La Seu, la Catedral de Santa María de Palma la gran desconocida de los mallorquines…

 catedralpalma2

La Catedral de Palma ostenta la categoría de Basílica que le fue concedida por el Papa Pío X y es uno de los conjuntos monumentales más emblemáticos de la isla de Mallorca porque sintetiza perfectamente los últimos ocho siglos de su historia juntamente al Castillo de Bellver. Su majestuosa imagen, como la de una gran nave sobre el mar domina la bahía de la ciudad de Palma, de forma atractiva y espectacular, sorprendiendo a primera vista al viajero y suscitando la curiosidad del visitante. La Catedral de Palma cuenta hasta la fecha con 783 años de historia documental y fue declarada Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1931.

La Catedral lidera un conjunto monumental que evoca las culturas que precedieron la conquista de Madina Mayurqa o la Mallorca musulmana, el 31 de diciembre de 1229, por parte del Rey Jaime I, rey de Aragón y conde de Barcelona. El Conquistador, siguiendo la costumbre de la época y cumpliendo la promesa realizada a la virgen durante la gran tormenta que les azotó en la travesía emprendida para la conquista de la isla, consagró la antigua mezquita a la Virgen María y preparó la construcción de un templo de nueva planta a partir del minarete que actualmente es el campanario, acorde con el estilo de la época. (TITULARIDAD MARIANA: Emblema y representación de la Iglesia, el templo mismo representa a María, especialmente la Catedral o Iglesia madre. Símbolo, pues, de la Virgen soberana es la augusta Catedral y que comenzada por Jaime el conquistador, grande como su fe y magnífica como su piedad, fue precisamente dedicada ala Reina de los cielos)

catedralpalma3

Hay indicios documentales, a partir de 1230, relacionados con la obra de la Catedral. Constan encargos al maestro Ponç realizados en 1256, a cuenta del Obispo Ramón de Torrella, el primer obispo de Mallorca. En 1269, el obispo Pere de Morella consagró el ara del altar mayor. La construcción, tal como se conoce actualmente, comenzó por la Capilla Real, en torno al 1300, durante el reinado de Jaime II (1276-1311), primer monarca de la Corona de Mallorca. De esta forma se iniciaba el proyecto de catedral gótica que tuvo su esplendor constructivo durante los siglos XIV y XV. El ábside actual conserva la capilla funeraria destinada a panteón sepulcral de los monarcas de la casa real mallorquina y donde todavía se pueden observar en las paredes algunos bocetos de Gaudí. El ábside estaba finalizado en 1328, en 1329 se colocaron los ventanales de cristal del maestro sienés Matteo di Giovanni y paralelamente se había proyectado el campanario. Las obras de la torre finalizaron en 1498, como un proyecto inacabado. Tiene nueve campanas, la mayor de las cuales es conocida como Eloi y pesa unos 4.500 Kg, el resto son: Bàrbara, Antònia, SaNova, Mitja, Tèrcia,
Matines, Prima y Picarol.

Simultáneamente al apoyo de la Casa Real en la construcción de la Catedral, los obispos de Mallorca, desde el siglo XIII, animaron al pueblo cristiano de Mallorca y al clero a colaborar con los recursos económicos destinados a su construcción. Entre los primeros obispos que tuvieron un mayor protagonismo en este proceso cabe destacar a Berenguer Balle (1349 BC), que, en 1346, erigió la cátedra pontifical; Antoni Galiana (1375 BC), primer obispo de origen mallorquín, promovió el acabado de la fachada lateral hasta la capilla de la Corona, y Pere de Cima (1390 BC) estimuló la construcción del portal del Mirador. Entre los maestros picapedreros y escultores del siglo XIV que trabajaron en la obra de la Catedral cabe destacar a Antoni Camprodon, Jaume Mates, Guillem Oliveres, Pere Morey, Enric Aleman, Joan de Valenciennes, Guillem Morey, Pere de Sant Joan i Antoni Canet, entre otros. A finales del siglo XIV se derribaron los últimos vestigios de la mezquita y a comienzos del XV el edificio entró en una nueva fase constructiva. Parte de la piedra caliza utilizada o piedra de mares, en su mayor parte de la construcción provenía de las canteras ubicadas en la  costa mallorquina, concretamente del conocido enclave denominado actualmente como Cap Enderrocat (Cabo Derrocado o destruido) se dice que se le da el nombre precisamente por este hecho y donde posterioremente se construirían la torre de vigilancia y el castillo o fortificación militar, allá sobre el 1889, de las canteras de Lluchmajor, Felanitx, Santanyi y de Palma las de Bellver,  Coll d’en Rebassa y Puigdorfila.

Iniciado el 1400, el insigne Guillem Sagrera se incorporó a la fábrica de la Catedral. Dirigió las obras del portal del Mirador y edificó la Sala Capitular gótica, que el obispo de Mallorca Gil Sanxís Munyos –hasta 1429 conocido como Clemente VIII, antipapa– eligió para ser enterrado. Arnau Piris sustituyó a Guillem Sagrera como responsable de las obras de la Catedral, cuando éste fue retenido por Alfonso el Magnánimo para obrar el Castel Nuovo de Nápoles. Poco tiempo después Joan Sagrera, hijo del maestro Guillem, se incorporó a las obras de la Catedral. En 1490, Francesc Sagrera, canónigo, sobrino de Guillem Sagrera, relacionado con la administración de la obra de la Catedral, diseñó el Portal de la Almoina. Ya en el interior de la Catedral se puede contemplar el antiguo retablo gótico, actualmente adosado al Portal del Mirador.

La sillería del coro –actualmente formado por 110 sillas de nogal, situado en el altar mayor o Capilla Real– fue obrado a partir de 1514 y ocupaba el centro de la nave central de la basílica, tallado probablemente por Felip Fulló, de origen francés; y en 1526 Joan de Sales habría continuado las obras. A él se le atribuye también la parte plateresca de la madera, la portada, la galería, los púlpitos de piedra, de estilo renacentista, acabados en 1535. Durante el siglo XVI finalizaron las últimas crucerías, se levantó el frontispicio, los dos rosetones y la puerta del portal principal, promovida a instancias del obispo Vich y Manrique, y obrada, entre 1594 y 1601, por el escultor y arquitecto Miquel Verger. La Casa de la Almoina, sede actual del Archivo Capitular, también se construyó durante este período. Por otra parte destaca, también, el interior del templo de ocho tramos de crucería, sostenidos por columnas octogonales. El conjunto cuenta con siete rosetones, dos de ellos cegados en la facha principal. El mayor mide 12,51 metros de diámetro. Estructuralmente es un edificio gótico sometido a gran influencia cultural y religiosa del siglo XVI, en sintonía con la espiritualidad humanista.

Durante los siglos XVII-XVIII, el interior del edificio recibió una gran influencia del barroco, sobre todo en forma de retablos, pinturas y esculturas marcadas por la espiritualidad postridentina, que coincidía con un período de esplendor económico y social de la Iglesia y de la sociedad mallorquinas. La fábrica de la Catedral no se explica al margen de la iconografía barroca, y de esta época cabe destacar también  algunas piezas tan emblemáticas como el retablo del Corpus Christi, obra de Jaume Blanquer, el claustro y la nueva sala capitular. Ya en la segunda mitad del siglo XVII, esta corriente fue seriamente cuestionada e incluso despreciada, pero al margen de esta corriente y de esta espiritualidad es difícil entender el itinerario completo del edificio. Con el Romanticismo se acentuó el debate y se idealizó el gótico como referencia artística y como elemento explicativo que permitía recuperar la pureza originaria y ofrecía una mirada idealizada del pasado. El terremoto de 1851 puso en peligro el conjunto de la fachada principal, lo que motivó al obispo Miquel Salvà Munar el encargo de la restauración al arquitecto Juan Bautista Peyronet, con la colaboración del mallorquín Antoni Sureda Villalonga. Su intervención queda perfectamente reflejada en la parte superior de la fachada principal de la Catedral, enriquecida posteriormente también por el arquitecto Joaquín Pavía.

Entrada-Catedral-Palma-Mallorca-PAELLACHIPS

En 1902, con la finalidad de adaptar el espacio de la Catedral a las nuevas exigencias litúrgicas y pastorales, el obispo Pere Joan Campins encargó al arquitecto Antoni Gaudí la reforma del conjunto del templo. La intervención de Gaudí duró aproximadamente diez años (1904-1914). El 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada, de 1904, el obispo Campins presidió la inauguración de las obras, que consistieron en la recuperación, ordenación y decoración del espacio de la nave central y de la Capilla Real (actualmente el altar mayor), básicamente con el traslado del coro, hasta el momento situado entre los tramos segundo y tercero de la nave, eliminación del retablo mayor gótico, realización del baldaquino del altar mayor, incorporación al presbiterio de la sede episcopal, iluminación del espacio a base de ventanales de cristal desprovistos de estos hasta el momento, luz artificial y candelabros, y elaboración de un amplio mobiliario litúrgico. Los sucesivos Cabildos han continuado el mantenimiento, la restauración y la mejora de la fábrica de la Catedral. Entre los más significativos cabe destacar la apertura de ventanales (83 ventanales en total), un proyecto sistematizado durante la década de 1920, entre les cuales cabe destacar dos de la casa Mayer (Munich), de 1929.

A continuación se resumen las principales actuaciones que Antoni Gaudí llevó a cabo en la iglesia:

– Traslación de la sillería gótica del coro del centro de la nave hasta colocarla en el presbiterio, alrededor del altar mayor. Además, Jujol dio color a la sillería con vivos colores que no gustaron mucho a los canónigos.

– Desmonte del corredor de los cirios, en las paredes de la capilla real.

– Decoración del presbiterio con un aplacado de cerámica representando los escudos de los obispos de Mallorca rodeados de ramas de árboles.

– Desmonte del retablo barroco del presbiterio y traslado a la iglesia de Santa Catalina.

– Desmonte del retablo gótico y reinstalación en la puerta del Mirador.

– Colocación del altar mayor frente a la cátedra episcopal descubierta tras el retablo gótico.

– Colocación de inscripciones de hierro forjado en latín en el muro que rodea la cátedra episcopal.

– Construcción de una barandilla para el presbiterio en hierro forjado.

– Colocación de lámparas y candelabros de diferentes diseños de hierro forjado.

– Colocación de dos baldaquinos sobre el altar mayor.

– Colocación de tribunas para cantores a lado y lado del presbiterio, formado por elementos platerescos.

– Construcción de dos púlpitos en las columnas más cercanas al altar, uno de los cuales quedó incompleto y fue desmontado en enero de 1970.

– Además se colocaron diversos lampadarios en la entrada de la capilla real y en las naves laterales.

Y otras dos aportaciones importantes de Gaudí a la bella catedral son el mobiliario (uno de los confesionarios representa el diseño de su casa) y las vidrieras.

Del mobiliario destacan el banco para los oficiantes del altar, un taburete, un atril y la preciosa escalera plegable para acceder a la exposición del Santísimo Sacramento.

En esta catedral Gaudí utilizó un nuevo método para dar color a las vidrieras, con la intención de ensayar para ponerlo en la Sagrada Familia, y que consistía en superponer tres cristales de colores primarios (amarillo, azul y rojo).

También recuperó los rosetones y vidrieras que estaban tapiados.

Siguiendo esta tónica de constante actualización del edificio, se invitó al artista Miquel Barceló a realizar una intervención en la Capilla del Santísimo. La intervención de Barceló, dedicada a la Eucaristía (multiplicación de los panes y los peces) se inauguró el 2 de febrero de 2007 siendo una de sus mayores atracciones.

Cabe destacar anecdóticamente la vidriera situada en el lado izquierdo visto de frente al altar donde se puede distinguir un motivo relacionado con la destrucción del hombre a través de una explosión nuclear; y donde cuentan que en la visita realizada por el ex-presidente de los Estados Unidos de América Bill Clinton al interesarse por ella, el diácono que lo acompañaba en la misma le dijo que era donde rezaba cada día por él. Al sorprenderse el mandatario le preguntó porqué, a lo que fue contestado… “Para que nunca suceda algo así”.

GAUD_Y1

Como curiosidades:  La luminaria del altar mayor consta de siete caras en representación del número 7 que representa la perfección. Por eso Jesús dirá a Pedro que debe perdonar a su hermano hasta 70 veces 7. También puede expresar la perfección del mal, o el sumo mal, como cuando Jesús enseña que si un espíritu inmundo sale de un hombre puede regresar con otros 7 espíritus peores, o cuando el evangelio cuenta que el Señor expulsó 7 demonios de la Magdalena. El Apocalipsis el que más veces lo emplea: 54 veces para describir simbólicamente las realidades divinas: las 7 Iglesia del Asia, los 7 espíritus del trono de Dios, las 7 trompetas, los 7 candeleros, los 7 cuernos, etc.

Su órgano consta de 4 teclados manuales de 56 notas y un pedal de 30 notas. De sus 7 rosetones cabe destacar que durante dos días al año el rosetón mayor situado donde comienza el presbiterio en la nave central proyecta su luz sobre el rosetón de la fachada de la entrada principal. Son los días 11 de noviembre y el dos de febrero. El inicio de este efecto comienza con la salida del sol ambos días.

Algo que al curioso le llama la atención es en la fachada lateral donde se ubica el campanario, la entrada al museo y la puerta lateral donde hay un desnivel en el bajo de fachada que cae sobre la acera gaudiana, donde hay sendos mosaicos obra del famoso arquitecto (Por cierto esta acera diseñada por Gaudí y hecha en mármol fue en parte destruida con las reformas y asfaltado realizados por el Govern Balear en la zona de la Catedral y la Almudaina), uno en la puerta dicha y otro en la principal y que era utilizado para aliviar a los fieles de sus necesidades mingitorias. El museo catedralicio fue inaugurado en el año 1932 en época de la II República.

Es en Barcelona donde se ubica una de las miniaturas hechas por Gaudí replica de la Seu.

250px-Catalunya_en_Miniatura-Catedral_de_Palma_de_Mallorca

En el año 2010 la Catedral fue la primera del mundo en recibir el certificado del Sistema de Gestión Energética que entrega la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor) por los cambios efectuados en los sistemas de iluminación y eléctrico para conseguir una mayor eficiencia en la gestión y consumo energético, lo posibilita un ahorro del 32% de su gasto de energía anual.

2013-07-21-974

El conjunto de La Catedral mide:

Ocupa un área de unos: 6.600 m2 
La cubierta mide: 4,250 m2
Longitud total: 109,40 m
Ancho total: 39,45 m
Altura nave central: 43,95m
Altura naves laterales: 29,49 m
Altura de las columnas: 21,47 m
Grosor de las mismas: 1,49 -1,67 m

Elemento

Longitud

Anchura

Altura

Capilla Trinidad

9,43

5,70

13,40

Capilla Real

24,45

15,87

28,30

Nave Mayor

75,52

19,40

43,74

Nave Lateral

75,52

10,03

30,17

Capillas absidales

110,32

10,03

16,35

Capillas de las Naves      

Horarios de la Visita Turística al Museo y la Catedral de Mallorca:

1 abril – 31 Mayo / Octubre:
De lunes a viernes de 10:00 a 17:15

1 Junio – 30 Septiembre:
De lunes a viernes de 10:00 a 18:15

2 Noviembre – 31 Marzo:
De lunes a viernes de 10:00 a 15:15

Todo el año:
Sábados de 10 a 14:15

1er. Sábado de cada mes: Visita  gratuita para residentes.

(Previa concertación grupo)

De  11.00h a 14:15h

Por Jordi Carreño

 Fuentes documentales:

www.catedraldemallorca.info

www.catedraldemallorca.info/…/historia/2530-la-catedral-de-mallorca-historia

www.miquelbarcelo.com/documentos/Ponencia6-1_128.pdf

www.periodistadigital.com/…/catedral-mallorca-verde-iglesia-religion-pa

www.oficinadeturismo.info/escapadas/palma-de-mallorca.html

www.artifexbalear.org/seu.htm

www.es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Santa_María_de_Palma_de_Mallorca

www.gaudiclub.com/esp/e_vida/mallorca.asp

Fotografías propiedad de Tuñy Barcala

Fotografía Rosetón propiedad de Mallorca Quality

Fotografía fachada lateral de: Mallorca en la red.com

Fotografía de UH (Última Hora)

Fotografías propiedad de:  Tripadvisor

  1. http://www.tripadvisor.es/LocationPhotos-g187463-d244037-Cathedral_Le_Seu-Palma_de_Mallorca_Majorca_Balearic_Islands.html#35744731″><img
  2. http://media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-s/02/21/6b/db/cattedrale-la-seu.jpg”/></a><br/>Esta
  3. http://www.tripadvisor.es/Attraction_Review-g187463-d244037-Reviews-Cathedral_Le_Seu-Palma_de_Mallorca_Majorca_Balearic_Islands.html”>Catedral

Batabanó, la cuba de los malloquines e ibicencos…

 1095015_10201231089072712_2067893703_n

Mallorquines en Batabanó (Cuba) . Revista la aventura de la historia

El Municipio de Batabanó es uno de los veintiséis municipios en la provincia de La Habana. Está este municipio al centro y sur de la provincia. Su extensión cubre 213 kilómetros cuadrados. Limita al este y noreste con el municipio de Melena del Sur; al norte con San Antonio de Las Vegas; y al este con los términos municipales de Bejucal, La Salud y Quivicán. Al sur su costa la baña el Golfo de Batabanó

Surgidero de Batabanó se encuentra al sur de la provincia La Habana, es una franja de costa que descansa a la orilla del Golfo de Batabanó, por ese lugar la isla de Cuba termina, más allá solo se divisan algunos cayos dispersos (distantes), después el horizonte.

Este puerto de mar tiene su historia, minúsculas partículas de identidad que fueron entretejiendo lo que es hoy; un poblado que se dedica fundamentalmente a la pesca de la esponja y cuyos habitantes en más de un 50% son de descendencia balear. (Mallorquines y algunos ibicencos)

La emigración de las Islas baleares a Surgidero de Batabanó es un componente esencial en la antropología social de ese pueblo, si se tiene en cuenta que la antropología es la ciencia que estudia la huella o el tránsito del hombre a lo largo de su vida. Los baleares se integraron a la vida social y económica de los naturales, contribuyendo a la diversidad y al desarrollo de rubros que sustentaran la supervivencia, crearon comercios, instituciones sociales, publicaciones seriadas y relaciones sociales muy sólidas con los originarios de Surgidero de Batabanó.

El Gremio de recortadores de esponjas es una de esas actividades que deviene hoy patrimonio local, no solo por su historia, su cohesión y organización gremial, sino porque a pesar de los años se mantiene como una faena puramente artesanal, utilizando las mismas técnicas e instrumentos de hace un siglo atrás.

A partir de los años sesenta del siglo XIX, la población mallorquina experimentó un notable incremento al mantenerse los elevados índices de natalidad y disminuir la mortalidad epidémica. En el período comprendido entre 1860 y 1887, Mallorca pasó de 209.064 a 249.008 habitantes, registrando un crecimiento absoluto de 39.994 personas, de las cuales un total de 32.964 correspondían a la denominada Part Forana, espacio geográfico que define a todo el territorio de Mallorca exceptuando el núcleo urbano de Palma. Esta etapa alcista coincidió con una fase de expansión de la economía mallorquina que permitió a su mercado de trabajo absorber el aumento de población. No obstante, a pesar de esta sintonía entre recursos y población, la Part Forana presentaba un balance migratorio negativo de 1.553 personas evidenciando que su progresiva superpoblación empezaba a generar un tímido movimiento emigratorio hacia Ultramar y Palma, principal receptora de la población rural en este período como indica su saldo migratorio positivo de 949 personas.

Entre 1888 y 1897, la dinámica demográfica de Mallorca entró en una fase recesiva. De los 249.008 habitantes censados en 1887 se pasó a 244.322 en 1897. La población disminuyó en 4.686 efectivos y los balances migratorios de Mallorca y de su ámbito rural sumaron unas cifras negativas alarmantes: 21.392 personas para la totalidad de la isla y 21.625 para la Part Forana. La magnitud de estas cantidades negativas, jamás superadas en ninguna de las décadas intercensales del XX, se explica por las sucesivas crisis que incidieron negativamente en la economía de Mallorca en este período: crisis agraria de 1889, destrucción de los viñedos por la filoxera en 1891 y pérdida del mercado colonial a raíz del conflicto independentista de Cuba y Puerto Rico iniciado en 1895. La coyuntura económica adversa condujo a la ruptura del equilibrio entre población y recursos y la consiguiente presión demográfica sobre un sistema productivo en recesión se tradujo en la canalización del excedente humano hacia Ultramar. La emigración masiva de este decenio crítico tuvo como protagonista al campesinado de la Part Forana mallorquina y el inicio de la diáspora podemos situarlo en 1889, año en que factores endógenos expulsivos y estímulos externos provocaron y favorecieron la salida de la población rural.

A finales de los ochenta el campo mallorquín se encontraba superpoblado a causa del elevado saldo vegetativo acumulado entre 1860 i 1887. La abundante oferta de mano de obra fue asumida en su mayoría por el mercado de empleo rural hasta la crisis agraria de 1889. Este año, la persistencia de malas cosechas, la desigual distribución de la propiedad de la tierra, la disminución de los salarios agrícolas y la aparición de la epizootia que diezmó la cabaña porcina fueron factores decisivos que contribuyeron a la miseria generalizada en la Part Forana mallorquina. La falta de trabajo y los ínfimos jornales impuestos por los terratenientes crearon entre los jornaleros una situación insostenible cuya única solución era la emigración.

Los puertos de Palma, Sóller y Felanitx canalizaron este flujo migratorio hacia Cuba, Puerto Rico, Francia y Argelia mientras que los emigrantes cuyo destino eran los países de América del Sur viajaban hasta Barcelona.

Además de los mallorquines, menorquines e ibicencos que acudieron a la Guerra de Cuba tal y como bien relatan en su libro “Mallorquines, menorquines y pitiusos en la guerra de Cuba 1895-1898” Juan José Negreira Parets; José Luis de Mesa. Algunos de ellos se quedaron como residentes después del conflicto y que siguieron en Cuba mayoritariamente en la Habana y la población costera de Batabanó. De ahí la proliferación de apellidos de origen balear de la zona, sobre todo de gente de Andratx y Manacor tal y como el historiador mallorquín Joan Moragues i Montserrat apunta en sus investigaciones y que deja patente en su libro “Memoria histórica de los isleños baleáricos en Cuba. Historias de vida”.

Los andritxoles y Batabanó

Joan Miralles i Montserrat

La emigración de andritxoles hacia Cuba comienza a mediados del siglo XIX, por razones de necesidad económica, tanto en el sector agrícola como pesquero, a pesar de una pequeña industria jabonera en el Puerto de Andratx. Mayoritariamente fueron a Batabanó, a la provincia de la Habana, a la pesca de la esponja, y a Cienfuegos, provincia de Matanzas, y en menor número a la Habana, donde trabajaban en fábricas de jabón y en el campo. Inicialmente el viaje duraba tres meses de ida y tres de vuelta. Más adelante irían en un viaje por mar de un mes. El 1917, hacían el siguiente trayecto: Puerto de Andratx, Palma, Valencia, Málaga, Cádiz, Santa Cruz de Tenerife, Lanzarote, Gran Canaria, Puerto Rico, Matanzas, Cienfuegos, Batabanó, La Habana. Al llegar tenían que estar un tiempo de cuarentena en Triscòrnia, hasta que alguien los reclamaba o algún empresario los contrataba. Uno de los que ayudó más a los inmigrantes fue Gabriel Pujol Mir “Tiona”, llegado a Cuba el 1900, propietario de un restaurant: “La Marina Balear”. En Batabanó se forma un Centro mallorquín.
Existe toda una serie de expresiones, recogidas por Rosa Calafat, que hacen referencia a la relación entre las mujeres que se quedaban en Andratx y el fenómeno de la emigración a Cuba: “Has recibido carta y cosa?”, “Has recibido papelitos en punta?”, “Hombres para allá, dinero para aquí”. Había también cartas rimadas transmitidas por vía oral, comprensibles en un medio social en gran parte analfabeto. En Andratx se publicaba el “Semanario Independiente Andratx”
subtitulado Semanario defensor de los intereses morales y materiales de este pueblo. Ahí se encuentra mucha información sobre los emigrantes a Cuba, las idas y venidas de los andritxoles de Mallorca a ultramar y la vida en general en Cuba. Había un corresponsal en Batabanó (Bernat Alemany) y en Cienfuegos (Guillem Moragues). El fundador fue Antoni Calafell Juan, que lo dirigió hasta 1969. El primer número se imprimió el 1920 en Palma, pero a partir del año siguiente se imprimió en Andratx, en la imprenta de Calafell. Dejó de salir en 1970.

Normalmente los jóvenes partían a los catorce años, después de tres o cuatro años regresaban para hacer el servicio y casarse con una andritxola. Iban y venían de Cuba hasta que tenían dos hijos, pero hubo muchos que se quedaron en Cuba y se casaron con cubanas.

Algunos de los personajes de Batabanó, de origen andritxol, fueron Arnau Pou, Telm Ros Calafell, propietario del café “Centro mallorquín”, Bartomeu y Bernat Valent Calafell, que substituyen a Telm Ros como delegados del Centro Balear, Bartomeu Pujol Alemany, primer delegado del Centro Balear, etc.

Centro Balear de Cuba 

Fundado en 1885, es la casa balear más antigua que existe. Se constituye formalmente el 18 de septiembre de 1993 al reunirse la Asamblea Constituyente en la Ciudad de la Habana, donde setenta y tres naturales y sus descendientes hasta la tercera generación muestran su voluntad de revivir las tradiciones baleáricas en Cuba.

Fuentes:

Revista la Aventura de la Historia (Página nº 14)

balearexterior.com/news.php?viewStory=125

http://www.monografias.comHistoria‎.

http://www.caib.es › … › Fundació Balears a l’Exterior.

 http://www.uib.es/catedra_iberoamericana/pdf/mem_cuba.pdf