesinatos los cometían bajo la influencia del hachís, o si esta droga era consumida posteriormente para tranquilizarse (ésta es la teoría más aceptada actualmente). Lo que sí es aceptado, es que bajo los efectos del consumo de cáñamo los seguidores de Hassan eran mucho más manipulables e influenciables, además de proclives a la modificación de su conducta.

Tal y como el Corán indica morir en nombre de Alá proporcionaba la entrada en el Paraíso musulmán rodeado de las setenta y dos vírgenes para vivir como recompensa por su sacrificio y martirio una vida llena de placeres. Con este leiv motiv y la ayuda del hachís el proceso de manipulación mental era puesto en marcha. Creando lo que podríamos denominar como los primeros terroristas de la historia.

Al nuevo integrante de la secta se le raptaba y era llevado a la fortaleza de Alamut donde vivía a cuerpo de rey  mientras era formado y disfrutaba de los placeres carnales de todo tipo, durante los varios años que duraba  la preparación y entrenamiento, al tiempo que vivían rodeados de mujeres, hachís, comida y bebida abundantes, sirvientes…, para que se convencieran de que habían llegado al Jardín de Alá. De ese modo los súbditos, cuando despertaban del efecto de las drogas, creían realmente haber viajado al paraíso y no dudaban en hacer cualquier cosa que les mandase su líder, ya que así, y sólo así, podrían volver al edén islámico.

Los Hashashin no formaban un ejército regular, pero constituían una organización perfectamente jerarquizada, y todos los integrantes recibían una dura formación en el adiestramiento militar junto al duro adoctrinamiento religioso absoluto de la religión fatimí, que hacía de ellos unos adeptos totalmente fieles a la secta. Se formaban tanto en el arte del combate como en estudio de la religión fatimí, siendo unos guerreros religiosos. De hecho algunos les consideran los templarios del Islam ya que, como estos, también formaban una orden con diversos grados de iniciación.

La estructura jerárquica de la secta estaba encabezada por el “Viejo de la Montaña”, los Dais, los Refik, los Fedayines y los Lassik. Actuaban en grupos de seis hombres, que eran los fedayines(“Jidawis”, “Fida’is” o “Fidawis” .

El Viejo de la Montaña enviaba a estos grupos para ejecutar sus acciones, normalmente de asesinato o amenaza. Su total desprecio por su vida les convertía en armas letales. Además, no sólo esta característica suicida les hacía casi imparables. Eran muy buenos guerreros.  

Los fedayines no solían atacar sin más, salvo que su líder se lo dijera. Normalmente eran minuciosos y pacientes, podían pasar años hasta que cumplían su misión. Eran capaces de infiltrarse en cualquier ciudad durante meses o años hasta acercarse lo suficiente al objetivo y aniquilarlo sin levantar sospecha, se iban acercando poco a poco a su víctima, estudiaban su comportamiento y, a veces, incluso se convertían en siervos suyos para poder sacar información.

Hassan no sólo buscaba la eliminación de sus adversarios, sino crear al mismo tiempo un estado de terror generalizado.   Su primera víctima fue el Gran Visir Nízam Al Mulk, mano derecha del sultán selyúcida Malik Sha.

Preferían la relación con los cristianos dado que su enemigo era común, los sunitas, lo que les causó la antipatía de la Corte y del pueblo; aunque estos también fueron posteriormente sus enemigos. Su primera víctima no musulmana fue el rey de Jerusalén Conrado de Monferrat, al que asesinaron en 1192.

También intentaron asesinar por dos veces al que sería héroe del Islam frente a los cruzados, al unificador del Imperio desde Egipto a Persia, Saladino.

 Además de las conductas conocidas, algunas leyendas hablan de la secta como una organización esotérica que utilizaba rituales extraños y prácticas ocultistas. Se decía también que los fedayines usaban la magia para lograr sus objetivos.

Al parecer los nizaríes creían en el carácter esotérico del Corán y dedicaban gran parte de su tiempo en estudiar un posible mensaje oculto en sus líneas.   Tras la muerte de Hasan-i Sabbah su cargo fue ocupado por diversos “Viejos de la Montaña” que siguieron practicando sus creencias y sus asesinatos.   Pero la decadencia de la secta llegó cuando los mamelucos tomaron el poder en Egipto y dirigidos por Baybars, consiguieron diezmar sus fortalezas.  

El último Jeque de la secta fue Rukn al-Din Khurshah, bajo cuyo mandato las últimas fortificaciones, incluída la legendaria fortaleza de Alamut, fueron destruidas por los mongoles descendientes de Gengis Kan en su larga marcha hacia la conquista de todo Oriente Medio.

Por Jordi Carreño.

Fuentes de información:

es.wikipedia.org/wiki/Asesino

brendayenerich.escritoresdepinamar.com/etimologiaasesi.

www.actuallynotes.com/Actually%20Notes%20Las%20Ra

www.todomisterios.com/Hassan-I-Sabbah-y-la…/174

www.mundohistoria.org 

Sálvanos de Sálvame…

Fotografía extraída del blog de Sálvame

 

Desde lo profano por desconocer el medio, desde lo neófito de ver el programa en fascículos porque no tengo capacidad para soportarlo más de cinco minutos y desde mi supuesta capacidad intelectual; que por cierto, no es ni por asomo la que se me imputa, sigo sin entender ni apreciar en nada un programa de cuchicheos, acusaciones, de supuestos datos de informadores fantasmas, de informaciones no contrastadas, es decir, basado en la rumorología de tertulianos gritones no titulados, que además van de periodistas y muchas cosas más en un formato televisivo que se repite en temática y contenidos más que el ajo; por mucho que mi sabia mujer intente explicármelo, ya que ella si es conocedora por profesión de este circo mediático y televisivo, sigo sin entender ni puedo justificar por mucho que se diga que se desprecia a la audiencia que lo sigue (un share que representa el 5.31% de media de la población nacional- que es muchísimo a diario-), el ser de los mismos.

Comparando la parrilla de otras cadenas en el mismo horario, la variedad es amplia igual que deficiente, uno se replantea que si las opciones no son mucho mejores, eso es lo que hay, pero tampoco justifica la bajeza y poca profesionalidad de los colaboradores de dicho programa. Sálvame no es un programa para emitir en esa franja horaria, tanto por su formato, contenidos, vocabulario, modos y formas que están fuera del horario que nuestros menores deberían tener acceso para poder ver tal bazofia porno-intelectual, zafia en lenguaje; obscena en educación y modos y sobre todo formativa o lúdica en contenidos. Si eso es lo máximo que por cuota de mercado y audiencia una televisión nos puede ofrecer (y lo entiendo desde el punto de vista de rentabilidad e ingresos para esa cadena), me apena pensar a dónde vamos a llegar cuando los medios de comunicación y la tecnología nos llevan al desparrame de incultura subvencionada, encubierta y promovida para el adormecimiento mental de las masas.

Si el ocio del entretenimiento televisivo pasa por el circo de gladiadores de las lenguas viperinas y del ser maleducado como motor de la venta de miserias ajenas para tapar las propias, solo puedo opinar que algo malo estamos haciendo desde la raíz, o sea, desde la educación y la formación de nuestra sociedad. No quiero menospreciar a nadie, pero no es lo mismo la información social de antaño, con el formato que se quiera actualizado, que las peleas de gallos y gallinas de corral televisivo.

Menos mal que la libertad de elegir en televisión está en encender o apagar el aparato receptor o cambiar el dial o cadena.  En democracia lo que opina la mayoría es lo que vale, lo que no sé todavía si el 5.31% representa o no a la mayoría.

Yo con todos mis respetos a los profesionales que trabajan en el medio, a la gente que lo sigue por el motivo que sea e incluso a los participantes de esta pantomima mediática (con la que se ganan la vida) digo… “Si existes Dios, sálvanos de ·Sálvame y sus clones televisivos”.

Jordi Carreño

EL AVESTRUZ DE OCCIDENTE…

Cuando los contientes de  Europa y América, más concretamente en su parte más desarrollada, es decir, en los  Estados Unidos de América, andan desmoronándose, uno al ser embuido por una crisis económica internacional y de propia identidad histórica, y el otro, al  mismo tiempo que padece la crisis, busca una salida endogámica a la misma (que por otro lado está fue originada por ellos mismos), mientras los lobbys más radicales se están preparando para el  asalto a la Casablanca con el fin de deshauciar al actual inquilino, que casualmente es de color,  y que ampara a los  gays, religiones extrañas y minorías étnicas, el mundo se queda en stand by o al ralentí, y todo esto sucede a la vez que el gran dragón oriental, se despierta de su sueño de hoz y martillo después de un prolongado letargo que servirá para contagiar a todo el sudeste asiático en un nuevo amanecer oriental de explosión demográfica y económica, y que probablemente  les posicionará  a corto, medio y largo plazo como las nuevas  potencias mundiales, ya no emergentes, sino todo lo conmtrario, reales y tangibles ante la parsimonia y visión autista de un Occidente meláncolico y aferrado a la grandeza de aquel sueño colonialista, pretérito y todavía anhelado deSde hace casi tres siglos,  y que fue la causa de su desarrollo como también lo fue de sus enfrentamientos y rencillas históricas, así…, el Mundo va cambiando ante el empuje de unos, y la pasividad, torpeza y ceguera de otros.

África, esa puta abandonada por Occidente a su suerte una vez estrujada la leche de sus pechos, se desmorona ante  sus propias luchas intestinas y étnicas, y sobre todo,  ante el más pobre de los abandonos, el humanitario provocado por aquellos que se amamantaron en sus suculentos pechos, y que ahora reniegan de la madre que les alimentó; y así,  entre guerras salafistas, chiíes, tutsis, hutus, etc., y el avance de nuevas plagas y viejas miserias humanas, permite que los imperios del terror, la muerte, el hambre, la enfermedad y el desarraigo campen a sus anchas por esas tierras maravillosas llenas de ancestrales riquezas y culturas milenarias.

Y Occidente,  ése gran paladín de la democracia, de la religión salvadora y purificadora de almas, promotor del  desarrollo y el bienestar social, mientras tanto, va ejercciendo de supuesto líder mundial (inconexo y bipolar como Mr. Jeckill o Mr. Hyde), cuando no es más que  avestruz que esconde la cabeza para no ver todo aquello que sucede a su veloz paso por la historia, y que dejó atrás con su imperialismo y ambición desmesurada, y en nombre de un dios que permitió el expolio, el asesinato y el abuso de sus sagrados hijos ante los verdaderos hijos de la madre Tierra, sembrando el odio histórico por doquier, y ahora, se lame gimiendo sus propias heridas ante la disgregación del proyecto europeo, mezcla de chauvinismos y nacionalismos mal entendidos,  a la par que una América perdida entre su lucha por recuperar la hegemonía mundial y la busca de una identidad perdida (a causa de una cocktelera de razas desarraigadas de sus orígenes y que buscan su propio espacio bajo la bandera de estrellas y barras),  por  la  negación de sus responsabilidades y actos pasados, mantienen al mundo en un parón caótico de espiral catastrófica de difícil solución con el pensamiento occidental del capital como única base de las sociedades.

Así que el desarrollado Occidente sobre todo vive escondiendo la cabeza como un avestruz dejando pasar el tiempo para ver si pasa el mal momento, o bien, lo hace mirando hacia otra parte  mientras el pueblo elegido y hermano de nuestros orígenes, y que fue financiador de otros mundos y de su propia diáspora, va exterminando impunemente a palestinos ante la impasividad de la comunidad internacional,  a la vez que los países musulmanes luchan por una libertad cada vez más lejos de la saria,  o que países como  Somalia se hunden porque no hay beneficios que rascar, o Tayiquistán, Surinam, Sierra Leona, Haití, Liberia, Angola, Moldavia, Angola, Zaire, etc…, no existen, y no forman parte de nuestro Mundo porque su población vive en la más absoluta pobreza con índices que superan  desde el 64% hasta el 85% de su población total.

Y aquí estamos nosotros con la cabeza bajo tierra como los avestruces, pero entre portátiles, iphones, ipads, ipods, tabletas electrónicas y para la depresión, esperando que pase el temporal o que alguien lo capee por nosotros; y  olvidándonos que sólo triunfa el mal cuando los hombres buenos no hacen nada. Sigamos pues como avestruces con cabeza bajo tierra y con los huevos cada vez más gordos.

Jordi Carreño Crispín

Fuente de la fotografía: Google Images