Migraciones I: Las primeras migraciones de la prehistoria y los primeros refugiados climáticos.

Los seres humanos iniciaron sus grandes migraciones desde África hace más de 65.000 años, y, aunque hasta poco no se reconocían grandes migraciones del Australopitecos se han hallado muestras de flujos migratorios indicando de que estas se iniciaron hace más de 150.000 años desde el continente africano.

migracionNeandertal

Palabras Clave/Etiquetas: #migraciones #historiauniversal #neandertal #australopitecos #homosapiens #pleistoceno #holoceno #posglacial #dryasreciente #glaciacionwurn #prehistoria #periodocuaternario

La migración más importante de los bípedos, desde el Homo Neardental al Homo Sapiens (hombre moderno) hacia Europa coincidió con un periodo de cambio brusco en las condiciones climáticas en África que varió la fase húmeda llamada “Sáhara Verde o Húmedo” hacia unas condiciones de sequía más fuertes que las actuales.

Según las teorías más tradicionales el Homo Habilis evolucionó hace 1,5 millones de años aproximadamente hacia el Homo Erectus, especie que llegó a habitar gran parte del Viejo Mundo, desde África hasta China e Indonesia inclusive. Sin embargo, se cree que tres especies de Homo habrían llegado a convivir entre hace 1,7 y 2,03 millones de años, Homo Erectus, Homo Habilis y Homo Rudolfensis.

Durante el Pleistoceno medio inferior (600 mil a 275 mil años), los homínidos se extendieron a partir del África tropical migrando hacia el norte de África y desde ahí a Europa del este, desde allí hasta China e Indonesia ocupando el sur de Asia. Los fósiles más antiguos de este grupo pertenecen al estadio evolutivo conocido como pitecántropo u Homo Erectus.

En el Pleistoceno medio superior (275 mil a 95 mil años) con la probable excepción algunos pitecántropos sobrevivientes en Java y norte de África, el Homo Sapiens se había distribuido por África, Europa occidental y meridional, llegando hasta la actual Alemania aproximadamente, Asia meridional cubriendo Arabia, India y China y zonas de Indonesia adaptándose a diferentes medios geográficos. Los primitivos asiáticos y africanos concentrados en prados y valles, mientras que los colonizadores europeos optaron por estar cubiertos en los bosques.

Mientras que en el Pleistoceno superior (95 mil a 10 mil años). El hombre de Neanderthal, representado por un conjunto de huesos fósiles descubiertos en yacimientos de Europa, África del norte y el Próximo Oriente y fechados en la primera parte de la denominada glaciación Würn o Wisconsin en América, también  conocidas popularmente como, Edad de Hielo. Durante esta etapa aprendieron a confeccionar sus ropas con pieles preparadas, lo que les permitió internarse en las frías regiones del Asia Central, hasta Uzbekistan.

neandhertal.jpg

Entre los 40 mil y 30 mil años, aparece el Homo Sapiens-Sapiens, la evolución al hombre moderno, actual, que comenzó a dominar y a reemplazar a los Neanderthales, con quienes tal vez pudieron llegar a cruzarse. Hay teorías que hablan de que la extinción de estos se produce por la llegada del Homo Sapiens Sapiens.

Estos nuevos Homo Sapiens nos introducen en un nuevo tipo de cultura, el Paleolítico Superior, cuyos restos se encuentran distribuidos en las áreas continentales de Europa, el norte de África y Asia meridional y de donde conseguimos encontrar las primeras grandes expresiones artísticas, el llamado arte prehistórico, como las pinturas rupestres.

a631b5fad6b04d1c56c515869de122654c1bb5d2_original

Luego se produjo la última gran expansión humana; la migración hacia el sudoeste llegando a Australia, por un lado, y hacia el norte hasta Siberia; y desde allí, por el estrecho de Bering, puente continental debido a las glaciaciones, llegaron a tierras americanas.

Queda claro que las migraciones humanas se iniciaron a causa de la búsqueda de comida y nuevos territorios en los que sobrevivir. Hasta el Holoceno, o periodo posglacial, que ocupa la última y actual época del período Cuaternario que comenzó hacia el 10.000 a. C. al finalizar la fase de frío denominada como Dryas Reciente y que pertenece a la última glaciación, la raza humana apenas había sufrido cambios importantes en su peregrinaje de casi un millón de años y, el número de pobladores de la Tierra no pasaba del millón de individuos que se encontraban distribuidos por el Viejo Continente formando pequeños grupos familiares que se dedicaban a la caza, pesca y la recolección. – ver estudio de Óscar Arce Ruiz. en la Gazeta de Antropología, 2005, 21, artículo 22 · http://hdl.handle.net/10481/7189 · Versión PDF Publicado: 2005-08 Cazadores y recolectores. Una aproximación teórica. –

Por Jordi Carreño Crispín @JordiCris

Fuentes: Citadas y enlaces o link señalados.

La Prehistoria y su metodología– UNED / Autores: Fernández Vega, Ana María; Hernando Grande, Amparo; Jordá Pardo, Jesús F.; Maíllo Fernández, José Manuel; Muñoz Ibañez, Francisco Javier; Quesada López, José Manuel; Ripoll López, Sergi.

Prehistoria I: Las primeras etapas de la humanidad (Manuales). UNED / Autores: de Sergio Ripoll López, Joaquín Roberto Bárcena, Jesús Francisco Jordá Pardo, José Manuel Maíllo Fernández, Francisco Javier Muñoz Ibáñez, José Manuel Quesada López

El Arte en la Prehistoria. UNED / Mario Menéndez, Martí Más y Alberto Mingo.

Gazeta de Antropología, 2005, 21, artículo 22. Óscar Arce.

Homo Sapiens Sapiens en Diario de Atapuerca: Pdf : diariodeatapuerca.net/Homosapiens.pdf

Historia Universal:
https://mihistoriauniversal.com/prehistoria/migraciones-humanas-poblamiento-hombre/

National Geographic / Héctor Rodríguez
www.nationalgeographic.com.es/…/los-seres-humanos-emigraron-desde-africa-hace-6…

Inmigración de la Humanidad
https://create.piktochart.com/output/15507800-new-piktochart

 

La libertad de pensamiento vs. libertad de expresión.

Parece lo mismo, pero no lo es. De hecho, todo individuo tiene libertad de pensamiento más, no dispone de la total libertad de expresión, pese a ser esta un Derecho Humano recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.  -acceso pdf-

Libertad proviene del latín libertas, liberatis -franqueza, permiso-, es decir, es la facultad natural que posee el ser humano para actuar a voluntad propia sin restricciones, respetando su propia conciencia y actuando con coherencia a la misma para alcanzar su plena realización.

universia-libertad-e1502021066471.jpg

Estatua de la Libertad

 

El debate siempre vivo desde los conceptos sociales, filosóficos o legales, nos lleva a definir primero… ¿Qué es la libertad? Desde el momento que la propia idea se determina como la Facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad” deja claro que, esta se aleja del “libre albedrío o la capacidad para poder de elegir y tomar nuestras propias decisiones conllevando la potencialidad de obrar o no sin tener en cuenta las consecuencias, queda claro que hay una limitación. Por tanto, la libertad está supeditada tal y como entendía el filósofo prusiano Immanuel Kant a:

Una facultad de subordinar todas las acciones arbitrarias a las motivaciones de la razón. Si podemos llamar libres a los actos humanos, no es porque ellos no estén sometidos a una legalidad estricta, sino porque no están determinados por causas externas (como serían, por ejemplo, los estímulos sensoriales), rigiéndose, en cambio, por una ley rigurosa de origen interno emanada de la razón misma

Frases-de-Immanuel-Kant-1024x576

Immanuel Kant

La libertad de pensamiento es un derecho reconocido también en la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”. La libertad de pensamiento, intelectual o de conciencia, como derecho inherente de las personas trata de la opinión libre y de cómo desarrollar las propias ideas sin ser perturbado por ello.

La libertad de expresión, sin embargo, nace con la intención de que podamos difundir nuestras ideas y promover el debate y la discusión abierta, pero, esta pese a que nunca debe ser objeto de censura previa puede regularse a partir de la responsabilidad ulterior. Esto quiere decir que está sujeta a legalidad. El concepto de Kant es que esta acción libre se ciñe estrictamente a la legalidad impuesta por la razón; y ésta, concibe la sociedad como “libertad bajo leyes externas”. El derecho a la libertad de expresión, por lo tanto, no es absoluto y, las diferentes legislaciones suelen prohibir que una persona incite a la violencia o al delito, que haga apología o discriminación hacia el odio o que estimule una guerra, atente contra el prójimo, la sociedad o el Estado y/o que promueva el rechazo racial, de sexo, religioso, etc. o a incentivar a cometer delitos.

El profesor José Luis Sampedro habla sobre el pensamiento razonado

Luego la lista de argumentos que delimitan la “libertad de expresión” es amplia y ambigua según el pensamiento propio e individual, pero no en el concepto colectivo: violencia, insultos, desconsideraciones, libelos, vejación, enaltecimientos como el del terrorismo, violencia de género, etc. hacen que la propia calificación sea para algunos una contradicción en sí y para otros una necesidad per se. Queda claro que va en la interpretación personal de cada uno pero limitada por las consecuencias y lecturas jurídicas que se hagan de las manifestaciones u opiniones teóricamente libres.

imagen_16800

Finalmente no hay duda de que, pensar se puede pensar lo que se desee sin limitación alguna, pero decir, no se puede decir todo lo que se piensa. Lo que nos lleva a que la libertad individual queda condicionada o subordinada por la libertad social o de conjunto.

Pensar en libertad y expresarse con libertad, sin cortapisas, limitaciones ni prejuicios parecen conceptos muy cercanos, no obstante, ambas realidades son más complejas y están más alejadas en sí que esa mera enunciación simplista del propio concepto. El ideal mitificado de la libertad de expresión queda pues en desventaja con la libertad de pensamiento por un razonamiento de conjunto contra el individual.

Yo siguiendo más el concepto filosófico de Kant creo firmemente en que, la única limitación del razonamiento propio de la libertad de pensamiento debe estar basado en la ilustración, y, por ende, la libertad de expresión está supeditada al conocimiento y la educación que nos llevan al entendimiento por la connivencia pese a las múltiples diferencias. Dicho de otro modo y según él mismo en su obra “Crítica de la Razón Pura” escrita en 1781, donde Kant afirma que:

Una constitución que permita la máxima libertad humana de acuerdo con leyes que establezcan que la libertad de cada cual pueda coexistir con la de los demás (no de la máxima felicidad, pues ésta ya vendría por sí misma como consecuencia), es por lo menos una idea necesaria que tiene que servir de base, no sólo en el primer proyecto de una Constitución del Estado, sino también en todas las leyes

1_5Ow6BW9aReZ8JNdQ-deD8A

La libertad de prensa, por ejemplo, que debe estar siempre subordinada a la libertad de expresión, el arte y cualquier otra tipo de manifestación, también, pero, no por ello deben permitir la mentira, la injuria, la falta de respeto y menos si la opinión es pública porque entonces puede convertir el mensaje en un acto de incitación, apología, apremio, solivianto o azuzamiento que provoquen o puedan generar acciones o actos que atenten contra otros derechos fundamentales como la vida, la libertad de asociación, etc.

La libertad de pensamiento vs. libertad de expresión nacen ambas del propio derecho individual y universal, pero, esta última, queda cooperativamente sujeta a la idea común de la solidaridad, respeto, fraternidad y libertad por encima del modo de expresión,. Porque finalmente todo se puede decir, solo que, el fondo está más en el modo y forma en que se dice y, siempre cuando lo que se diga no atente contra las personas.

Por @JordiCris

Fuentes consultadas: en los enlaces y links señalados

Fotografías: Google Images.

 

Reflexión sobre la locura de la histeria histórica nacionalista por la autodeterminación de Cataluña.

Todos los pueblos del mundo tienen derecho, tal y como reconoce la “Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales” aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 1514 (XV) del 14 de diciembre de 1960.   a la independencia.

Esta carta, que es una declaración universal, hace referencia a la proclama solemne y necesidad de poner fin, rápida e incondicionalmente, al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones. Pero claro, deja a libre interpretación, semántica  jurídica, el fundamento a, uno, el reconocimiento de ser una colonia o estar bajo subyugación, dominación y explotación extranjera; y dos, a la indefinición, todavía al día de hoy, del concepto universal de “pueblo” jurídicamente según la Declaración Universal y las Naciones Unidas, donde, en su parte dispositiva en el artículo 1, se mencionan los “pueblos”, sin otra calificación más -ni siquiera con el artículo indeterminado. de lo que  es como tal, y que le da un grado de generalización más amplia a los conceptos de naciones, Estados y miembros de ambas. Es decir, no necesariamente un pueblo es una nación, un país y menos un Estado.

El nacionalismo es la ideología política basada en el principio de que cada nación tiene derecho a formar su propio Estado para realizar los objetivos o aspiraciones sociales, económicas y culturales de un pueblo bajo la aspiración de independencia o autodeterminación y que entiende en su concepción que la autodeterminación parte de la nación y no del pueblo, tal y como reconocen la jurisprudencia internacional y los derechos universales, y es lícito que así sea, y además, debería ser un derecho inalienable siempre y cuando el mismo esté sujeto a, primero, los conceptos ya declarados de subyugación, dominación y explotación extranjera o por colonización, sea o no histórica; y que, segundo, representen a la voluntad mayoritaria de los miembros de un orden territorial determinado y reconocido -porque cumple con la disposición y el mandato de titularidad de derechos soberanos en su parte dispositiva del artículo 1 que incorpora el concepto de “pueblo del respectivo Estado”-.

nacionalismo

ConceptoDefinicion.de  En otras zonas de Europa el nacionalismo surgió en parte debido a los mismos ideales liberales de la revolución

Una vez puntualizadas estas disposiciones y conceptos, que como ya he explicado dejan de modo muy subjetivo -en lo que a derecho internacional se refiere- la catalogación de pueblo, país, nación y Estado en referencia a la relación entre pueblo-país, pueblo-nación y pueblo-Estado podríamos estar discutiendo eternamente, según el punto de vista de cada cual e intereses cuál es la que define a Cataluña y a los catalanes, que, indudablemente son un pueblo, tanto por sus características históricas, lengua y costumbres. Otra cosa es que sean un pueblo-país, pueblo-nación o un pueblo-Estado. Y aunque así fuera y alguna de estas definiciones encajase, no hay que olvidar que se pierde el primer y fundamental paso y voluntad para ello, “que represente a la voluntad mayoritaria de los miembros de un orden territorial determinado” Algo que hoy no se da; y por tanto, no puede obtener el reconocimiento internacional tan deseado y buscado por el nacionalismo catalán.

Además de que, en el punto 5º ya se hace mención a que “En los territorios en fideicomiso y no autónomos y en todos los demás territorios que no han logrado aún su independencia deberán tomarse inmediatamente medidas para traspasar todos los poderes a los pueblos de esos territorios, sin condiciones ni reservas, en conformidad con su voluntad y sus deseos libremente expresados, y sin distinción de raza, credo, ni color, para permitirles gozar de una libertad y una independencia absolutas”. Es decir, la recomendación de acceder a la voluntad soberana de los pueblos excluye de facto los pueblos autónomos. Creo que Cataluña lo es, históricamente, jurídicamente, geopolítcamente, económicamente, etc.

Con estas premisas del derecho internacional y sin mediar en otras disquisiciones históricas. o de otro carácter, Cataluña no cumple las condiciones para la tan ansiada autodeterminación de una parte de su sociedad, primero, por no contar con la voluntad soberana y popular de la mayoría de esta, y segundo, por ser un territorio autónomo dentro de un país-nación y Estado reconocido internacionalmente. Que la lícita aspiración de una parte de la sociedad o pueblo catalán sea atendida por considerarse un pueblo independiente, por lengua, historia, costumbres; e incluso por la discutida territorialidad “dels Països Catalans” no es suficiente para adquirir el carácter de pueblo colonizado, subyugado, dominado y explotado por una nación o país extranjero. Es así de simple, pese quien le pese y guste o no a quien no guste.

Cat Paisos Catalans.jpg

Enciclopèdia.cat  els Països Catalans. Mapa dels Països Catalans

Que con ello una parte del nacionalismo catalán, además quiera malear y adulterar la historia su pueblo y del propio Estado español, para conseguir sus objetivos, no es más que una estrategia manipuladora para demostrar su carácter de pueblo-Estado. Ejemplo serían los argumentos históricos como los propuestos por el historiador catalán Víctor Cucurull, miembro de la Asamblea Nacional Catalana, afirmando que, Cataluña descubrió América 15 años antes que España en una expedición marítima catalana dirigida por “Colom” –Colón-, de origen catalán este – cuando al día de hoy todavía se discute y debate la nacionalidad del personaje histórico, aunque la hipótesis histórica más reconocida y aceptada es la del origen genovés – o que Cervantes era catalán, y por tanto, “el Quijote” y el “siglo de Oro español” serían el siglo de Oro catalán. Si bien no se ha podido determinar el lugar y  la fecha exacta de su nacimiento, sí sabemos que, desde mediados del siglo XVIII la patria de Cervantes fue -Alcalá de Henares-, así como el día en que fue bautizado, el 9 de octubre de 1547, por tanto, el aprovechamiento de certificación documental hacen que se pueda elucubrar y manipular el origen como así hace susodicho historiador con el caso del más famoso de nuestros literatos y que el Sr. Cucurull, en sus peregrinas aseveraciones, no ha dudado en hacer catalan por imperativo legal, amén de que se olvida que en la época colonizadora de ultramar  como en el medioevo hablar en castellano antiguo, latín, árabe, catalán, hebro, etc. era más común, de lo que es hoy en día la pluralidad lingüística. Pero que Cervantes hablaba y escribía en castellano antiguo, eso está más que documentado, al igual que Colón parece ser que era multilingüe y hablaba en latín y castellano indistintamente.

O hablar de que Cataluña es la primera nación histórica del mundo cuando todos los que hemos estudiado historia sabemos que el concepto de estado nace de las ciudades-Estado mesopotámicas entre 3.200 a.C. a 2.900 a.C, en el conocido como “período de Uruk” – en el que se desarrollan la agricultura, contabilidad, escritura cuneiforme, sello cilíndrico y otros avances de civilización, tal como ahora-  ;y que, posiblemente iniciara su andadura con “el período de El Obeid” hacia el 5300 a.C. y el 4574 a.C.  según las muestras de carbono 14 encontradas en diferentes excavaciones arqueológicas.

O pretender según el profesor Jaume Guillamet que Quim Torra sea el 131º presidente de la Generalitat, cuando en realidad es el décimo president. Esta afirmación adulterada, viene de la corriente historiográfica que defiende el origen centenario de la Generalitat según la obra De Berenguer de Cruïlles, “Els 125 presidents de la Generalitat de Catalunya” (Pagès, 2000), donde se argumenta que la Generalitat, pese a las evoluciones experimentadas a través del tiempo, nació en 1359. Dato erróneo, pues aquella Generalitat medieval, llamada Diputación General, poco tiene que ver —más allá del nombre—, con la Generalitat actual, – ya que esta institución, La Diputación General, fue creada para recaudar impuestos y ya existían organismos similares en los reinos de Aragón y Valencia, así que, el concepto actual nace de la II República (aunque en Cataluña han habido 3 proclamaciones republicanas más – 1641, 1873 y 1934- )  proclamada por Francesc Macià el 14 de abril de 1931 como “República catalana”. Tres días después de esta proclamación tres ministros del Gobierno provisional, entre ellos, los catalanes Lluís Nicolau d’Olwer y Marcelino Domingo, viajaron a Barcelona para ofrecer a Macià abandonar la idea de República Catalana por la de República Española a cambio de “la elaboración de un Estatut de Catalunya que refrendase el modelo de República autonómica en España. Macià aceptó y nació la actual Generalitat. En fin, podría continuar rebatiendo hipótesis históricas o jurídicas, pero no valdría de nada, porque hay un concepto que no entiende ni de historia ni de razonamientos, sean jurídicos, históricos o simplemente lógicos que es el de los sentimientos, y si estos son de carácter nacionalista, entonces hablamos de un acto o sentir fundamentalista por su carácter sectario, por concepto de supremacía por consanguinidad o raza. Y eso es algo que, como en la religión o cualquier otro dogma carece de la más lógica que el propio acto de pertenencia, credo o fe.

MIguel-de-Cervantes

Miguel de cervantes y Saavedra, ilustre catalán según la hipótesis del nacionalismo en versión de su historiador Víctor Cucurull

Como escribió el filósofo francés Joseph Ernest RenanLo que constituye una nación, no es ni el hablar una misma lengua, ni el pertenecer al mismo grupo etnográfico, sino el poseer en común grandes cosas en el pasado, y la voluntad de hacer otras más grandes en lo futuro.”  Por eso, y como en cualquier tipo de nacionalismo, el carácter es selectivo y sectario, de ahí que se genere un semi estado de locura  e histeria histórica para justificar el mismo para y por la autodeterminación, y en Cataluña no es diferente.

El carácter de universalidad cantado desde Marx a otros grandes humanistas, pensadores, filósofos, etc. como Geroge Orwell, Stefan Zweig, José Ortega y Gasset, Ryszard Kapuściński, etc. independientemente de tendencia política, vieron como el nacionalismo sólo es un modo de exclusión y dominación que impide como escribió Isabel Allende que… “La humanidad pueda vivir en un mundo unido, donde se mezclen las razas, lenguas, costumbres y sueños de todos los hombres. El nacionalismo repugna a la razón. En nada beneficia a los pueblos. Sólo sirve para que en su nombre se cometan los peores abusos”.

Por Jordi Carreño Crispín @JordiCris.

 

Historia de las banderas.

La palabra bandera tiene origen germánico: esta voz proviene de bandwo, que se traduce por distintivo o estandarte.

banderas-personas

El primer vestigio de lo que parece que fue una bandera tal y como se concibe hoy en día y se refiere la vexilología* y se halló en Mesopotamia (Babilonia), tratándose de una placa metálica grabada de más de 5.000 años de antigüedad.

Aunque podríamos afirmar que las banderas han existido casi desde la aparición de los grupos humanos, del hombre en la Tierra, como distintivos de rango o grupales; de hecho, hay indicios fechados bajo definición de vexiloides que eran los elementos que realizaban esta función comunicativa e informativa y que, consistían en tocados, ornamentación de plumas, barro, abalorios y pinturas varias que solían llevar los jefes,  brujos o chamanes de la magia simpática de las antiguas tribus como aun llevan hoy en día las tribus antiguas de los Asaro, Jiwaka, Mursi, Arbore, Samburu, Hulipapua, Maori, etc., etc.

La vexilología es una disciplina auxiliar de la historia que como ciencia estudia la semiótica de las banderas o simbología. Como disciplina científica fue creada por el doctor en la Universidad de Yale Whitney Smith en el año 1957, en EE UU. Poco después, en 1962, fue el director del Centro de Estudio de la Bandera de Whinchester (Massachusetts) quien creó la primera sociedad vexilológica profesional del Mundo.

94660963

Imagen de Google / Panoramio 

Otras muestras de restos de estandartes aparecieron en una tabla de piedra tallada aproximadamente del 3400 a. C.  perteneciente al rey egipcio Narmer y que se conserva en el Museo Nacional de El Cairo. Y en la que se ve una procesión de hombres portando vexiloides, los antecedentes de las banderas, que consistían en largos palos de madera o de metal pintados y adornados en su extremo superior con huesos, pieles, dientes de animales, tejidos, plumas o piedras preciosas a modo de flámulas o gallardetes. Los egipcios fueron los primeros en incluir animales en sus banderas: el buey sagrado Apis, símbolo de Osiris, dios que enseñó a los hombres el arte de la agricultura. El autor del siglo I a.C. Diodoro Sículo escribe en su Biblioteca histórica: “Los egipcios decidieron llevar estandartes al frente de sus batallones. Construyeron imágenes de animales que ahora veneran y los llevaban fijos sobre jabalinas. Todos podían saber su lugar en la formación”.

En el Antiguo Testamento y según la historia o mitología bíblica también aparecen claras alusiones a las banderas, en el Génesis cuando los hijos de Noé abandonaron el Arca tras el Diluvio, parece ser que emplearon para distinguirse una serie de signos con diversas figuras. Creen algunos que el primer uso bélico de la bandera lo formalizó Nemrod, bisnieto de Noé, a quien se le llama en la Biblia “robusto cazador ante los ojos de Dios”, rey legendario de Babilonia identificado por algunos con Gilgamés, protagonista de la epopeya más antigua conocida ya que parece ser que fue el propio Nemrod quien levantó una bandera por primera vez en la guerra contra sus hermanos enarbolando su camisa sobre el palo de una lanza. (ver la historia de la camisa) o en el Éxodo, en su relato de la salida del pueblo hebreo de Egipto en la que Yahvéh le dijo a Moisés: “Los israelitas acamparán cada uno junto a su guion, bajo las enseñas de sus familias”.

unnamed

Las Doce Tribus en Símbolo y Bendición .

Aunque podemos afirmar que, para encontrar al primer pueblo que utilizó las banderas tal y como las conocemos hoy tenemos que viajar hasta China, donde se descubrió la seda, material perfecto para su elaboración. Por ejemplo, el Emperador y fundador de la dinastía Zhou, en el siglo XII a.C. iba siempre precedido por una bandera blanca. Los chinos transmitieron el concepto a los mongoles, cuyo ejército, comandado por el general Ghengis Khan fue el primero en utilizar las enseñas como forma de comunicación; desde allí pasaron a la India, sudeste asiático, Oriente Medio, Roma –que copió con descaro el emblema del águila imperial de los vexiloides persas y los usó con profusión– y por supuesto al resto de Europa. (recordamos que los pueblos normandos, germánicos, celtas, iberos, etc. ya utilizaban también vexiloides mayormente de pieles). En la India y cordillera del Himalaya ya gozaba de parecida preeminencia y eran llevadas sobre animales, caballos, elefantes y carruajes constituyendo el primer objetivo del enemigo. Las banderas indias eran triangulares y de color escarlata o verde con una figura bordada en oro. En la Antigüedad, todo Oriente usaba la bandera. A Occidente fue traída por los árabes. Se habla del uso en los primeros tiempos del Islam de banderas debido a la influencia india, estas eran sencillas: negras, blancas o rojas. El pendón o estandarte de Mahoma era negro, el color de la venganza. Los primeros califas lo utilizaron, aunque más tarde la dinastía fatimita adoptó el verde, que quedó consagrado como color del Islam. El creciente blanco, como símbolo mahometano no es anterior al siglo XIII.

tanguts-ante-gengis-kan-1024x723.png

Los tanguts (de origen tibetano) postrándose ante Gengis Kan. Autor Liu Yong Hua – Arre Caballo

La caballería romana utilizaba una banderola llamada vexillum, que Tito Livio, que escribió la historia de Roma, desde la fundación de la ciudad hasta la muerte de Nerón Claudio Druso en 9 a. C. describe la bandera o vexillium como una pieza cuadrada de tela sobre marco cruzado al que posteriormente sustituiría el lábaro o estandarte imperial, que era algo mayor, hecho de seda púrpura bordada en oro, estandarte real que se convirtió luego en la primera bandera de la Cristiandad tras la conversión del emperador Constantino I el Grande en el siglo IV. De hecho, la bandera comenzó a reglamentarse en la antigua Roma, obligando a seguir ciertas normas fijas, a rodearse de algún protocolo. La bandera de la legión romana tenía cinco enseñas: el águila, el minotauro, el lobo, el jabalí, y el caballo, hasta que el general y político romano Cayo Mario suprimió, en el siglo II a.C. todo símbolo militar o político que no fuera el águila, que pasó a ser insignia única. Desde esta época se inició el protocolo del juramento a la bandera. La bandera o insignia guerrera se llamó en Roma signumo vexillum.

spqr.jpg

Símbolo de la Legión Romana. SPQR SPQR es un acrónimo de la frase latina “Senātus Populus que Rōmānus” – ‘El Senado y el Pueblo Romano’-. Hace referencia al gobierno de la antigua República romana y, actualmente, se usa como un emblema oficial de la ciudad de Roma.

El emperador Constantino I, tras su conversión al cristianismo, suprimió toda bandera que no fuera el lábaro con una cruz: estandarte de tela preciosa de un pie cuadrado en el que estaba bordado el monograma de Cristo, que todavía figura en el centro de la bandera de Italia. De hecho, la cruz figuró en muchas banderas medievales y renacentistas y aún se conserva en la de muchos estados. La cruz de los estandartes y banderas francesas y españolas era roja; la de los alemanes, negra; la italiana, amarilla. Los Papas bendecían las banderas de los cruzados y de cuantos defendían la causa de la Cristiandad.

En el siglo XI, durante la Edad Media, los estandartes comenzaron a utilizarse para representar a los reinos, comarcas, y tierras nobles como condados, etc., y también se estrenaron como señal de distinción en el mar. En 1297, Inglaterra por orden del rey Eduardo I ordenó y obligó a que sus barcos utilizaran sus signos de identificación nacional, aunque aparece documentada en grabados y cerámica egipcia que ya hacían uso de banderas en sus barcos 2.000 a.C.: Por ej. Un estandarte con los signos del pescado o lanzas con penachos eran formas menores de señalar la presencia de un batallón o de un cuerpo de gente armada, según muestra la escultura asiria del siglo IX a.C.

Los reyes godos de España tuvieron como signo más usado el león: en la adarga del rey Rodrigo figuraba. Don Pelayo, que quería conservar la tradición, tras conquistar León en el 722 puso por armas un león de gules en escudo de plata, que luego cambió por una cruz. El emperador Alfonso VII, para celebrar la unión de Castilla, León y Galicia tomó por armas el castillo y el león.

Las ciudades fueron adoptando diferentes banderas como símbolos de reconocimiento y fue en el siglo XVI cuando se produjo la estandarización de los colores y los signos. Así, banderas tan revolucionarias como la francesa –de 1794, patrocinada por el Marqués de Lafayette y que unía los colores de París, azul y rojo, con el blanco de los Borbones– y la americana son uno de los símbolos de la Era Moderna que logró derrocar al Antiguo Régimen; las banderas comienzan así a representar ideologías. Al final de la Edad Media la bandera fue aceptada como representación de un país, y por ello objeto de respeto y pleitesía

french-revolution.jpg

La Revolución francesa. Pintura de Eugène Delacroix, erróneamente asociada a la Revolución de 1789

Hacia 1875 aparecen las primeras enseñas nacionales y las de los clubes marítimos, y a partir del siglo XX se institucionalizan las banderas de gobiernos, agencias oficiales, fuerzas armadas, universidades, partidos políticos, grupos gremiales y ya más tarde en la modernidad, incluso el de las marcas comerciales, etc. En el ámbito de la representación gremial, así como en el de las cofradías y hermandades tanto de carácter religioso como de adscripción a sociedades más o menos herméticas, la bandera y el escudo comenzaron a ser símbolo parlante de las finalidades de dichas agrupaciones de modo que incluyeron en ella de forma esquematizada los ideales y metas hacia los que propendían siempre que fueran confesables, ya que en caso contrario se elaboraba una especie de signo críptico sólo conocido por los iniciados.

Ha habido, incluso, conflictos internos que se han derivado de la necesidad de elegir una u otra bandera nacional. Fue el caso de Alemania tras la Primera Guerra Mundial, entre los partidarios de restaurar la bandera tricolor de 1848 –procedente de una república democrática– y los que preferían mantener la diseñada por Bismarck en 1867; la discusión se zanjó con la llegada de Adolf Hitler al poder en 1933: el dictador apostó por la de Bismarck, siempre que se utilizara junto a la del partido nazi. O la propia España con la llegada de la II República y la dicotomía entre la rojigualda o tricolor republicana (el rojo y amarillo representan a la antigua corona de Aragón y el morado a Castilla Comunera como unificador del resto del Estado)

Un conflicto parecido sucedió en Canadá en 1960 o en Sudáfrica en 1920 –entre los partidarios de mantener la Union Jack y los que querían deshacerse del emblema de la metrópoli–. La solución llegó en ambos casos con un referéndum nacional.

Por tanto, podemos decir que, las banderas, oficiales o no oficiales, actualmente son las encargadas de generar según la vexilología las señas de identidad grupal, de un país, comunidad, etc., tratando de comunicar la encarnación y transmisión de los valores comunes que los mantienen unidos, las características que comparten ya sean geográficas, culturales, políticas, históricas o de cualquier otra índole. De ahí la historia común o coincidencia de muchas banderas de países o grupos que hacen que sus banderas sean prácticamente iguales. También forman parte de los sistemas de comunicación y lenguajes de signos y señales internacionales como el lenguaje marítimo.

El factor más importante para que perduren, según Tomás Rodríguez Peñas, secretario de la Sociedad Española de Vexilología (SEV) es que estas sean aceptadas por las personas a las que representan; si no hay identificación, es absurdo que existan”.

Por @JordiCris

Fuentes consultadas y /o utilizadas:

  • Artículo de la revista QUO ¿Por qué hay banderas?

http://www.quo.es/ser-humano/origen-de-las-banderas/por-que-hay-banderas

  • Historia de las banderas y estandartes. Descubre su origen.

http://www.curiosfera.com/historia-de-las-banderas-y-estandartes/

  • La historia de las banderas del mundo – SobreHistoria.com

https://sobrehistoria.com/banderas-del-mundo-historia/

  • Signos y señales – Muy Interesante

https://www.muyinteresante.es/cultura/arte-cultura/articulo/signos-y-senales

  • ¿Cuál es la historia de las banderas de las comunidades autónomas …

www.europapress.es/…/noticia-cual-historia-banderas-espana-20150723170813.html

  • Historia de las banderas del mundo – El Orden Mundial

https://elordenmundial.com/2016/01/16/banderas-del-mundo-historia/

  • La familia de las Banderas

http://www.quo.es/ser-humano/origen-de-las-banderas/las-familias-de-banderas

  • Colores y Heráldica

http://www.quo.es/ser-humano/origen-de-las-banderas/colores-y-heraldica

  • Cómo se fabrica una bandera

http://www.quo.es/ser-humano/origen-de-las-banderas/como-se-fabrica-una-bandera

Otras fuentes y enlaces en las palabras con link en color azul.

 

Pensamiento crítico. Huyendo de la psicología de masas en la medida de lo posible.

Decía Sigmund Freud que, “El individuo se le ve como miembro de una tribu, pueblo, casta social o institución que se organiza en una masa o colectividad“.

A2 Montagut Inicio de la cultura de masas.jpg

Historia de las masas por Eduard Montagut

De manera muy simple y sin ánimo de ofender a nadie, menospreciar o criticar os dejo algo que hace mucho tiempo me ayudó a entender por qué el pensamiento crítico e individual es importante. Por qué huyo de consignas y dogmas, por qué es mejor adaptar modelos filosóficos diferentes en la actitud y el pensamiento sobre el encasillamiento ideológico o comportamiento colectivo. Coger lo que me gusta de aquí y de allí y formar mi propio estado de pertenencia a multiplicidad de masas que me permiten no anclarme en paradigmas y reglas únicas. Ir por libre dentro de la casi imposibilidad de asociación o pertenencia a un grupo o una masa, a no ser que seas asceta. Este punto de vista ni me da ni me quita la razón, no me hace mejor que nadie, mis puntos de vista pueden ser, y son, tan erróneos o acertados como los de cualquiera y defendiendo con criterio propio los cánones que me he impuesto, aunque sean de otros o sean normas generales pero con el principio ilustrado que Freud criticaba en la psicología de masas. Decidí agruparme con la mayor de todas, la que está formada por muchas más, la humanidad.

Por eso huyo de fronteras y banderas, de consignas y soflamas que inducen los líderes a sus masas. A partir de aquí, que cada cual saque sus propias conclusiones y opiniones y vea dónde está o se reconoce posicionado. Si de algo estoy convencido es que en mi interior hago lo que deseo hacer y, de cara a la galería, por mucho que yo mismo me haya intentado definir poca gente me puede etiquetar. Me han llamado rojo, facha, conservador, burgués, proletario de clase media, pijo, manipulador, mentiroso, subjetivo, moderado, indefinido, unidireccional y otros muchos adjetivos y lindezas más que lo único que hacen es reafirmarme en mi pensamiento, porque cuando los demás son incapaces de encasillarte es que no eres como los demás, al menos en una buena parte. Entre otras cosas porque tengo asumido mi don dual como todo hijo de vecino y actuó en consecuencia de ello. Puedo estar de acuerdo o desacuerdo en todo según mi propio criterio. Normalmente busco la ponderación entras los dicótomas que surgen.

La psicología de masas es algo que ya analizaban en la Grecia clásica filósofos como Platón o Aristóteles realizando hipótesis sobre la organización de las sociedades en las que un patrón se repite entre las personas que formaban dicha sociedad. En la era más moderna (la era moderna históricamente son los períodos históricos en los que se divide convencionalmente la historia universal, comprendidos entre el siglo XV y el XVIII), es decir, a partir del siglo XX, filósofos, sociólogos, médicos y otros científicos como Lewin, Le Bon (La teoría de las Masas), Mc Dougall, Freud, Durkheim o Adler llevaron a cabo investigaciones que determinaron unos patrones comunes dentro del comportamiento tanto individual como colectivo. Este último es el que define el término “Psicología de Masas“.

A5 maxresdefault

Sigmunt Freud – La Psicología de Masas

La psicología de masas es el estudio del comportamiento de los grupos colectivos. Es decir, es la rama que se encarga de investigar y analizar el porqué los individuos se contagian del comportamiento de los demás y se limitan a repetir ese mismo comportamiento sin cuestionarse nada, repercutiendo esa influencia en cualquier aspecto de la vida, ya sea política, religiosa, social, económica, deportiva, musical, moda, etc. La cultura en dichos grupos sociales está relacionada con unos valores y cánones compartidos grupalmente. Es decir, se centra en la inexistencia de autonomía individual dentro del grupo. Una persona que forma parte de una masa deja de ser independiente, es más, se subordina inconscientemente al grupo al que pertenece aunque piense que sus acciones son actos libres. Practican la pertenencia como un axioma.

La psicología de masas se fundamenta en tres principios básicos que son: 1- La naturaleza social de los individuos. Su comportamiento marcado por sus genes biológicos y costumbre cultural. 2- Su relación con los demás. Conducta del individuo por contagio en los grupos colectivos. Tienden a hacer las mismas acciones que ven en los demás en la interactuación grupal. 3- Su representación de la vida en sociedad. Al verse presionados por los otros grupos sociales o poderes las personas acaban cediendo ante una idea dominante.

Una vez que el individuo forma parte del grupo colectivo se deja llevar por los sentimientos y se une a estos dejando de lado sus hábitos anteriores sin cuestionarse si son correctos o no. Es más, los actos que social o legalmente puedan ser aceptados por otros grupos no son necesariamente aceptados por intereses propios. Excluyendo así a otros grupos.

Manipulacion-mediatica por Psicología Social - Blogger

Manipulación mediática por Psicología Social – Blogger.

Los sentimientos de la masa siempre son simples, predecibles y exaltados pues esta no quiere ser dominada pero por el contrario desea someter a la vez. La sociedad en masa presenta características negativas como son: la impulsividad; inconsciencia; falta de perseverancia; es influenciable, tiende a la credulidad; es acrítica; voluble; intolerante y excluyente. En la masa predomina una falsa ilusión sobre lo real, es incapaz de ver otros estadios que no sean los propios. Una de las características más negativas a resaltar es que, los grupos colectivos al unirse convirtiéndose en masa presentan un bajo rendimiento intelectual al no ejercitar la mente por sí mismos y al verse afectados por el nivel del aumento de la afectividad sobre la capacidad de pensamiento individual. Intentan nivelar el nivel intelectual. De ahí que requieran de una fuerte presencia y liderazgo que la dirija y el discurso de pertenencia, argumentos y objeciones son homogéneas y no atienden más razones que la de sus líderes. La masa actúa y se deja arrastrar por las soflamas y mensajes del líder. Es lo que se llama seguimiento del apotegma  , lema o consiga del líder.

Las masas pueden ser estables, cuando consagran su vida para encarnarse en un orden de normas e instituciones sociales o efímeras que son las que se unen con miras a un tipo de interés pasajero. (Ambas pueden incluir otros grupos o masas con el mismo interés). De hecho un individuo suele formar parte de varias o muchas masas. Forma parte de un Estado, de un grupo político, grupo social, cultural, deportivo, etc. Como individuo elige de qué masas quiere formar parte y, al formar parte de  renunciar generalmente al individualismo per se. (ver presentación de La Psicología de las Masas de Bertha Maribel Pimentel Pérez– 62 diapositivas)

Indudablemente el ser individual necesita tener asociación y sentimiento de pertenencia a un grupo o masa, todos necesitamos del reconocimiento y participación grupal porque somos seres sociales, sentimentales y dependientes. Pero, como criticaba Sigmund Freud ( en la Psicología del las masa y el yo) eso no es óbice para que el ser humano individual pierda autonomía y capacidad crítica y de raciocinio. Freud pensaba que, “el ser humano debe de tener la posibilidad de elegir lo que quiere, porque desea y piensa” y hacía hincapié en la idea de que la igualdad social es la raíz de la conciencia moral, social y del sentimiento del deber.

Redes sociales dominio de masas.

Redes sociales dominio de masas

Los colectivos extremistas actúan con normas de grupo bastante simples y radicales como son la obsesión, el fanatismo o el favoritismo pensando que son poseedores de la verdad absoluta o que algo es sagrado e intocable. Son los grupos que muestran más desobediencia hacia las normas sociales, leyes o cánones grupales mayoritarios, religiosos, etc. y, suelen plasmar sus enfados o frustraciones con el resto con actitudes intransigentes o beligerantes llegando en muchas ocasiones a la violencia como argumento aunque el propósito haya sido pacifista. Ej. grupos radicales de defensa animalistas o de la vida que atacan personas.

Hay ciertas características como la educación recibida y unas relaciones sociales deficientes, poseer prejuicios, o la debilidad de carácter de una persona que desea ser aceptada en cualquier grupo o integrada en una sociedad, sea la que sea, son las que la invitan a declinarse por un grupo de carácter extremista. Además, situaciones como la pobreza, la desigualdad social, la debilidad o miedo del líder que forma de modo estricto o con unos valores muy marcados o en condiciones de opresión también puede decantarnos por este tipo de colectivos más radicalizados. Estos grupos acaban obsesionándose y se ciegan por un idealismo que puede llevarlos a la autodestrucción masiva. Se puede decir que se guían por las emociones de sus ideales y carecen de racionalidad por este hecho.

Por estos motivos para la comprensión de la psicología de masas es muy importante mantener la paz y el bienestar social ya que está comprobado históricamente que las actitudes extremistas han derivado y pueden derivar en violencia. Es tan simple como que el hecho marcado como el cambio por una revolución suele ser violento a excepción de muy pocos casos como la descolonización iniciada con Ghandi, que aun así tuvo hechos violentos o la caída del Muro de Berlín que fue un acto masivo que llevo a las desintegración de los países satélites de la extinta URSS.

En fin, las conclusiones será múltiples individualmente pero estoy seguro que no variarán en nada en los comportamientos grupales. (Eso me incluye  a mi también). Es la historia de nuestra especie, es la historia de la humanidad. Al fin y al cabo, todos en una media u otra seguimos preceptos, apotegmas, ideas o ideologías y filosofías que nos etiquetan o incluyen en grupos o masas por muy independientes que seamos o nos creamos.

Jordi Carreño Crispín  @JordiCris.

ISRAEL Y PALESTINA. Historia del conflicto árabe-israelí. “Canaán la tierra prometida y el hijo del otro”.

Decía Cicerón qué: “No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños”. Vuelve a la palestra informativa el conflicto árabe-israelí o entre Israel y Palestina, los posicionamientos de los diferentes Estados y grupos sociales al respecto; y como no, las opiniones de todos tipo. Como creo y pienso que la verdad nunca es absoluta y única, sólo puedo aportar al tema mi amor a esa tierra y como conocimiento la historia de la misma con una sola convicción, creer firmemente en el derecho y la posible convivencia de sendos pueblos. Dedicado a mi mujer Tuñy Barcala siempre ávida de conocimiento…

Con mi mujer Tuñy Barcala en Jerusalén Sept.2015

Con mi mujer Tuñy Barcala de visita en Jerusalén Sept. 2015

Entre África, Europa y Asia se encuentra la tierra prometida, Canaán, donde se eterniza el conflicto étnico-religioso de apropiación entre los pueblos arraigados a la misma y que respaldan sus derechos de propiedad en demostrar quién lleva más tiempo asentado o es el justo merecedor por derecho divino o sus propias narrativas como ya escribió el escritor argentino y columnista de La Nación Marcos Aguinis. (Caballero de las Letras y las Artes en Francia, Doctor Honoris Causa por las universidades de Tel Aviv -Israel- y San Luis –Argentina-.) en su “Breve Historia de Israel y Palestina”.

Para entender un poco mejor la historia de los pueblos palestino e israelita debemos buscar en los orígenes de los mismos y entender que las historias de todos los países y Estados modernos están construidas por el mestizaje de las tribus y pueblos que fueron primigeniamente simplemente eso, tribus o comunidades independientes que fueron unidas o unificadas por migraciones, y/o ocupaciones. Hay que definir algunos conceptos e identificar a los propios grupos étnicos para posteriormente ubicarlos geográfica, cultural e históricamente. En este caso partimos desde el origen de la historia hace unos 5.000 años y desde las llamadas tribus semíticas. En el origen de la historia de ambos pueblos no hemos de confundir sus confesiones, el judaísmo y el islamismo, con el nacimiento de los mismos como pueblos tal y como los conocemos desde su principio hasta los actuales Estados.

Mapa del texto 3)Breve Historia de Israel y Palestina de Marcos Aguinis

Mapa del texto 3) Breve Historia de Israel y Palestina de Marcos Aguinis

Las tribus semíticas son los pueblos oriundos de la península Arábiga que han desempeñado desde los tiempos más remotos un papel importante en la historia política, cultural y religiosa de la Humanidad. El nombre tiene su origen en un pasaje de la Biblia, concretamente en el cap. X del Génesis. En él se explican los parentescos entre los pueblos, haciéndose derivar de antepasados comunes; así de Sem descienden Aram, Asur y Eber, es decir, arameos (v.), asirios (v.) y hebreos (v.). De ahí la adopción del nombre semita por los investigadores europeos para definir la rama a la que pertenecen los arameos, asirios y hebreos, y cuya relación resulta evidente a primera vista en el aspecto lingüístico. Posteriormente, la denominación se ha aplicado a todos los demás pueblos de caracteres análogos (fenicios, cananeos, etc.) y, en primer lugar, a los árabes (v.).

En lingüística y etnología, el término «semita» se usa para hacer referencia a una familia lingüística de origen predominantemente medio-oriental que incluye las formas más antiguas y modernas del acadio, el amhárico, el árabe, el arameo, el fenicio, el ge’ez, el hebreo, el maltés, el yehén y el tigriña.

Este término lo definió inicialmente August Ludwig Von Schlözer (Repertorium -1.781- de Eichhorn,2) para referirse a las lenguas emparentadas con el actual hebreo. En la Enciclopedia católica consta que ya en 1807 el concepto «semita» se había adoptado como término étnico para definir un grupo de pueblos. Por extensión, «semita» se empezó a utilizar para designar a los hablantes de las lenguas semíticas y sus realizaciones culturales y,  el significado de “lengua semítica” se adoptó por referencia a los pueblos citados en la Biblia. Los descendientes de Sem, el primer hijo de Noé.

En el libro del Génesis (el primero de la Biblia – Antiguo Testamento-) se encuentra la narración del Diluvio universal y en ella está la «tabla de los pueblos», donde se hace referencia a la genealogía originaría de los semitas que incluyen a los habitantes de Aram (región bíblica situada en el centro de la actual Siria, en Alepo. Aram en lengua hebrea, también hace referencia al hijo de Hezrón, ancestro del rey David), Asiria (norte de la antigua Mesopotamia, Nínive fue su ciudad más importante, ciudad ubicada actualmente cerca de Mosul -Irak-), Babilonia (ciudad de la Baja Mesopotamia actualmente se cree cerca de la ciudad de Halla, Irak), Siria (Hacia el año 2000 a.C., Siria formaba parte de Aram. Estuvo sometida a Egipto desde casi el 1530 a.C. hasta el 1250), Canaán —incluidos los hebreos— (abarcaba parte de la franja sirio-fenicia conocida también como el Creciente fértil. En la actualidad se corresponde con el actual Estado de Israel, la Franja palestina de Gaza y Cisjordania, junto con la zona occidental de Jordania y algunos puntos de Siria y el Líbano) y Fenicia (cuna de la civilización fenicio-púnica, que se extendía a lo largo del Levante mediterráneo, en la costa oriental del mar Mediterráneo y cuya capital fue Biblos. Su territorio abarcaba desde la desembocadura del río Orontes al norte, hasta la bahía de Haifa, al sur, comprendiendo áreas de los actuales Israel, Siria y Líbano).

Figura de los cananeos ofreciendo un infante a Moloch para ser ofrecido en fuego. Autor desconocido

Figura de los cananeos ofreciendo un infante a Moloch para ser ofrecido en fuego. Autor desconocido

Los cananeos son históricamente reconocidos como los primeros habitantes de la actual Tierra de Israel, mucho antes que se establecieran allí los hebreos. De hecho, el nombre geográfico correcto de la Tierra de Israel es Canaán (la Tierra prometida por Dios (Yavhé) a los judíos), no “Palestina” que es una denominación romana. Los cananeos podían distinguirse en dos grupos principales: los septentrionales o cananeos de costa y los meridionales o cananeos de montaña. El vocablo Palestina no existía y no es mencionado ni una vez en la Biblia ni en ningún otro documento de la antigüedad hasta la época de ocupación romana.

El nombre Palestina abarca la antigua Tierra Santa y la nación moderna de Israel, aunque el nombre original de ese país lo asignó el Emperador romano Adriano. Él renombró a Jerusalén con su nombre y como el dios Júpiter Capitolinos— dándole el nombre de “Aelia Capitolina” después de las revueltas judías contra la ocupación del Imperio romano. El nombre de Palestina proviene del latín Phalestina y hacía referencia a los filisteos, que la Biblia menciona desde Josué hasta David. Significa “pueblo del mar”. Se cree que habían llegado desde Creta, probablemente tras la implosión de la civilización minoica, y se establecieron en la costa suroeste del territorio. Jamás lograron conquistar el resto del país y terminaron integrados por completo en el reino de David.

Para poder apreciar la presión que le pusieron a los judíos en la tierra de  Judea y concretamente en Jerusalén durante este tiempo, hay que tener en cuenta algunos antecedentes históricos como, la  mencionada sublevación Judía que ocurrió un poco antes del 70 B.C., cuando los Romanos saquearon la ciudad de Jerusalén después de un duro y amargo asedio. La rebelión fue causada por las fuerzas de ocupación Romana. Los oficiales y tropas romanas saqueaban y robaban continuamente los templos y a los sacerdotes judíos quitándoles sus artículos de valor y sagrados para después demandarles recompensa si querían recuperarlos. Esto sobrepasó al pueblo que inició la rebelión que llevó a las Guerras de los Judíos contra Roma (Josefo, Libro 2, capítulos 14-16). Con las represalias , prohibiciones y expulsiones de los judíos por parte de los romanos se inició la dispersión de judíos por el mundo, la llamada “Diáspora” (Dispersión de un pueblo o comunidad humana por diversos lugares del mundo; especialmente la de los judíos después de la destrucción del reino de Israel (siglo IV a. C.). Es aquí donde se documenta por primera vez el nombre de Palestina.

Tal y como indica Marcos Aguinis, la palabra Phalistina, además, no tuvo suerte. A ese territorio –que adquirió relevancia extraordinaria por la Biblia, base del cristianismo y luego del Corán– los judíos lo siguieron llamando Eretz Israel (tierra de Israel) y los cristianos Tierra Santa, y después los árabes lo bautizaron como Siria Meridional. Los cristianos fundaron el efímero reino latino de Jerusalén en la primera Cruzada (Campañas comúnmente militares, que a partir del siglo XI se emprendieron desde el Occidente cristiano contra los musulmanes para la recuperación de Tierra Santa. 9 Campañas o Cruzadas), y durante el Imperio Otomano se convirtió en una provincia irrelevante: el vilayato de Jerusalén.

En el Muro de Jerusalén con nuestra cicerone y buena amiga en Tierra Santa Etti Bressler

Tuñy en el Muro de Jerusalén con nuestra cicerone y buena amiga en Tierra Santa Etti Bresler

El pueblo de Israel está formado por los israelitas o hijos de Israel o Jacob, y que consiguieron unificar a las diversas tribus y pueblos que habitaban entre el río Jordán y el Mediterráneo. La tradición judía sostiene que el origen de los israelitas está en los doce hijos de Jacob que se trasladaron a Egipto, donde sus descendientes se constituyeron en doce tribus, mientras que otras hipótesis hablan incluso de su origen a través de las primeras tribus nómadas de las montañas. los Hapiru o Habiru. Contrariamente a lo que se cree el primer rey de Israel fue Saúl quien unificó a los reinos de Israel y Judea, éste designó a David como su sucesor, mil años antes de la era cristiana  y, que había nacido en la aldea de Belén (Beth-léjem, en hebreo, “casa del pan”)– fue el sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logró unificar su territorio e incluso expandirlo de modo que llegó a comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. Convirtió a Jerusalén en su capital ubicándola en el vecino y estratégico caserío jebuseo, ubicado a pocos kilómetros al norte; imponiéndoles el nombre de Jerusalén (en hebreo, “ciudad de la paz”).  La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los más grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, su hijo Salomón que es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo  y el islam. Salomón construyó allí el Templo. Después se produjo una escisión entre los habitantes del norte y el sur del pequeño país. El norte se llamó Reino de Israel y el sur, Reino de Judá. Los asirios conquistaron y destruyeron el reino del norte. Siglos después los babilonios hicieron lo mismo con el del sur y unas siete décadas más tarde el emperador Ciro, de Persia, auspició el regreso a Jerusalén de los exiliados de Judá.

Escena del pueblo de Israel. Extraída de Bendiciones Cristianas: Hebreos 13: Las evidencias de la vida cristiana

Escena del pueblo de Israel. Extraída de Bendiciones Cristianas: Hebreos 13: Las evidencias de la vida cristiana

La tradición bíblica y las 12 Tribus:

Dios le prometió a Abraham que sus descendientes serían numerosos (Génesis 13:16; 17:2; 22:17) y que sus descendientes finalmente conformarían “muchas naciones” (Génesis 17:4-5). Él también le prometió a Abraham que sus descendientes poseerían “las puertas de sus enemigos” (Génesis 22:17) y serían “bendecidos” poderosamente por Dios (vv. 16-18).

Dios también dijo que sus descendientes serían identificados a través de la historia por el nombre del hijo de Abraham, “Isaac” (Génesis 21:12). Las bendiciones dadas a Abraham e Isaac eran llamadas las bendiciones de la “primogenitura” porque éstas eran transmitidas a las generaciones sucesivas como un derecho de nacimiento.

Las bendiciones de “primogenitura” dadas a Abraham fueron pasadas a Isaac, quien se casó con Rebeca. Con el tiempo millones de personas descenderían de Isaac y Rebeca. De hecho, ellos llegarían a ser billones durante todas las generaciones de humanidad sobre la tierra. Las bendiciones de numerosos descendientes que poseerían las puertas de sus enemigos eran una continuación de la bendición que Dios le había prometido a Abraham que Él cumpliría en Isaac (Génesis 17:17-19, 21). No obstante, Abraham tuvo un hijo anterior, Ismael, con Agar. Dios profetizó que también los descendientes de Ismael serían numerosos y constituirían una “gran nación” con “doce príncipes”. La “gran nación” de los descendientes de Ismael es en la actualidad el mundo árabe. Los árabes saben que ellos son los descendientes de Ismael, el hijo de Abraham y Agar, los ismaelitas.

Si los descendientes de Ismael constituyen los árabes, las personas que integran la mayoría de las naciones en el Medio Oriente moderno, ¿entonces cuáles naciones descienden de Isaac? Si la Biblia es verdadera, los descendientes de Isaac deben constituir naciones más numerosas, prósperas y poderosas que los árabes. ¡La Biblia es la verdad de Dios (Juan 17:17)! Evidentemente, los descendientes de Isaac en el mundo moderno deben ser muchos más que solamente los judíos. Génesis 24:60 profetizó que con el tiempo, los descendientes de Isaac se contarían en múltiples de millones. Isaac pasó sus bendiciones de “primogenitura” a su hijo, Jacob, a pesar de que el primogénito, Esaú, debería haberlas recibido. Génesis 25:30-34 nos informa que Esaú “vendió” su primogenitura a Jacob por un plato de guiso rojo. Entonces cuando su padre Isaac, transfirió oficialmente la primogenitura, Jacob engañó a su padre haciendo que creyera que él era su hermano. En esencia, Jacob “robó” la primogenitura a través del engaño (Génesis 27). Una de las bendiciones que Jacob recibió de Isaac era que otras naciones se inclinarían ante las naciones que descendieran de Jacob (Génesis 27:29). Es evidente que para que esta profecía se cumpliera, los descendientes de Jacob tendrían que llegar a ser grandes naciones e imperios. Esta misma bendición también prometió que Dios bendeciría a las naciones que bendijeren a los descendientes de Jacob y maldeciría a las naciones que maldijeren a los descendientes de Jacob.

Dios reiteró las bendiciones de Abraham a Jacob en Génesis 28:10-15 diciendo que los descendientes de Jacob serían tan numerosos como “el polvo de la tierra” y ellos se esparcirían finalmente hasta las cuatro esquinas del mundo desde la región de la Tierra Prometida. El nombre de Jacob fue cambiado más tarde a “Israel” (Génesis 32:28), y él tuvo 12 hijos que llegaron a ser las “12 tribus de Israel”.

Antes de que Jacob (Israel) muriera, transfirió las “bendiciones de la primogenitura” a sus nietos, que fueron llamados Efraín y Manases. Israel les dio bendiciones proféticas que iban a ser cumplidas en un tiempo llamado “los últimos días” a sus 12 hijos (Génesis 49:1). En Génesis 48:16, Israel bendijo a ambos Efraín y Manases, simultáneamente con las palabras “sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra”. Israel decretó que su propio nombre, “Israel”, y el nombre de su propio padre, “Isaac”, sería puesto sobre los descendientes de Efraín y Manases, los dos hijos de José, quienes se iban a convertir cada uno en una tribu distinta entre los hijos de Israel (Génesis 48:5). Al hacer esto, Israel le estaba dando a José una doble porción entre las 12 tribus de Israel.

Israel predijo en Génesis 48:19 que mientras los descendientes de Manases llegarían a ser un gran pueblo (o nación), los descendientes de Efraín llegarían a ser una “multitud de naciones”. Ya que José vino a ser dos tribus, esto significó que habría 13 tribus de Israel, aunque ellas fueron conocidas todavía como “las 12 tribus de Israel” porque la tribu sacerdotal, los Levitas, no recibieron una herencia territorial en la Tierra Prometida.

En las bendiciones registradas en Génesis 49, Israel dio profecías para cada una de las tribus designadas con los nombres de sus 12 hijos. Los 12 hijos de Israel son: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Zabulón, Isacar, Dan, Gad, Aser, Neftalí, José y Benjamín. La tribu más reconocida por los lectores modernos es Judá. Los descendientes de Judá han sido llamados por mucho tiempo “judíos”. No obstante, Judá es tan sólo uno de los hijos de Israel. La gran mayoría de los descendientes de Israel vinieron de los otros hijos que no fueron llamados judíos.

Mapa de las 12 Tribus de Israel

Mapa de las 12 Tribus de Israel

El ascenso y la caída de las 12 tribus de Israel.

Cuando las 12 tribus de Israel entraron en la Tierra Prometida (Canaán), formaron finalmente la nación de Israel bajo los tronos de Saúl, David y Salomón. Poco después de la muerte de Salomón, este imperio fue destrozado por una gran guerra civil. Las 10 tribus del norte formaron el reino de Israel, mientras que las dos tribus del sur, Judá y Benjamín (asociados con la tribu sacerdotal de Leví), formaron el reino del sur de Judá. El reino del norte fue llamado “Israel” porque era dirigido por las tribus de Efraín y Manases que levaban el nombre de “Israel” (Génesis 48:16). El reino del sur era dirigido por la tribu de Judá. Los reinos de Israel y Judá se convirtieron en enemigos y a menudo pelearon en guerras sangrientas. Aunque ellos no se han vuelto a unir, la profecía dice que lo harán en el futuro. Ver “Israel y Judá: ¿Cuándo serán reunificados?” El reino del norte de Israel fue llevado en cautiverio en el año 722 a.C. debido a sus pecados y rebelión contra Dios. Judá fue llevado en cautiverio por los babilonios entre los años 604 y 586 a.C.

Justo antes de la caída de Israel, el profeta Amós registró que las 10 tribus del norte eran conocidas por el nombre “casa de Isaac” (Amos 7:16) —tal como las profecías de Génesis 21:12 y 48:16 habían predicho. El nombre de “Isaac” siguió a las 10 tribus a dondequiera que ellas fueron en su exilio y más tarde en sus migraciones. (la Diáspora).

En Jeremías 51:5, encontramos una profecía, dada más de un siglo después de que las 10 tribus fueron llevadas en cautiverio, que Dios no los abandonaría. Aunque algunas veces son llamados las “10 Tribus perdidas de Israel”, estas personas no están perdidas para Dios o para los estudiantes de la Biblia quienes entienden cómo trazar su historia. Para entender quiénes son en la actualidad algunas de estas gentes, lea los artículos titulados “Las 12 Tribus de Israel en la actualidad” y “¿Quiénes son los Estados Unidos y Gran Bretaña en la profecía?”

Los nacionalismos judío y árabe

Nacieron casi al mismo tiempo. El judío a fines del siglo XIX y el árabe a principios de XX. Este último floreció en Siria, a cargo de pensadores y activistas cristianos que recibieron influencias europeas. Los sirios acusaron a los sionistas, es decir, a los nacionalistas judíos, ¡de haber inventado la palabra Palestina para quedarse con Siria Meridional! En realidad, ese nombre había resucitado como una palabra neutra frente al desmoronamiento del Imperio Turco.

La presencia judía en Tierra Santa fue una constante asombrosa. El alma judía añoraba año tras año, siglo tras siglo, milenio tras milenio, la reconstrucción de Eretz Israel con intenso fervor, parecido al que, mucho antes, había florecido junto a los nostálgicos ríos de Babilonia. Nunca dejaron de repetir: “¡El año que viene en Jerusalén!”. A fines del siglo XIX empezaron a llegar oleadas de inmigrantes que se aplicaron a edificar el país con caminos, kibutzim, escuelas, institutos técnicos y científicos, forestación obsesiva, universidades, teatros, naranjales, una orquesta filarmónica, aparatos administrativos. En 1870 fundaron en Mikvé Israel la primera escuela agrícola de la región.

Cuando terminó la Primera Guerra Mundial, Palestina fue desprendida de Siria y quedó en manos del conquistador británico por mandato de la Liga de Naciones. Quienes nacían en esa tierra eran palestinos, fuesen judíos o árabes. Antes de la independencia, que volvió a recuperar la palabra Israel, los judíos se llamaban a sí mismos palestinos. Y hablaban de “volver a Palestina”. El actual Jerusalem Post se llamaba Palestine Post y la Filarmónica de Israel fue llamada Filarmónica de Palestina. ¡Pero eran entidades judías! Los antisemitas de Europa, toda América y Africa del norte les gritaban: “¡Judíos, váyanse a Palestina!”. Palestina era reconocida como el hogar de los judíos incluso por quienes los odiaban.

Los árabes tardaron en tomar conciencia de su propia identidad nacional. Al principio, hasta saludaron como beneficiosa la presencia del sionismo, como lo atestigua el encuentro entre Jaim Weizman, presidente de la Organización Sionista Mundial, y el rey Feisal de Irak. Pero Gran Bretaña, advertida de la compulsión judía por su emancipación, cortó dos tercios de la Palestina que le habían adjudicado e inventó el reino de Transjordania (nombre usado durante las cruzadas para una extensa región no del todo definida al este del río Jordán, un área conocida en tiempos antiguos como Edom, Moab y Amón). Los ingleses la llamaron también Transjordan. donde instaló al hachemita Abdulá, hijo del jerife de La Meca. Cometió el delito de quitar derechos a los judíos, que reclamaban parte de ese territorio, y lo convirtió en el primer espacio Judenrein (limpio de judíos) antes del nazismo, porque no permitía que allí se instalase judío alguno. Tenebroso antedecente, desde luego. Pronto Gran Bretaña advirtió que sus aliados en la zona eran los árabes, no los judíos, y creó la Liga Árabe en 1945, para mantener su poder colonial. Olvidó que estaba allí para favorecer la construcción de un Hogar Nacional para el pueblo judío, el único que de forma permanente y con grandes sacrificios exigía la reconstrucción del país que le había dado su gloria. Es cierto que algunos judíos preferían que esa misión la cumpliese el Mesías y otros se volcaron a la causa de la revolución comunista, pero el núcleo central se agrupó en torno al sionismo, palabra que significaba –simple y elocuentemente– el renacimiento nacional y social del pueblo que más agravios, persecuciones y matanzas había sufrido en dos mil años.

Con nuestro amigo palestino Mohamed Yusuf en Jerusalén

Con nuestro amigo palestino Mohamed Yusuf en Jerusalén. Sep. 2015

Después de la Segunda Guerra Mundial arreció la demanda emancipadora judía. La potencia colonial llevó el caso a las Naciones Unidas para provocar su condena. El tiro le salió al revés: las Naciones Unidas votaron el fin del Mandato Británico y la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe (no establecía que alguno se llamase Palestina, sino que eran parte de Palestina). Los judíos celebraron la resolución, pero los países árabes en conjunto decidieron violarla sin escrúpulos y barrer “todos los judíos al mar”, como lo atestiguan documentos de la época. El secretario general de la Liga Árabe amenazó con efectuar matanzas que dejarían en ridículo las de Gengis Khan. La guerra, por lo tanto, se presentaba como un hecho inminente. Y apuntaba a un nuevo genocidio, pocos años después del Holocausto. No había pudor en seguir asesinando judíos. Ni siquiera los que rechazaban semejante conducta propusieron una condena rotunda y eficaz.

El flamante Estado de Israel (nombre que adoptó, basado en la expresión hebrea Eretz Israel) no tenía armas –¿quién las vendería a un cadáver?– y debió enfrentar a siete ejércitos enemigos con las uñas y los dientes. Fue una lucha desesperada. ¡Los israelíes no contaban con un solo tanque ni un solo avión! La mayor parte de su armamento fue robado o arrancado a los británicos. Numerosos combatientes eran espectros que acababan de arribar, luego de sobrevivir en los campos de exterminio nazis. O triunfaban o morían. Fue la guerra en que cayó la mayor cantidad de judíos. En algunos lugares recurrieron a estrategemas para impulsar la rendición o la huida de sus enemigos, en otros atacaron sin clemencia. Sabían qué les esperaba en caso de ser vencidos. Los árabes estaban fragmentados entre quienes defendían sus tierras y quienes habían invadido y luchaban sin convicción. Al cabo de varios meses, con treguas que eran quebradas por alguno de los bandos, se llegó al armisticio y el trazado de fronteras arbitrarias.

Como consecuencia de esa guerra desigual, aparecieron los refugiados. Refugiados árabes y refugiados judíos. Estos últimos eran los ochocientos mil judíos expulsados de casi todos los países árabes en venganza por la derrota. Los recibió Israel, pese a sus dificultades iniciales, y los integró a la vida normal, pese a que en ese tiempo y durante varios años debió sufrir un interminable bloqueo y mantener un estricto racionamiento. Los seiscientos mil refugiados árabes, en cambio, fueron encerrados por sus hermanos en campamentos, donde se los aisló y sometió a la pedagogía del odio y el desquite. Transjordania usurpó Cisjordania y Jerusalén Este, medida que justificaba su cambio de nombre; a partir de 1949, en efecto, se empezó a llamar Jordania (ambos lados del río Jordán); Egipto se quedó con la Franja de Gaza. La ocupación árabe de esos territorios duró 19 años. En esas casi dos décadas, ¡jamás se pensó ni reclamó crear un Estado árabe palestino independiente compuesto por Cisjordania, Jerusalén Oriental y Gaza! Ningún presidente, rey o emir árabe o musulmán visitó Jerusalén Oriental, convertida en un vilorrio sucio e irrelevante. No se permitía que los judíos fuesen a rezar al Muro de los Lamentos.

Sólo después de la Guerra de los Seis Días (conflagración que se produjo por la insistente provocación árabe y el ánimo de subsistencia judío), se produjo la ocupación israelí de esos territorios y otros más (toda la Península del Sinaí, los Altos del Golán y trocitos de Transjordania). Ocupación que se mantiene actualmente y que ha sido tomada como una continua provocación del Estado de Israel al Estado Palestino y a los países Árabes como una estrategia de predominación sionista y que forma parte al día de hoy del fundamento argumental palestino y por ende de la defensa de la propia argumentación israelí en un círculo vicioso o bucle sin fin del conflicto. La verdad es que ambos pueblos tienen legitimación y argumentación para reclamar su espacio, pero sobre todo, tienen más posibilidades por sus similitudes, condicionantes, hechos y circunstancias históricas para la buena convivencia que para mantener en el tiempo su lucha.

La reflexión ahora nos lleva independientemente de confesar o practicar alguna de las creencias religiosas monoteístas que asumen en el Antiguo Testamento y como parte de su origen y leitmotiv, si es suficiente retroceder en el tiempo para justificar y argumentar una posesión territorial que originó y mantiene vivo  hasta el día de hoy el conflicto palestino-israelí, o por el contrario, la historia de la humanidad hecha de migraciones, ocupaciones y mestizajes debe ser el argumento fundamental para gestionar la convivencia mutua en una complejidad territorial histórica y que además une un condicionante de carácter religioso-cultural. Sea como fuere y sea como sea, la verdad es que Israel y Palestina deben llegar a ser un conjunto patrimonial de la humanidad por su importancia histórica, cultural, religiosa, patrimonial y humanitaria.

Esta complejidad y de un modo quizás muy emotivo y simplista sobre el conflicto árabe-israelí nos habla de la empatía y perdón como posible solución del mismo a través de una historia  donde ambos sentimientos y situaciones políticas quedan muy bien reflejadas en la producción cinematográfica francesa ganadora del Festival de Tokio 2012 y dirigida por Lorraine Levy, El hijo del otro.

La imagen que todos deseamos en el corazón y que ambos pueblos se merecen.

La imagen que todos deseamos en el corazón y que ambos pueblos se merecen.

Por Jordi Carreño Crispín  / https://jordicarreno.wordpress.com/

Fuentes consultadas y textos usados:

Black Haw derribado. “La Serpiente Gótica o la verdadera historia de la batalla de Mogadiscio”.

Fue una de las batallas sangrientas y feroces; si no la que más, que enfrentó a las fuerzas de los Estados Unidos contra los guerrilleros somalíes del General rebelde Mohamed Farrah Aidid.

Vídeo documental de la verdadera historia de la batalla de Mogadiscio

El 3 de octubre de 1993 en el distrito del Mar Negro de Mogadiscio en Somalia, un grupo de soldados de élite de los cuerpos de Operaciones Especiales (Rangers y Delta Force) del ejército estadounidense tuvieron como misión viajar desde su base hasta el centro de la ciudad, en la zona ocupada por los soldados rebeldes de la milicia de Aidid para atrapar a algunos de sus líderes con el fin de poder llegar a capturar al propio Aidid. El nombre de esta misión fue la de “Serpiente Gótica”.

El líder rebelde:

Mohamed Farrah Aidid nació el 15 de diciembre de 1934  y  murió el 1 de agosto de 1996,  fue el cabecilla del Congreso Unido Somalí (USC) y después de la Alianza Nacional Somalí (SNA). Condujo el régimen dictatorial de Mohamed Siad Barre a la capital del país, Mogadiscio y posteriormente a todo el territorio somalí. Fue el máximo responsable de la resistencia contra las tropas de las Naciones Unidas y los Estados Unidos. El general Aidid fue uno de los principales objetivos de la Operación Devolver la Esperanza, donde Naciones Unidas y los Estados Unidos intentaron proveer de ayuda humanitaria a la desatendida población de Somalia y, al mismo tiempo, romper con el sitio militar del general en el país. Se convirtió en el presidente de Somalia por un corto período hasta que abandonó el país en 1995.

General rebelde Mohamed Farrah Aidid.

General rebelde Mohamed Farrah Aidid.

La Operación:

La fuerza de asalto dirigida por laureado Comandante William F. Garrison, estuvo formada por un contingente de 19 helicópteros del 160.º Regimiento de Aviación de Operaciones Especiales, doce vehículos y 160 hombres. Las unidades de asalto estaban formadas por cuatro Pelotones Rangers llamados Chalk y 5 equipos Delta. Los pelotones de Rangers descendieron en las cuatro esquinas del edificio donde estaban reunidos los líderes rebeldes del Gobierno de Aidid asegurando un perímetro mientras que los equipos Delta realizaban el asalto por el techo y patios del edificio intentando una posterior sustracción de los detenidos en vehículos blindados y camiones volviendo a la base.

El Director de la Operación:

W. F. Garrison conocido por haber sido el comandante a cargo de la Task Force Ranger durante la Operación Serpiente Gótica en Somalia, se alistó en el Ejército en julio de 1966, y fue comisionado como subteniente al graduarse en el Officer Candidate School al año siguiente. Sirvió dos períodos en Vietnam, ganando una estrella de bronce por su valor y un Corazón Púrpura por las heridas recibidas en combate. Durante su estancia en suelo vietnamita, participó en el Programa Phoenix, cuyo objetivo era atacar el liderazgo personal del Viet Cong.

W. F. Garrison conocido por haber sido el comandante a cargo de la Task Force Ranger durante la Operación Serpiente Gótica en Somalia

W. F. Garrison comandante a cargo de la Task Force Ranger durante la Operación Serpiente Gótica en Somalia.

Tras la guerra Garrison pasó la mayor parte de su carrera en unidades de operaciones especiales, incluyendo el Intelligence Support Activity y la Delta Force de 1985 a 1989en conjunto con el entonces Coronel Carlos Lewis. Su última comandancia fue la del John F. Kennedy Special Warfare Center and School.  Garrison se retiró del Ejército el 3 de agosto de 1996, un día después de la muerte de Mohamed Farrah Aidid, con el rango de general de división. A lo largo de su carrera fue promovido a coronel, general de brigada y finalmente general de división, siendo el oficial más joven en ocupar esos rangos. Se dice que Garrison estaba también a cargo de una fuerza de asistencia en la captura de Pablo Escobar.

Garrison obtuvo su licenciatura de administración de empresas en la Pan American University y se graduó con un máster de administración de empresas en la Sam Houston State University.

La Misión:

Durante la operación de entrada y extracción de los objetivos dos helicópteros UH-60 sufrieron impactos de granadas propulsadas y fueron derribados, mientras que otros tres sufrieron daños. El Super Six One, uno de los helicópteros que estaba destinado a la inserción y apoyo aéreo para el equipo de asalto, fue el primer derribado y se estrelló en el centro de  la ciudad a un par de manzanas del edificio asaltado por las tropas EE.UUla. El equipo de búsqueda y salvamento de combate fue enviado a asegurar el área. Poco después otro helicóptero, el Super Six Four, fue derribado también. Los rangers que se encontraban en tierra no fueron capaces de ayudar a la tripulación del segundo helicóptero derribado, ya que estaban combatiendo contra la milicia de Aidid mientras trataban de avanzar hacia el primer helicóptero para asegurar un perímetro. A partir de esta acción toda la operación se complicó y se iniciaron los combates entre los soldados americanos y los milicianos de Aidid. Se lograron evacuar a los primeros heridos hacia la base, pero otros quedaron atrapados en los lugares donde cayeron los helicópteros y fueron rodeados por la turba. A continuación se desarrolló una batalla en las calles de Mogadiscio que duró hasta la mañana siguiente en la que los soldados que quedaron atrapados tuvieron que resistir hasta que intervino un contingente formado por soldados de Pakistán y Malasia junto con otros soldados estadounidenses. Para el rescate, la fuerza conjunta utilizó unos 60 vehículos que incluyeron tanques de Pakistán, vehículos Cóndor de transporte de personal de Malasia y helicópteros AH-1 y UH-60 como apoyo aéreo. Esta fuerza conjunta llegó hasta el lugar donde se estrelló el primer helicóptero, logrando evacuar a los heridos que se encontraban rodeados. El lugar en el que se produjo el impacto del segundo helicóptero fue arrasado y el único superviviente, el piloto Suboficial Michael Durant, fue tomado como rehén y liberado once días después.

Soldados americanos en el estadio pakistaní

Soldados americanos en el estadio pakistaní

A partir de aquí se inició la extracción u operación de rescate hacia el estadio pakistaní que había sido escogido como centro de operaciones de las fuerzas aliadas.

Michael Durant antes de ser derribado

Michael Durant antes de ser derribado

Zona de caida del Black Haw Super Six Four pilotado por Mike Duran

Zona de caida del Black Haw Super Six Four pilotado por Mike Duran

Los Sargentos Shugart y Gordon:

Shughart y Gordon, (dos tiradores de la fuerza delta) se ofrecieron como cobertura de francotiradores desde el aire y solicitaron permiso, hasta en tres ocasiones, para descender y proteger el segundo helicóptero, donde se encontraban cuatro soldados gravemente heridos, entre ellos Mike Durant. Como líder del equipo de francotiradores, Gordon hizo una petición formal de inserción. Los comandantes de la misión se negaron, aduciendo que la situación ya era demasiada peligrosa como para que sólo dos francotiradores pudieran proteger exitosamente a la tripulación del Black Hawk e indicaron que siguieran dando apoyo desde el aire. Gordon, sin embargo, concluyó que no había posibilidad de que la tripulación del helicóptero pudiera sobrevivir por su cuenta, y reiteró la solicitud hasta que, finalmente, recibió el permiso.

Una vez en el suelo, los francotiradores, armados sólo con armas cortas y armas personales, tuvieron que luchar para llegar a la ubicación del helicóptero. Cuando llegaron a él, Gordon y Shughart sacaron al piloto, Mike Durant, y los otros miembros de la tripulación desde el helicóptero, y establecieron posiciones defensivas alrededor del sitio del accidente.

A pesar de las fuertes bajas sufridas por los somalíes, Gordon y Shughart fueron superados en número e incapaces de resistir el ataque una vez agotadas las municiones. Se cree que Gordon fue el primero en resultar mortalmente herido. Shughart caería poco después. La turba invadió entonces el área, donde encontró y capturó a Michael Durant.

Los sargentos Delta Force, Gary I. Gordon y Randa D. Shughart la medalla de honor del congreso de forma póstuma.

Los sargentos Delta Force, Gary I. Gordon y Randa D. Shughart la medalla de honor del congreso de forma póstuma.

Por esta acción, por defender la tripulación del “Super 6.4” hasta la muerte, les fue concedida a los operadores delta, Gary I. Gordon y Randa D. Shughart la medalla de honor del congreso de forma póstuma. Fueron las primeras personas, en recibir la medalla de honor del congreso de formula póstuma, desde la Guerra de Vietnam

Declaraciones de Durant:

Mike Durant después de ser rescatado

Mike Durant después de ser rescatado

“Escuchaba la turba enfurecida muy cerca, oía las balas al chocar con el fuselaje, iba a morir, lo sabía. Había mucho ruido en la parte de atrás del helicóptero, no conseguía centrarme, después de unos estruendos, todo quedó en silencio, de repente aparecieron dos caras a mi lado, dos caras blancas, ¡¡¡amigos!!!. Esos cascos y chalecos negros eran inconfundibles, eran dos operadores delta, sabían lo que se hacían”

“Una alegría me envolvió, todo iba a ir bien, íbamos a volver a casa. Los dos chicos cuyas caras me resultaban familiares, me cogieron como si fuera un bebé y me desplazaron hasta el morro del helicóptero, me dieron un arma MP-5 y me dijeron :  “Cúbrenos las espaldas”, después de eso se pusieron uno a cada lado del aparato, de vez en cuando, algún “flacucho” asomaba la cabeza, pero desaparecían después de dispararles, de repente escuche un gemido y una voz que decía, -“Gordy, me han dado”, era Randy Shughart, no lo volví a ver. Al poco, Gary Gordon se me acercó y me dijo: -“Randy ha muerto, ¿hay armas a bordo?”, le contesté que estaban detrás de los asientos, seguidamente le escuché haciendo una llamada de emergencia para nuestra evacuación desde la radio del helicóptero .Sabia que nuestra situación era desesperada.”.

Se me había agotado la munición cuando Gordon me dio un M-16 del helicóptero, me miró y me dijo, -“están las cosas crudas, cubre esta parte y yo estaré ahí delante”. Me volvió a mirar y me dijo , –“Suerte”. Lo que siempre ha resaltado Durant, fue la tranquilidad con que actuaron Gordon y Shughart, durante toda la acción.

El resultado de la operación:

Pese a lograr el objetivo de capturar a los líderes de la milicia, en la batalla murieron 19 soldados estadounidenses, dos de los cuales recibieron la Medalla de Honor a título póstumo (Sargentos Randy Shughart y Gary Gordon), y resultaron heridos otros 79. Murió también un soldado de Malasia y siete resultaron heridos, al igual que otros dos soldados de Pakistán. No quedó claro el número de bajas somalíes, pero se estima que entre 300 y 500 milicianos y civiles resultaron muertos y entre 3.000 y 4.000 resultaron heridos.

El libro Black Hawk Down; una historia de la guerra moderna apunta una cifra de más de 700 milicianos muertos y más de 1,000 heridos, sin embargo la Alianza Nacional Somalí en un episodio del programa estadounidense Frontline reconoce únicamente 133 muertos.

The Washington Post por su cuenta, reportó 312 milicianos muertos y 814 heridos. El Pentágono notificó inicialmente la muerte de 5 soldados estadounidenses pero después incrementó la cifra a 18 y 73 heridos. Dos días después el operador Delta Matt Rierson murió por ataque de mortero, sumándose como víctima número 19. En su momento fue la batalla más sangrienta para las tropas estadounidenses desde la Guerra de Vietnam y hasta la Segunda batalla de Faluya en 2004.

El 24 de julio de 1996, Aidid fue herido en un tiroteo contra fuerzas de Ali Mahdi Muhammad y Osman Ali Atto. Posteriormente sufrió un ataque al corazón el 1 de agosto, durante o después de haber sido atendido de sus heridas. Al día siguiente el general Garrison anunció su retiro.

Fuentes Documentales:

https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Mogadiscio

http://photo-historia.blogspot.com/2011/12/la-verdadera-historia-de-black-hawk.

htmlhttp://www.ciberdocumentales.com/ver/729/la-verdadera-historia-de-black-hawk-derribado/

Jordi Carreño Crispín

Algo más murió con Olof Palme. La izquierda o la vieja guardia trasnochada.

Vivir de aspiraciones y utopías, vivir pensando en la socialización de las sociedades, la igualdad social y la justicia del individuo como tal, para un bien común y social.

El dogma de la izquierda vieja y trasnochada que juega a despotricar contra cualquier sistema que no sea afín sus objetivos e intereses, que juega a las revoluciones inconclusas desde que el hombre es hombre y que ya ha demostrado por activa y pasiva que el socialismo, el comunismo, el anarquismo y el resto de “ismos” no han dejado de ser más que modelos políticos y sociales inoperantes (a la historia me remito), que aluden diferentes motivos justificados en circunstancias estructurales o idiosincráticas por imperativos: territoriales, históricos, culturales, religiosos y revolucionarios que se complementan con los coyunturales como: períodos de crisis económica, catástrofes, guerras, peligros o supuestas emergencias de muy distinta naturaleza, vacíos de poder, falta de consenso, de liderazgo, corrupción, etc.; pero siempre como la plasmación política de un proyecto ideológico.

Tanto predicar la excelencia social, la justicia y la igualdad para terminar formando parte del entramado socioeconómico y político de los diferentes sistemas que absorben las ideologías en pragmatismos y realidades: El dinero y el poder. La izquierda, un pensamiento noble, romántico e inoperativo que finalmente hace bueno el famoso refrán popular eclesiástico de: “haced lo que yo diga y no lo que yo haga”.

Tanto criticar la corrupción, la prevaricación, el abuso de influencia, etc., y los primeros casos de la llegada al poder sólo demuestran que los cambios que se votan, se votan para más de lo mismo, pero con un halo romántico. Alcaldesas supuestamente de conducta intachable que mantienen en sus equipos a energúmenos de corte xenófobo o colocan en puestos de interés y del erario público a familiares directos, subidas de sueldos a razón del 20 o 30% con recortes en los presupuestos municipales de salida o bajadas de sueldo directas con el incremento más directo del número de asesores y medradores del sistema, alcaldes que van en bicicleta a ocupar su cargo los primeros días para salir bien en la foto y luego no pueden pasar sin el coche oficial, alcaldesas que paran durante un año el desarrollo infraestructural de sus ciudades para estudiar las necesidades al tiempo que generan políticas de vaciado de las arcas para beneficio social (necesario pero desequilibrado), asesores de 20 años nombrados a dedo y en contra de los supuestos socios de gobierno, políticas anti taurinas o anti religiosas por costumbristas etc, etc. ¿Y este era el cambio que tanto nos cacareaban los gallos revolucionarios contra el medievo político?. Y ejemplarizantes casos de sociedades que deben ser modelos a seguir como Venezuela, Grecia, y… ¡Vade Retro Satanás! si eso es lo mejor que nos pueden ofrecernos las izquierdas.

No importa hacer comparaciones, son odiosas y además con la derechona casposa y anquilosada en el pensamiento unidireccional, esos, esos ya nos han demostrado por activa y pasiva quiénes son, y qué hacen.  A los juzgados me remito.

Sí, echo de menos esa izquierda pragmática capaz de casar las políticas económicas con las sociales, la izquierda moderna adaptándose a los nuevos tiempos tecnológicos y de globalización, la izquierda que todavía cree en la democracia de la mayoría y no en la verdad de su democracia, la izquierda capaz de generar socialismo y riqueza al tiempo, la izquierda de modelo sueco que un día creó Olof Palme y que supo casar lo dogmático con lo pragmático.

Lo demás me parecen todos cantos de sirenas ñoños de aquella vieja guardia trasnochada de capote apolillado por el tiempo y soñando en un mundo mejor, que al fin y al cabo depende únicamente de la buena voluntad de los hombres y no de las ideologías.

Jordi Carreño Crispín

Político socialdemócrata sueco Y ex presidente (Estocolmo, 1927-1986).

Político socialdemócrata sueco Y ex presidente (Estocolmo, 1927-1986).

Olof Palme.

Político socialdemócrata sueco (Estocolmo, 1927-1986). Nacido en una familia rica, Palme llegó al socialismo por convicción intelectual cuando era estudiante en Estados Unidos. A comienzos de los años cincuenta ingresó en el Partido Socialdemócrata Sueco, que llevaba gobernando el país ininterrumpidamente desde 1932, e hizo una rápida carrera política a la sombra del primer ministro Erlander (en el gobierno desde 1946): fue secretario del primer ministro, diputado y ministro, antes de que el propio Erlander le designara para sucederle al frente del partido y del gobierno cuando se retiró en 1969.

Palme completó la construcción del imponente Estado de bienestar y la definición del modelo sueco de desarrollo capitalista con fuerte protección social. En política exterior rompió con la tendencia de sus predecesores al aislamiento y la neutralidad, convirtiéndose en un pacifista activo y militando en favor de la democracia a escala mundial: apoyó la lucha de la oposición española contra el régimen de Franco, defendió los movimientos antiimperialistas del Tercer Mundo (alineándose, incluso con el régimen comunista de Vietnam del Norte, en guerra contra los Estados Unidos), combatió las intervenciones soviéticas en Checoslovaquia y Afganistán, impulsó el diálogo Norte-Sur y las negociaciones de desarme.

Enlace biografía: http://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/palme.htm

Bilderberg, el club más exclusivo del mundo…

Es probablemente el club más exclusivo del mundo por la importancia e influencia de sus miembros y participantes invitados. Son los personajes más influyentes del mundo occidental en el ámbito de la política, la economía, la alta sociedad, la educación, la comunicación, etc. Los renovados poderes fácticos o representantes de los mayores intereses de occidente para preservar su supremacía mundial.

club-bilderberg

El secretismo y la falta de transparencia sobre los objetivos y contenidos de las reuniones de este grupo de influencia o presión, club, conferencia, lobby, organización, sociedad secreta o como queramos denominarlo, deja abiertas las puertas a todas las teorías y especulaciones sobre el mismo y, cómo no, sobre sus miembros y participantes. Desde el Nuevo Orden Mundial a cualquiera de las teorías de la Conspiración o las más antiguas y secretas sectas de carácter religioso, esotérico como la masonería o los iluminati, el caso es que el Club Bilderberg no deja indiferente a casi nadie.

El club, conferencia, grupo o foro Bilderberg es una reunión anual a puerta cerrada y bajo extremas medidas de protección a la que asisten aproximadamente entre 130 o 140 personas, aquellas consideradas las más influyentes del mundo. La asistencia a esta reunión o conferencia que dura tres días es mediante invitación de los propios miembros del club y previa aprobación de su Consejo permanente. Los miembros y sus invitados se reúnen en complejos de lujo ubicados en Europa y Norteamérica donde la prensa no tiene ningún tipo de acceso. Su oficina central está en Leiden (Holanda) y el nombre procede del primer lugar donde se reunieron en el año 1954, el hotel que da nombre a este peculiar y exclusivo grupo de conferenciantes. A estas reuniones por supuesto se invita a los presidentes de los países donde se celebra dicha reunión además de los nombrados anteriormente, miembros de facto e invitados anuales.

Preocupado por el antiamericanismo que campaba por Europa a causa de la aplicación del Plan Marshall para la recuperación y ayuda de la misma por Estados Unidos después de la II Guerra Mundial, Josef Retzinger y Patric Reis hacen una propuesta para reunir a los líderes europeos para promover el entendimiento entre ellos. La idea era que los invitados fueran dos de cada país, uno conservador y el otro progresista. El príncipe de Holanda Bernardo decidió promover la idea, y el primer ministro belga Paul Van Zeeland la secundó poniéndose éstos al frente de lo que sería la primera reunión.

Setenta personalidades provenientes de 12 países participarían en 1954 en la primera reunión del Grupo, un seminario de 3 días, del 29 al 31 de mayo, que se desarrollaría cerca de Arnhem, en los Países Bajos. Los invitados se reparten entre dos hoteles cercanos pero los debates se desarrollan en el establecimiento principal por cuyo nombre se conocerá al Grupo como ya he mencionado.

Las invitaciones que se enviaron llevaban el membrete del Palacio de Soestdijk  (Una de las cuatro residencias oficiales de familia real de los Paises Bajos.) La nota decía así: «Apreciaría muchísimo su presencia en el congreso internacional, sin carácter oficial, que tendrá lugar en los Países Bajos a finales del mes de mayo. Este congreso desea estudiar cierto número de cuestiones de gran importancia para la civilización occidental y tiene como objetivo estimular la buena voluntad y el entendimiento recíproco gracias al libre intercambio de puntos de vista». Estas  invitaciones iban firmadas por el propio príncipe consorte de los Países Bajos, Bernhard Zur Lippe-Biesterfeld e iban acompañadas de varias páginas informativas de índole administrativa sobre el transporte y el alojamiento. Lo más que permiten saber es que habrá delegados de Estados Unidos y de 11 Estados de Europa Occidental y que se realizarán 6 sesiones de trabajo de 3 horas cada una.

b1954rev

Dado el pasado nazi del príncipe Bernhard, quien fue miembro de la caballería de las SS hasta su matrimonio, en 1937, con la princesa Juliana, y en el contexto del “mccarthysmo” de aquella época, resulta sino evidente, sí muy factible que las «cuestiones de gran importancia para la civilización occidental» tuvieran que ver con la lucha y expansionismo contra el comunismo.

Los dos presidentes de la reunión –el empresario estadounidense John S. Coleman y el ministro saliente de Relaciones Exteriores de Bélgica Paul Van Zeeland– mitigan la impresión de los invitados. Coleman es un militante del libre mercado mientras que el ministro Van Zeeland es un partidario de la Comunidad Europea de Defensa (CED). Finalmente, los participantes verán, en un extremo de la tribuna, a Joseph Retinger, la eminencia gris de los británicos. Todo ello parece indicar que las monarquías holandesa y británica apadrinaron la realización de la reunión en apoyo a la Comunidad Europea de Defensa y al modelo económico del capitalismo de libre mercado en oposición al antiamericanismo que promueven comunistas y gaullistas. Las apariencias, sin embargo, son engañosas. No se trata de hacer campaña a favor de la CED, sino de movilizar a las élites a favor de la guerra fría.

La personalidad escogida para convocar a los invitados fue Su Alteza Real el príncipe Bernhard porque su condición de príncipe consorte le confería un carácter estatal, sin ser por ello oficial. Tras él se dice que se escondía el verdadero promotor del encuentro: una organización intergubernamental interesada en manipular a los gobiernos de algunos de los Estados que la conforman, e incluso se asevera en algunos caos que son los Servicios Secretos de los países miembros de la (NATO – O.T.A.N en España) los verdaderos artífices de la formación del Club Bilderberg.

El éxito del encuentro animó a los organizadores a preparar una conferencia anual. Se creó un comité de dirección. Retinger fue designado secretario permanente. Al igual que organizaba la conferencia, el comité de dirección también mantenía un registro de los nombres de los asistentes y detalles de contacto, con el objetivo de crear una red informal de individuos que se podrían invitar unos a otros en privado. El propósito declarado del Grupo Bilderberg era «hacer un nudo alrededor de una línea política común entre Estados Unidos y Europa en oposición a la extinta URSS, sus países satélites y al comunismo en general que amenazaban al sistema capitalista occidental, tanto en sus políticas sociales como económicas». El economista holandés Ernst van der Beugel sustituyó a Retinger en el puesto en 1960, tras la muerte de éste. El príncipe Bernardo fue presidente de la reunión hasta su muerte, en 2004.

Durante las conferencias los asistentes se sientan siguiendo un estricto orden alfabético que los sitúa al mismo nivel. Desde hace algunos años, la organización facilita el listado definitivo de asistentes junto a una escueta nota de prensa en la que nunca se incluyen: Plan de trabajo, objetivos o  conclusiones. La selección de invitados corre a cargo del comité ejecutivo. “También existe un comité en cada país” que busca a las personas idóneas para cada encuentro. Esta falta de transparencia informativa y dado la relevancia de los miembros fomentan toda clase de especulaciones y teorías entre quienes acusan al club de tomar decisiones que afectan a la política y a la economía mundiales. La negación o cualquier tipo de aclaración a los contenidos y asuntos tratados son para muchos la confirmación del conocido “Gobierno en la sombra” o “Nuevo Orden Mundial” dirigido por este selecto grupo.

El club suele invitar a personalidades de todas las tendencias. Incluso perdona que al principio sean poco locuaces. Basta recordar a Margaret Thatcher, quien, según The Times, fue una “tímida participante” en la edición de 1975. Cuatro años después, se convirtió en la Dama de Hierro.

Una de las hipótesis más barajadas es la de que el Club o grupo de Bilderberg son el embrión de ése nuevo gobierno mundial en la sombra y que va extendiéndose desde hace años. El cuándo o cómo se termina o gestiona un conflicto bélico, la subida de los precios de los carburantes y otras energías, las bases de la economía mundial, cuándo cambian sus ciclos, las crisis y recuperaciones económicas, la socialización globalizada bajo el poder del capitalismo, la recomendación a Franco de que nombrara sucesor a Juan Carlos I, etc.etc., son algunos de los atributos y poderes que se le suponen al Club Bilderberg.

Por haber tenido supuestamente acceso a los archivos de ese club tan secreto, Thierry Meyssan señala que esta imagen es una pista falsa destinada a enmascarar la verdadera identidad y la real función del Grupo: el Bilderberg es una creación de la OTAN. Su objetivo es convencer a los líderes y manipular a través de ellos a la opinión pública para llevarla a aceptar los conceptos y acciones de la alianza atlántica.

La periodista de The Times Caroline Moorehead definía el grupo en 1977 como “un club exclusivo, quizá sin poder, pero, sin duda, con influencia”. Fue más allá al afirmar “que se reúnen secretamente para planificar acontecimientos que más tarde simplemente aparecen como que han sucedido”.

El escritor Daniel Estulin, merced a la información privilegiada que maneja desde hace años y conociendo los métodos y fines del Bilderberg, predijo el estallido de la burbuja inmobiliaria. Un artículo suyo en febrero de 2007 nos advertía de lo que estaba por venir mucho antes de que los políticos que, teóricamente, dirigen la sociedad en función de los intereses comunes, lo supieran o lo hicieran público, según los casos. Estulin, afincado en España desde hace 18 años y tras haber vivido en medio mundo, trabajó de 1993 a 2005 para el Servicio Federal de la Federación Rusa (FSB), sucesor del viejo KGB. En 1995 comprobó que lo que aquel veterano del espionaje soviético le contó en Toronto se estaba cumpliendo en Quebec. Como espía que él también era, comenzó a deshacer la madeja merced a los inmejorables contactos que fue haciendo en el intramundo de las agencias secretas. Descubre entonces que, incluso en el que es ahora su ámbito de trabajo, un mundo “de humo y espejos”, las cosas no son lo que parecen a primera, segunda y hasta tercera vista. Ni siquiera para un espía. Cuando deja su trabajo (“He vivido cosas muy duras y estaba quemado por muchas motivos”, despacha Estulin para pasar a otro tema), se queda por primera vez, sin un objetivo en la vida. Hasta que tiene una inspiración: escribir un libro sobre el Bilderberg. Tiene cajas de material suficiente para ello. Por ejemplo, decenas de fotografías a los ‘bilderbergers’ reunidos en 2004 en Stressa (Italia) y que él mismo capturó agazapado como un paparazzi: David Rockefeller, Gerhard Schröder, Durao Barroso, Felipe de Bélgica, Beatriz de Holanda, Paul Wolfowitz, Juan Luis Cebrián, Joaquín Almunia, Javier Solana, Mario Monti… Y, naturalmente, el incombustible Henry Kissinger. Este libro que Planeta dudó en imprimir tras los informes de sus servicios jurídicos, vio la luz por una decisión directa de José Manuel Lara. ‘La verdadera historia del Club Bilderberg’ (2005) se ha publicado en 82 países y ha sido traducido a 51 idiomas. En España, ocupó durante 49 semanas consecutivas el top ten de libros de no-ficción y ha vendido más de seis millones de ejemplares en todo el mundo. Demasiado ruido para que hoy Daniel Estulin tema por su seguridad.

La Reina Sofía es miembro permanente y constan también los españoles catalogados como (INT- Internacionales) Javier Solana y Joaquín Almunia, ambos por sus cargos en la C.E. Además de estos suelen participar otros miembros asiduos como: Bernardino León (Secretario General de la Presidencia del Gobierno), José Luis Cebrián (Consejero del Grupo Prisa y representante de Jesús Polanco), Ana Botín (Presidenta de Banesto) y algunos miembros más también destacados: Jaime Carvajal Urquijo, J. M. Entrecanales o Gustavo Cisneros  entre otros.

Sea como sea, ambas cuestiones no dejan de tener paralelismos e intereses compartidos y sin duda alguna, tanta poder reunido sin fin o interés concreto durante tres días; y con unas reuniones tan bien organizadas, no parece tampoco una alternativa posible y mucho menos viable para tan secreta reunión. Las reuniones de té suelen ser algo más informales.

 Jordi Carreño Crispín

Fuentes consultadas:

Libro:

LOS SECRETOS DEL CLUB BILDERBERG ISBN  9788484531685

Enlaces:

 

Página Oficial de Daniel Estulin. Autor Club Bilderberg

http://www.danielestulin.com/en

http://www.voltairenet.org/es Sociedades secretas: Lo que Usted ignora sobre el Grupo de Bilderberg por Thierry Meyssan

Enlaces de Prensa:

http://www.publico.es/…/bilderbergel-club-secreto-que-elige-lideres-mundiale..

http;//www.abc.es/…/abci-invitados-participantes-bilderberg-201306051955.ht…

http://www.revistavanityfair.es/articulos/el-clubbilderberg/16598

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un rey republicano y masón. José I o Pepe Botella, el Bonaparte a la sombra de Napoleón. (II PARTE)

José Bonaparte

José Bonaparte

José Bonaparte rey de España y las Indias.

Mientras, Napoleón está tramando su plan para España en Bayona, donde mantiene retenidos por sus disputas al trono al rey Carlos IV y su heredero Fernando VII. Tras las abdicaciones de Bayona el 5 de mayo de 1808, los derechos recayeron sobre el emperador francés, quien el 6 de Junio de 1808 publicó un decreto por el cual nombraba a su hermano José Bonaparte Rey de España, cargo que al propio José no le hacía mucha gracia ya que se encontraba muy a gusto en Nápoles y disgustando también a su cuñado Joaquín Murat quien tenía la esperanza de ser coronado rey de España pero que fue nombrado Rey de Nápoles en sustitución de José.

Antes de la llegada de José una reunión de notables es convocada en Bayona para redactar una nueva constitución que respalde a la monarquía. Ésta se basada en el Código civil Napoleónico y que sería denominada como la Constitución de Bayona. Tras jurar la constitución, el 7 de julio de 1808, José Bonaparte se dirigió a España ya como José I. Entró en Madrid el 20 de Julio de 1808 acompañado de un fuerte dispositivo militar, en un país que se hallaba en plenas revueltas contra la ocupación, revueltas que se habían extendido por todo el país como un reguero de pólvora. Prácticamente al tiempo que José entraba en Madrid el ejército Francés del general Dupont era derrotado y capturado  en Bailén por el ejército Español.

Monedas José I

Monedas José I

Ante la posterior situación militarmente adversa, José abandona Madrid para dirigirse a Burgos, Miranda del Ebro y finalmente a Vitoria el 22 de septiembre de 1808 donde establece su cuartel general hasta la llegada de  su hermano Napoleón se dirige a España con un gran ejército. Tras las victorias militares de Napoleón, José Bonaparte, vuelve a entrar en Madrid de nuevo el día 22 de enero de 1809; pero José no se siente a gusto y siente el rechazo de la población hacia él, de hecho escribe a su hermano: “No tengo ni un solo partidario aquí, todos parecen odiarme…

El reinado de José I en España, estuvo permanentemente marcado por la Guerra de la Independencia, constantemente buscó apoyo en los grupos de los ilustrados españoles, sobre todo en los llamados afrancesados, denominados así por su afinidad a las ideas de la revolución y a priori más permeables a la ideología de la invasión napoleónica de España a través de una concepción de Estado más liberal y erudita, para poder conseguir hacer triunfar un programa reformista para el cual el pueblo español y las instituciones  no estaban preparados, y  que se basaba en la  Constitución de Bayona.

Escudo Real de José I

Escudo Real de José I

José Bonaparte, nunca fue del agrado del pueblo, primero porque no era español, segundo porque tanto el pueblo como la nobleza desconfiaban de él, y sobre todo del imperialismo de su hermano, considerándoles a ambos invasores. Tanto es así que para desprestigiarlo aún más popularmente el pueblo empezó a llamarle de modo despectivo con los motes de Pepe Botella o Pepe Plazuelas (*); aunque éste no era aficionado a la bebida y por la gran cantidad de plazas que creó en Madrid. A pesar de que intentaba por todos los medios atraerse la simpatía del pueblo más llano, otorgando leyes populistas y organizando fiestas y eventos, la verdad es que cada vez era más impopular entre el  pueblo español, que le consideraban como el  representante de la opresión francesa y de la invasión, además de títere de su hermano. Nunca dejó de ser un usurpador para ellos. En muchas ocasiones este rechazo a su actitud conciliadora venía dado por los desmanes que cometían las tropas francesas contra la población civil.

En enero de 1810 dirigió personalmente la campaña andaluza del ejército francés. Un año después en 1811, después un viaje a París para conocer a su sobrino, hijo y heredero de su hermano Napoleón I, aprovechó para intentar convencer a su hermano de abandonar su cargo, pero éste se lo impidió.

Cortes de Cádiz

Cortes de Cádiz

En 1812, al constituirse las Cortes de Cádiz, intentó infructuosamente alcanzar un acuerdo con ellas. Sin embargo, las derrotas francesas como la del 22 de julio de 1812 en Arapiles, en la que Wellington derrotó al Mariscal Marmont, José I abandona de nuevo la capital de España para refugiarse en Valencia junto al mariscal Suchet. En invierno vuelve a Madrid gracias a que Wellington no supo explotar su éxito. Posteriormente, en la campaña de 1813 se marcha por última vez de Madrid para refugiarse en Vitoria donde decide plantar cara al ejército aliado, sufriendo una desastrosa derrota el 13 de junio de 1813, las tropas francesas abandonan definitivamente la península.

En diciembre de 1813, se firma el tratado de Valencia y, por el que su hermano Napoleón Bonaparte devuelve a Fernando VII el trono de España.

El 13 de marzo de 1814 Fernando VII regresa a España mientras José Bonaparte regresa a París. Una vez allí es nombrado Lugarteniente del imperio, lo que de facto hace que sea quien gobierne el imperio en ausencia de Napoleón. Tras la primera abdicación de Napoleón se exilió a Suiza, para unirse a él de nuevo durante los Cien Días.

Su impronta como rey de España:

Pese a no ser muy popular, José I intentó mejorar las condiciones del país con sus reformas de corte liberal, promulgando leyes de educación, creando el Ministerio de la Policía, antecedente histórico del actual Ministerio del Interior. También publicó (diciembre de 1809) el anuncio de fundación de un museo de Bellas Artes, bajo la denominación de Museo Josefino. Su pretensión era equiparar culturalmente a Madrid a otras capitales europeas que ya contaban con museos reales abiertos al público. Por otro lado, con dicha institución pretendía retener las obras de arte que su hermano Napoleón y ciertos militares franceses estaban expoliando al patrimonio nacional y se iban para Francia. El museo como tal no llegó a fundarse; fue su sucesor en el trono español, Fernado VII, quien abordó su creación y lo inauguró en 1819, como Museo del Prado. También intentó acometer el proyecto de unión entre el Palacio de Oriente y la Puerta del Sol, proyecto que quedó inconcluso. Como ya hemos apuntado anteriormente, de su mano se instauró la masonería con el nacimiento de la Gran Logia Nacional de España de la que fue Gran Maestre.

Su estancia en América y últimos años.

Tras la definitiva derrota de Waterloo el clan Bonaparte fue expulsado de Francia y José se trasladó a América, estableciéndose en las inmediaciones de Filadelfia. Durante este periodo se enriqueció gracias a las inversiones que realizó a base de objetos de valor expoliados durante su reinado en España. Compra una enorme hacienda llamada Point Breeze de más de 1000 acres de extensión cerca de Bordentown.

Durante este periodo mantiene contactos con otros refugiados del periodo napoleónico. También recibió visitas de los representantes por la independencia Mexicana buscando apoyo económico a su causa. Le llegaron a ofrecer el trono de México, el cual rechazó al considerar que una república era lo más conveniente para el país.

Durante este periodo mantiene comunicación con su hermano, prisionero en Santa Elena y se convierte en punto de referencia para muchos exiliados franceses.

El 10 de agosto de 1821 recibe la noticia de la muerte de su hermano en Santa Elena, tras lo cual pasa a ejercer como cabeza del clan Bonaparte.

Durante este periodo también es frecuentado por importantes políticos estadounidenses, y mantiene relaciones amorosas con varias mujeres ya que su mujer y sus hijos a las que no había afectado la orden de exilio del clan Bonaparte permanecen en Europa.

En 1832 se traslada a Liverpool y Londres y en 1840 sufre una apoplejía que le deja prácticamente inválido, en atención a su estado de salud el gobierno francés permite su regreso al continente. En 1841 se instaló en Florencia, ciudad en la que moriría tres años más tarde, el 28 de julio de 1844, donde es enterrado en la iglesia de Santa Croce. Sus restos son trasladados  por su sobrino Napoleón III en 1862 junto a la tumba de su hermano en el cementerio de Los Inválidos de París, y donde reposan actualmente sus restos.

 (*) ¿Por qué le llamaban Pepe Botella? 

Pepe Botella

Pepe Botella

Consabida es la conocida afición española a rebautizar con motes, sobre todo de modo picaresco o despectivo, José I no fue una excepción en ello; ante todo, porque nunca tuvo el beneplácito del pueblo, ya que era considerado un usurpador del trono y un represor imperialista, amén de ser el máximo representante del afrancesamiento español. En ese afán de desprestigiarlo empezó a correr la fama de su afición, por otra parte incierta, a la bebida. La verdad es que el nombre le vino posiblemente por una de sus primeras medidas, que fue la de hacer desaparecer el impuesto sobre los alcoholes y la liberización de los horarios de las botillerías. De ahí surgió el sobrenombre y la alusión a él como un borracho, a pesar de que él como hemos apuntado no era un gran bebedor. Esa fama devino en el populacho por las coplillas que se le cantaban a modo de mofa:

“Pepe Botella, protector del cultivo de uvas y experto catador de cubas…”

“Cada cual tiene su suerte. La tuya es ser borracho hasta la muerte…”

“Pepe Botella, baja al despacho. – No puedo ir porque estoy borracho…”

Por Jordi Carreño

 Enlaces:

Revista Historia National Geographic. Páginas 15 a la 20.

http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/personajes/6581.htm

http://www.napoleonbonaparte.es