La libertad de pensamiento vs. libertad de expresión.

Parece lo mismo, pero no lo es. De hecho, todo individuo tiene libertad de pensamiento más, no dispone de la total libertad de expresión, pese a ser esta un Derecho Humano recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.  -acceso pdf-

Libertad proviene del latín libertas, liberatis -franqueza, permiso-, es decir, es la facultad natural que posee el ser humano para actuar a voluntad propia sin restricciones, respetando su propia conciencia y actuando con coherencia a la misma para alcanzar su plena realización.

universia-libertad-e1502021066471.jpg

Estatua de la Libertad

 

El debate siempre vivo desde los conceptos sociales, filosóficos o legales, nos lleva a definir primero… ¿Qué es la libertad? Desde el momento que la propia idea se determina como la Facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad” deja claro que, esta se aleja del “libre albedrío o la capacidad para poder de elegir y tomar nuestras propias decisiones conllevando la potencialidad de obrar o no sin tener en cuenta las consecuencias, queda claro que hay una limitación. Por tanto, la libertad está supeditada tal y como entendía el filósofo prusiano Immanuel Kant a:

Una facultad de subordinar todas las acciones arbitrarias a las motivaciones de la razón. Si podemos llamar libres a los actos humanos, no es porque ellos no estén sometidos a una legalidad estricta, sino porque no están determinados por causas externas (como serían, por ejemplo, los estímulos sensoriales), rigiéndose, en cambio, por una ley rigurosa de origen interno emanada de la razón misma

Frases-de-Immanuel-Kant-1024x576

Immanuel Kant

La libertad de pensamiento es un derecho reconocido también en la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”. La libertad de pensamiento, intelectual o de conciencia, como derecho inherente de las personas trata de la opinión libre y de cómo desarrollar las propias ideas sin ser perturbado por ello.

La libertad de expresión, sin embargo, nace con la intención de que podamos difundir nuestras ideas y promover el debate y la discusión abierta, pero, esta pese a que nunca debe ser objeto de censura previa puede regularse a partir de la responsabilidad ulterior. Esto quiere decir que está sujeta a legalidad. El concepto de Kant es que esta acción libre se ciñe estrictamente a la legalidad impuesta por la razón; y ésta, concibe la sociedad como “libertad bajo leyes externas”. El derecho a la libertad de expresión, por lo tanto, no es absoluto y, las diferentes legislaciones suelen prohibir que una persona incite a la violencia o al delito, que haga apología o discriminación hacia el odio o que estimule una guerra, atente contra el prójimo, la sociedad o el Estado y/o que promueva el rechazo racial, de sexo, religioso, etc. o a incentivar a cometer delitos.

El profesor José Luis Sampedro habla sobre el pensamiento razonado

Luego la lista de argumentos que delimitan la “libertad de expresión” es amplia y ambigua según el pensamiento propio e individual, pero no en el concepto colectivo: violencia, insultos, desconsideraciones, libelos, vejación, enaltecimientos como el del terrorismo, violencia de género, etc. hacen que la propia calificación sea para algunos una contradicción en sí y para otros una necesidad per se. Queda claro que va en la interpretación personal de cada uno pero limitada por las consecuencias y lecturas jurídicas que se hagan de las manifestaciones u opiniones teóricamente libres.

imagen_16800

Finalmente no hay duda de que, pensar se puede pensar lo que se desee sin limitación alguna, pero decir, no se puede decir todo lo que se piensa. Lo que nos lleva a que la libertad individual queda condicionada o subordinada por la libertad social o de conjunto.

Pensar en libertad y expresarse con libertad, sin cortapisas, limitaciones ni prejuicios parecen conceptos muy cercanos, no obstante, ambas realidades son más complejas y están más alejadas en sí que esa mera enunciación simplista del propio concepto. El ideal mitificado de la libertad de expresión queda pues en desventaja con la libertad de pensamiento por un razonamiento de conjunto contra el individual.

Yo siguiendo más el concepto filosófico de Kant creo firmemente en que, la única limitación del razonamiento propio de la libertad de pensamiento debe estar basado en la ilustración, y, por ende, la libertad de expresión está supeditada al conocimiento y la educación que nos llevan al entendimiento por la connivencia pese a las múltiples diferencias. Dicho de otro modo y según él mismo en su obra “Crítica de la Razón Pura” escrita en 1781, donde Kant afirma que:

Una constitución que permita la máxima libertad humana de acuerdo con leyes que establezcan que la libertad de cada cual pueda coexistir con la de los demás (no de la máxima felicidad, pues ésta ya vendría por sí misma como consecuencia), es por lo menos una idea necesaria que tiene que servir de base, no sólo en el primer proyecto de una Constitución del Estado, sino también en todas las leyes

1_5Ow6BW9aReZ8JNdQ-deD8A

La libertad de prensa, por ejemplo, que debe estar siempre subordinada a la libertad de expresión, el arte y cualquier otra tipo de manifestación, también, pero, no por ello deben permitir la mentira, la injuria, la falta de respeto y menos si la opinión es pública porque entonces puede convertir el mensaje en un acto de incitación, apología, apremio, solivianto o azuzamiento que provoquen o puedan generar acciones o actos que atenten contra otros derechos fundamentales como la vida, la libertad de asociación, etc.

La libertad de pensamiento vs. libertad de expresión nacen ambas del propio derecho individual y universal, pero, esta última, queda cooperativamente sujeta a la idea común de la solidaridad, respeto, fraternidad y libertad por encima del modo de expresión,. Porque finalmente todo se puede decir, solo que, el fondo está más en el modo y forma en que se dice y, siempre cuando lo que se diga no atente contra las personas.

Por @JordiCris

Fuentes consultadas: en los enlaces y links señalados

Fotografías: Google Images.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s