La Serra de Tramuntana se quemó entre la información y desinformación de la sociedad tecnológica informativa y las activas redes sociales.

64047_322793004496297_1296429511_n

La sociedad de la información no existe, puede parecer una contradicción, pero me reafirmo en mi aseveración basándome en los hechos acontecidos estos días a causa del fatídico incendio de la “Serra de Tramuntana” en Mallorca y que afectó a las zonas de Andratx, Estellencs y Calviá. ¿Porqué mantengo está afirmación? Muy simple, la información es un derecho, es el fundamento de las sociedades avanzadas y libres; es el concepto de constituir un mensaje con datos veraces, contrastados, supervisados y ordenados que permitan adquirir conocimiento, resolver problemas y tomar decisiones que permitan su aprovechamiento racional como base del conocimiento, de la libertad y del derecho. En el caso que nos ocupa no ha sido del todo así. Luego me explico.

Los utópicos tecnológicos piensan en la mal llamada “sociedad de la información” como la solución a la alfabetización mediática de la sociedad como solución a los problemas del mundo comparándola a las revoluciones industriales gracias a las tecnologías y nuevos medios, pero esto no es la base de la misma, ya que no permite por distintas circunstancias que el mundo pueda cambiar. De igual modo, la sociedad de la información lleva inscrito el marchamo libertario de una sociedad más igualitaria y más justa, y eso tampoco es cierto. Y no es cierto porque la información es vetada, manipulada, cercenada, desvirtuada y está en manos de los grupos oligarcas mediáticos que la acaparan y en los grupos de presión o poder que la utilizan según conveniencia.

En la era de la tecnología, fluidez y rapidez de la información, paradójicamente ésta es más deficiente que nunca, una por la cantidad que se maneja y otra por la calidad con la que se proporciona; es decir, habiendo más posibilidades es de peor calidad, ya que los medios la proporcionan  y con un retraso tal y tan manipulada o censurada que cuando llega al ciudadano la información está desfasada, es ya obsoleta o no es objetiva y real. Y esto que pienso y escribo queda demostrado patentemente en estos días aciagos de la tragedia del incendio denominado de “Andratx”. Tanto los medios locales, como los nacionales han demostrado su incapacidad e inoperancia a la hora de informar y transmitir en tiempo real (on line); es más, ha habido medios internacionales que si lo han hecho. ¡Una pena!

 21439_407599472682316_1267833128_n

Esa información desvirtuada ha generado inquietud entre los habitantes de la isla, sobre todo entre los vecinos de las zonas afectadas y colindantes, por lo que empezó a funcionar en las redes sociales la “desinformación basada en el rumor y del  dato sin contrastar, en el silencio gubernamental y en el vago trabajo de las nuevas tecnologías de los medios más clásicos como la prensa escrita, radio y sobre todo televisión”. De ahí que se diera la consigna de vetar la información desde las altas esferas con la excusa de no alarmar innecesariamente a la población. Cuando a mi parecer y estoy seguro de ello, creo que lo suyo e ideal era hacer todo lo contrario, mantener informados al minuto a los vecinos y residentes de estas zonas con un despliegue de efectivos de los medios que no he visto, sobre todo de noche, eso sí, todos a las horas de los comunicados oficiales estaban ahí como hienas. Quizá es que el fuego no es considerado y le dio por actuar en fin de semana, o porque la puñetera crisis afecta a las plantillas y no es tan importante cubrir un evento de esta magnitud para el coste que supone hacerlo. ¿Qui lo sa?

Pero como en todo hay excepciones, y buenas. Un grupo de personas dedicadas y que desde las limitaciones de sus medios, de sus audiencias minoritarias y en la red, si consiguieron dar información “on line”, al minuto de todo lo que estaba aconteciendo, tanto noticias como fotografías; y que además eran informaciones breves, no alarmistas pero fiables en su mayoría; que encima estuvieron casi las 24 horas informando, tanto desde el centro operativo como desde los puntos más conflictivos consiguiendo la información como solían hacer los buenos periodistas, buscándola, contactando, investigando. Gente con la que tuvimos suerte de estar en contacto directo y que gracias a ellos supimos en todo momento como estaba en tiempo real la situación. Me refiero y aprovecho estas líneas para hacer mención especial a la gente de Micaal TV Calviá (micaal.tvcalvia@facebook.com) que desde su facebook nos dieron y al día de hoy siguen haciéndolo, la mejor información de todas. Anticipación, veracidad y seriedad. Lo bueno si es breve dos veces bueno. Sin mencionar a ningún medio específico, los demás informaban casi con 24 horas de retraso. En un caso así… ¡una aberración! incluidos los especiales dedicados al tema, que eran iterativos y no aportaban nada nuevo a lo que ya sabíamos la mayoría. Así que vaya desde aquí mi más sincera felicitación y enhorabuena a Micaal TV Calviá. Gracias.

DSC_0305 - copia (2)

Después tuve la suerte de ver trabajar sin descanso y de modo continuado a una periodista que llevaba tiempo inactiva, pero que nunca ha dejado de ser una gran comunicadora; y por supuesto, menos ha dejado su espíritu de periodista, convocadora de opiniones, provocadora en las mismas, pero de una honestidad intachable, de valentía indiscutible y de sinceridad incuestionable; me refiero a mi pareja, mi mujer Tuñy Barcala, que ante el dolor más que sentido, la preocupación y agobio de no saber qué estaba sucediendo, y el hambre y deformación profesional más que acertada que la envolvían, inició su particular cruzada en busca de ésa información veraz de la situación; y a través de su facebook y twitter fue proporcionándola de modo continuado, efectivo y con gran lucidez en un estilo similar a los compañeros mencionados anteriormente de Micaal TV Calviá, de modo breve pero suficiente para comunicar e informar acertadamente, incluso rectificando cuando fue necesario y si el dato no era correcto del todo o la fuente no había sido del todo fiable o acertada, pero todo eso en tiempo real, on line.

Como no podía ser de otra forma estos dos entes mediáticos virtuales, por denominarlos de algún modo;  y de estilos similares terminaron por fusionarse y trabajando, compartiendo y editando conjuntamente. La segunda noche del incendio cuando las cosas parecían empeorar Tuñy me pidió salir a pie de terreno de madrugada para comprobar las informaciones in situ y así poder proporcionarlas ipso facto; y así lo hicimos, salimos cámaras en mano, iphone y tablet batiendo la zona y alrededores de los nuevos focos pasando desde la Finca del Galatzó en su vertiente desde la carretera de Puigpunyent a Capdella parando a fotografiar las lenguas de fuego que aparecían en los montes de detrás del Castillo des Clot, o el paseo de madrugada por la carreta de Capdella hasta Andratx oliendo el monte quemado, controlando la dirección del viento y llegando al centro de operaciones del ayuntamiento con fotografías e informaciones continuadas que íbamos contrastando telefónicamente o vía wassap con Miguel de Micaal TV Calviá. Allí Tuñy desarrolló ante mi atónita compañía y mirada su mejor arma de seducción personal, sonrisa y sensibilidad humana con un despliegue de entrevistas, fotografías y comunicaciones con los efectivos de Protección Civil, Guardia Civil, Servicios de la Cruz Roja y sanitarios, bomberos y algún miembro de la UME que iban más allá de las informaciones y datos que le proporcionaban como la entrada del relevo de la nueva dotación de la UME, la asistencia y logística de la sala del plenos del ayuntamiento, o los nuevos medios técnicos llegados desde la península; pero por encima de todo sus informaciones iban en dirección a cada una de las historias que personalmente le contaban; como la de Víctor por ejemplo, del equipo de Protección Civil que llevaba 38 horas trabajando y cuya preocupación era la de no alarmar a la sociedad civil y que dejaran trabajar a los profesionales; o la de los bomberos, que después de reponer fuerzas en el salón de actos del ayuntamiento volvían al ataque, al frente de fuego dando información de cuál era la situación y qué… aún reacios a dar más datos de ella, ante la perseverancia y tenacidad de Tuñy se la dieron y se dejaron fotografiar, o la de los sanitarios que informaron entre pitillo compartido de los casos leves que habían atendido y que no se conocían aún, como el de deshidratación de uno de los miembros de la UME y algún voluntario más, y que compartieron fotografías con nosotros, los datos proporcionados de los responsables que a las 3.30 horas de la mañana hacía pocas horas que habían abandonado el lugar siguiendo la coordinación del suceso, dando directrices, etc. Así hasta las 4.30 horas de la mañana. Llegamos a casa a las cinco y aún le quedaron fuerzas para actualizar toda la información con sus nuevos compañeros de informaciones y que mucha de ellas se darían en el informativo de las 9.30 horas de la mañana y en un especial, pero con desfase de acontecimientos ya que el fuego había avanzado y ya estaba dentro de la finca pública del Galatzó y que se habían evacuado ya a 83 turistas y 14 empleados y se montaba un operativo para desalojar a los animales de la reserva si así fuera necesario.

1016983_407598716015725_875052765_n

Compartí por unas horas la esencia del periodismo puro, y sólo me queda añadir que además de sentirme muy orgulloso de acompañarlos en tale lides, me quedó la sensación de que ya no quedan grandes profesionales, de que es más fácil tirar de las fuentes generales que salir al campo a buscar la noticia, que la información nos llega manipulada y tarde, mal o nunca; que buscar la notica es sacrificio y horas, que el esfuerzo puede ser ingrato, pero si lo consigues la satisfacción es inmensa; y eso me hace pensar en el inicio de este longo artículo. La sociedad de la información no existe.

Pero sí doy fe de que el espíritu del periodista, del PERIODISTA en mayúsculas existe y no ha muerto. El medio que utilice después es lo de menos si la información y su comunicación es buena, objetiva, veraz y en el tiempo que se merecen las nuevas tecnologías.

Vaya desde aquí mi reconocimiento a ambos, a Micaal TV Calviá y a Tuñy Barcala que nos han dado toda una lección de buen hacer. Y como no, a todos los profesionales que han participado de un modo u otro en la extinción del peor incendio de la historia de nuestra isla y que ha afectado a una de las mejores y más bellas zonas de la misma, La Serra de Tramuntana, Patrimonio de la HUMANIDAD desde el año 2011. Luego llegará el tiempo de análisis de culpabilidades, responsabilidades y qué haceres nos han llevado hasta aquí. Gracias a todos e itero mi respeto y admiración a este pequeño y gran equipo de informadores.

1012880_407513006024296_1527548625_n

Por Jordi Carreño Crispín

 

Mallorca y las caídas reales…

20080826audiencias3

La primera caída se produce con el desplome de la guillotina del desvarío, ambición, corrupción, malversación y abuso de privilegios sobre la cabeza de la realeza en la isla.

Primero la casa real pierde el cariño y beneplácito del pueblo que le ha acogido en sus tierras y mar con tanto orgullo y cariño; y que además, en gratitud regaló a través de sus empresarios hoteleros por y para la promoción que éste le hacía a la isla con sus visitas, me refiero a su nuevo yate, el novedoso “Fortuna”. (Creo que el nombre finalmente no fue presagio de mejores tiempos). Pero lo hizo, y lo hizo humildemente con el saber hacer del noble pueblo mallorquín, que supo no molestar a la nobilísima y real familia en sus períodos estivales o vacacionales de Semana Santa. Todo lo contrario, recogiéndolos como unos mallorquines más que volviendo a su casa cada año para disfrutar de su hogar, los dejamos vivir tranquilos. Disfrutando de su isla, de nuestra isla.

Pero las malas praxis del yernísimo duque “em…Palmado”, su mal gusto y falta de respeto a todos los isleños, con sus befas y mofas con el “anágramma” (del latín ana= cambio y gramma= escritura) de su apodo entrecomillado…”em…Palmado”, empezó por iniciarse el desmoronamiento real. Tanto es así, que no sólo le hacen perder el respeto a la institución; sino que además,  pierden como consecuencia la famosa Rambla de los Duques de Palma, o rambla de las flores comúnmente conocida y todos sus mallorquines privilegios. Si a eso le sumamos los desafortunados tiros reales, el abuelo matando paquidermos en Botsuana con rotura de cadera incluida, traslado urgente y sanidad privada de por medio, y el nieto disparándose en el pie practicando el realísimo trabajo de atinar su puntería para seguir la noble tradición real de sus ancestros, la cacería a costa del erario público (para susceptibles monárquicos, asignación presupuestaria del Estado a la Casa Real, que entre dimes y diretes nos cuesta más de lo que el rey tiene asignado – La cantidad global asignada para el ejercicio 2012 fue de 8.264.268 euros, mientras que la destinada en 2013 es de 7.933.710 (le agradecemos encarecidamente el recorte SS. MM), eso sí, si no contamos los diferentes Ministerios que asumen otros gastos reales como: Defensa, Interior, Exteriores y Patrimonio Nacional, gastos relacionados con el cuidado y mantenimiento de los bienes de titularidad del Estado español a disposición del Rey de España y del resto de la Familia Real, para su uso como residencia, actos de Estado, ceremonias oficiales, mantenimiento del patrimonio histórico real: Palacios, residencias, jardines, parque móvil, etc.-, es decir… un gasto aproximado ya que no hay cuentas oficiales y menos una declaración detallada que sustente el total de la cuenta de la dispensa real, que a groso modo asciende a unos 39.780.870 euros aproximadamente repartidos en: Gastos no incluidos en el presupuesto oficial: a continuación se detallan estos gastos incluidos en los Presupuestos Generales del Estado de 2013 del Estado español, que son asignados a la Jefatura de Estado, pero que la Casa Real no incluye en su web y sin que se puedan valorar algunos de los mismos dados la glasnost informativa de la institución monárquica, tal y como se detalla en el siguiente anexo:

E volià…! He aquí la cuestión, entre unas cosas y otras, y sin la certeza de lo que nos cuesta realmente la broma, podemos calcular milloncete arriba que no abajo, más 47.714.580 euros.

Pues eso, primero desmiente que es la monarquía más económica de Europa, la que menos coste le representa al pueblo, segundo no rinden cuentas como la tradicional familia británica que detalla desde lso gastos mayores a los de bodega o enseres como colchones; y tercero, viendo lo visto, no es de extrañar que a uno le entran ganas de pitar, silbar y reclamar algo que sale de los esfuerzos de sus riñones y sacrificios varios o de hacer de Robespierre del siglo XXI. Eso sí, nos llena de orgullo y satisfacción la transparencia y claridad que demuestra el rey acaudillado en su día por el sátrapa dictador que a “dedogracia” y como buen ayo, nos impuso la institución monárquica previo salto tipo Fosbury, es decir, de espaldas a la barra del legítimo rey, eso en el supuesto caso de que el pueblo hubiera decidido la instauración del sistema monárquico (cosa que dudo por otra parte). Y entre unas cosas y otras, la institución se diluye escondiéndose en agendas que más o menos parapetan el estío real en la isla. Todo ello sumado al simbolismo de las más que habituales, reales, patosas y comunes caídas de D. Juan Carlos hace planear sobre la Institución Real una negra premonición de futuro.

20070726_Audiencia_Parlamento_Balear_1

La segunda caída y no menos importante es el de la “Princesa” MAM (María Antonia Munar). La denominada “Princesa” que nos dejó ya no supuestamente las arcas públicas como el pozo del tío Benito, vacías, secas, oscuras y llenas de alquitrán y asfalto; sino que además, lo hizo con total inmunidad y garantia asignada por ella misma, y por supuesto, por su perniciosa alevosía malversadora y corrupta.

Sí, aquella princesa altiva, vestida por los mejores modistas y luciendo sus Vuitton o Hermes, luciendo su rubia y trabajada melena en las mejores peluquerías del centro de la ciudad, que se paseaba con ese aire distante y sonrisa entre dulce y maléfica que hacía girar la cabeza a más de un encorbatado político o ciudadano, y que entre cuchicheos de salón y esquinas provocaba jocosos comentarios, deseos inconfesables, envidias y miedos ocultos; y cuya única función no era más que la de ejercer y desempeñar la función de “bisagra” en la puerta política de la isla, eso sí… en nombre y teórico beneficio de la mallorquinidad.

Siempre rodeada de acólitos, pelotas y lameculos incoloros buscando su favor y golpe de varita mágica; y a los cuales en su magnánima generosidad se encargó de cobrar sus pingües intereses como banquera usurera al más y mejor estilo mafioso de la “cosa nostra”; y a cambio también de la pleitesía y la más pura “omertá” siciliana, enseño y desplegó un sistema de corruptelas y beneficios propios y prebendas ajenas basados en su imagen principesca, su prepotencia y endogamia de intocable. Primero cayeron sus paladines y sin guardia pretoriana, pues  también cayó ella pese a todas sus triquiñuelas y juegos malabares de su mal pensada impunidad de un mal entendido abolengo, el de “Princesa de Mallorca” o el de “Reina de “Costitx”, la mujer más poderosa de la isla conquistada por Jaime I,  y que ahora purga su desprecio al pueblo dejando sus castillos de naipes para pasar a engrosar las filas de políticos condenados y que son  mantenidos por el erario público pero a otro nivel, el de las Instituciones Penitenciarias. ¿Qué nos habrá costado a los isleños el trono de la “Princesa MAM”? Está por ver todavía, pero lo que sí es seguro y apuesto por ello es que por los delitos condenada (C’an Domenge y el caso Maquillaje) son bajo mi percepción sólo la punta del iceberg de UM y la Sra. Munar. El tiempo sabio nos lo dirá.

Parece ser que los aires isleños no sientan demasiado bien a los coronados, sean asignados por derecho divino, a dedo o por vox populi, el caso es que Mallorca ha pasado de ser…”la isla de la calma” a la “isla de las reales caídas o viceversa”. ¿Habrá al final más paparazis en la carretera de Sóller frente al hipódromo o en los juzgados de Palma que en Marivent? Probablemente.

Siempre he pensado que las coronas no son buenas para nadie, sobre todo para el pueblo, ya que… o imponen su absolutismo o cubren tu féretro.

Jordi Carreño