Historia de Palma (Mallorca)

Palmeria o Ciudad de Palma, Medina Mayurca, Ciudad de Mallorca, Palma de Mallorca y Palma o Ciutat.

palma-mallorca-vista-general-644x362-1

Vista de la Bahía y Catedral de Palma desde el bosque del Castillo de Bellver

La ciudad moderna ubicada a 13 metros sobre el nivel del mar se constituye en nueve localidades repartidas en cinco distritos que alcanzan los 560.240 habitantes repartidos en una superficie de 1015,88 km² siendo la octava mayor ciudad del Estado.

La ciudad estratégica se ubica en la parte occidental del mar Mediterráneo a unos 250 Km del este de la península Ibérica, Palma es una ciudad construida y reconstruida desde sus primeras murallas hasta la sierra de Na Burguesa y el Prado de Sant Jordi por un lado y que actualmente se extiende apuntando hacia el Pla de Mallorca limitando con el término de Marratxí y la Serra de Tramuntana.

Antes de hablar de la capital de Mallorca y capital administrativa de las Illes Balears (islas Baleares) hemos de situarnos en la cultura del hierro, en la época postalayótica para entender cómo estaba constituido el archipiélago Balear, ya que los primeros datos sobre el origen de la Ciutat de Mallorca (antes Palma de Mallorca) debemos remontarlos a la época romana, concretamente al año 123 aC ya que no se disponen datos arqueológicos ni referencias anteriores, por tanto, la diversidad cultural que formaban las islas tiene su relevancia.

Hay que diferenciar a Mallorca, Menorca y Cabrera conocidas como las Islas Gimnesias (Gymnēsiai o Gymnesiae que era como los antiguos griegos las denominaron tal y como aparece en la obra “Ora marítima” de Avieno, de la que sólo se conservan 713 versos en total, y en la que se recoge la primera fuente escrita sobre Hispania) de Ibiza y Formentera, las Islas Pitiusas (Pytiussae: Pytiusa y Ophiussa) conocidas también como Ebusus y Colubraria que pertenecían al llamado mundo ebusitano-púnico considerado como una cultura avanzada, cercana en modos a las culturas helénica y latina.

Así que nos situamos en las Gymnesiae-Bali(a)rides, o las islas de los honderos de donde procede etimológicamente el nombre del archipiélago, del griego ba’lé (señor de, maestro de) y ballein o yaroh (lanzar) cuyo significado es el de «maestros del lanzamiento». Los pobladores de Mallorca y Menorca iniciaron esa especialidad, la de prestigiosos y valientes guerreros mercenarios en su actividad como honderos – verdaderos especialistas en lanzamiento de piedras con hondas como armas ligeras- , desde, al menos, finales del siglo V a.C., siendo reconocidos como feroces luchadores como tales por cartagineses y romanos, y destacando por su forma de actuar en la táctica basada en unidades de infantería ligera que intervienen al inicio de la batalla con notable efectividad, según narran las fuentes como los estudios de Nadal, De Miguel o Pere Josep Carrió Villalonga.

honderos-combate2

Honderos de Mallorca.

Lo cierto es que la vida de estas islas siempre ha estado vinculada con su posición estratégica dentro del Mediterráneo occidental. La necesidad de su control fue la causa principal la intervención romana para mantener estratégicamente el control marítimo, las conexiones entre el Imperio e Hispania y un punto militar y de comercio que apuntaba ya a África y Oriente.

La decisión de atacar Cartago en el 146 a.C., fue en parte debida a que volvía a ser un potencial peligro para las aspiraciones de Roma, de ahí la importancia de asentarse en las islas para asegurarse el control de toda esta zona del Mediterráneo occidental.

Así es cómo a partir del 121 aC, el general romano Quinto Cecilio Metelo que, por orden de Tito Livio y el Senado de Roma, en la segunda guerra Púnica, tiene la orden de posicionarse en la isla para luchar contra los cartagineses en el afán del Imperio Romano de mantener su domino en la Hispania Citerior y la Ulterior (península e islas).

El primer objetivo del contingente instalado en las islas, una vez acabada la contienda era conseguir la pacificación en el archipiélago instaurando un gobierno de protectorado imperial para convencer a quienes quisieran utilizar esa ruta de que se podía navegar tranquilamente por el mar baleárico y atracar y comerciar en estas islas, puesto que no había problemas al estar protegidas por el imperio, es así como en el año 123 aC., el general romano ya llamado por su éxito Quinto Cecilio Metelo Baleárico funda sobre el primer campamento romano con puerto en las islas llamado “Palmeria” la capital iniciando su estructura entre las calles de San Roque y la calle del Estudio General Luliano que fueron los antiguos ejes del cardo y decumanus de la ciudad y en cuya intersección se ubicó el foro, punto neurálgico de la ciudad romana.

El área de esta primera ciudad corresponde al actual barrio de la Almudaina, la cual fue fortificada. Se conserva una puerta de esta muralla: la de la calle de la Almudaina. Se inicia el período de crecimiento y riqueza en las islas donde los asentamientos romanos como Pollentia (Ciudad de Poder), ganado a los fenicios se conectan para comerciar con Cartago y el resto de África a través la actual carretera que une ambas poblaciones y que sigue la antigua vía romana.

Alñmoina vista pájaro

Barrio de La Almudaina, el más antiguo de la ciudad y donde se instauró el campamento de Palmeria de Quinto Cecilio Metelo

Pero no es hasta el año 379 con Teodosio el Grande que la ciudad es nombrada asiento principal de Mallorca o capital de las islas que hasta entonces habían dependido administrativa y políticamente a Tarraco (Tarragona) durante los periodos entre el reino de Augustine (31 BC–14 AD) hasta la muerte de Constantino en 337 donde los habitantes de las Islas Baleares mandaron una diputación al emperador para que los asistiera contra la plaga de conejos que estaba destruyendo el trigo en la isleta conocida como Conejera.

Fue la fragmentación del Imperio romano y el mandato del Emperador Honorius (384-423) que dejo abiertas las puertas de España, y consiguientemente de Mallorca a Gunderico, rey de los Vándalos bárbaros o vándalos y bizantinos que derrotó al ejército romano al mando de Flavio Castino apoderándose de las islas.

Se inicia el período llamado de “los siglos oscuros” que abarca desde los siglos V y IX donde se documenta la llegada de los judíos a Mallorca asentándose en la ciudad donde crean la primera judería que, probable fuera destruida cuando el general bizantino Belisario expulsó a los vándalos en el año 534. Después de esta fecha, no hay más noticias sobre la presencia judía en Mallorca hasta la expedición a Mallorca de Ramón Berenguer III en el año 1114.

902695

Calle de la antigua judería de Palma- Carrer de la Torre de L’Amor

Es a partir del 903 cuando la antigua ciudad romana de Palma que se hallaba prácticamente abandonada y es de nuevo conquistada por el musulmán Isam al-Khawlani que se hizo con el control de la isla y la ciudad.

Aljibe del Palau Reial de Palma de Mallorca

Nace Madina Mayurqa que es el nombre árabe de la ciudad que iniciaba un nuevo desarrollo y crecimiento hasta la reconquista cristiana del Rey Jaume I. Ciudad que adaptaron a sus necesidades construyendo nuevas posadas, baños árabes y mezquitas (el campanario de la catedral de Palma corresponde a la más grande de ellas) y aunque inicialmente respetaron en parte el antiguo trazado urbano este fue rápidamente modificado para crear la nueva ciudad levantada de sus ruinas construyendo su red de aljibes de agua, el de Baluard de Sant Pere que abastecía la parte baja de la ciudad y el del Palau Reíal de la Almudaina entre otros como los más importantes a partir de la canalización del agua proveniente de la fuente de la Villa sita a seis kilómetros de los muros de la ciudad creando la red hidráulica de la ciudad. Se construyó el alcázar dentro la Almudaina y la ciudad reinició un nuevo período de riqueza, desarrollo y crecimiento demográfico que provocó su ampliación fuera de las murallas romanas. Es a principios del siglo XI donde se ejecutó el ensanche de la ciudad en un ambicioso proyecto rodeando con luna nueva muralla la nueva ciudad que corresponde a lo que hoy denominamos Ciudad Antigua (Ciutat Vella o antiga).

Campanario de la Catedral de Santa María de Palma. Antiguo minarete de la Mezquita

En el año 1114 la rebelión de Pisa contra las incursiones musulmanas inicia lo que sería posteriormente la llamada “razzia pisano-catalana” o asalto pisano-catalán a Madina Mayurqa orquestada por los nobles pisanos y catalanes con el apoyo de la Santa Sede para lanzar un ataque contra el emir de Mallorca, la república de Pisa nombró a doce nobles para que formasen una embajada ante el Papa Pascual II, el cual les ofreció el privilegio de cruzada. Enseguida invitaron a sus vecinos a unirse a la campaña militar contra la isla balear. Roma, Luca, Florencia, Siena, Volterra, Pistoia, Lombardía, Cerdeña y Córcega se unieron. Génova —ciudad rival— fue la única que no quiso participar.

En el verano de 1114 se inició la expedición pisano-catalana. Unas quinientas naves zarparon de Salou para dirigirse a la desembocadura del Ebro. Desde allí pusieron rumbo a Ibiza y, al llegar a la isla, la tomaron. Al controlar la mayor de las pitiusas se conseguía tener la retaguardia protegida mientras se lanzaban al asalto de Mallorca. El 22 de agosto de 1114 la expedición militar arribaba a la bahía de Madina Mayurqa donde se inició el primer intento de toma de la ciudad que quedó medianamente destruida aunque no fue dominada hasta el 1229 por el rey Jaime I (El rei Jaume I).

La conquista de la isla por parte del rey de Aragón significa un antes y un después en la historia de Mallorca y, por extensión, de las Islas Baleares. Es a partir de 1229, con la creación del Reino de Mallorca, cuando se sientan las bases de la sociedad mallorquina actual: la religión, la cultura, las instituciones, las costumbres, la lengua.

Medina Mayurqa pasó a llamarse Ciudad de Mallorca. Es a partir de 1249 cuando se organizó toda la isla a partir de un gran municipio llamado universidad. Las autoridades ejecutivas de este nuevo gobierno fueron denominados jurados. Ya en el siglo XIV, los jurados disfrutaron de un consejo asesor que con el tiempo se convirtió en el Gran y General Consejo. Durante la edad media y la edad moderna la ciudad de Mallorca creció lentamente dentro la muralla.

Plano_de_Mallorca_Antonio_Garau

Muralla de la Ciudad de Mallorca

En 1391 es asaltado el barrio judío iniciándose las primeras conversiones ante el acoso de los agricultores que durante la Revuelta Foránea de 1450 y las Germanías de 1521 los agricultores y artesanos se hicieron con el poder del Reino, son los hechos belicosos más destacables, los cuales se pueden añadir episodios puntuales de enfrentamientos entre las diferentes grupos o clanes. Es con el Edicto de Granada en el año 1492 ordenado por los Reyes Católicos que se ordena la expulsión de todos los judíos del reino y por el que  se inicia el proceso de reconversión definitivo con una integración forzosa que llevó al nacimiento de un nuevo grupo social en la isla de los descendientes de una parte de aquellos judíos mallorquines conversos al cristianismo que serían llamados “xuetas” o “chuetas” (comedores de tocino para demostrar su conversión) o “juetas” (descendientes de judíos) de y, que siguieron en su mayoría asentados en las juderías que iban desde la Almudaina hasta la calle platería adaptando sus apellidos.  Hoy en día muchos de los apellidos de la isla proceden de los judíos conversos.

En el año 1715 las tropas borbónicas del rey Felipe V entraron en la ciudad, los jurados de la que se habían declarado a favor del archiduque Carlos fueron destituidos hecho que provocó la aprobación de un nuevo decreto denominado “Decreto de Nueva Planta”, en virtud del cual desaparecen las instituciones civiles creadas en el 1229 y que habían configurado el Reino de Mallorca.

Es aquí donde se recuperará el nombre antiguo de Palma, que sustituyó al de la ciudad de Mallorca. Administrativamente la ciudad se organizó a partir del modelo castellano. Se creó el Ayuntamiento de Palma, el cual heredó la casa de los Jurados y del Gran y General Consejo, con su mobiliario, del que destaca especialmente la galería pictórica de los hijos Ilustres de Mallorca.

Durante la Guerra de Independencia o del Francés (1804-1814) Mallorca no fue escenario de ningún campo de batalla, sin embargo esto no quiere decir que en viviera al margen. Palma se convirtió refugio de muchos peninsulares haciendo crecer la ciudad desordenadamente. En todo caso, resaltar que la llegada de los refugiados provocó una transformación sin precedentes en la ciudad donde los refugiados fueron acogidos en casas particulares y campos de refugiados ubicados en los actuales terrenos de Son LLàtzer. Como ejemplo importante, “La Casa de La Moneda de Cataluña” o la imprenta que estaba a manos de los hermanos carmelitas en toda España también pasaron a Mallorca con todos sus empleados, tema de tal calado e importancia que fue tratado como de Estado por las Cortes Generales de Cádiz, pudiendo continuar así con sus acuñaciones e impresiones. A pesar de este repentino incremento de población, Palma siguió creciendo intramuros. Sólo arrabales como Santa Catalina o el Molinar extendían tímidamente.

1300782323_0

La tradición impresora en Mallorca se inició con Bartolomé Caldentey y Nicolás Calafat que crearon la primera imprenta en Miramar hacia 1485 pero fue la familia Guasp en 1579 la que inició la dinastía librera y de impresores en Mallorca

No es hasta 1900 que Palma aprobó el Plan Calvet de urbanismo, con el que la ciudad se ensanchó mucho más allá de las murallas defensivas iniciándose este en el año 1902 con el derribo de estas, con lo cual empezó el actual ensanche la ciudad, proceso que sólo se interrumpiría dramáticamente durante la Guerra Civil.

Es en los años cincuenta, durante el franquismo cuando la industria turística se desarrolló con fuerza y llegó a ser el primer motor de la economía isleña. Cuando a finales de los años setenta se recupera el sistema democrático en España, Palma ya es una capital turística inmersa en un proceso modernizador y se vuelve a producir un importante crecimiento urbano que se ha alargado hasta casi la primera década del siglo XXI y en la que actualmente estamos inmersos.

“Quietud, quietud… Ya la ciudad de oro
ha entrado en el misterio de la tarde.
La catedral es un gran relicario.
La bahía unifica sus cristales
en un azul de arcaicas mayúsculas
de los antifonarios y misales.
Las barcas pescadoras estilizan
el blancor de sus velas triangulares,
y, como un eco que dijera: “Ulises”,
junta aliento de flores y de sales”.

A la ciudad de Palma. Poema de Rubén Darío.

Por Jordi Carreño Crispín @JordiCarreño @JordiCris

Fuentes y enlaces documentales:

  1. Enciclopedia Catalana. Història de les Illes Balears de Ernest Belenguer. Tomos I y III
  2. Història de la Corona d’Aragó. L’ Època Mediaval de Ernest Belenguer Vol. I De Peronella I Ramon Berenguer IV a Ferran II.
  3. Cronologia d’Història de Catalunya, País Valençià i Illes Balears

‘L’Illa dels foners’ de Josep Carrió Villalonga

Las islas Gimnesias (Mallorca y Menorca) https://www.arqueobalear.es/las-islas-gimnesias.htm  

Origen etimológico de las Islas Baleares: www.historiaclasica.com › 2008/04 › origen-etimolgico-del-trmino-islas

Los Honderos de Mallorca  www.tourism-mallorca.com/foners
Transcripció: Antoni Genovart Espinosa.

PDF Ora Marítima de Avieno; https://www.ulpgc.es/hege/almacen/download/27/27321/oramaritimadeavieno.doc

Biografías y Vida: Teodosio “El Grande” https://www.biografiasyvidas.com › biografia › teodosio

PDF Los Siglos Oscuros de Mallorca por Rosselló Bordoy http://ibdigital.uib.es/greenstone/collect/mayurqa/index/assoc/Mayurqa_/1973v10p/077.dir/Mayurqa_1973v10p077.pdf

Palau Reial de la Almoina https://www.patrimonionacional.es/real-sitio/palacio-real-de-la-almudaina

Antiguos depósitos de agua en la ciudad de Palma: un patrimonio oculto.  https://issuu.com/medinaazahara/docs/cuadernos_medina_azahara_07_20

Xuetas, Chuetas o Juetas: https://www.enlacejudio.com › 2015/02/21 › chuetas-xuetes-juetes-la-histo

Enlace Història de Palma de L’Ajuntament de Palma https://www.palma.cat › portal › PALMA › contenedor1

Enlace recomendado: Fotos Antiguas de Mallorca en blogspot https://fotosantiguasdemallorca.blogspot.com/

Enlaces de este mismo blog por   Jordi Carreño @JordiCris

  1. Historia breve de la Conquista de Mallorca. | Jordi Carreño …
    https://jordicarreno.wordpress.com › 2013/09/08 › historia-breve-de-la-co…
  2. La Seu, la Catedral de Santa María de Palma la gran desconocida de los mallorquines… I Jordi Carreño … https://jordicarreno.wordpress.com/2013/09/24/la-seu-la-catedral-de-santa-maria-de-palma-la-gran-desconocida-de-los-mallorquines
  3. “Puig de sa Morisca”… Desde los talayotes hasta la Conquista de Jaime I I Jordi Carreño …  https://jordicarreno.wordpress.com/2013/05/20/puig-de-sa-morisca-desde-los-talayotes-hasta-la-conquista-de-jaime-i/
  4. Un rey republicano y masón. José I o Pepe Botella, el Bonaparte a la sombra de Napoleón. (I PARTE) y (II PARTE)  https://jordicarreno.wordpress.com/2013/11/18/un-rey-republicano-y-mason-jose-i-o-pepe-botella-el-bonaparte-a-la-sombra-de-napoleon-i-parte/  https://jordicarreno.wordpress.com/2013/11/18/un-rey-republicano-y-mason-jose-i-o-pepe-botella-el-bonaparte-a-la-sombra-de-napoleon-ii-parte/

  5. LA VERDAD HISTÓRICA DE LA GUERRA CIVIL, EL FRANQUISMO Y LA REPRESIÓN. Parte I y Parte II  https://jordicarreno.wordpress.com/2019/10/12/la-verdad-historica-de-la-guerra-civil-el-franquismo-y-la-represion-parte-i/  https://jordicarreno.wordpress.com/2019/10/20/la-verdad-historica-de-la-guerra-civil-el-franquismo-y-la-represion-parte-ii/   

Nota: algunos enlaces están indexados a la enciclopedia libre WIKIpedia para complementar información considerada de interés.

Migraciones I: Las primeras migraciones de la prehistoria y los primeros refugiados climáticos.

Los seres humanos iniciaron sus grandes migraciones desde África hace más de 65.000 años, y, aunque hasta poco no se reconocían grandes migraciones del Australopitecos se han hallado muestras de flujos migratorios indicando de que estas se iniciaron hace más de 150.000 años desde el continente africano.

migracionNeandertal

Palabras Clave/Etiquetas: #migraciones #historiauniversal #neandertal #australopitecos #homosapiens #pleistoceno #holoceno #posglacial #dryasreciente #glaciacionwurn #prehistoria #periodocuaternario

La migración más importante de los bípedos, desde el Homo Neardental al Homo Sapiens (hombre moderno) hacia Europa coincidió con un periodo de cambio brusco en las condiciones climáticas en África que varió la fase húmeda llamada “Sáhara Verde o Húmedo” hacia unas condiciones de sequía más fuertes que las actuales.

Según las teorías más tradicionales el Homo Habilis evolucionó hace 1,5 millones de años aproximadamente hacia el Homo Erectus, especie que llegó a habitar gran parte del Viejo Mundo, desde África hasta China e Indonesia inclusive. Sin embargo, se cree que tres especies de Homo habrían llegado a convivir entre hace 1,7 y 2,03 millones de años, Homo Erectus, Homo Habilis y Homo Rudolfensis.

Durante el Pleistoceno medio inferior (600 mil a 275 mil años), los homínidos se extendieron a partir del África tropical migrando hacia el norte de África y desde ahí a Europa del este, desde allí hasta China e Indonesia ocupando el sur de Asia. Los fósiles más antiguos de este grupo pertenecen al estadio evolutivo conocido como pitecántropo u Homo Erectus.

En el Pleistoceno medio superior (275 mil a 95 mil años) con la probable excepción algunos pitecántropos sobrevivientes en Java y norte de África, el Homo Sapiens se había distribuido por África, Europa occidental y meridional, llegando hasta la actual Alemania aproximadamente, Asia meridional cubriendo Arabia, India y China y zonas de Indonesia adaptándose a diferentes medios geográficos. Los primitivos asiáticos y africanos concentrados en prados y valles, mientras que los colonizadores europeos optaron por estar cubiertos en los bosques.

Mientras que en el Pleistoceno superior (95 mil a 10 mil años). El hombre de Neanderthal, representado por un conjunto de huesos fósiles descubiertos en yacimientos de Europa, África del norte y el Próximo Oriente y fechados en la primera parte de la denominada glaciación Würn o Wisconsin en América, también  conocidas popularmente como, Edad de Hielo. Durante esta etapa aprendieron a confeccionar sus ropas con pieles preparadas, lo que les permitió internarse en las frías regiones del Asia Central, hasta Uzbekistan.

neandhertal.jpg

Entre los 40 mil y 30 mil años, aparece el Homo Sapiens-Sapiens, la evolución al hombre moderno, actual, que comenzó a dominar y a reemplazar a los Neanderthales, con quienes tal vez pudieron llegar a cruzarse. Hay teorías que hablan de que la extinción de estos se produce por la llegada del Homo Sapiens Sapiens.

Estos nuevos Homo Sapiens nos introducen en un nuevo tipo de cultura, el Paleolítico Superior, cuyos restos se encuentran distribuidos en las áreas continentales de Europa, el norte de África y Asia meridional y de donde conseguimos encontrar las primeras grandes expresiones artísticas, el llamado arte prehistórico, como las pinturas rupestres.

a631b5fad6b04d1c56c515869de122654c1bb5d2_original

Luego se produjo la última gran expansión humana; la migración hacia el sudoeste llegando a Australia, por un lado, y hacia el norte hasta Siberia; y desde allí, por el estrecho de Bering, puente continental debido a las glaciaciones, llegaron a tierras americanas.

Queda claro que las migraciones humanas se iniciaron a causa de la búsqueda de comida y nuevos territorios en los que sobrevivir. Hasta el Holoceno, o periodo posglacial, que ocupa la última y actual época del período Cuaternario que comenzó hacia el 10.000 a. C. al finalizar la fase de frío denominada como Dryas Reciente y que pertenece a la última glaciación, la raza humana apenas había sufrido cambios importantes en su peregrinaje de casi un millón de años y, el número de pobladores de la Tierra no pasaba del millón de individuos que se encontraban distribuidos por el Viejo Continente formando pequeños grupos familiares que se dedicaban a la caza, pesca y la recolección. – ver estudio de Óscar Arce Ruiz. en la Gazeta de Antropología, 2005, 21, artículo 22 · http://hdl.handle.net/10481/7189 · Versión PDF Publicado: 2005-08 Cazadores y recolectores. Una aproximación teórica. –

Por Jordi Carreño Crispín @JordiCris

Fuentes: Citadas y enlaces o link señalados.

La Prehistoria y su metodología– UNED / Autores: Fernández Vega, Ana María; Hernando Grande, Amparo; Jordá Pardo, Jesús F.; Maíllo Fernández, José Manuel; Muñoz Ibañez, Francisco Javier; Quesada López, José Manuel; Ripoll López, Sergi.

Prehistoria I: Las primeras etapas de la humanidad (Manuales). UNED / Autores: de Sergio Ripoll López, Joaquín Roberto Bárcena, Jesús Francisco Jordá Pardo, José Manuel Maíllo Fernández, Francisco Javier Muñoz Ibáñez, José Manuel Quesada López

El Arte en la Prehistoria. UNED / Mario Menéndez, Martí Más y Alberto Mingo.

Gazeta de Antropología, 2005, 21, artículo 22. Óscar Arce.

Homo Sapiens Sapiens en Diario de Atapuerca: Pdf : diariodeatapuerca.net/Homosapiens.pdf

Historia Universal:
https://mihistoriauniversal.com/prehistoria/migraciones-humanas-poblamiento-hombre/

National Geographic / Héctor Rodríguez
www.nationalgeographic.com.es/…/los-seres-humanos-emigraron-desde-africa-hace-6…

Inmigración de la Humanidad
https://create.piktochart.com/output/15507800-new-piktochart

 

La Seu, la Catedral de Santa María de Palma la gran desconocida de los mallorquines…

 catedralpalma2

La Catedral de Palma ostenta la categoría de Basílica que le fue concedida por el Papa Pío X y es uno de los conjuntos monumentales más emblemáticos de la isla de Mallorca porque sintetiza perfectamente los últimos ocho siglos de su historia juntamente al Castillo de Bellver. Su majestuosa imagen, como la de una gran nave sobre el mar domina la bahía de la ciudad de Palma, de forma atractiva y espectacular, sorprendiendo a primera vista al viajero y suscitando la curiosidad del visitante. La Catedral de Palma cuenta hasta la fecha con 783 años de historia documental y fue declarada Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1931.

La Catedral lidera un conjunto monumental que evoca las culturas que precedieron la conquista de Madina Mayurqa o la Mallorca musulmana, el 31 de diciembre de 1229, por parte del Rey Jaime I, rey de Aragón y conde de Barcelona. El Conquistador, siguiendo la costumbre de la época y cumpliendo la promesa realizada a la virgen durante la gran tormenta que les azotó en la travesía emprendida para la conquista de la isla, consagró la antigua mezquita a la Virgen María y preparó la construcción de un templo de nueva planta a partir del minarete que actualmente es el campanario, acorde con el estilo de la época. (TITULARIDAD MARIANA: Emblema y representación de la Iglesia, el templo mismo representa a María, especialmente la Catedral o Iglesia madre. Símbolo, pues, de la Virgen soberana es la augusta Catedral y que comenzada por Jaime el conquistador, grande como su fe y magnífica como su piedad, fue precisamente dedicada ala Reina de los cielos)

catedralpalma3

Hay indicios documentales, a partir de 1230, relacionados con la obra de la Catedral. Constan encargos al maestro Ponç realizados en 1256, a cuenta del Obispo Ramón de Torrella, el primer obispo de Mallorca. En 1269, el obispo Pere de Morella consagró el ara del altar mayor. La construcción, tal como se conoce actualmente, comenzó por la Capilla Real, en torno al 1300, durante el reinado de Jaime II (1276-1311), primer monarca de la Corona de Mallorca. De esta forma se iniciaba el proyecto de catedral gótica que tuvo su esplendor constructivo durante los siglos XIV y XV. El ábside actual conserva la capilla funeraria destinada a panteón sepulcral de los monarcas de la casa real mallorquina y donde todavía se pueden observar en las paredes algunos bocetos de Gaudí. El ábside estaba finalizado en 1328, en 1329 se colocaron los ventanales de cristal del maestro sienés Matteo di Giovanni y paralelamente se había proyectado el campanario. Las obras de la torre finalizaron en 1498, como un proyecto inacabado. Tiene nueve campanas, la mayor de las cuales es conocida como Eloi y pesa unos 4.500 Kg, el resto son: Bàrbara, Antònia, SaNova, Mitja, Tèrcia,
Matines, Prima y Picarol.

Simultáneamente al apoyo de la Casa Real en la construcción de la Catedral, los obispos de Mallorca, desde el siglo XIII, animaron al pueblo cristiano de Mallorca y al clero a colaborar con los recursos económicos destinados a su construcción. Entre los primeros obispos que tuvieron un mayor protagonismo en este proceso cabe destacar a Berenguer Balle (1349 BC), que, en 1346, erigió la cátedra pontifical; Antoni Galiana (1375 BC), primer obispo de origen mallorquín, promovió el acabado de la fachada lateral hasta la capilla de la Corona, y Pere de Cima (1390 BC) estimuló la construcción del portal del Mirador. Entre los maestros picapedreros y escultores del siglo XIV que trabajaron en la obra de la Catedral cabe destacar a Antoni Camprodon, Jaume Mates, Guillem Oliveres, Pere Morey, Enric Aleman, Joan de Valenciennes, Guillem Morey, Pere de Sant Joan i Antoni Canet, entre otros. A finales del siglo XIV se derribaron los últimos vestigios de la mezquita y a comienzos del XV el edificio entró en una nueva fase constructiva. Parte de la piedra caliza utilizada o piedra de mares, en su mayor parte de la construcción provenía de las canteras ubicadas en la  costa mallorquina, concretamente del conocido enclave denominado actualmente como Cap Enderrocat (Cabo Derrocado o destruido) se dice que se le da el nombre precisamente por este hecho y donde posterioremente se construirían la torre de vigilancia y el castillo o fortificación militar, allá sobre el 1889, de las canteras de Lluchmajor, Felanitx, Santanyi y de Palma las de Bellver,  Coll d’en Rebassa y Puigdorfila.

Iniciado el 1400, el insigne Guillem Sagrera se incorporó a la fábrica de la Catedral. Dirigió las obras del portal del Mirador y edificó la Sala Capitular gótica, que el obispo de Mallorca Gil Sanxís Munyos –hasta 1429 conocido como Clemente VIII, antipapa– eligió para ser enterrado. Arnau Piris sustituyó a Guillem Sagrera como responsable de las obras de la Catedral, cuando éste fue retenido por Alfonso el Magnánimo para obrar el Castel Nuovo de Nápoles. Poco tiempo después Joan Sagrera, hijo del maestro Guillem, se incorporó a las obras de la Catedral. En 1490, Francesc Sagrera, canónigo, sobrino de Guillem Sagrera, relacionado con la administración de la obra de la Catedral, diseñó el Portal de la Almoina. Ya en el interior de la Catedral se puede contemplar el antiguo retablo gótico, actualmente adosado al Portal del Mirador.

La sillería del coro –actualmente formado por 110 sillas de nogal, situado en el altar mayor o Capilla Real– fue obrado a partir de 1514 y ocupaba el centro de la nave central de la basílica, tallado probablemente por Felip Fulló, de origen francés; y en 1526 Joan de Sales habría continuado las obras. A él se le atribuye también la parte plateresca de la madera, la portada, la galería, los púlpitos de piedra, de estilo renacentista, acabados en 1535. Durante el siglo XVI finalizaron las últimas crucerías, se levantó el frontispicio, los dos rosetones y la puerta del portal principal, promovida a instancias del obispo Vich y Manrique, y obrada, entre 1594 y 1601, por el escultor y arquitecto Miquel Verger. La Casa de la Almoina, sede actual del Archivo Capitular, también se construyó durante este período. Por otra parte destaca, también, el interior del templo de ocho tramos de crucería, sostenidos por columnas octogonales. El conjunto cuenta con siete rosetones, dos de ellos cegados en la facha principal. El mayor mide 12,51 metros de diámetro. Estructuralmente es un edificio gótico sometido a gran influencia cultural y religiosa del siglo XVI, en sintonía con la espiritualidad humanista.

Durante los siglos XVII-XVIII, el interior del edificio recibió una gran influencia del barroco, sobre todo en forma de retablos, pinturas y esculturas marcadas por la espiritualidad postridentina, que coincidía con un período de esplendor económico y social de la Iglesia y de la sociedad mallorquinas. La fábrica de la Catedral no se explica al margen de la iconografía barroca, y de esta época cabe destacar también  algunas piezas tan emblemáticas como el retablo del Corpus Christi, obra de Jaume Blanquer, el claustro y la nueva sala capitular. Ya en la segunda mitad del siglo XVII, esta corriente fue seriamente cuestionada e incluso despreciada, pero al margen de esta corriente y de esta espiritualidad es difícil entender el itinerario completo del edificio. Con el Romanticismo se acentuó el debate y se idealizó el gótico como referencia artística y como elemento explicativo que permitía recuperar la pureza originaria y ofrecía una mirada idealizada del pasado. El terremoto de 1851 puso en peligro el conjunto de la fachada principal, lo que motivó al obispo Miquel Salvà Munar el encargo de la restauración al arquitecto Juan Bautista Peyronet, con la colaboración del mallorquín Antoni Sureda Villalonga. Su intervención queda perfectamente reflejada en la parte superior de la fachada principal de la Catedral, enriquecida posteriormente también por el arquitecto Joaquín Pavía.

Entrada-Catedral-Palma-Mallorca-PAELLACHIPS

En 1902, con la finalidad de adaptar el espacio de la Catedral a las nuevas exigencias litúrgicas y pastorales, el obispo Pere Joan Campins encargó al arquitecto Antoni Gaudí la reforma del conjunto del templo. La intervención de Gaudí duró aproximadamente diez años (1904-1914). El 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada, de 1904, el obispo Campins presidió la inauguración de las obras, que consistieron en la recuperación, ordenación y decoración del espacio de la nave central y de la Capilla Real (actualmente el altar mayor), básicamente con el traslado del coro, hasta el momento situado entre los tramos segundo y tercero de la nave, eliminación del retablo mayor gótico, realización del baldaquino del altar mayor, incorporación al presbiterio de la sede episcopal, iluminación del espacio a base de ventanales de cristal desprovistos de estos hasta el momento, luz artificial y candelabros, y elaboración de un amplio mobiliario litúrgico. Los sucesivos Cabildos han continuado el mantenimiento, la restauración y la mejora de la fábrica de la Catedral. Entre los más significativos cabe destacar la apertura de ventanales (83 ventanales en total), un proyecto sistematizado durante la década de 1920, entre les cuales cabe destacar dos de la casa Mayer (Munich), de 1929.

A continuación se resumen las principales actuaciones que Antoni Gaudí llevó a cabo en la iglesia:

– Traslación de la sillería gótica del coro del centro de la nave hasta colocarla en el presbiterio, alrededor del altar mayor. Además, Jujol dio color a la sillería con vivos colores que no gustaron mucho a los canónigos.

– Desmonte del corredor de los cirios, en las paredes de la capilla real.

– Decoración del presbiterio con un aplacado de cerámica representando los escudos de los obispos de Mallorca rodeados de ramas de árboles.

– Desmonte del retablo barroco del presbiterio y traslado a la iglesia de Santa Catalina.

– Desmonte del retablo gótico y reinstalación en la puerta del Mirador.

– Colocación del altar mayor frente a la cátedra episcopal descubierta tras el retablo gótico.

– Colocación de inscripciones de hierro forjado en latín en el muro que rodea la cátedra episcopal.

– Construcción de una barandilla para el presbiterio en hierro forjado.

– Colocación de lámparas y candelabros de diferentes diseños de hierro forjado.

– Colocación de dos baldaquinos sobre el altar mayor.

– Colocación de tribunas para cantores a lado y lado del presbiterio, formado por elementos platerescos.

– Construcción de dos púlpitos en las columnas más cercanas al altar, uno de los cuales quedó incompleto y fue desmontado en enero de 1970.

– Además se colocaron diversos lampadarios en la entrada de la capilla real y en las naves laterales.

Y otras dos aportaciones importantes de Gaudí a la bella catedral son el mobiliario (uno de los confesionarios representa el diseño de su casa) y las vidrieras.

Del mobiliario destacan el banco para los oficiantes del altar, un taburete, un atril y la preciosa escalera plegable para acceder a la exposición del Santísimo Sacramento.

En esta catedral Gaudí utilizó un nuevo método para dar color a las vidrieras, con la intención de ensayar para ponerlo en la Sagrada Familia, y que consistía en superponer tres cristales de colores primarios (amarillo, azul y rojo).

También recuperó los rosetones y vidrieras que estaban tapiados.

Siguiendo esta tónica de constante actualización del edificio, se invitó al artista Miquel Barceló a realizar una intervención en la Capilla del Santísimo. La intervención de Barceló, dedicada a la Eucaristía (multiplicación de los panes y los peces) se inauguró el 2 de febrero de 2007 siendo una de sus mayores atracciones.

Cabe destacar anecdóticamente la vidriera situada en el lado izquierdo visto de frente al altar donde se puede distinguir un motivo relacionado con la destrucción del hombre a través de una explosión nuclear; y donde cuentan que en la visita realizada por el ex-presidente de los Estados Unidos de América Bill Clinton al interesarse por ella, el diácono que lo acompañaba en la misma le dijo que era donde rezaba cada día por él. Al sorprenderse el mandatario le preguntó porqué, a lo que fue contestado… “Para que nunca suceda algo así”.

GAUD_Y1

Como curiosidades:  La luminaria del altar mayor consta de siete caras en representación del número 7 que representa la perfección. Por eso Jesús dirá a Pedro que debe perdonar a su hermano hasta 70 veces 7. También puede expresar la perfección del mal, o el sumo mal, como cuando Jesús enseña que si un espíritu inmundo sale de un hombre puede regresar con otros 7 espíritus peores, o cuando el evangelio cuenta que el Señor expulsó 7 demonios de la Magdalena. El Apocalipsis el que más veces lo emplea: 54 veces para describir simbólicamente las realidades divinas: las 7 Iglesia del Asia, los 7 espíritus del trono de Dios, las 7 trompetas, los 7 candeleros, los 7 cuernos, etc.

Su órgano consta de 4 teclados manuales de 56 notas y un pedal de 30 notas. De sus 7 rosetones cabe destacar que durante dos días al año el rosetón mayor situado donde comienza el presbiterio en la nave central proyecta su luz sobre el rosetón de la fachada de la entrada principal. Son los días 11 de noviembre y el dos de febrero. El inicio de este efecto comienza con la salida del sol ambos días.

Algo que al curioso le llama la atención es en la fachada lateral donde se ubica el campanario, la entrada al museo y la puerta lateral donde hay un desnivel en el bajo de fachada que cae sobre la acera gaudiana, donde hay sendos mosaicos obra del famoso arquitecto (Por cierto esta acera diseñada por Gaudí y hecha en mármol fue en parte destruida con las reformas y asfaltado realizados por el Govern Balear en la zona de la Catedral y la Almudaina), uno en la puerta dicha y otro en la principal y que era utilizado para aliviar a los fieles de sus necesidades mingitorias. El museo catedralicio fue inaugurado en el año 1932 en época de la II República.

Es en Barcelona donde se ubica una de las miniaturas hechas por Gaudí replica de la Seu.

250px-Catalunya_en_Miniatura-Catedral_de_Palma_de_Mallorca

En el año 2010 la Catedral fue la primera del mundo en recibir el certificado del Sistema de Gestión Energética que entrega la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor) por los cambios efectuados en los sistemas de iluminación y eléctrico para conseguir una mayor eficiencia en la gestión y consumo energético, lo posibilita un ahorro del 32% de su gasto de energía anual.

2013-07-21-974

El conjunto de La Catedral mide:

Ocupa un área de unos: 6.600 m2 
La cubierta mide: 4,250 m2
Longitud total: 109,40 m
Ancho total: 39,45 m
Altura nave central: 43,95m
Altura naves laterales: 29,49 m
Altura de las columnas: 21,47 m
Grosor de las mismas: 1,49 -1,67 m

Elemento

Longitud

Anchura

Altura

Capilla Trinidad

9,43

5,70

13,40

Capilla Real

24,45

15,87

28,30

Nave Mayor

75,52

19,40

43,74

Nave Lateral

75,52

10,03

30,17

Capillas absidales

110,32

10,03

16,35

Capillas de las Naves      

Horarios de la Visita Turística al Museo y la Catedral de Mallorca:

1 abril – 31 Mayo / Octubre:
De lunes a viernes de 10:00 a 17:15

1 Junio – 30 Septiembre:
De lunes a viernes de 10:00 a 18:15

2 Noviembre – 31 Marzo:
De lunes a viernes de 10:00 a 15:15

Todo el año:
Sábados de 10 a 14:15

1er. Sábado de cada mes: Visita  gratuita para residentes.

(Previa concertación grupo)

De  11.00h a 14:15h

Por Jordi Carreño

 Fuentes documentales:

www.catedraldemallorca.info

www.catedraldemallorca.info/…/historia/2530-la-catedral-de-mallorca-historia

www.miquelbarcelo.com/documentos/Ponencia6-1_128.pdf

www.periodistadigital.com/…/catedral-mallorca-verde-iglesia-religion-pa

www.oficinadeturismo.info/escapadas/palma-de-mallorca.html

www.artifexbalear.org/seu.htm

www.es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Santa_María_de_Palma_de_Mallorca

www.gaudiclub.com/esp/e_vida/mallorca.asp

Fotografías propiedad de Tuñy Barcala

Fotografía Rosetón propiedad de Mallorca Quality

Fotografía fachada lateral de: Mallorca en la red.com

Fotografía de UH (Última Hora)

Fotografías propiedad de:  Tripadvisor

  1. http://www.tripadvisor.es/LocationPhotos-g187463-d244037-Cathedral_Le_Seu-Palma_de_Mallorca_Majorca_Balearic_Islands.html#35744731″><img
  2. http://media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-s/02/21/6b/db/cattedrale-la-seu.jpg”/></a><br/>Esta
  3. http://www.tripadvisor.es/Attraction_Review-g187463-d244037-Reviews-Cathedral_Le_Seu-Palma_de_Mallorca_Majorca_Balearic_Islands.html”>Catedral

Prostitución… ¿El oficio más antiguo del mundo?

 

1606prostitucion

Nunca exenta de problemática, concatenada casi siempre a la esclavitud o la explotación sexual de quien la practica, la prostitución, eufemísticamente se dice que es el oficio más antiguo de la humanidad. No podemos aseverar que no sea de las más antiguas, pero antes que ella los primeros homínidos ya ejercían otras profesiones como la cacería, pesca, artesanía, recolección, la práctica de los primeros chamanes o sanadores a través de la magia simpática, etc., etc. Al menos tal y como la entendemos o se ha entendido desde los tiempos más arcaicos.

El término etimológico de prostitución proviene del latín “prostitutio” y tiene el mismo significado que el actual, y que a su vez  proviene de la acepción “prostituere” que significa literalmente exhibir o mostrar para vender.

Aunque se desconoce el origen histórico de esta práctica por falta de registros, sí sabemos que ha existido ancestral y prácticamente en todas las sociedades; y con toda probabilidad, desde que se dieron los primeros grupos humanos que se organizaron socialmente y adquirieron la capacidad de mejorar tecnológicamente sus habilidades y capacidades creando por ende, el comportamiento del intercambio socioeconómico de bienes materiales o servicios.

Este comportamiento antropológico se da también en otras especies animales como los pingüinos, que intercambian favores sexuales por piedras óptimas para hacer sus nidos, o especies donde hembras o machos intercambian sexo por comida. Quid pro quo. Esto nos hace pensar qué…con esta filosofía del intercambio la expresión “el oficio más antiguo del mundo” podría ser bien defendible, pero no es exacta.

En cualquier caso la prostitución ha ido evolucionando y cambiando a través del tiempo, unas pocas veces a favor y muchas más en contra de las personas que la ejercían (en su mayoría el sexo femenino), eso no excluye la estigmatización de quienes la practican o han practicado.

La prostitución desde el punto de vista histórico se puede demostrar por la documentación que hay respecto a ella durante todo el Mundo Antiguo y sus diferentes sociedades y etapas. Desde Oriente próximo y los registros sobre la prostitución religiosa de Sumeria, allá por el siglo XVIII BC., en la antigua Mesopotamia a través del “Código de Hammurabi” donde se reconocían los derechos a proteger la propiedad privada de las prostitutas y donde quedaron  plasmados en diferentes apartados los derechos de herencia de las meretrices.

putas_babilona4

Herodoto y Tucídides ya documentaron la existencia en la antigua Babel (Babilonia) de la obligatoriedad de todas las mujeres de la menos una vez en su vida acudir al santuario de la diosa Militta (Nana o Anahita) y practicar sexo con un extranjero a cambio de un pago simbólico como prueba de la hospitalidad babilónica, igualmente que hacían los fenicios como rito religioso a la diosa Astarté.

Diosa Anna o Annahita

En Israel pese a la prohibición expresa de la prostitución por la ley judía, ésta, se practicaba de manera extensa y generalizada en todas las ciudades y concretamente en el reino de Canaán, con la característica de que un porcentaje muy alto era ejercido en los templos por los hombres. Las referencias bíblicas hacen constante referencia a estos hechos y otros similares con respecto a la prostitución.

En la Gracia Clásica y anteriormente en la arcaica, ya era practicada tanto por hombres como mujeres, especialmente entre los hombres jóvenes o efebos; e incluso, podríamos considerar la pederastia casi como un modelo de prostitución recíproca y legalizada e igualmente bien vista, el intercambio de favores sexuales entre maestro y alumno a cambio de su formación, que incluía el amor platónico entre ambos. En el caso de las mujeres en Grecia incluso podían llegar a ser independientes y muy influyentes. Estas, estaban obligadas a vestirse de un modo diferente y a pagar impuestos. Existen de facto similitudes entre las heteras griegas y las oirán o geishas japonesas. Solón fundó el primer el primer burdel (aiko’iskoi) de Atenas en el siglo VI BC., y con los beneficios mandó construir un templo en honor de la diosa del amor y la lujuria Aphrodite Pandemo (Quadesh). Sin embargo en Chipre y Corinto el proxenetismo estaba prohibido, no así la prostitución.

250px-Banqueters_hetaera_Louvre_Myr272

En la Antigua Roma la prostitución era algo habitual y estaba socialmente aceptada y regulada por el derecho romano. Definía la prostitución como: “personas que abiertamente obtienen dinero con la venta de su cuerpo”. Y aunque en la mayor parte de casos; aún legales, la mayoría eran esclavas y estaban estigmatizadas; aunque también habían casos excepcionales como el lupanar de Pompeia, que era uno de los lugares más conocidos y frecuentados de la ciudad, tanto es así que, en las propias calles de la población habían penes indicando la dirección a seguir para llegar al prostíbulo y donde trabajaban en él tanto mujeres esclavas como mujeres libres. Las prostitutas al igual que en el caso de las griegas vestían de modo diferente, casi siempre con túnicas de color púrpura y también pagaban sus impuestos. Incluso eran reconocidas según su estatus conseguido por su especialidad (cuarteras, felatias o feladoras, etc.). El uso de estos servicios se incrementaron con la expansión del Imperio romano y con la paradójica moral de salvaguardar la castidad de las mujeres casadas, eso hizo que se creara una situación con la posibilidad de tener un negocio muy rentable, tanto que… las mujeres libres también lo practicaban como modo de llevar recursos a sus familias, incluso las de más alto rango a cambio de favores políticos o acuerdos ventajosos, etc.

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

En Mesoamérica las prostitutas aztecas (Ahuiyani) ofrecían sus servicios a cambio de mercancías usables y eran consideradas de bajo estrato social.

En Iberia con los puritanos visigodos que tenían prohibida la prostitución por la ley visigótica, proscribían, perseguían y reprimían la misma hasta las posiciones posteriores a los monarcas carolingios, pero esta situación sólo se mantuvo más o menos inalterable hasta el siglo VIII, donde el crecimiento demográfico y la urbanización en auge propiciaron la expansión del comercio y los flujos migratorios que ocupaban las grandes poblaciones, no pudiendo evitar la tendencia de crecimiento también de los servicios sexuales. En esta época existía la prostitución legal y por supuesto la clandestina. A comienzos del siglo XVI se delimitaron las ordenanzas legalmente para la apertura y explotación de los espacios dedicados a la prostitución, unas creadas por los propios Concejos donde se ubicaban los prostíbulos y otros incluso favorecidos por la propia Corona. Pero la falta de control, higiene, las enfermedades venéreas, sobre todo la sífilis y el temor que causaba la enfermedad y el  gran pavor y poder de la Iglesia terminaron por conseguir el cierre de las mancebías.

amormedieval

Desde el Renacimiento (s. XVIII) hasta prácticamente el siglo XX, las sociedades occidentales salvo excepciones como: España durante el régimen de Franco que restableció los permisos de “las casas de tolerancia” desde 1941 hasta el 1956 en que el país firmó el Convenio Internacional de Trata de Blancas o durante estos últimos 25 años, la prostitución ha sido regulada en países como Alemania, Holanda, Dinamarca, Australia y algunos Estados de USA como el de Nevada, por ejemplo Las Vegas.

Sea como fuere, la prostitución durante la historia de la humanidad no ha sido más que una consecuencia de las propias sociedades y las necesidades humanas llevadas a la máxima del desarrollo y del mercadeo de las mismas, independientemente de las circunstancias que conllevan a su práctica y uso, de la moral o amoralidad que pueda suscitar un tema donde a excepciones, la esclavitud, la denigración y la estigmatización, sobre todo de las mujeres (que en número mayoritario son las que más la practican) y de los hombres que hacen uso de ella imponiendo así su supremacía, la prostitución ha sido, es y será un negocio muy lucrativo, con legalidad, sin ella o en connivencia de ambas. Y a la historia me remito. Lo que sí está claro es que documentalmente no es el oficio más antiguo del Mundo.

 por Jordi 24/08/2013

Fuentes:

Revista “La Aventura de la Historia” nº 154 (2013) Páginas desde la 19 hasta la 27.

Libro: Así vivieron en la antigua Grecia “Un viaje a nuestro pasado” de Raquel López Melero. Editorial Anaya.

Wikipedia enlace:  es.wikipedia.org/wiki/Prostitución

Culturizando:http://www.culturizando.com/2012/03/historia-de-la-prostitucion-profesion.htm 

Troya o Ilion, entre el mito y la realidad…

caballo-de-troya

El significado de la palabra “llíada” no es otro que en el latín hace referencia al  vocablo griego que significa -referente a Ilión-. Ilion era el nombre de una ciudad situada en la costa del Asia Menor, concretamente en la costa noroccidental de Anatolia, cerca del estrecho de Dardanelos, y que es más conocida como Troya.

Troya (en griego Τροία o Τροίας; también llamada Ilión, en griego Ίλιον o Ίλιος y Wilusa en hitita) es una ciudad tanto histórica como legendaria, donde se desarrolló la Guerra de diez años que relató Homero en su Iliada. La palabra Wilusa es de origen hitita y, según los estudios de Starke en 1996 (Hawkins 1998, y Niemeier 1999), indica la Troya homérica.

Fundada aproximadamente en el 2.700 BC y destruida sobre el 1.180 BC, es descubierta a finales del siglo XIX por el arqueólogo alemán Heinrich Schliemann en lo que se denomina la Toya VI (1700 a 1250 BC), es decir, la ciudad de Troya antes de su caída ya sufrió desde su fundación varios procesos de desarrollo que determinamos en diez fases.

Su estratégica posición en la entrada del Bósforo en la órbita del Imperio Hitita entre los ríos Escamandro (o Janto) y Simois; y que le procuraba un control total sobre el tráfico marítimo. Lo que a los ojos de los griegos micénicos era un tan buen motivo para ir a la guerra como la belleza de la princesa Helena, máxime en pleno apogeo del reinado de Agamenón que había ido conquistando los distintos reinos de la Grecia arcaica y que deseaba el control y poder total, marítimo y terrestre,  además de vengar el agravio familiar.

El hecho de que la ciudad se encontrara total y fuertemente amurallada y rodeada de fosos diseñados para detener el avance de los carros de guerra – el arma de destrucción más característica de la época – indica de la consciencia de los reyes y habitantes de la ciudadela de Ilion o Troya.

troya

Lo que no nos cuenta la historia a excepción de la epopeya homérica y por tanto los vestigios arqueológicos, es la identidad de sus asaltantes, ni si la destrucción de la misma está a la altura de su leyenda o  fue una sucesión de hechos esporádicos y asaltos que nos permitan definitivamente corroborar el mitológico final de su caída; y es por eso, que la arqueología calla y vuelve la vista hacia los antiguos poemas de Homero que nos relatan su “Illiapersis o caída de Ilion”, la Eneida de Publio Virgilio Marón (que pudiera describir con la salida del héroe troyano Eneas el origen romano buscado por el emperador Augusto) o en las leyendas Posthoméricas de Quinto de Esmirna que se inician donde finalizada la Iliada, con el funeral del Príncipe y héroe troyano Héctor, hijo del rey Príamo y hermano de Paris, raptor de Helena y mujer hasta entonces del rey Menelao, hermano de Agamenón.

El caso es que Troya o Ilion andan entre el mito y la realidad y dada la belleza de su epopeya y de los mitológicos héroes y dioses clásicos que participaron en ella, dejemos que sean entonces la tradición griega, los dioses, el ingenio del rey de Ítaca Odiseo (Ulises) y su caballo, las hazañas de Aquiles y sus mirmidones y el resto de héroes como Ayax (Ayante) o el propio Eneas los que nos cuenten a través de los grandes poetas y el tiempo la historia de Ilion.

guerra_troya

 

por Jordi Carreño Crispín

Fuentes documentales:

Revista Historia de National Geographic nº 93 páginas de la 51 a la 57.

Historia de la Antiguedad (UNED)

“Puig de sa Morisca”… Desde los talayotes hasta la Conquista de Jaime I

¿Cuántos lugares de nuestra propia isla no conocemos? Llama la atención que nuestros queridos visitantes tengan la capacidad de buscar esos rincones y parajes que muchos de los foráneos desconocen, que no son valorados y que además no reciben la atención que se merecen, tanto por su prehistoria, historia y hábitat que hacen de estos enclaves visita obligada si uno es amante de lo suyo, de la historia o simplemente de la naturaleza. Este es un ejemplo, y aunque tanto el Govern como el propio ayuntamiento han hecho un buen trabajo, creo que el patrimonio debería tener algo más de dedicación, tanto en su conservación como en su difusión. Un ajoya más de nuestro territorio.

Cima del Puig de sa Morisca

Cima del Puig de sa Morisca

El “Puig de sa Morisca” es una pequeña elevación montañosa sita en el municipio de Calviá-Mallorca, concretamente en la población turística de Santa Ponça. Esta colina está a 119 metros de altura sobre el nivel del mar y está preservada como parque arqueológico y está abierto al público en general por la “Conselleria de Turisme” del Govern de les Illes Balears (Consejería de Turismo del Gobierno de las Islas Baleares) y el propio ayuntamiento del municipio. Además de esta montaña y sus alrededores, el Parque engloba otras zonas de especial interés, como son el Comellar de Sa Terra des Gerrers y la zona conformada por los Turons des Fornets i el Turó de Ses Abelles.

62323500

Mirador de la cima a la bahía de Santa Ponsa

En un área que ocupa unas treinta y cinco hectáreas, y en un radio de diez kilómetros, se han localizado más de quince yacimientos arqueológicos, nueve restos arquitectónicos de gran interés etnológico, pues representan fielmente la vida de estas comunidades neolíticas y que se prolongaron hasta la edad de hierro; entre ellas, llaman la atención las dos casas de los antiguos carboneros –en muy buen estado de conservación- y la sitge (o lugar donde se hacía la carbonera y se quemaba la madera para conseguir el carbón), dos restos de las pequeñas murallas de piedra, la casa de los pastores, las casas de los roters (payeses sin tierra) y las torres de vigilancia, más una amplia representación de comunidades vegetales presentes en el archipiélago balear y del Mediterráneo, desde el sotobosque con los lentiscos, el bosque de pinos (halepensis) típicos de la zona y los arbustos como el romero, guirnalda lavándula, estepa blanca, etc., y como no la flora atípica pero común de esta zona como la pequeña orquídea de las zonas mediterráneas. Desde la cima de la montaña se divisa una amplia vista panorámica de casi todo el municipio. Un enclave agradecido para los aficionados a la fotografía, el senderismo y las excursiones culturales.

62323523

Casa de los carboneros

imagesCALGWZZJ

Torre número 3

Morisca

Torre número 2

Se estima que el poblado fue habitado desde los inicios del siglo VI-VII (se cree aproximadamente desde el 605 al 800 BC [era talayótica]  hasta el año 123 BC, con la llegada de los romanos a isla bajo el mando de Quinto Cecilio Metelo y posteriormente hasta el 1229 cuando el rey Jaime I el “Conquistador”  con la intención de ocupar por la cristiandad la isla ocupada por los sarracenos (Calvià formaba parte de la división administrativa Juz’d’Ahwaz al-Madina. Los árabes, llegados en el 903, conquistaron nuevamente Mallorca incorporándola a sus reinos de Taifas, y fue dominada sucesivamente por los almorávides y los almohades). Se cree, que las tropas del Rey Jaime I ocuparon la cima de este monte como uno de los primeros objetivos militares, ya que desde este montículo se controla una amplia zona que abarca parte del municipio y se ve la costa que linda a la ciudad de Mallorca (Palma de Mallorca).

resized_IMG_0038

En este mismo lugar, los equipos de arqueólogos  descubrieron restos de cerámicas, enseres, útiles de la época y musulmanes; y en el año 2008 en un contexto encuadrado en el siglo XIII, un pequeño escudo de metal con un blasón que se cree que pudiera haber pertenecido a los caballeros Togores (Cuadra medieval del Vallés Occidental –Sabadell-), junto a otros restos.

250px-SesPaisses

Construcción neolítica de naveta

Aljubet-de-Sa-Coma-des-Bosc-Gran

En la urbanización Son Ferrer, (a unos 2 Km. campo a través) se encuentran los restos de un túmulo (o turriforme escalonado) y también de una cueva sepulcral de unos seis metros de largo. Así mismo, en el bosque entre el Golf I y II de Santa Ponça y Son Ferrer, existen restos de un poblado de navetiformes.

Es un paseo agradable aunque alguno de los caminos (sobre todo los de ascensión hasta la cima son pedregosos y empinados, encontraremos varios miradores a diferentes alturas). Su ubicación de entrada se encuentra en (Geo-coordenadas: 39º 30′ 26,47″ N 2º 28′ 47,97″ E), junto al Colegio Centro Infantil y Primaria Puig de Sa Morisca al que se accede a través de la Avenida Puig de Se Sirvi (Entrando por la primera rotonda de acceso a Santa Ponça . Hábitat Golf Santa Ponça).

Jordi Carreño Crispín

Fuentes documentales:

Oficina de Información y Turismo de Calviá. (Santa Ponça)

  1. Documento con planos en pdf: http://http://www.fundacioncalvia.com/descargas/Resumen_Plan_Director.pdf

http;// www.mallorcaweb.com

http;//www.birdingcalvia.com/rutas-calvia/4/es/r11-puig-de-samorisca

Información general:

www.illesbalears.es/accesible/index.jsp?isla=00&sec=0017&item

¿Qué ha hecho Pompeya por nosotros?

Con el paso del tiempo, la fascinación por la ciudad enterrada por el Vesubio no cesa. El Museo Británico inaugura el jueves una gran exposición sobre la vida cotidiana en la urbe.

1363800114_457193_1363803133_noticia_normal

Las ruinas de Pompeya. / ERIC VANDEVILLE (CONTACTO)

 Madrid 22 MAR 2013 

Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Cincinnati lleva casi una década excavando dos manzanas de viviendas (insulae) aparentemente anodinas, situadas en el sur de Pompeya, a pocos metros de la puerta Stabia y junto a alguno de los lugares más conocidos de la ciudad: los cuarteles de los gladiadores y los dos teatros, así como una zona de templos y un foro. La idea de estos investigadores es, como señala la memoria del proyecto, “tratar de entender cómo se desarrollaron estos edificios a lo largo del tiempo y cómo las familias que vivían en ellos respondían a los cambios económicos, sociales y culturales de su entorno”. En otras palabras, el objetivo es dilucidar cómo vivían los habitantes normales y corrientes de Pompeya, alejados de los mitos que siempre se ciernen sobre nuestra visión del mundo romano. Se trata de una calle de clase media o baja, con viviendas modestas, comercios, algunas tabernas y pequeñas industrias, dedicadas a salar pescado o quizás a producir la salsa romana llamada garum, una mezcla poco apetecible para los paladares contemporáneos a base de vísceras de pescado fermentadas, que debía de producir un olor intenso (por decirlo con delicadeza), y uno de los pocos motivos por los que Pompeya era conocida en la antigüedad.

Una mañana de principios del pasado enero, con las excavaciones detenidas por el invierno y el yacimiento cubierto por los yerbajos, Pompeya ofrecía un aspecto más decadente de lo habitual. De este rincón parecía difícil extraer algo que no fuesen escombros. Sin embargo, Steven Ellis, uno de los responsables del Proyecto Porta Stabia, despejaba rápidamente las dudas sobre la inmensa cantidad de información que puede ofrecer cualquier rincón de la ciudad enterrada por la erupción del Vesubio en el año 79 de nuestra era. El examen de la basura, por ejemplo, permitía determinar a qué taberna le iba mal y a cuál bien. Y acabó por ofrecer una increíble sorpresa: en la última campaña de excavaciones apareció un hueso de jirafa. Lo que quiere decir que alguien comió tan exótico plato en Pompeya. “La investigación del ADN de la jirafa nos permitirá determinar a qué subespecie pertenecía y quizás podremos saber de dónde viene. Eso nos dará una increíble información sobre las rutas del comercio en la época romana”, explicaba Ellis durante la visita a la excavación. Existen evidencias de la presencia de animales exóticos en el Imperio romano —en Pompeya ha aparecido también el esqueleto de un mono, aunque los espectáculos circenses se realizaban allí con bestias locales, como osos o toros—, pero los arqueólogos no han sido capaces de determinar cómo eran transportados hasta la península italiana.

Pompeya y Herculano, la otra ciudad importante enterrada por el Vesubio en el golfo de Nápoles, en el sur de Italia, plantean una mezcla de preguntas y respuestas, de datos y misterios. Se mantienen a lo largo de las décadas como la mayor fuente de información sobre la antigua Roma y nunca han parado de ofrecer hallazgos: las termas mejor conservadas del mundo se terminaron de desenterrar en los años ochenta, al igual que los cadáveres de trescientas víctimas de la erupción, en lo que fue la playa de Herculano, que se han convertido en una mina de información (la imagen del esqueleto de una mujer con dos anillos de oro intactos en su dedo fue portada de National Geographic el 5 de abril de 1983). “Más que preguntarse si Pompeya ha cambiado la forma en que vemos el mundo romano, creo que lo correcto sería afirmar que ha forjado la forma en la que lo vemos. Quizás sea porque es el único lugar en que podemos estudiar la vida a pie de calle”, explicaMary Beard, profesora de Clásicas en la Universidad de Cambridge y una de las mayores expertas mundiales en Pompeya. Su ensayo sobre la ciudad enterrada, Pompeya. Historia y leyenda de una ciudad romana, es considerado una referencia sobre el tema, mientras que sus documentales para la BBC y su blog, A Don’s life, la han convertido en una celebridad global (eso y sus peleas con los trolls en Internet, que han tenido tanta repercusión que han llevado a The New York Times a dedicarle un perfil recientemente).

En estos días coinciden exposiciones sobre Pompeya en tres lugares tan distantes como Madrid, Cleveland y Londres. La exposición española, Pompeya. Catástrofe bajo el Vesubio es un recorrido por el desastre con algunas piezas originales, mientras que el Cleveland Museum of Art alberga una muestra, The last days of Pompeii: decadence, Apocalypse, Resurection, que antes estuvo en el Museo Getty de Los Ángeles, sobre la obsesión contemporánea por la ciudad, con obras que van desde Piranesi hasta Warhol o Rothko. La exposición en el Museo Británico, que se inaugura el próximo jueves y de la que ya se han vendido 34.000 entradas por adelantado, ha sido calificada porThe Guardian “como una de las más importantes muestras arqueológicas en décadas”. Esta muestra, cuyo comisario es el jefe de antigüedades romanas del British, Paul Roberts, pretende trazar la vida cotidiana de las ciudades destruidas a través de cientos de objetos, muchos de ellos nunca exhibidos, ni siquiera en Italia, y otros recientemente descubiertos. Pompeya tampoco abandona nunca los titulares, aunque más por sus enormes problemas de conservación (en febrero, además, la justicia italiana abrió una investigación contra dos gestores de la zona arqueológica por malversación de fondos), que por nuevos hallazgos.

Desde que comenzaron las excavaciones en el siglo XVIII, pocos yacimientos han despertado tanta fascinación, fuera de hitos como la tumba de Tutankamón, en 1922. Aunque la ciudad fue descubierta en 1592 por el arquitecto italiano Domenico Fontana durante la construcción de un canal, hubo que esperar casi dos siglos para que comenzase a ser desenterrada en 1748, por orden de Carlos III. Actualmente recibe más turistas que ningún otro monumento en Italia: dos millones cada año. Mary Beard relata que Mozart visitó en 1769 el Templo de Isis, uno de los primeros en ser descubiertos y seguramente el más bello de la ciudad, y que le inspiró para su Flauta Mágica. Los últimos días de Pompeya, la novela clásica de Edward Bulwer-Lytton, no ha cesado de reimprimirse desde su publicación en 1834. Su éxito multiplicó los visitantes ilustres fascinados por Roma y, sobre todo, por los cuerpos de las víctimas, moldeados en yeso gracias al ingenio de Giuseppe Fiorelli, el más influyente director de las excavaciones, que tuvo la idea de utilizar como molde el hueco que habían dejado los cadáveres al descomponerse atrapados entre los escombros volcánicos (el primer cuerpo se extrajo el 3 de febrero de 1863). Además de su enorme valor científico, las ciudades enterradas por el Vesubio han sido una fuente de inspiración literaria, desde Théophile Gautier hasta Primo Levi, Robert Harris o Pascal Quignard. En el bellísimo filme Te querré siempre (lamentable adaptación del original El viaje por Italia), una obra maestra de Roberto Rosselini sobre la tristeza y la soledad de una pareja a punto de separarse, George Sanders e Ingrid Bergman descubren hasta qué punto su amor ha desaparecido cuando contemplan la recuperación de dos víctimas de la erupción, una mujer y un hombre.

“La fascinación nace porque tenemos la sensación de viajar en el tiempo (aunque obviamente no lo hacemos)”, explica Mary Beard en una conversación por correo electrónico. “También porque nos encontramos cara a cara con gente que vivió en la antigüedad. Allí la pregunta sobre si los romanos eran como nosotros cobra más sentido que en ningún otro lugar. Y, como le ocurre a los personajes de la película de Rosselini, también nos enfrentamos a la cuestión de si tienen algo que enseñarnos”, prosigue la profesora. “Las calles están tan bien conservadas que da la impresión de que se trata de un viaje a la antigüedad”, aseguran Jackie y Bob Dunn que, desde Busselton, en Australia Occidental, mantienen la página web de referencia para los arqueólogos sobre la ciudad, pompeiiinpictures.org, donde han logrado recopilar fotografías que reconstruyen toda Pompeya, casa a casa, calle a calle. “La destrucción de la ciudad se produjo de manera tan repentina y brutal que los visitantes sienten siempre la amenazadora presencia del Vesubio”, agregan.

La novela de Bulwer-Lytton ha marcado la forma en que Pompeya ha sido vista y, por extensión, todo el mundo romano: un lugar de lujo y depravación, donde los cristianos eran lanzados a las fieras en medio del júbilo del populacho. Solo acaban salvándose de la destrucción aquellos que abrazan la fe verdadera. Los conocimientos arqueológicos de Bulwer-Lytton eran amplios; pero su visión de Roma estaba muy desenfocada por sus anclados prejuicios sobre una sociedad, violenta, brutal, sin duda, pero a la vez extraordinariamente cercana. Lo que nos separa de su pensamiento es lo que nos acerca a Pompeya. El escritor victoriano explica en el prólogo de su novela que es mucho más fácil escribir sobre la Edad Media —“hay natural simpatía entre nosotros y los hombres de los tiempos feudales”— que sobre Roma —“no tenemos asociación alguna doméstica y familiar con los siglos clásicos”—. Sin embargo, lo que Pompeya y Herculano nos ofrecen es una respuesta arqueológica a la ineludible pregunta de los Monty Python en La vida de Brian: “Bueno, pero aparte del alcantarillado [aunque en Pompeya, concretamente, no había], la sanidad, la enseñanza, el vino, el orden público, la irrigación, las carreteras y los baños públicos, ¿qué han hecho los romanos por nosotros?”. Pompeya responde a esta pregunta como ningún otro lugar. “Estas ciudades nos alejan de figuras distantes, los típicos romanos del imaginario popular, como los emperadores y los gladiadores, para acercarnos a personas reales. En Pompeya, encontramos a la dueña de un bar llamada Asellina, a un panadero llamado Terentius Neo que quiere lanzarse a la política. En Herculano, nos cruzamos con dos esclavos libertos, Venidius Ennychus y su esposa, Livia Acte, y sus vecinos, Marcus Nonius Dama y Julia, que van a los tribunales por un problema de tierras. Representan a toda esa gente —madres, hijos, hermanos, primos, jóvenes y viejos, esclavos y libres— que murieron juntos en la catástrofe del año 79”, escribe Paul Roberts en el catálogo de la exposición.

Las ciudades del Vesubio nos ofrecen una visión única de la vida cotidiana en Roma, sin la superposición de construcciones que acaban por borrar los restos de los espacios populares y conservar solo los templos y los monumentos. Pero también sin los cambios que se produjeron dentro del Imperio a lo largo de los siglos en terrenos como, por ejemplo, el erotismo. Este es el tema que explora el escritor Pascal Quignard en El sexo y el espanto: su teoría es que la moral sexual que impuso el cristianismo nace en la época de Augusto, entre el 18 antes de Cristo y el 14 después de Cristo, y que solo “la lava ardiente, que exterminó a los habitantes de aquellas ciudades” permitió que se conservase “el erotismo alegre y preciso de los griegos antes de transformarse en melancolía y espanto”. El gran romanista francés Paul Veyne no está en absoluto de acuerdo con esa teoría. Explica en su libro de entrevistas Sexo y poder en Roma que “las atrevidas pinturas de Pompeya permitían compensar posibles frustraciones” y que “los hombres y las mujeres de la Antigüedad romana eran mucho más comedidos en sus comportamientos que nuestros coetáneos”.

En cualquier caso, más allá de las discrepancias entre expertos, Pompeya es una ciudad llena de penes y contiene el único burdel del mundo antiguo que se preserva intacto, además de decenas de frescos y estatuas de altísimo contenido erótico que los Borbones atesoraron en el llamado Gabinete Secreto, escondido durante siglos para unos pocos elegidos y que solo se abrió totalmente al público en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles en el año 2000. No es difícil imaginar la cara que pusieron los investigadores cuando se toparon, el 1 de marzo de 1752, en la Villa de los Papiros de Herculano, con una de las tallas más escandalosas de toda la antigüedad: la imagen del dios Pan copulando con una cabra. “La pieza solo podía verse con el permiso del rey”, escribe Paul Roberts, del Museo Británico. La presencia de esta imagen en Londres ha despertado una cierta polémica sobre la forma en que debía exhibirse, si camuflada bajo una cortina en algún lugar especial o simplemente poniendo una advertencia general al principio de la muestra. Al final se ha impuesto el criterio del conservador: “Los romanos habrían visto simplemente a un dios cabra penetrando a una cabra, lo que no les hubiese molestado en absoluto. Es una muestra de que los dueños de la casa en la que se encontró eran gente culta y con sentido del humor”.

Da igual el campo de los estudios clásicos al que un investigador se dedique, Pompeya tiene hallazgos para todo el mundo. Barry Hobson, médico de familia y arqueólogo aficionado, se ha pasado media vida estudiando las letrinas romanas, unos inmensos conocimientos que recoge en su ensayo Latrinae et foricae. Toilets in the roman world (no es el único experto en el tema, G. C. M. Jansen se ha pasado media vida estudiando solo las de Pompeya). Hobson mantiene que la ciudad enterrada ofrece una oportunidad única para estudiar cómo evolucionaron las letrinas en las casas particulares. El historiador británico Andrew Wallace-Hadrill, el más conocido experto en Herculano —su denuncia en los medios en 2004 del deterioro de Pompeya tuvo un impacto enorme—, encabeza un proyecto para analizar toneladas de excrementos, conservados en las alcantarillas de la ciudad, porque aportan una información inédita sobre la dieta romana. En Pompeya se conservan 3.000 inscripciones políticas, del tipo “Gaius Julius Polybius da buen pan” o “Marcus Casellius Marcellus organiza buenos juegos”, además de miles de grafitis de todo tipo que reflejan todos los aspectos de la vida cotidiana. Incluso se conoce que se producía garum kosher. Y todavía quedan muchos misterios por resolver: ¿Dónde estaba el puerto? ¿Cuántos habitantes tenía? ¿Qué hacía una mujer enjoyada en la barraca de los gladiadores? ¿Hasta qué punto era una ciudad romana o, como escribe Robin Lane Fox en El mundo clásico, se trataba de “una zona multicultural en la que se hablaba mucho el griego, además del latín y del osco” (la última inscripción en la lengua itálica meridional se conserva en el burdel de Pompeya, “un lugar triste para que un idioma muera”, como dijo Mary Beard). Ni siquiera la fecha de la erupción, el 24 de agosto de 79, parece ahora segura. También queda mucho terreno por excavar: un 25% de Pompeya, mientras que, en Herculano, mucho más pequeña pero enterrada bajo una roca más dura y destruida por una ola de calor tan bestial que carbonizó inmediatamente la madera (lo que permite que hayan llegado hasta nosotros muebles romanos intactos), está casi todo por descubrir, incluso en la fascinante y gigantesca Villa de los Papiros.

Pero la arqueología representa solo una parte de la atracción por Pompeya y Herculano. “Pompeya expresa lo inexplicable, muestra la destrucción, congela un cataclismo. Con mayor intensidad que ningún otro acontecimiento en Occidente, simboliza la unión entre la catástrofe y la memoria”, escribe John L. Seydl, uno de los comisarios de la muestra que se exhibe actualmente en Cleveland y que viajará a Quebec en verano. Pompeya ha sido, además, destruida varias veces: cuando se produjo la erupción, descrita por Plinio el joven, la ciudad había sufrido un gran terremoto 17 años antes, en 62. Durante la II Guerra Mundial, en el otoño de 1943, el yacimiento fue bombardeado y se produjeron daños irreparables “añadiendo nuevas ruinas a las viejas”, según el corresponsal de la canadiense CBC, Matthew Halton, que relató en su crónica la imagen de los cuerpos de yeso hechos añicos bajo las bombas aliadas.

Mary Beard insiste siempre en que no debemos contemplar Pompeya como una ciudad normal, detenida en el tiempo, no solo por el terremoto anterior a la erupción sino también porque mucho de lo que vemos es una reconstrucción contemporánea. Lo que, por otro lado, no le quita un ápice de interés: pese a su aspecto demacrado, a los andamios y las casas cerradas, no hay ningún otro lugar igual. Y no solo por el viaje al mundo romano. Pompeya y Herculano encarnan el poder destructivo de la naturaleza y la forma inconsciente en que lidiamos con ello. Sus ciudadanos convivían tan tranquilos con los terremotos, como millones de habitantes de la bahía de Nápoles, viven ahora bajo la sombra del volcán siendo plenamente conscientes de su fuerza aniquiladora —“el Vesubio ha entrado en erupción hoy. Fue el espectáculo más terrible y majestuoso que he presenciado y espero presenciar en mi vida”, escribió Norman Lewis en marzo de 1944, durante la última gran manifestación de la montaña—. También, el resto de la humanidad vive tan tranquila bajo el cambio climático. Robert Harris utiliza la ciudad en su novela Pompeya como una metáfora del final de todos los imperios, dirigida sin disimulo hacia Estados Unidos. Para Primo Levi, es una metáfora de la muerte provocada por la naturaleza frente a la muerte causada por los hombres. No pudimos ver los cadáveres de Ana Frank ni de una niña muerta en Hiroshima, asegura en su poema La niña de Pompeya al contemplar el cuerpo de yeso de una víctima. “Han pasado los siglos, las cenizas se han petrificado / aprisionando esos delicados miembros para siempre / Así has permanecido con nosotros, como un molde de yeso / retorcido, una agonía sin término, testigo de lo mucho / que nuestra orgullosa estirpe importa a los dioses”.

Lecturas pompeyanas

Como la propia ciudad, la bibliografía sobre Pompeya es enorme. El ensayo de Mary Beard, Pompeya. Historia y leyenda de una ciudad romana(Barcelona, Crítica, 2012. Traducción de Teófilo de Lozoya y Joan Rabasseda-Gascón), es ameno, sin dejar de ser erudito, está muy bien escrito y ofrece todo tipo de historias y detalles. La novela de Robert Harris,Pompeya (Barcelona, De Bolsillo, 2011. Traducción de Fernando Garí Puig), fue muy bien recibida por los expertos. Su reconstrucción de los dos días anteriores a la erupción y del propio desastre, a través de un ingeniero de acueductos, es magnífica. En los últimos años, se han publicado en castellano dos libros ilustrados muy completos: Pompeya (Barcelona, Akal, 2009. Traducción de David Govantes), de Joanne Berry, y Pompeya. Nacer, vivir y morir a los pies del volcán (Barcelona, Electa, 2011. Traducción de María Eugenia Frutos), de Eva Cantarella y Luciana Jacobelli.
El catálogo del museo británico es estupendo (Paul Roberts, Life and death in Pompeii and Herculaneum. Londres, British Museum, 2013), aunque no ha sido traducido al castellano. Sí hay una edición española reciente del ensayo de Pascal Quignard, El sexo y el espanto (Barcelona, Minúscula, 2005. Traducción de Ana Becciú), y existen varias ediciones del clásico de Edward Bulwer-Lytton, Los últimos días de Pompeya (Madrid, Anaya, 2003. Traducción de Jorge Ferrer Vidal). La Universidad de Salamanca editó en 1989 un ensayo de Félix Fernández Murga sobre el nacimiento de las excavaciones bajo los Borbones: Carlos III y el descubrimiento de Herculano, Pompeya y Estabia. El libro de Barry Hobson, Latrinae et foricae. Toilets in the roman World (Londres, Duckworth, 2009), pero pese a lo exótico del tema, merece la pena.
Además de los documentales de Mary Beard para la BBC —Meet the romans y Pompeii: Life and death of a roman town—, cualquier pretexto es bueno para volver a ver Te querré siempre (Il viaggio in Italia, Roberto Rossellini, 1954).

Vida y muerte de Pompeya y Herculano. Museo Británico (Londres). Del 28 de marzo al 26 de septiembre. Pompeya. Catástrofe bajo el Vesubio. Centro de Arte Canal (Madrid), hasta el 5 de mayo. Los últimos días de Pompeya: decadencia, apocalipsis y resurrección. Museo de arte de Cleveland. Hasta el 7 de julio.

FUENTE:

http://elpais.com/cultura/2013/03/20/actualidad/1363800114_457193.html

Mirando hacia atrás… “el origen de los primeros pobladores mallorquines”


images (3)

De los primeros pobladores a la caída del Imperio Romano (5.000 aC – 454 dC)

El período que transcurre entre la llegada del hombre a Mallorca y la caída del imperio romano supone el primer momento de transformación antrópica de un paisaje hasta ese momento intocable. La intensidad con que el hombre transforma el territorio en esta época queda patente con el empuje y el declive de la cultura talayótica, dejando como herencia paisajística sus construcciones de grandes bloques de piedra, los talaiots. Paralelamente, la conquista de Mallorca por parte de Quinto Cecilio Metelo en el 123 aC supone la incorporación de Baleares a la cultura romana y occidental. La romanización comportará la convivencia de los herederos de la cultura talayótica con los nuevos pobladores.

Cabe destacar el hecho de que en la Serra de Tramuntana se han localizado los restos humanos más antiguos que se conocen hasta la fecha en las islas Baleares. A través de ellos y de los numerosos yacimientos que se extienden a lo largo de la cordillera, se puede afirmar que la primera presencia humana en la zona se dio en torno al 5000 a. C. En la mayor parte del territorio hay yacimientos y restos arqueológicos de esta época, sobre todo en forma de cuevas y abrigos rocosos que sirvieron de refugio a los primeros pobladores. En ciertas cavidades rocosas (Coval den Pep Rave, la Cueva de s´Alova o la Cueva de Ses Alfàbia) se han encontrado numerosos restos cerámicos y humanos que abarcan un periodo cronológico que va de la época pretalayótica hasta la Edad Media.

El hombre de estos primeros asentamientos basó su economía en la caza y la recolección. La montaña ofrecía un buen espacio para este tipo de vida nómada, al disponer, además de buenos recursos naturales, numerosos abrigos rocosos que podían ser utilizados como primeros habitáculos. Se cree que el hombre pudo llegar a domesticar algún rebaño de un caprino autóctono, el Myotragus balearicus, hoy extinguido.

Hacia el 1700 a. C. empieza la llamada Edad del Bronce, que en las Islas Baleares se conoce como pretalayótico (1700-1350 aC). Se caracteriza por la aparición de un nuevo tipo de construcción, las navetas, y por el uso del bronce, utilizado para fabricar herramientas y objetos de culto. En muchos lugares de la Serra de Tramuntana se ha confirmado la existencia de pequeños poblados (Bòquer, Es Brutell, Galatzó, Cals Reis, entre otros).

images (2)

La cultura talayótica se inicia en Mallorca hace unos 3000 años, y entre el 900 y el 850 aC la isla se llena de los llamados talaiots, que sustituyen progresivamente a las navetas. Buenos ejemplos de estas construcciones se encuentran esparcidos por la Serra de Tramuntana, de los cuales destacan por su buen estado de conservación los de Coma-Sema (Bunyola), Son Ferrandell (Valldemossa) y Ses Casotes (Puigpunyent).

Durante el Bronce Final (1300-900) se producen innovaciones en la tecnología de las comunidades isleñas: surgen nuevas formas cerámicas, la mejora de la metalurgia y aparecen nuevas estrategias de contacto con el exterior.

Hay también un aumento de los contactos con sociedades de fuera de la isla, y es muy importante el hecho de que se empieza a producir un aumento demográfico que acabará por provocar la deforestación de gran parte del territorio. Los lazos entre familias se refuerzan y la población empieza a agruparse en poblados y a construir murallas para defender cada una de las unidades territoriales conformadas. En la Serra de Tramuntana se calcula la existencia de unos 60 o 70 poblados talayóticos, ubicados tanto en emplazamientos cercanos a zonas fértiles y seguras, como en zonas más marginales y recónditas, en los valles más remotos de la comarca.

images (1)

Se conservan a su vez en la Serra de Tramuntana numerosos santuarios, normalmente situados cerca de los poblados, en los que se debían de realizar diversos tipos de ceremonias (actos religiosos, sacrificios o rituales sociales). Se conocen, por ejemplo, los santuarios de Son Mas (Valldemossa), Almallutx (Escorca), Els Clapers (Formentor) o Es Fornets (Calvià). También predominan las localizaciones de enterramientos colectivos, sobre todo en cuevas o abrigos rocosos, que con anterioridad habían sido utilizados como vivienda, destacando Son Boronat (Calvià), la Cometa dels Morts (Escorca), La Punta (Pollença) o el Cementiri dels Moros (Capdellà). Posteriormente, los griegos y los fenicios conocieron sin duda las islas Baleares y las utilizaron como base para el comercio con la Península.

La ocupación romana posterior bajo el dominio de Quinto Cecilio Metelo el año 123 a. C., tuvo como consecuencia la consolidación de los asentamientos prehistóricos existentes. Es probable que en la Serra se crearán nuevas villae, unidades básicas de explotación agrícola dedicadas principalmente a los productos básicos de la llamada trilogía mediterránea (olivo, vid y trigo). Aunque es posible que se diera el cultivo del olivo en aquella época, es destacable el hecho de que tanto el vino como el aceite debían ser importados desde la península, lo que parece demostrar su poca importancia. En cualquier caso, las dos principales ciudades romanas de Mallorca (Palma y Pollentia) se situaron cercanas a la Serra, de la cual obtuvieron recursos.

images (4)

www.serradetramuntana.net/es/paisatgecultural/…/post07/

La Piedra Rosetta…

Piedra Rosetta. British Museum (London)- Fotografía propiedad del titular del blog Jordi Carreño.

FICHA CATALOGRÁFICA:

Origen: Fuerte de San Julián, el-Rashid (Rosetta), Egipto

Período ptolemaico, 196 a.C.

Pieza clave para descifrar jeroglíficos

El texto contenido en la Piedra Rosetta corresponde a un decreto dictado por un consejo de sacerdotes e integra una serie de decretos que ratifican el culto real de Ptolomeo V, de 13 años de edad, en el primer aniversario de su coronación.

En años anteriores, la dinastía ptolemaica había perdido el control de ciertas zonas del país. Después de un largo tiempo, su ejército logró derrocar a la oposición en el Delta, pero la región sur del Alto Egipto, Tebas en especial, no había sido aun recuperada por el gobierno.

Antes de la era ptolemaica (hasta cerca del año 332 a.C.), el rey solía emitir decretos en jeroglíficos como el de esta pieza. Este dato da cuenta de cómo cambiaron las cosas desde los tiempos faraónicos, ya que los sacerdotes, las únicas personas que conocían la escritura jeroglífica, pasaron a emitir dichos decretos. La cantidad de actos reales condescendientes con los templos nos ilustra la forma en la cual se garantizaba el apoyo de los sacerdotes.

El decreto está escrito en la piedra por partida triple, en jeroglífico (acorde a un decreto sacerdotal), en demótico (la escritura nativa de uso diario) y en griego (el idioma del gobierno). Su importancia para la etimología es enorme. Al poco tiempo del final del s. IV a.C., cuando se dejaron de utilizar jeroglíficos, el conocimiento sobre cómo leerlos y escribirlos se perdió. A comienzos del s. XIX, unos 1400 años después, los científicos lograron descifrarlos utilizando las inscripciones en griego contenidas en la piedra. Thomas Young, un físico inglés, fue el primero en demostrar que los jeroglíficos de la Piedra Rosetta correspondían a los sonidos de un nombre real, el de Ptolomeo. Más tarde, el científico francés Jean- François Champollion comprobó que los jeroglíficos reproducían el sonido del idioma egipcio y sentó las bases de nuestro conocimiento sobre el idioma y la cultura del antiguo Egipto.

Soldados del ejército napoleónico descubrieron la Piedra Rosetta en 1799 mientras excavaban en los cimientos de un anexo de un fuerte cerca de la ciudad de el-Rashid (Rosetta). Ante la caída de Napoleón, la piedra pasó a manos de los Ingleses bajo el Tratado de Alejandría (1801) junto con otras antigüedades descubiertas por los franceses.

La Piedra Rosetta está en exhibición en el British Museum desde 1802 y está quebrada en un solo lugar. Hacia el fin de la Primera Guerra Mundial, en 1917, previendo un fuerte bombardeo a Londres, el museo la trasladó a un lugar seguro junto con otros objetos portátiles ‘importantes’. La Piedra Rosetta pasó los siguientes dos años en una estación del Ferrocarril Postal a 50 pies (15,24 metros) bajo tierra en Holborn.

fuente: tttp://www.britishmuseum.org › Explore › Highlights

Orígenes de la pederastia: “La paiderastia” en la antigua Grecia…

 

Escena de un cortejo pederasta Detalle de un ánfora ateniense pintada con figuras negras del siglo V a. C.

El concepto de pederastia no tenía prácticamente nada que ver en la antigua Grecia con el actual. Las relaciones homosexuales y pederastas  no sólo eran bastante habituales, y se consideraban un privilegio de los ciudadanos de las polis, especialmente de los más selectos. Si no que además era un modo de entender la formación en base al amor filosófico y como medio de apreciación de la belleza, en este caso, la belleza de los efebos y jóvenes griegos y lo que representaban. No necesariamente, estaba ligada a la homosexualidad.

La paiderastia era una forma de paideia (educación o formación del niño o adolescente), basada en el erotismo y, que tiene su origen en la civilización griega. Cumplía un papel relevante en la formación de los futuros ciudadanos varones en su fase adolescente  a través de la relación con un tutor o protector adulto, sobre todo, para los efebos de clase alta y aristócrata. Ésta relación estaba muy ritualizada. Había una parte dominante y activa que era la del adulto, que actuaba como pedagogo, mecenas y protector, era el erastés (amante), y la otra parte, dominada y pasiva por el lado del adolescente o discípulo, el erómenos (amado), y su retribución al amante era su belleza, juventud y compromiso. Se trataba de una relación temporal, limitada por la edad oportuna del erómenos (entre los 14 y 18 años eran las edades adecuadas). Era una relación entre joven y adulto, aceptada por la familia y perfectamente  legal (con la legislación actual sería similar al concepto de relación sexual consentida), que se estipulaba como parte del aprendizaje e iniciación a la virilidad y la integración en la vida pública. El banquete o sympósion y la palestra (escuela de lucha griega) funcionaban como ámbitos del grupo social del adolescente. Con este tipo de enseñanza se pretendía diferenciar entre el amor “vulgar”, que buscaba la simple satisfacción física e inmediata y el amor “sublime” que a diferencia del anterior perseguía el sentimiento profundo y capaza de establecer una relación duradera. Ahora bien, entregarse pronto al erastés era censurable, así como era merecedora de elogio la insistencia del pretendiente que no cejaba en su empeño. Cuanto mayor era la dignidad del pretendiente más honor se le hacía a la familia del efebo (Cierto).

En el arte griego y concretamente en las pinturas de la cerámica de los siglos VI a. C. y V a. C., en las cuales se representan cortejos pederastas, aparecen habitualmente dos imágenes o escenas como convencionalismos de esta práctica: una la del amante acariciando con su mano los genitales del amado mientras le coge por la barbilla para obligarlo a mirarle a los ojos y la segunda el amante rodeando con sus brazos al amado mientras introduce su pene entre sus muslos (a esta práctica se la conocía como el diamarizein), pero sin penetración anal (posiblemente para evitar el tabú de la sodomización del ciudadano). La imagen de la crátera representa el mito de Ganímedes con Zeus, el cual es el convencionalmente adecuado para ilustrar este tema. En el mismo el dios seduce al joven troyano llevándoselo al Olimpo  como su servidor y amante, mientras Hermes notifica a la familia de éste el honor y la noticia del tal hecho. Esta fabula es emulada en la crátera apúlica de referencia (340-320 a. C.), por la imagen de un adulto en un naiskos o Templo pequeño típico de la arquitectura funeraria clásica, con columnas, pilares o frontón; y el joven efebo (casi siempre barbilampiño) ofreciendo una libación funeraria a su erastés. Está realizada con la técnica cerámica de figuras rojas (técnica que nació entre el 530-520 a. C sobre fondo negro habitual. El que la pieza sea apúlica nos indica que es del período de ocupación griega del territorio conocido como la Magna Grecia. En el siglo VIII a. C. los griegos se expansionaron hasta alcanzar las zonas de Tarento y Salento. En los siglos V y IV a. C formaron el asentamiento de Taras, famoso posteriormente por sus cerámicas, en la parte más septentrional de la región llamada Apulia y cuya península meridional se conocía como Calabria.

 

El héroe Aquiles en su relación de paiderastia como erastés del joven Patroclo

Por: Jordi Carreño (extracto de trabajo de investigación de Historia Antigua – Cultura Clásica “El Mundo en la Antigua Grecia – UNED)

Fuentes consultadas:

Así vivieron en la antigua Grecia. Un viaje a nuestro pasado. López Melero, Raquel. Anaya – Biblioteca Clásica ISBN 978 84 667 8676 8. Páginas 104 y 105

Enciclopedia de Historia Universal de Salvat: Tomo IV Grecia I – ISBN 84 345 6240 5 (páginas de la 75 a 140 “El despertar del pensamiento griego”) y Tomo V Grecia II – ISBN 84 345 6242 1 (Páginas de la 27 a la 48 “La escultura y cerámica griega)