ESPAÑA UN PAÍS DESMEMORIADO AÚN CON HEMEROTECAS…

La presidenta de la Comunidad de Madrid está “absolutamente a favor de defender a las víctimas del franquismo”, pero “también a las otras víctimas”


PÚBLICO.ES / AGENCIAS – Ciempozuelos – 28/04/2010 12:20

ENLACE A LA NOTICIA CON EL VIDEO DE LAS DECLARACIOENS DE ESPERANZA AGUIRRE


NOTA DEL EDITOR de LA MEMORIA VIV@:


ESPAÑA UN PAÍS DESMEMORIADO AÚN CON HEMEROTECAS…

No, no les voy a hablar de la Memoria Histórica. ¿Les extraña? ¿El título del artículo les conmina a que iba a ser así? Pues quizá haya elegido mal el encabezamiento del título o quizá no.

Esta vez sólo quiero hablarles de las hemerotecas y de la Sra. Esperanza Aguirre. ¿Qué tampoco ven la relación? Es muy fácil, tal y como reza el proverbio o refrán popular de “el pez por la boca muere” que hemos asimilado en la traducción francesa de “por la boca muere el pez”, y que no significa más que: por hablar mucho muere el individuo, en referencia a un charlatán, un mentiroso o a la situación en la cual decimos algo que se nos vuelve en contra y  tiene un efecto negativo sobre nosotros mismos, es decir,  al hablar por así decirlo nos perjudicamos. Pues para eso están las hemerotecas, lugares donde principalmente se guardan y sirven al público diarios y otras publicaciones periódicas gráficas o audiovisuales que nos sirven entre otras muchas cosas para poder recordar a los desmemoriados aquellas cosas que se dicen, se hacen y que posteriormente se olvidan rápidamente, permitiéndonos modificar nuestras propias  palabras como si nada sucediera. Pero no es así, hoy en día ya no vale aquello de “donde dije digo, digo Diego”, porque siempre alguien avispado y con un poco de memoria en este país de amnésicos y desmemoriados, que te puede recordar tus pretéritas palabras y actuaciones. En este caso seré yo el que lo haga con la Sra. Aguirre, la más farandulera política y actualmente presidenta de CC. AA de Madrid.

Nos acercamos a las próximas elecciones autonómicas y municipales, o sea, que estamos a un año vista de las mismas,  y por tanto, hay que empezar la campaña electoral antes de la oficialidad de la misma, no sea que se escapen votos de la caja de Pandora de los partidos. Ahora llega el momento del “todo vale en el juego” para hacer nuevos acólitos a las causas comunes y partidistas que les proporcionen el tan deseado votante, y por ende el voto o lo que es lo mismo,  la garantía de la poltrona y la paga vitalicia. Y cómo no, ahí no se pueden tener escrúpulos y si hay que aliarse con el enemigo o el diablo ¿Porqué no hacerlo? Qué más da que me haya mofado de aquellos que abren fosas, que haya tratado de antidemócratas  a los que salen a al calle a defender al juez que quería juzgar al franquismo y abrir las mismas, que haya tenido enconados enfrentamientos en el Parlamento de la Comunidad de Madrid contra los que le han solicitado apoyos para la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica y de la cual opinaba lo siguiente: (11-Octubre-2007/ Aguirre: “Una ley de Memoria Histórica impuesta por un gobierno es un síntoma de totalitarismo” La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha opinado hoy respecto a la futura Ley de Memoria Histórica que toda norma impuesta por un gobierno es un “síntoma de totalitarismo” y que lo mejor es restablecer la concordia y el espíritu de la Transición. De la Ley también ha hablado Zaplana. Ha dicho que pretende lavar la “mala conciencia” de algunos socialistas que “vivieron muy bien con el franquismo” y cuyas familias tuvieron privilegios con el anterior régimen).

Eso Sra. Aguirre y demás amigos de la gaviota de la calle Génova de Madrid en mi pueblo se llama hipocresía y bajeza de catadura moral. Y permítame que en un tema tan delicado para nosotros, no le permitamos mofarse ni de nosotros ni de nuestros muertos, ni que nos envíe a Francia a solicitar la partida de Napoleón Bonaparte para juzgarlo.

Usted ya lo había demostrado más veces anteriormente, cuál es su nivel, no únicamente intelectual (le recuerdo que siendo Ministra de Cultura confundió la ópera Carmina Burana del insigne Karl Off con una escritora gallega), sino el humano, al utilizar un tema tan sensible y emotivo para al menos las 113.000 familias afectadas y que usted y  su partido han denostado hasta la fecha, y ahora quieren utilizar  como arma electoral. Pero la verdad es que no debería extrañarme a estas alturas, ya lo vivieron en su día con los muertos de E. T. A. y con las víctimas del 11-M, ¿Por qué no lo iba a hacer ahora con los rojos señora Aguirre? Son todos ustedes además de una inmoralidad política y humana, una vergüenza para este país. Politicastros de tres al cuarto y miserables vendedores de patrañas, mentiras y almas por un puñado de billetes. Son los mejores vendedores de proyectos araneros y especialistas en dar besos de judas a sus tan amados votantes. Qué ve en el espejo cuando se mira. España puede que no tenga memoria, pero yo soy La Memoria Viv@ y yo no olvido.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@

¿QUIÉN MATÓ AL ESPÍRITU DE MAYO DEL 68?

Toda una oleada de artículos, opiniones, manifiestos, cartas, adhesiones, disensiones, críticas, concentraciones, manifestaciones, actos, movilizaciones, etcétera, etcétera; se están produciendo a raíz del auto que el juez Varela inició contra el que antaño fuera su amigo y admirado juez. No voy a entrar en posicionarme a favor o en contra, ya que está más que clara cuál es nuestra postura, qué argumentos son los que consideramos obvios para dar soporte a nuestra posición y porqué actuamos en consecuencia.

El motivo de estas líneas viene a colación de una conversación telefónica entre nuestro presidente (Asociación Independiente La Memoria Viv@), Pedro Vicente Romero de Castilla Ramos y mi persona, en relación a la disparidad de actos de apoyo hacia el juez Baltasar Garzón, de la edad de la gente que se moviliza y de los medios que se utilizan a tal efecto.

Ha quedado más que evidenciado durante todo este tiempo, y no me refiero únicamente al que corresponde al “caso Garzón”, sino también, a todos los actos memorialistas llevados a cabo hasta la fecha, que la edad de los asistentes por regla general, es la plasmación notoria de las políticas llevadas a cabo por los acuerdos de la Transición democrática en temas como la recuperación de la Memoria Histórica, fundamentados en el derecho creado para la injusticia y el olvido, la educación general de nuestros vástagos, que ha sido dirigida hacia una postura de parcialidad imprecisa y que ha obviado una de las partes más importantes de su historia, dejando el período más negro de la misma inconcluso y divagante entre los libros de texto y el sistema de docencia, y como no, la exasperante amnesia provocada por este hecho -y otros que van en la misma línea de los diferentes aspectos y campos de nuestras vidas-, en unas generaciones aborrecidas por una paupérrima vida política, que ha degenerado en el pasotismo genérico de aquellos a los cuales,  se les supone el espíritu de rebeldía, resistencia y movilización capaz de hacer cambiar las cosas, o cuando menos, de hacerlas  visibles ante las sociedades creadas por sus mayores. No es así, el espíritu de mayo del 68 murió cuando nos cortamos el pelo y nos pusimos corbatas, dejando que la Transición durmiera nuestros anhelos y aspiraciones más sublimes, por aquello de que de todos los males, el menor siempre es lo mejor. Nos bastaron unas migajas de libertad a cambio de ninguna.

Todo esto queda testimoniado como he dicho anteriormente, en la edad de aquellos que asistimos a las movilizaciones físicas, es decir, aquellas que no son virtuales y a través de las redes sociales y otras herramientas virtuales. Si todos los que dan soporte y gritan sus proclamas a los cuatro vientos virtuales, asistieran a los actos que se convocan vía internet o telefonía móvil, en las mismas, no veríamos únicamente a un grupo de decrépitos ancianos dándonos ejemplo con sus cuerpos cansados y su dignidad intacta, o a los que somos un grupo de trasnochados ex-rebeldes de entre cuarenta y cincuenta años con ganas  de recobrar parte de nuestra juventud rebelde, y que recogimos el testigo de nuestros callados, asustados y resignados padres, tíos y abuelos, o a nuestras proles juveniles y salpicadas de acné, que son una minoría de entre todas las minorías y que nos acompañan porque “mola ir con tu viejo a una mani” aunque no entiendan todavía las dimensiones y consecuencias de aquello que se demanda. Aunque lo sientan como suyo por mimetismo e influencia educativa.

Por tanto, queda demostrado no sólo con la actuación del juez Varela, de los sectores ultraderechistas de este país, de la cobardía de los gobiernos en democracia (sean del color que sean, ya que han hecho lo mismo y no nos han permitido avanzar en este tema), de las instituciones y sobre todo de nuestros sistemas de educación, donde han primado más los aspectos autonómicos que los intereses generales en las materias humanísticas (sin que fueran éstas un menos cabo a las particularidades y derechos históricos de cada región, que por otra parte, son tan necesarios y de derecho como la Memoria Histórica), que no se ha conseguido únicamente adormecer las mentes de nuestros jóvenes, sino también la de aquellos que deberíamos haber sabido capaces de  transmitir la importancia de ser, estar y participar en la vida activa del país. Entre otras cosas, porque un país sin memoria y sin historia, es un país destinado a no tener futuro, pero eso es otro debate. Ahora la pregunta es otra ¿Quién mató al espíritu de mayo del 68?

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I La Memoria Viv@

Mayo del 68, o cómo una revolución se quedó en nada.

Enlace: El niño que soñaba con la revolución http://sonandolarevolucion.wordpress.com/

KAOSENLARED.NET — Tres pistas para intentar entender Mayo del 68

Enlace: Kaos en la red: http://www.kaosenlared.net/css/images/logokaos.png


No se quieren enterar…, yeah, yeah

Parece ser que no se dan por enterados estos rancios conservadores que van de demócratas, que precisamente nosotros nunca creímos en el mal llamado espíritu de la Transición -para mi siempre fue la “Intransición dedocrática”- osea,  un mal pacto de intercambio de libertad por unas migajas de una  falsa  democracia, y que no fue más que la estrategia garante que  nos impuso un jefe de gobierno nombrado por el dictador, un sistema parlamentario no legitimado por el pueblo en condiciones normales ante tal instauración monárquica; y sobre todo, en un borrón y cuenta nueva que sólo bebefició a los asesinos y represores, dejando en el olvido, a los represaliados, exiliados y en las cunetas a nuestros familiares. Pues, sí señor Pons, pretendemos defender la legitimidad del juez Garzón, porque es defender también la justicia y el derecho internacional,  que además España tiene ratificados en varios acuerdos y que está incumpliendo por una Ley de de carácter nacional, que encima supone, una ley de punto y final a  los crímenes de lesa humanidad y que por tanto, debería  ser derogada, anulada y borrada de nuestro sistema jurídico, entre otras cosas, porque las leyes están para proteger a las víctimas y no a los delincuentes, y porque es un agravio comparativo, una injusticia, una indecencia, y no cumple los acuerdos y leyes internacionales tal y como nos recomienda incluso Naciones Unidas. Si le parece poco argumento para “cargarnos al espíritu fantasma de su Transición”, le puedo seguir argumentando, aunque creo que como decía la letra de aquella canción de los sesenta (modificada)…”No se quieren enterar…yeah, yeah, que la deben derogar…yeah, yeah”

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de La A. I. La Memoria Viv@

El PP acusa al Gobierno de “quebrar” la convivencia

Pons afirma que la izquierda está destruyendo «las bases de la Transición» con su defensa de Garzón…

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, ayer, en su camino hacia el Tribunal Supremo para declarar como imputado por los cobros del Santander. – dani pozo

El PP acusa al Gobierno de «quebrar» la convivencia

MARÍA JESÚS GÜEMES – MADRID – 16/04/2010 01:00

El PP no puede digerir el acto en defensa del juez Baltasar Garzón, primer instructor del caso Gürtel. Tampoco soporta ver cómo el secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías, que acudió al homenaje del magistrado de la Audiencia Nacional, se mantiene en su puesto a pesar de que Mariano Rajoy pidiera su cabeza.

Por eso los conservadores fueron ayer un paso más allá. El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, clamó al cielo porque “todo lo que está ocurriendo es gravísimo”. El dirigente conservador denunció que el Gobierno está “cuestionando los fundamentos de la Transición democrática” y “rompiendo sus bases”.

Arenas cree que el PSOE se «salta a la torera el Estado de derecho»

A su juicio, el Ejecutivo socialista ha decidido “excluir” a la derecha “no solo de la vida institucional sino también de la intelectual y de la moral”. Por eso se está produciendo una grave “quiebra” en la convivencia ciudadana.

Según Pons, los españoles observan con “pasmo” los últimos acontecimientos porque “no entienden como sus gobernantes están entretenidos en estos asuntos en lugar de ponerse a crear empleo y ayudar a que España salga del pozo económico en el que se ha metido”.

El también diputado valenciano cree, además, que el juez Garzón se ha convertido “solo en la excusa que toca ahora”. Recordó que hace unas semanas se hablaba de los presos cubanos y que en unos días se planteará otra nueva cuestión.

Aznar pide a las universidades que se centren en «elevar su nivel educativo»

Para él existe una “izquierda militante, con la que desgraciadamente el Gobierno está complicado, que ha decidido que en España los que no sean de izquierda republicana tienen inferioridad moral, poco pedigrí democrático, y no tienen derecho ni a ganar ni a gobernar”.

“Los que no somos del grupo de los de la ceja somos corruptos, delincuentes, insolidarios, poco democráticos, franquistas, y no merecemos pertenecer a España. Esa actitud es la que acaba con el espíritu de la Transición”, lamentó Pons desde la sede nacional de su partido.

Lo que despertó la ira de Pons fue que le recordaran las palabras de Zarrías cuando se le preguntó qué le parecía que Rajoy exigiera su dimisión. El hombre de confianza de Manuel Chaves lanzó un directo al líder de la oposición: “Quien tiene que dimitir es él, que no vale para esto y que tiene un partido con un problema de corrupción que le sale ya por las ventanas”. Luego llegó el golpe con el que quiso dejarle K.O. Zarrías apuntó que Rajoy dirigió “las campañas electorales en las que hubo financiación ilegal”.

“En lugar de acusar de corrupción a nadie, un señor que seguramente tiene mucho que callar, bien haría en presentar su dimisión por haber intentado coaccionar al Supremo siendo como es un miembro del Gobierno de España”, le espetó Pons. Una periodista le preguntó a qué se refería. Pero lejos de aclararlo, el responsable de Comunicación del PP se mostró más misterioso. “Lo he dicho con muchos matices y queda dicho”, sentenció.

“Blanco ha sido inoportuno”

También cargó contra el ministro de Fomento, José Blanco por la defensa que había hecho de Zarrías. Según Pons, sus palabras son “inapropiadas e inoportunas”. Cree que se las podría “haber ahorrado” y que está “confundiendo la separación de poderes en España y contribuyendo a crear una cortina de humo para que los españoles no se den cuenta de que lo realmente es que hoy han subido los precios”. Aunque reconoció que no le había parecido tan grave como lo de Zarrías. “Eso es indecente”, advirtió.

También se pronunció el líder del PP andaluz, Javier Arenas, quien conoce bien a Zarrías de la época en que era vicepresidente primero de la Junta de Andalucía. Arenas pidió de paso el cese del vicepresidente tercero del Ejecutivo socialista, Manuel Chaves, porque sin “su permiso expreso” Zarrías no habría participado en el acto. A su juicio, con lo ocurrido, el PSOE se “está saltando a la torera el Estado de derecho”

José María Aznar no quiso quedarse fuera de la polémica. Ayer, aprovechando un acto centrado en economía, el ex presidente del Gobierno recomendó a las universidades “dedicar más tiempo a elevar su nivel educativo y no a otras cosas” . Con ello se sumaba al acoso que viene sufriendo en los últimos días el rector de la Complutense, Carlos Berzosa, por pemitir que el acto de homenaje a Garzón se celebrara en la Facultad de Medicina.

Público.es

La “Causa General contra el franquismo” también está atada y bien atada…

No se discute si el procedimiento está  sujeto o no a derecho, si el juez Baltasar Garzón era  competente o no para juzgar los delitos cometidos por el franquismo, tan siquiera, si el modo o forma ha sido el más adecuado y correcto, sólo hablamos de “JUSTICIA”, que por lo visto, poco tiene que ver con que haya leyes,   ya que éstas,  no garantizan el que se haga la misma, es decir,  protección y  compensación de la víctima con el castigo del delincuente. Así que no hablamos de asegurar el cumplimiento  o no de la norma como ejercicio de repartir y aplicar “JUSTICIA”. Si no de beneficiar a la víctima siempre.

Entre los muchos significados de nuestro diccionario (el cual básicamente relaciona la justicia al cumplimiento de las leyes) son significativas estas definiciones: “Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece” y “Derecho, razón, equidad”, es decir, la virtud de castigar o premiar de manera equitativa. ¿Es justo entonces que las víctimas del franquismo y la represión ejercida por el mismo setenta y cuatro años después del golpe de Estado, sigan sin haber recibido por derecho, razón y equidad compensación alguna? ¿Es justo que aquellos que representan a los infractores de los derechos alienados por el golpe de Estado, provocadores de una cruenta Guerra Civil, ejecutores de asesinatos masivos, selectivos y premeditados, y de una brutal represión, no sólo queden impunes, sino que se permitan denunciar y hacer juzgar al magistrado que intenta corregir un error de derecho y justicia contra las víctimas y la historia de este país? ¿Es justo entonces, que la defensa del derecho sea la injusticia de perjudicar a las víctimas por formulismos o normas que coartan el beneficio para las mismas y éste mismo recaiga en el infractor?

Todo ello, sin tener en cuenta el coste jurídico que tendrá el inhabilitar al juez Garzón, hecho que puede producir  la apertura de la caja de Pandora judicialmente hablando, ya que todas sus causas podrán ser recurridas y sometidas a revisión. ¿Quién se beneficiaría por lo tanto de dicha inhabilitación? No sé cuáles han sido las motivaciones del Sr. Varela, y aunque nos quiera vender a través de su auto,  que la justicia funciona y que no hay nadie por encima de ella, lo cierto, es que le ha hecho un flaco favor a la misma en su significado más amplio, quizá no al derecho (lo que todavía está por ver), pero sí indudablemente a la “JUSTICIA”, ya que las víctimas son las perjudicadas en este caso al quedarse indefensas, sin reconocimiento y sin ningún tipo de compensación, mientras que los hacedores de delitos, son  los beneficiados al quedar impunes. Algo falla en el sistema y nada ha cambiado en setenta y cuatro años.

Es nuestra obligación ahora más que nunca, el alzar las voces en defensa de todas las víctimas y sobre todo, como modo de hacer  reflexionar y  entender, no sólo al poder judicial, sino también al gobierno,  que sin JUSTICIA (no leyes), no puede haber libertad, democracia y Estado de Derecho, ya que éstos están atados y bien atados en la complicidad de los mismos, con  las reminiscencias pretéritas del mayor de los asesinos de la Historia de este país. Yo hoy me siento como Baltasar Garzón, acusado y próximo al banquillo de la vergüenza. Soy una víctima culpable. Varela nos ha sentenciado a todos.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viva