La libertad de pensamiento vs. libertad de expresión.

Parece lo mismo, pero no lo es. De hecho, todo individuo tiene libertad de pensamiento más, no dispone de la total libertad de expresión, pese a ser esta un Derecho Humano recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.  -acceso pdf-

Libertad proviene del latín libertas, liberatis -franqueza, permiso-, es decir, es la facultad natural que posee el ser humano para actuar a voluntad propia sin restricciones, respetando su propia conciencia y actuando con coherencia a la misma para alcanzar su plena realización.

universia-libertad-e1502021066471.jpg

Estatua de la Libertad

 

El debate siempre vivo desde los conceptos sociales, filosóficos o legales, nos lleva a definir primero… ¿Qué es la libertad? Desde el momento que la propia idea se determina como la Facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad” deja claro que, esta se aleja del “libre albedrío o la capacidad para poder de elegir y tomar nuestras propias decisiones conllevando la potencialidad de obrar o no sin tener en cuenta las consecuencias, queda claro que hay una limitación. Por tanto, la libertad está supeditada tal y como entendía el filósofo prusiano Immanuel Kant a:

Una facultad de subordinar todas las acciones arbitrarias a las motivaciones de la razón. Si podemos llamar libres a los actos humanos, no es porque ellos no estén sometidos a una legalidad estricta, sino porque no están determinados por causas externas (como serían, por ejemplo, los estímulos sensoriales), rigiéndose, en cambio, por una ley rigurosa de origen interno emanada de la razón misma

Frases-de-Immanuel-Kant-1024x576

Immanuel Kant

La libertad de pensamiento es un derecho reconocido también en la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”. La libertad de pensamiento, intelectual o de conciencia, como derecho inherente de las personas trata de la opinión libre y de cómo desarrollar las propias ideas sin ser perturbado por ello.

La libertad de expresión, sin embargo, nace con la intención de que podamos difundir nuestras ideas y promover el debate y la discusión abierta, pero, esta pese a que nunca debe ser objeto de censura previa puede regularse a partir de la responsabilidad ulterior. Esto quiere decir que está sujeta a legalidad. El concepto de Kant es que esta acción libre se ciñe estrictamente a la legalidad impuesta por la razón; y ésta, concibe la sociedad como “libertad bajo leyes externas”. El derecho a la libertad de expresión, por lo tanto, no es absoluto y, las diferentes legislaciones suelen prohibir que una persona incite a la violencia o al delito, que haga apología o discriminación hacia el odio o que estimule una guerra, atente contra el prójimo, la sociedad o el Estado y/o que promueva el rechazo racial, de sexo, religioso, etc. o a incentivar a cometer delitos.

El profesor José Luis Sampedro habla sobre el pensamiento razonado

Luego la lista de argumentos que delimitan la “libertad de expresión” es amplia y ambigua según el pensamiento propio e individual, pero no en el concepto colectivo: violencia, insultos, desconsideraciones, libelos, vejación, enaltecimientos como el del terrorismo, violencia de género, etc. hacen que la propia calificación sea para algunos una contradicción en sí y para otros una necesidad per se. Queda claro que va en la interpretación personal de cada uno pero limitada por las consecuencias y lecturas jurídicas que se hagan de las manifestaciones u opiniones teóricamente libres.

imagen_16800

Finalmente no hay duda de que, pensar se puede pensar lo que se desee sin limitación alguna, pero decir, no se puede decir todo lo que se piensa. Lo que nos lleva a que la libertad individual queda condicionada o subordinada por la libertad social o de conjunto.

Pensar en libertad y expresarse con libertad, sin cortapisas, limitaciones ni prejuicios parecen conceptos muy cercanos, no obstante, ambas realidades son más complejas y están más alejadas en sí que esa mera enunciación simplista del propio concepto. El ideal mitificado de la libertad de expresión queda pues en desventaja con la libertad de pensamiento por un razonamiento de conjunto contra el individual.

Yo siguiendo más el concepto filosófico de Kant creo firmemente en que, la única limitación del razonamiento propio de la libertad de pensamiento debe estar basado en la ilustración, y, por ende, la libertad de expresión está supeditada al conocimiento y la educación que nos llevan al entendimiento por la connivencia pese a las múltiples diferencias. Dicho de otro modo y según él mismo en su obra “Crítica de la Razón Pura” escrita en 1781, donde Kant afirma que:

Una constitución que permita la máxima libertad humana de acuerdo con leyes que establezcan que la libertad de cada cual pueda coexistir con la de los demás (no de la máxima felicidad, pues ésta ya vendría por sí misma como consecuencia), es por lo menos una idea necesaria que tiene que servir de base, no sólo en el primer proyecto de una Constitución del Estado, sino también en todas las leyes

1_5Ow6BW9aReZ8JNdQ-deD8A

La libertad de prensa, por ejemplo, que debe estar siempre subordinada a la libertad de expresión, el arte y cualquier otra tipo de manifestación, también, pero, no por ello deben permitir la mentira, la injuria, la falta de respeto y menos si la opinión es pública porque entonces puede convertir el mensaje en un acto de incitación, apología, apremio, solivianto o azuzamiento que provoquen o puedan generar acciones o actos que atenten contra otros derechos fundamentales como la vida, la libertad de asociación, etc.

La libertad de pensamiento vs. libertad de expresión nacen ambas del propio derecho individual y universal, pero, esta última, queda cooperativamente sujeta a la idea común de la solidaridad, respeto, fraternidad y libertad por encima del modo de expresión,. Porque finalmente todo se puede decir, solo que, el fondo está más en el modo y forma en que se dice y, siempre cuando lo que se diga no atente contra las personas.

Por @JordiCris

Fuentes consultadas: en los enlaces y links señalados

Fotografías: Google Images.

 

Pensamiento crítico. Huyendo de la psicología de masas en la medida de lo posible.

Decía Sigmund Freud que, “El individuo se le ve como miembro de una tribu, pueblo, casta social o institución que se organiza en una masa o colectividad“.

A2 Montagut Inicio de la cultura de masas.jpg

Historia de las masas por Eduard Montagut

De manera muy simple y sin ánimo de ofender a nadie, menospreciar o criticar os dejo algo que hace mucho tiempo me ayudó a entender por qué el pensamiento crítico e individual es importante. Por qué huyo de consignas y dogmas, por qué es mejor adaptar modelos filosóficos diferentes en la actitud y el pensamiento sobre el encasillamiento ideológico o comportamiento colectivo. Coger lo que me gusta de aquí y de allí y formar mi propio estado de pertenencia a multiplicidad de masas que me permiten no anclarme en paradigmas y reglas únicas. Ir por libre dentro de la casi imposibilidad de asociación o pertenencia a un grupo o una masa, a no ser que seas asceta. Este punto de vista ni me da ni me quita la razón, no me hace mejor que nadie, mis puntos de vista pueden ser, y son, tan erróneos o acertados como los de cualquiera y defendiendo con criterio propio los cánones que me he impuesto, aunque sean de otros o sean normas generales pero con el principio ilustrado que Freud criticaba en la psicología de masas. Decidí agruparme con la mayor de todas, la que está formada por muchas más, la humanidad.

Por eso huyo de fronteras y banderas, de consignas y soflamas que inducen los líderes a sus masas. A partir de aquí, que cada cual saque sus propias conclusiones y opiniones y vea dónde está o se reconoce posicionado. Si de algo estoy convencido es que en mi interior hago lo que deseo hacer y, de cara a la galería, por mucho que yo mismo me haya intentado definir poca gente me puede etiquetar. Me han llamado rojo, facha, conservador, burgués, proletario de clase media, pijo, manipulador, mentiroso, subjetivo, moderado, indefinido, unidireccional y otros muchos adjetivos y lindezas más que lo único que hacen es reafirmarme en mi pensamiento, porque cuando los demás son incapaces de encasillarte es que no eres como los demás, al menos en una buena parte. Entre otras cosas porque tengo asumido mi don dual como todo hijo de vecino y actuó en consecuencia de ello. Puedo estar de acuerdo o desacuerdo en todo según mi propio criterio. Normalmente busco la ponderación entras los dicótomas que surgen.

La psicología de masas es algo que ya analizaban en la Grecia clásica filósofos como Platón o Aristóteles realizando hipótesis sobre la organización de las sociedades en las que un patrón se repite entre las personas que formaban dicha sociedad. En la era más moderna (la era moderna históricamente son los períodos históricos en los que se divide convencionalmente la historia universal, comprendidos entre el siglo XV y el XVIII), es decir, a partir del siglo XX, filósofos, sociólogos, médicos y otros científicos como Lewin, Le Bon (La teoría de las Masas), Mc Dougall, Freud, Durkheim o Adler llevaron a cabo investigaciones que determinaron unos patrones comunes dentro del comportamiento tanto individual como colectivo. Este último es el que define el término “Psicología de Masas“.

A5 maxresdefault

Sigmunt Freud – La Psicología de Masas

La psicología de masas es el estudio del comportamiento de los grupos colectivos. Es decir, es la rama que se encarga de investigar y analizar el porqué los individuos se contagian del comportamiento de los demás y se limitan a repetir ese mismo comportamiento sin cuestionarse nada, repercutiendo esa influencia en cualquier aspecto de la vida, ya sea política, religiosa, social, económica, deportiva, musical, moda, etc. La cultura en dichos grupos sociales está relacionada con unos valores y cánones compartidos grupalmente. Es decir, se centra en la inexistencia de autonomía individual dentro del grupo. Una persona que forma parte de una masa deja de ser independiente, es más, se subordina inconscientemente al grupo al que pertenece aunque piense que sus acciones son actos libres. Practican la pertenencia como un axioma.

La psicología de masas se fundamenta en tres principios básicos que son: 1- La naturaleza social de los individuos. Su comportamiento marcado por sus genes biológicos y costumbre cultural. 2- Su relación con los demás. Conducta del individuo por contagio en los grupos colectivos. Tienden a hacer las mismas acciones que ven en los demás en la interactuación grupal. 3- Su representación de la vida en sociedad. Al verse presionados por los otros grupos sociales o poderes las personas acaban cediendo ante una idea dominante.

Una vez que el individuo forma parte del grupo colectivo se deja llevar por los sentimientos y se une a estos dejando de lado sus hábitos anteriores sin cuestionarse si son correctos o no. Es más, los actos que social o legalmente puedan ser aceptados por otros grupos no son necesariamente aceptados por intereses propios. Excluyendo así a otros grupos.

Manipulacion-mediatica por Psicología Social - Blogger

Manipulación mediática por Psicología Social – Blogger.

Los sentimientos de la masa siempre son simples, predecibles y exaltados pues esta no quiere ser dominada pero por el contrario desea someter a la vez. La sociedad en masa presenta características negativas como son: la impulsividad; inconsciencia; falta de perseverancia; es influenciable, tiende a la credulidad; es acrítica; voluble; intolerante y excluyente. En la masa predomina una falsa ilusión sobre lo real, es incapaz de ver otros estadios que no sean los propios. Una de las características más negativas a resaltar es que, los grupos colectivos al unirse convirtiéndose en masa presentan un bajo rendimiento intelectual al no ejercitar la mente por sí mismos y al verse afectados por el nivel del aumento de la afectividad sobre la capacidad de pensamiento individual. Intentan nivelar el nivel intelectual. De ahí que requieran de una fuerte presencia y liderazgo que la dirija y el discurso de pertenencia, argumentos y objeciones son homogéneas y no atienden más razones que la de sus líderes. La masa actúa y se deja arrastrar por las soflamas y mensajes del líder. Es lo que se llama seguimiento del apotegma  , lema o consiga del líder.

Las masas pueden ser estables, cuando consagran su vida para encarnarse en un orden de normas e instituciones sociales o efímeras que son las que se unen con miras a un tipo de interés pasajero. (Ambas pueden incluir otros grupos o masas con el mismo interés). De hecho un individuo suele formar parte de varias o muchas masas. Forma parte de un Estado, de un grupo político, grupo social, cultural, deportivo, etc. Como individuo elige de qué masas quiere formar parte y, al formar parte de  renunciar generalmente al individualismo per se. (ver presentación de La Psicología de las Masas de Bertha Maribel Pimentel Pérez– 62 diapositivas)

Indudablemente el ser individual necesita tener asociación y sentimiento de pertenencia a un grupo o masa, todos necesitamos del reconocimiento y participación grupal porque somos seres sociales, sentimentales y dependientes. Pero, como criticaba Sigmund Freud ( en la Psicología del las masa y el yo) eso no es óbice para que el ser humano individual pierda autonomía y capacidad crítica y de raciocinio. Freud pensaba que, “el ser humano debe de tener la posibilidad de elegir lo que quiere, porque desea y piensa” y hacía hincapié en la idea de que la igualdad social es la raíz de la conciencia moral, social y del sentimiento del deber.

Redes sociales dominio de masas.

Redes sociales dominio de masas

Los colectivos extremistas actúan con normas de grupo bastante simples y radicales como son la obsesión, el fanatismo o el favoritismo pensando que son poseedores de la verdad absoluta o que algo es sagrado e intocable. Son los grupos que muestran más desobediencia hacia las normas sociales, leyes o cánones grupales mayoritarios, religiosos, etc. y, suelen plasmar sus enfados o frustraciones con el resto con actitudes intransigentes o beligerantes llegando en muchas ocasiones a la violencia como argumento aunque el propósito haya sido pacifista. Ej. grupos radicales de defensa animalistas o de la vida que atacan personas.

Hay ciertas características como la educación recibida y unas relaciones sociales deficientes, poseer prejuicios, o la debilidad de carácter de una persona que desea ser aceptada en cualquier grupo o integrada en una sociedad, sea la que sea, son las que la invitan a declinarse por un grupo de carácter extremista. Además, situaciones como la pobreza, la desigualdad social, la debilidad o miedo del líder que forma de modo estricto o con unos valores muy marcados o en condiciones de opresión también puede decantarnos por este tipo de colectivos más radicalizados. Estos grupos acaban obsesionándose y se ciegan por un idealismo que puede llevarlos a la autodestrucción masiva. Se puede decir que se guían por las emociones de sus ideales y carecen de racionalidad por este hecho.

Por estos motivos para la comprensión de la psicología de masas es muy importante mantener la paz y el bienestar social ya que está comprobado históricamente que las actitudes extremistas han derivado y pueden derivar en violencia. Es tan simple como que el hecho marcado como el cambio por una revolución suele ser violento a excepción de muy pocos casos como la descolonización iniciada con Ghandi, que aun así tuvo hechos violentos o la caída del Muro de Berlín que fue un acto masivo que llevo a las desintegración de los países satélites de la extinta URSS.

En fin, las conclusiones será múltiples individualmente pero estoy seguro que no variarán en nada en los comportamientos grupales. (Eso me incluye  a mi también). Es la historia de nuestra especie, es la historia de la humanidad. Al fin y al cabo, todos en una media u otra seguimos preceptos, apotegmas, ideas o ideologías y filosofías que nos etiquetan o incluyen en grupos o masas por muy independientes que seamos o nos creamos.

Jordi Carreño Crispín  @JordiCris.