El misterio de Agatha Christie, en 73 libretas…

Las notas de la escritora se publican por primera vez en España…

PATRICIA TUBELLA – Londres – 27/03/2010

No resulta difícil imaginar a Agatha Christie (Torquay, 1890- 1976) urdiendo un retorcido caso de asesinato, que por supuesto acabarán resolviendo las células grises de Hércules Poirot o la perspicacia menos insufrible de Miss Marple, mientras la gran dama del crimen degusta plácidamente una taza de té frente a su adorada costa del suroeste de Inglaterra.

La novelista anotaba constantemente ideas sobre tramas, personajes o lugares

El libro incluye dos relatos inéditos, uno de los personajes es idéntico a Hitler

Nunca le gustó encerrarse a escribir. Disfrutaba mucho más tramando las historias que dándoles forma literaria. Pero tampoco despachaba el andamiaje de sus libros con el único soporte de su proverbial memoria, como suponían los más suspicaces ante lo prolífico de su producción. En realidad, la autora de Diez negritos y Asesinato en el Orient Express anotaba constantemente sus ideas sobre argumentos, personajes o localizaciones, reciclaba las tramas y les daba mil y una vueltas, en unos cuadernos que siempre llevaba encima. El reciente rescate de esa colección de entre el legado de archivos de Christie nos abre una ventana al proceso creativo, caótico y fascinante, de la novelista más publicada de todos los tiempos, además de sacar a la luz dos relatos cortos que permanecían inéditos.

El contenido de esas 73 libretas de tapas rojas, azules, verdes o negras, similares a las que utilizaban los escolares de la época, “representan su mundo interior en papel”, subraya el irlandés John Curran, responsable de escrutarlas e interpretarlas en el libro Agatha Christie. Los cuadernos secretos, que acaba de publicarse en España. Fueron descubiertos hace un lustro, a raíz de las obras de remodelación de su mansión veraniega de Greenway, un paraje campestre de Dover. Pero sólo la paciente inmersión de Curran en 7.000 páginas de notas escritas con una caligrafía endiablada logra exponer ahora la materia prima que nutrió ocho decenas de novelas detectivescas y piezas teatrales como Testigo de cargo o La ratonera. Desde el esbozo esquemático de “ideas elementales y aprovechables” hasta ilustraciones sobre los posibles escenarios del crimen, pasando por los argumentos alternativos que se planteó y las escenas que suprimió. En la génesis de Muerte en el Nilo, por ejemplo, era la señorita Marple quien se disponía a viajar a Egipto, aunque finalmente le sustituyó Poirot protagonizando uno de sus casos más famosos.

La novelista a quien se atribuye unas ventas de 2.000 millones de ejemplares en todo el planeta “no concibió que sus cuadernos fueran a ser examinados por ojos ajenos”, explica Curran. El archivero tuvo que lidiar con unas anotaciones sin orden ni concierto y sin fechar en su mayoría donde las pesquisas del arrogante hombrecillo belga aparecían súbitamente interrumpidas por una lista de regalos o por los planes de embalaje cuando la casa de Greenway, estratégicamente situada en el litoral de Devon, fue requisada por la US Navy durante la II Guerra Mundial.

Christie comenzó a llenar libretas en los años veinte, década que arrancó con la publicación de su primer libro, El misterioso caso de Styles. Aquella hija de una rancia familia victoriana, concibió a su Poirot de resultas de una apuesta con su hermana Madge y acabó convertida en una superventas.

“Los cuadernos secretos nos muestran a una Agatha Christie que trabajaba intensamente esas historias sólo simples en apariencia. No escribía como Jane Austen, pero era un genio del género detectivesco, una gran creadora de tramas”, sentencia Curran. El libro adjunta dos relatos cortos inéditos con la sorprendente inclusión de un personaje calcado a Hitler. Las 21 páginas de La captura de Cerbero, escritas en 1939 para completar una colección de 12 casos de Poirot (Los trabajos de Hércules), giran en torno a la desaparición de un dictador nazi. El editor las rechazó porque su sesgo político, cuando las tensiones en Europa auguraban una nueva guerra, no casaba con el tipo de lectura escapista que se esperaba de la autora. Christie nunca desperdiciaba una idea, y si no le funcionaba simplemente la aparcaba para retomarla años después, pero en esa ocasión al parecer dejó olvidada la historia en un cajón. “Escribía tanto que incluso a veces confundía los títulos de sus novelas”, explica Curran para avalar su teoría.

El incidente de la pelota del perro, que dataría de 1933, sí es puro Agatha Christie, con un encantador pueblo inglés, una señora entrada en años con parientes avariciosos y su oportuna caída por las escaleras tras tropezar con el juguete del fox terrier. En este caso el relato fue reutilizado en una novela larga, El testigo mudo, publicada cuatro años después, pero la autora eligió a un asesino diferente, por lo que el original descubierto ahora mantiene la intriga de cómo afrontará Poirot el último de sus casos.

Greenway, pueblo donde la novelista tenía la casa de verano en que se encontraron los cuadernos.- EFE

El País (Cultura) 27/03/2010

El nombre de Miguel Hernández, oficialmente limpio: El Gobierno reconoce la injusticia de la condena del franquismo al poeta.- La familia pide que anule la sentencia de muerte…

Marzo 27, 2010

Modelo de la declaración de reparación y reconocimiento personal que concede el Ministerio de Justicia a los represaliados del franquismo-

Ampliar

Modelo de la declaración de reparación y reconocimiento personal que concede el Ministerio de Justicia a los represaliados del franquismo-(Pinchar para ampliar la imagen del documento en el enlace).

EZEQUIEL MOLTÓ – Alicante – 26/03/2010

Al inicio del año del centenario del nacimiento del poeta Miguel Hernández el Gobierno declara oficialmente la reparación y su reconocimiento personal. Y lo hizo este viernes en la Universidad de Alicante. Ha sido un acto “breve y transcendente”, en palabras del poeta Marcos Ana, que compartió cárcel con el poeta, en el que han querido estar presentes la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y los ministros de Justicia y la de Cultura.

Pero es sólo el primer paso. Lucía Izquierdo, nuera del poeta y heredera legal, aprovechando la presencia del ministro, Francisco Caamaño, ha recordado que pretenden conseguir “que se anule la injusta condena a muerte que está vigente, y pesa como una losa”. Y confía en que esta nulidad, que debe validar el Tribunal Supremo, se produzca antes de que concluya el año del centenario.

Acto seguido, De la Vega entregó la Declaración de Reparación y Reconocimiento Personal a los familiares del poeta Miguel Hernández, en virtud de la Ley de Memoria Histórica. La nuera y la nieta del poeta, María José Hernández, se emocionaron por la ovación y el reconocimiento que llega justo dos días antes del aniversario de su fallecimiento en prisión, el 28 de marzo de 1942.

La declaración del Gobierno destaca que Miguel Hernández, poeta de la generación de 1936, fue un “defensor de la libertad y de los valores democráticos en momentos dolorosos de nuestra historia”. En este contexto, el poeta padeció persecución y privación de libertad por razones políticas e ideológicas. Así, tal y como recoge el documento, “ingresó injustamente en prisión el 4 de mayo de 1939 y fue condenado a muerte en virtud de una sentencia dictada, sin las debidas garantías por el ilegítimo Consejo de Guerra”. Esta pena fue finalmente conmutada por la de reclusión mayor. No obstante, el literato falleció por la precaria salud derivada de las infrahumanas condiciones de la celda en que se encontraba recluido.

“Un genio artístico”

En su intervención, la vicepresidenta primera puso en valor la figura de Miguel Hernández a quien se refirió como “un genio artístico que supo levantarse contra generaciones de prejuicios, que siempre entendió que la propia libertad se construye desde el compromiso y que amó como pocos a su tierra y a los que habitan en ella”.

Por este motivo señaló la necesidad de reconocer y rehabilitar su memoria, a través de la Ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura.

Según la vicepresidenta, aunque “hay quienes dicen, muy fríamente, que no es algo necesario”, esta norma “se hacía más necesaria, era más urgente, porque demasiada gente, durante demasiado tiempo ha visto relegada, cuando no olvidada, su memoria”.

En la ceremonia, han acudido además de los dos ministros, el Presidente Ejecutivo de la Comisión Nacional del Centenario de Miguel Hernández, José Carlos Rovira y el rector de la universidad de Alicante, Ignacio Jiménez Raneda y los alcaldes de Elche y la alcaldesa de Orihuela, además de una nutrida representación de la Comisión para la recuperación de la Memoria Histórica de Alicante.

El País.com

OTRAS NOTICIAS Y ARTÍCULOS RELACIONADOS:

NOTA DEL EDITOR:

Los paños fríos de la recuperación y reparación histórica para las víctimas del franquismo.

Algo por lo que debemos alegrarnos todos los memorialistas, es éste primer paso dado hacia  la reparación y recuperación de la memoria de todas las víctimas del franquismo, sin embargo, y permítanme que sea crítico como es habitual en mi, no deja de ser un paño frío en una herida demasiado  grande. Me explico, la Declaración de Reparación y Reconocimiento Personal no deja de ser meramente eso, una declaración, por tanto, para que la recuperación y la reparación sean completas se deben dar algunos pasos más hacia adelante, tales como: la anulación de todas las sentencias sumarias y faltas de garantías procesales; que por otro lado son la mayoría, por no decir todas; las condenas con carácter retroactivo a los ejecutores y la reparación con el reconocimiento del estatus de víctima de franquismo  y las posibles compensaciones  [sean  éstas económicas o no – a través del propio reconocimiento, de  las costas mínimas derivadas de las actuaciones de dicha reparación(sean excavaciones, procedimientos, etc.)-] . No se trata de cometer escarnio público, simplemente es un acto de justicia legal e histórica, es una deuda del Estado con todas las víctimas y sus familiares por los setenta y cuatro años de olvido, desidia agravio comparativo.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A.I. La memoria Viv@

Carta de Pablo Torres en apoyo a Baltasar Garzón…

Marzo 27, 2010

El periodista Pablo Torres, Premio Ortega y Gasset de Periodismo Gráfico 2005, envía esta carta solicitando su máxima difusión en apoyo al juez Baltasar Garzón, haciendo una reflexión sobre la organización del Tribunal Supremo, la persecución a la que está siendo sometido el magistrado de la Audiencia Nacional, los acusadores, la justicia  y la libertad de expresión. No tiene desperdicio.

Mis queridos amigos:

Asistimos paralizados al linchamiento que se hace desde el Tribunal Supremo contra el juez Garzón, por el tremendo delito de investigar los crímenes del franquismo (la otra causa también había sido antes desestimada). El director del linchamiento es el juez Varela, perteneciente a la asociación Jueces para la Democracia. (¿A qué esperan para expulsar a ese infiltrado?).

Para linchar a Garzón utilizan las “contundentes pruebas” de un seudosindicato de extrema derecha, ¿Manos Sucias?, y de Falange Española y de las JONS, partido político muy conocido por sus actividades democráticas durante el franquismo más criminal (Ver fosas comunes repartidas por todo el territorio español, a partir de 1939). La Fiscalía está en contra de los procesamientos. Las no “pruebas” dan risa.

Al linchamiento ahora se ha sumado el Consejo General del Poder Judicial. Ya sabemos que Margarita Robles, amiga del juez Varela, también quiere acabar con Garzón, antes incluso de estar formalmente sentado en el banquillo (la realidad es que el Tribunal Supremo ya le ha condenado). La manifiesta enemistad de Margarita Robles hacia Garzón es antigua. El juez Varela y Margarita Robles están dando auténticas lecciones de franquismo: justicia al revés, o no justicia. investigar los crímenes del franquismo.

Para ver una actuación judicial tan calamitosa, parcial,  malintencionada y soez, hay que retrotraernos al franquismo, con Franco. Las causas que de forma inquisitorial se siguen contra Garzón no tienen el menor sentido, salvo escarmentarle y dar un serio aviso a los demócratas: aquí todo sigue atado y bien atado, como dijo Franco. Ya se hizo una ley de punto final. El franquismo y sus crímenes fueron amnistiados. Los criminales pueden moverse libremente por donde quieran. Y el que no lo acepte. Procesado. Como en los mejores tiempos de los Tribunales de Orden Público, de la dictadura.

Recurro a mi libertad de expresión, sin saber si acabaré procesado por este escrito, ante la falta de intelectuales de verdad que, al modo de Zola, denuncien las aberraciones jurídicas que se siguen contra Garzón. Aquí no hay intelectuales: aquí sólo hay arbanceros al servicio de los que mejor paguen.

No tienen pruebas contra Garzón: investigar el franquismo es una necesidad  democrática, para reparar de una vez a las víctimas del franquismo. Procesar a Garzón es procesar a los demócratas, es procesar a la democracia.

El espectáculo que nos ofrece el juez Varela, con la complicidad del juez Prego y todos esos jueces franquistas que han colonizado el Tribunal Supremo y Consejo General del poder Judicial, es bochornoso.

España vuelve a ser una vergüenza en el extranjero, porque sus jueces parecen más atentos a perpetrar venganzas personales que a cumplir con las leyes democráticas (ni siquiera se puede entrar en el tema de las sentencias: sería mucho peor).

Espantado, asustado, me manifiesto, por tanto, contra el linchamiento del juez Garzón. Me manifiesto contra esos jueces presuntamente democráticos que, con métodos franquistas, quieren acabar con la investigación de los crímenes de la dictadura. Me manifiesto para pedir la investigación de los crímenes del franquismo.

Me manifiesto contra las leyes de punto y final que amnistían a criminales de guerra.

Pablo Torres (Periodista).

Premio Ortega y Gasset de Periodismo Gráfico 2005.

Nota: solicito que reenvíes este escrito a todas las personas que  puedas. Si estos jueces actúan así contra un juez de prestigio  internacional, de solvencia jurídica contrastada, ¿qué barbaridades no  podrán hacer contra cualquier ciudadano anónimo?

Enlace: La Memoria Viv@