Con un pico y una pala…

Con un pico y una pala abuelo  intentamos desenterrar el olvido, con un pico y una pala padre se exhuma la vergüenza de un país, con un pico y una pala tío se afloran las vidas pasadas, con un pico y una pala primo se destapa el olvido y la desmemoria.

Dame un pico y una pala madre  para poder buscar  la memoria de los olvidados, dame un pico y una pala abuela que te pueda devolver la paz; dadme un pico y una pala para  secar vuestras lágrimas, dadme un pico y una pala para equilibrar la balanza de la justicia, dadme un pico y una pala que asome la verdad sobre la falacia, dadme un pico y una pala para cerrar las heridas del pasado, dadme un pico y una pala para que pueda descansar por fin.

Qué lejos queda ya aquél  1 de abril del año 1939 que trajo con un escueto comunicado el final de la “Guerra Incivil española”. Queda tan lejano que ni los más viejos del lugar lo recuerdan ya. Se han ido entre partidas de dominó y silencios vergonzosos de café aquellos recuerdos dañinos que a base de la negación de su existencia parece que nunca existieron. Y ahora, cuando todo estaba tranquilo vienen estos desalmados con el pico y la pala para reabrir las heridas del ayer, ahora vienen éstos para remover la mierda que defecó el salvador golpe de Estado del año 1936, ahora vienen con el pico y la pala para ensuciar el buen nombre de aquél paladín de España que nos libró de las fauces del caos y el libertinaje, ahora vienen con el pico y la pala a ofender el buen nombre de Dios.

A quiénes les importan ya esos huesos casi deshechos, a quienes les importan ya que los muertos hablen aunque sea por boca de otros, a quienes  les importa ya que en España haya habido una guerra fratricida. Sólo les importa a ellos, a los del pico y la pala, a los rencorosos que no olvidan. ¡Dejad a los muertos descansar!

Con un pico y una pala abuelos se escriben vuestras historias, con un pico y una pala abuelos se recuperan vuestras existencias, vidas, con un pico y una pala abuelos se sentencian las injusticias pretéritas, con un pico y una pala abuelos se reescribe la verdad histórica de una nación por mucho que ella fuerce el olvido colectivo, con un pico y una pala abuelos te deslomas primero para después poder descansar en paz. ¡Descansad en paz todos aquellos que el pico y la pala todavía no ha conseguido liberar vuestro recuerdo! Nosotros seguiremos cavando con el pico y la pala para que no seáis olvidados nunca.

Escrito por: Jordi Carreño Crispín para La Memoria Viv@

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@

http://www.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Flamemoriaviva.wordpress.com%2F2011%2F11%2F27%2Fcon-un-pico-y-una-pala%2F&h=ZAQHJd8pFAQGSXPnQvgxg67dsrhRmYaJgX-8-RoipHMCeTQ

¿QUIÉN AGUANTARÁ LA ROSA DURANTE EL TEMPORAL?

¿Dónde está Walli? Esta es la pregunta que se hacen las bases del Partido Socialista Obrero Español desde que de los cielos democráticos la gaviota azul borró del mapa nacional el símbolo de la rosa en la mano. Y es que ésta rosa tenía espinas y la mano que la asía se abrió perdiéndola ante el vuelo eficaz de la ave marina y carroñera que se la comió el 20N del 2011.

 En febrero del 2012 éstas mismas bases  van a tener que discernir y elegir  quién será el próximo líder de la formación para volver a retomar el timón de esta nave que naufraga desde el 37  Congreso socialista, y del que salió un capitán que con tanto talante y expectación  se puso al mando de la nave con muy buenas intenciones, pero con una total incompetencia y desconocimiento del mar internacional que tenía que navegar que hizo naufragar la misma ocho años de su envestidura como jefe de flota en las turbulentas aguas de la “CRISIS GLOBAL”.

Y es que para ser buen patrón hay que conocer muy bien el medio, saber leer  mejor  la carta náutica; y sobre todo, el parte y las previsiones meteorológicas amén de tener experiencia pilotando y navegando, máxime si eres el que dirige la flota.

Así que era previsible este embarrancamiento en las costas del “Cabo Económico” viendo navegar la nave sin capear el temporal, dando bandazos con el timón de aquí para allá, mientras la marinería corría por la cubierta despistada y en direcciones dispares sin saber qué hacer. El resultado era más que evidente, sobre todo ante la negación más absoluta a creer que la tormenta blanca y perfecta existía y no era únicamente un fuerza siete lo que amenazaba el barco. Así que tal y como estaba escrito…¡Sucedió! Y  la nave terminó hundiéndose mientras el capitán soltaba la rosa que en su mano tenía consignada por todas sus tripulaciones, sino que también,  por todos aquellos que estábamos en tierra esperando, ésa rosa de los vientos   que debía enseñarle a escoger el mejor rumbo posible. Yerró y nos hundió a todos.

Ahora que no sólo se ha hundido la nave madre, sino toda la flota, no queda más que buscar a los náufragos y salvarlos al mismo tiempo que se buscan  nuevas tripulaciones, nuevos capitanes y se reconstruyen los barcos del futuro navegar socialista. Y que éstos permitan que el día de su nueva botadura en los mares bravos de la política y la economía internacional y nacional, estén todos y cada uno de ellos  preparados para navegar,  sabiendo utilizar el arte del capeo y de la orza en las naves, para que puedan hacerlas llegar con suficiencia a ellas y a sus tripulaciones completas a los puertos donde les encomendaron arribar. Pero sobre todo, que el Comandante elegido para que sujete la rosa de los vientos que guiará a la futura flota en pleno temporal, sea digno de los capitanes y marinería que confiarán sus destinos a su buen hacer.  

Ahora es tiempo de reflexión y de abrir ventanas para  renovar los aires y bríos progresistas mientras se buscan futuros navegantes para la flota socialista.

Por Jordi Carreño Crispín

 

¿Cuántas cosas no cambiaron Sr. González?

Sin menos cabo de lo mucho que avanzó el país en la época de Felipe González, para lo bueno y para lo malo también, y reconociéndole que quizá haya sido el presidente más carismático de joven democracia española, no puedo obviar y dejar de ser crítico desde la visión que me impone la vicepresidencia y mi sentir memorialista y reflexionar sobre el tema que  me ataña preguntándome… ¿Cuántas cosas no cambiaron? Y visto lo visto al día de hoy,  y en el tema que me ocupa, nada cambió con los gobiernos del Sr. González, todo siguió atado y bien atado.

España seguramente requería de temas y asuntos mayores para  los  ejecutivos socialistas, eso indudablemente nadie lo puede discutir, pero tampoco es discutible que perdieron una gran oportunidad histórica de gestionar mucho mejor y con más valentía el espinoso tema de la Recuperación de La Memoria Histórica. Y es que hay asuntos que es mejor no tocarlos, sobre todo si son políticamente incorrectos, si pueden costar votos y además son el acicate que pueden provocar controversias por las reminiscencias del pasado,  sobre todo, cuando no se cree que el asunto sea  de importancia y la mejor opción es fomentar el olvido.  Pero  precisamente  por todo ello, porque el tema no es baladí desde el punto de vista legal e histórico, sobre todo para los afectados, no implica que temas mayores impidan que se deje de hacer justicia legal e histórica.

Los familiares de las víctimas del franquismo seguimos siendo obviados y olvidados, y sólo se nos menta cuando es necesario un apoyo político o cuando salir en la foto es apropiado u ocurrente. No estoy de acuerdo con el ensalzamiento (sin desmerecer los méritos conseguidos) gratuito de aquellos que tuvieron la oportunidad de cambiar y hacer justicia no sólo con la historia del país, sino con las víctimas y familiares de los represaliados por el franquismo,  aún olvidados, por tanto, no cambiaron tantas cosas, sólo las maquillaron con la pintura de la urgencia futura. Nos dejaron abandonados y olvidados a conciencia. Desde Suresnes hasta el día de hoy el Sr. González no se acordó nunca de los vencidos tricolores, es más, él también renunció a su esencia republicana por unas migajas de democracia impuesta y continuista del régimen anterior. ¿Cuántas cosas no cambiaron Sr. González?

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@

¡Cuántas cosas cambiaron…!

MARCO SCHWARTZ

Acarisma nadie le ganaba. “Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo”, le gritaban las mujeres en los mítines, y él se dejaba querer. Las elecciones del

28-O de 1982 eran su tercer intento para llegar a la Moncloa; en los dos anteriores, había topado con el amable heredero del ancien régime Adolfo Suárez. El González sin corbata y con aire de Curro Jiménez de previos carteles electorales se presentaba ahora con corbata, incipientes canas en las patillas y una mirada ensoñadora dirigida hacia algún punto álef elegido por el asesor de imagen. El lema: “Por el cambio”. Él ya había iniciado el suyo: ocho años antes, en Suresnes, había desalojado del poder del PSOE a los duros llopistas con el apoyo de los popes del socialismo europeo, Palme, Brandt y

Nenni. Y una de sus primeras acciones fue eliminar la invocación marxista de los estatutos del partido. Arrasó. Obtuvo 202 escaños, un récord hasta ahora imbatido en democracia. Se convirtió en el jefe de Gobierno más joven de Europa. El partido de Suárez, UCD, se hundió en el abismo; Alianza Popular, de Fraga, surgió como segunda fuerza. Y llegó “el cambio”. Los mercados, al comienzo aterrorizados, comprobaron que no había motivos para el pánico: los socialistas no venían con planes quinquenales, sino con un pragmatismo a prueba de hoces y martillos que encontró en Miguel Boyer, ministro de Economía, su máximo exponente. Del “OTAN, no”, se pasó al I love OTAN. Y surgieron aberraciones como los GAL. Al mismo tiempo, se desarrollaron políticas sociales desconocidas desde la República y se tomaron medidas osadas para su tiempo, como la renovación del Ejército o la despenalización del aborto que, aunque insuficiente, encabritó a la caverna huérfana del caudillo. Muchas cosas cambiaron, y el impulso duró su tiempo: para que la Moncloa cambiara de inquilino hubieron de pasar casi 14 años.

http://www.publico.es/especial/elecciones-generales/2011/carteles/6/