Ese insurrecto juez que sacude el avispero de la memoria…

En este país precisamente lo que no sobra es “presunción de inocencia”, sobre todo, si esta está relacionada con la Memoria Histórica. Los vencidos,  lo fueron por la gracia de Dios y del Caudillo, y por tanto, fueron “injusticiados” y recibieron su  divino merecido. No tiene nada que ver, que  fuera con una sublevación militar de salvapatrias que derrocó al gobierno legalmente constituido por decisión mayoritaria del pueblo, tampoco, el que ese hecho provocara la “Guerra Incivil”, y menos, que después de haberla perdido siguieran recibiendo su merecido, con asesinatos encubiertos de legalidad, secuestros bendecidos por la Iglesia, exilios y rupturas forzadas entre la elección de quedarse y terminar en prisión o “injusticiado”, o en su defecto, postergados a una vida de penalidades y miedos por haber sido señalados como “rojos”.

"Injusticiados por los salvapatrias de Esapña en Badajoz"

Claro, que ya ha llovido mucho  y no conviene remover la historia ni el pasado, ni reabrir viejas heridas, que por otro lado, nunca se cerraron, y sobre todo, dejar a los muertos descansar en paz. La paradoja es que los muertos llevan mucho tiempo descansando, los que no han podido descansar nunca, son los vivos, sus familiares queridos. Y  más claro está, que ahora aparece ese juez con afán de protagonismo y se pone a sacudir el panal alborotando el avispero, cuando todo estaba ya más que  olvidado por la amnesia impuesta en la “Intransición democrática”, y en la más que necesaria Ley de Amnistía, no fuera que esos rojos desvergonzados ganasen unas elecciones y levantasen de paso la alfombra donde está escondida toda la mierda fascista. Y eso no lo podemos permitir, máxime cuando tenemos un rey “republicano”, que nos ha traído la bonanza y la paz, y ha conseguido que todos volvamos a ser hermanos. Nada tiene que ver  tampoco, que él jurara fidelidad al Movimiento Nacional y pleitesía a su mentor…, el sátrapa Caudillo asesino. Que además  de preocuparse de aleccionar y dogmatizar a su discípulo, lo dejó todo atado y bien atado. Así que, como todo estaba tan bien en esta España ejemplar ante los ojos del mundo, a qué viene ahora levantarle la piel al toro y mostrar sus sanguinolentas entrañas. Cojamos al insurrecto juez entre todos y hagamos escarnio público de él, y que aprendan todos los demás…. A ver quién tiene reaños de señalarnos con el dedo y acusarnos de asesinos, cuando lo único que hicimos, fue salvar a este  miserable país  de piojosos, de estos comunistas y masones que se comen a los niños crudos.

Si tuviera que esgrimir una sola razón para avalar la labor del juez  Baltasar Garzón, no se me ocurriría una sola, tendría mil argumentos que exponer, pero basta que leáis las dos noticias anteriores a ésta y con eso sería más que suficiente. Gracias magistrado por alumbrar el oscuro camino de la búsqueda, gracias por poner a nuestros familiares de nuevo en este triste mundo y amnésico país. Gracias en definitiva, por haber sido honesto, valiente y por tanto molesto. Gracias Garzón.

Nota: artículo adjunto al de Araceli Manjón publicado en La Memoria Viv@ como nota del editor.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de La Memoria Viv@

SEGUIMOS CON NUESTRA CAMPAÑA DE APOYO A BALTASAR GARZÓN… Febrero 14, 2010

Febrero 14, 2010

Dado la importancia de mantener la campaña de apoyo al juez Baltasar Garzón, estos días el blog mantendrá las publicaciones relacionadas sólo con el tema, y la firma del manifiesto como prioridad, por lo que no habrán más editoriales. Sí os iremos informando a través de faceboock del resto de noticias. Todos vuestros comentarios del correo, así como los del manifiesto y  faceboock se los iremos transmitiendo a través de las personas encargadas de mantener el contacto con el mismo. Muchas gracias a todos por vuestros apoyos. Difundid los enlaces del manifiesto por favor. ¡Ahora todos somos Garzón!

Una avalancha de personas con un poco de sentido de “justicia” pide a gritos donde se puede firmar un apoyo al Juez Garzón. Desde La Memoria Viv@ estamos atentos a todas las propuestas que sirvan a desenmascarar lo que I. Gabilondo llama sin tapujos “indecencia histórica”. Aquí podéis expresar vuestra solidaridad, también podéis enviar correos electrónicos a : lamemoriaviva@hotmail.es y nos encargaremos de transmitírselos al Juez Garzón, a la vez que haremos público vuestras sugerencias y/o protestas.

Nota de la Redacción: enlazamos con el manifiesto y enlaces relacionados  con el apoyo al JUEZ BALTASAR GARZÓN.

Os recomendamos visitéis los enlaces que aquí abajo adjuntamos.

Manifiesto por la Justicia de Garzón:

http://manifiestojusticiagarzon.wordpress.com/2010/02/10/3/#comment-766.

De antemano gracias por vuestras respuestas a esta “hoguera judicial”.

Un saludo fraternal de Jordi Carreño Crispín y Pedro Vicente Romero de Castilla Ramos, (fundadores de La Memoria Viva.)

Os agradecemos a todos el número de adhesiones que estamos recibiendo, y os invitamos a seguir colaborando en la campaña de apoyo al juez Baltasar Garzón, firmando el manifiesto de apoyo, difundiendo el mismo, además de todas las noticias, actividades y novedades que se produzcan en referencia a esta causa. Tenemos la obligación moral como ciudadanos libres y demócratas el de reivindicar un estado de derecho, libre e independiente. Que los jueces puedan trabajar libremente, es decir, aplicando justicia, la justicia que en su día no se aplicó. Si la ley no es justa, la justicia debe serlo, y para ello,  hay que adpatar y modifiacr las misma si es necesario, y no debería prevalecer el carácter ramnésico-retroactivo en crímenes contra la humanidad, ni leyes de amnistía que valgan.

La Memoria Viv@ en nombre de todos sus miembros y amigos…

COMUNICADO ADJUNTO DE:

La Unidad Cívica Andaluza por la República en Granada, ante la ofensiva desatada por el franquismo judicial contra el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón Real, campaña de acoso y derribo que pretende sentarle en el banquillo de los acusados por haberse atrevido a investigar los crímenes de de la dictadura, manifiesta:

1. Que, dejando de lado los pareceres personales sobre pasadas actuaciones judiciales de Garzón, es de recibo reconocer que ha sido el único juez que ha intentando juzgar los crímenes contra la humanidad cometidos por los sicarios del general Franco, el único magistrado que ha tratado de resarcir a las víctimas del régimen totalitario establecido en España en el período 1939-1975.

2. Que el Auto de procesamiento contra Garzón, dictado por Luciano Varela, magistrado del Tribunal Supremo, resulta vergonzante hasta para los legos en Derecho, conteniendo un cúmulo de aberraciones jurídicas de calibre desmesurado.

3. Que el ataque frontal antiGarzón desencadenado por la extrema derecha judicial y mediática es vivo reflejo de la correlación de fuerzas existente en nuestro país tras la Transición, claramente desfavorable para aquellos que combatieron la tiranía franquista y que sufrieron las consecuencias de haberse resistido a la opresión.

4. Que la denominada Transición democrática supuso un fraude de incalculables consecuencias, una operación de voladura controlada del régimen fascista, dirigida y auspiciada por los herederos políticos e ideológicos del dictador.

5. Que el principal objetivo de la Transición fue garantizar los privilegios de la casta franquista, aún a costa de dejar en la estacada las legítimas pretensiones de libertad y justicia de republicanos y antifranquistas.

6. Que el franquismo militante y/o encubierto continúa enquistado en determinados sectores de la sociedad española, siendo poderoso e impune en el ámbito judicial.

7. Que en esta caza de brujas contra el juez Garzón participan también el principal partido de la oposición (PP) y destacados jerarcas del partido del gobierno (PSOE), enemigos personales del magistrado por su instrucción de diversos sumarios de corrupción y terrorismo de Estado (GAL, Gürtel, etc).

8. Que si Baltasar Garzón es juzgado, condenado y expulsado de la carrera judicial por haber procurado Verdad, Justicia y Reparación para las víctimas del fascismo, el Estado de Derecho del que tanto presumen nuestros próceres sólo será papel mojado, una ficción intragable para cualquier demócrata del mundo.

UCAR-Granada, asociación republicana, interclasista y pluralista, empeñada en la reconstrucción de la razón democrática española, denuncia la venganza del franquismo residual contra el profesional del Derecho que osó pisar el jardín secreto de la dictadura. Las mujeres y los hombres que formamos UCAR-Granada, seguimos convencidos de que sólo la futura Tercera República restituirá la democracia plena en nuestro país.

En esta hora decisiva, Garzón somos todos. Si Garzón es imputado, la Recuperación de la Memoria Histórica y la Lucha por la Tercera República serán arrojadas al banquillo de los acusados.

Salud y República.

Junta Directiva de UCAR-Granada.

En Granada, a 11 de febrero de 2010, 137º aniversario de la proclamación de la Primera República Española.

Para adherirse: ucargranada@gmail.com

HOMENAJE: Los dieciséis de Martinet del ocho de febrero de 1939…

José Mira Casals (12 de abril de 1912-08 de febreo de 1939)

Tú serías la cabeza,

el cuello más codiciado,

la más codiciada prenda.

La libertad catalana,

¡sabedlo!, en Madrid se juega;

fábricas, ciudades, campos,

montes, toda la riqueza

de vuestro país, y el mar

que lo ilumina y le entrega

barcos al tocar las costas

se vuelven de plata nueva.

¡Pueblo catalán, vigila!

¡Pueblo catalán, alerta!

Con el corazón de España,

Sólo corazón de tierra,

Catalanes, yo os saludo:

¡Viva vuestra independencia!

Rafael Albertí

Durante un mes los combates fueron sangrientos en toda la Conca y Pirineo leridano. El 23 de enero de 1939, las tropas nacionales de la 63ava división vuelven a ocupar Bastús y llegan a Isona, El frente avanza hacia al este para estrangular Barcelona, mientras tanto, una parte de las tropas republicanas se retiran en dirección a la frontera, unos camino del Coll de Nargó para llegar hasta Martinet y desde allí  hacia Puigcerdá y atravesar por este punto la frontera. Otros, se van disgregando dirección Barcelona para intentar defender la plaza unos, y otros, para intentar volver a sus casas. Estaba más que claro que la guerra estaba prácticamente finalizada y que las tropas republicanas habían sido vencidas.

Durante esos días, una dotación de entre cincuenta a casi cien hombres llegan hasta el Coll de Nargó extenuados, sin medios, heridos y muchos de ellos  con los pies heridos de andar por las montañas leridanas en pleno invierno, mal vestidos, desnutridos y con la moral rota. Pero con el espíritu combativo y revolucionario más fortalecido que nunca ante la adversidad. Se reencontraban con el resto del ejército republicano que estaba en al zona, en lo que llegó a ser un polvorín del mismo. Allí se aprovisionaron, curaron sus heridas y se dispusieron a seguir hacia delante. José Mira Casals andaba entre ellos, con otros tantos compañeros. (Fragmento de la trascripción de la última carta de José Mira Casals a su llegada al Coll de Nargó):

Aurora esta es para decirte que me encuentro en este de paso y no sabemos para cuanto tiempo, pues si tenemos que permanecer en este más tiempo te mandaré la dirección; así es que hasta que yo no te mande la dirección no me escribas

“…me encuentro en este pueblecito desde el lunes y como no sabemos en donde tenemos que parar no te había escrito y en vista de que se hace un poco largo te escribo para que no estés impaciente; así que hasta que no este en un sitio seguro ya te mandaré la dirección, pues si te la mando aquí en donde estoy porque nos han dicho que saldremos para otro sitio…”

Aurora, nieta de José Mira Casals bebiendo de la fuente de la plaza de la iglesia del Coll de Nargó donde se abastecieron los soldadso republicanos antes de su salida hacia Martinet.

El destino les tenía preparada su última hazaña en otro pueblo cercano a éste. Martinet,  les esperaba, les esperaban otros compañeros y la ilusión de llegar a la frontera.

Entre los días seis y siete de febrero fueron llegando a Martinet, pequeñas dotaciones del desmembrado ejército republicano, y se posicionaron en el pueblo. El día siete concretamente llegaron entre 50 ó 60 soldados a Martinet (según testimonio de Manuel Álvarez Centeno – conocido por Manolo Sardina- que en esa época contaba con unos catorce años). Y entre ellos, José Mira Casals y sus compañeros.

El grupo de soldados con sus mandos al frente pasaron la palanca junto al río hasta llegar al otro lado, deteniéndose frente una casa del pueblo -“Cal Cabra”- y allí se detuvieron unos instantes. El tiempo justo de repartirse en dos grupos. Uno, de unos veinte hombres que  se dirigió y posicionó en la loma conocida como el “Corb” y que se ubica frente al actual puente de Montellá, mirando al sur. El resto, lo hicieron en dirección hacia este mismo pueblo, armados con tres ó cuatro ametralladoras que colocaron en posiciones estratégicas junto a sus pequeñas formaciones, de modo que les permitiera defender la plaza y sus posiciones, mientras cubrían así la retirada del resto de soldados que había en el pueblo y parte de los hombres de la población de Martinet. El pueblo esos días se quedó casi sin hombres.

Este pequeño grupo de soldados republicanos consiguió detener el avance del ejército sublevado durante todo el día siete y parte del día ocho. Concretamente, y sin tener confirmación definitiva, a un par de batallones del ejército nacional, una bandera falangista y unas batería de artillería. El fuego comenzó en mitad de la montaña, a partir de ahí, ya no se detuvo prácticamente durante los dos días. El día ocho Martinet estuvo encerrada y asustada en sus casas, mientras los nacionales tomaban posiciones cerca de la palanca y se guarnecían detrás de los muros  al tiempo que  recibían el fuego cruzado de las ametralladoras y fusiles de los pocos soldados republicanos, que ya no defendían la plaza, se defendían ellos y las vidas de los que habían abandonado o abandonaban el pueblo.

“Manolo Sardina” testimonio vivo de aquellos días cuando contaba apenas catorce años, relatándome el posicionamiento de las tropas nacionales y los soldados republicanos a través de uno de sus cuadros.

Ganaban tiempo, el tiempo que a ellos les haría falta después, ya que sólo pudieron dejar sus posiciones y refugiarse en las casas de las afueras de pueblo o en el tupido y frío bosque invernal, ante el brutal empuje de los sublevados, sobre todo, después de que cayeran heridos un par de soldados y fuese alcanzado de muerte el “pater” de uno de los batallones. El mismo que parapetado detrás de un caballo, no tuvo la protección de su más alta divinidad, ya que le alcanzó el rebote de una bala y le sesgó la vida. Aquello fue la última acción de aquellos pobres hombres, que horas más tarde fueron cayendo en manos del ejército nacional  uno a uno, y que éste en su afán de vengar aquél oprobio sufrido durante dos días, y la caída del cura, batieron el pueblo y bosques, encontrado esa misma noche a cada uno de ellos. José, un alicantino escondido en casa de Manolo Sardina se entregó voluntariamente pensando que no le sucedería nada,  José Mira Casals, Valentín Diéguez y una o dos personas más, fueron capturados a causa de una posible delación, mientras permanecían escondidos en una casa de las cercanías del pueblo. Esa misma noche fueron fusilados cerca de las tapias del cementerio, muy próximo al río que llevaba a la antigua fábrica de algodón, y que fue quemada con cuatro personas dentro como represalia. Algunos de ellos, fueron bajados hasta los terrenos que hay cerca de la susodicha fábrica y la fuente, atados y golpeados, mientras los soldados nacionales disparaban al suelo y los hacían bailar, otros tuvieron más suerte y  fueron ajusticiados sumariamente en las mismas tapias del cementerio sin más. Esa misma noche cayeron los dieciséis.

Entre los días  ocho y nueve de febrero, eran enterrados en la fosa común de la entrada del cementerio de Martinet los dieciséis valientes, que dieron sus vidas por salvar a sus compañeros. No sé si fueron héroes, ya que nadie escoge serlo. Sólo sé, que hay hombres que se convierten en héroes sin pretenderlo, porque lo único que hacen, es comportarse como lo hubieran hecho siempre, de modo decente, honrado y generoso. Ellos no lo eligieron, estaban en el momento y lugar inadecuado, y el resto…, lo hizo la sin razón y la locura humana.

Aurora señalando la fosa de la entrada del cementerio de Martinetdonde estuvieron los dieciséis entarrados hasta su exhumación.

Hoy hace setenta y un años desde que se fueron, setenta y un años sin historias; setenta y un años sin que nadie supiera de lo que ellos hicieron allí. Hoy os la cuento yo, que sigo buscando el resto de sus vidas, que tengo localizada la fosa de la vergüenza, sita en la mal llamada “fonts dels morts”, donde por cierto, ya no se encuentran todos. Ya que fue abierta y exhumada dos veces al menos que se sepa. Una en 1940, de donde salieron: Ramón Parera Puig, Juan Ferrer Soler, Miguel Sansó Noguera y Juan Peijó. Otra, una noche cualquiera, donde parece ser, que exhumaron dos cuerpos más de modo irregular. La fosa del campo santo de Martinet fue exhumada en el mes de febrero 1941, entre los días once y quince,  por orden del Obispado de la Seu d’Urgell, que mandó sacar los cuerpos fuera del campo santo,  y los cuales fueron enterrados según testimonios aún vivos, en la fosa de la “font dels morts”.

Terrenos donde se ubica la “fosa común de la font dels morts”

Seis años de investigación para recopilar una parte de la historia de José Mira Casals, de documentarla, de oír los testimonios de algunos protagonistas, de visitar los lugares donde estuvo, de documentarlos gráficamente y sobre todo de contar con el testimonio inestimable oral y escrito de Manuel Álvarez Centeno, Josep Viany Massana y otros que ahora no nombraré. Gracias por devolvernos un pedazo de sus vidas. Nosotros terminaremos el trabajo y volveremos para que todos sean honrados como se merecen, nosotros volveremos, entre otras cosas, por que te lo prometí a ti abuelo, a tu hija, a todos tus nietos y bisnietos. Les prometí que volverías para no irte nunca más.

En homenaje a José Mira Casals y a sus quince compañeros, setenta y un años después de su marcha. En homenaje a todos y cada uno de los desaparecidos y represaliados por el franquismo. ¡Salud, memoria, justicia y reparación! ¡Salud y República!

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de La Memoria Viv@

La memoria devora al juez Garzón…

Febrero 7, 2010

El Tribunal Supremo ha levantado la veda contra el magistrado, cada día más cerca de sentarse en el banquillo de los acusados.

ÁNGELES VÁZQUEZ – MADRID – 07/02/2010 08:00

En el mundo judicial, las apuestas se pagaban hasta esta semana diez a uno a que el Tribunal Supremo iba a llegar hasta las últimas consecuencias en los procedimientos abiertos contra Baltasar Garzón. Pero el auto del jueves de Luciano Varela ha cerrado las pujas. El tono sentencioso de la resolución y la búsqueda de respaldo entre sus compañeros de la Sala de lo Penal del Alto Tribunal para sentar al magistrado de la Audiencia Nacional en el banquillo de los acusados presagia que será juzgado por haber osado abrir la primera causa penal contra los crímenes del franquismo.

Como desliza Varela en su resolución, en la que tacha de prevaricadora toda la actuación de Garzón en relación con la investigación de las desapariciones franquistas, el hecho de que el juez fuera el primero en dar ese paso dibuja un escenario equivalente a que existiera “una especie de conspiración de silencio de la que serían protagonistas todos quienes le precedieron en el escalafón judicial y en el Ministerio Fiscal, por no citar a las organizaciones ciudadanas que, antes y después de la Constitución, han mostrado una encomiable sensibilidad frente a la masacre y a la tragedia que para los más elementales derechos humanos supuso la Guerra Civil y la dictadura que le siguió”.

“El auto se celebró en Génova, Ferraz y las herrikos”, según el entorno del juez

Es decir, una vez más, Garzón, con su iniciativa instructora, se pondría por encima de todos, incluidos los magistrados que por su rigor y conocimiento judicial conforman la Sala Segunda del Tribunal Supremo, la cúspide de la jurisdicción ordinaria y el referente moral de la carrera judicial. Y eso no gusta a todos.

Y a los que no les gusta se suman los enemigos que el magistrado se ha ido ganando durante sus 22 años de profesión. Fuentes de su entorno señalan que “Garzón es un hombre al que su carácter obliga y se ha metido en todos los charcos que se le han presentado”. En un primer momento, pensaron que el auto de Varela “se estaría celebrando tanto en Génova [en referencia a la sede nacional del PP] como en las herriko tabernas”.

De la Gürtel a ETA

No le perdonan quese colocara por encima de todos al juzgar el franquismo

Es probable que la explicación sea redundante, porque la referencia es clara, pero desde que hace justo un año estalló el caso Gürtel, el Partido Popular se lanzó en tromba contra el instructor . Ya no lo es y aunque su sucesor, Antonio Pedreira, ha ratificado su instrucción, todavía sobrevuela sobre él la amenaza de querellas. Los que creen que el caso Gürtel dejará en pañales a Filesa sostienen que ha sido el detonante para que “se haya levantado la veda” contra el juez. Y la celebración en el País Vasco será porque fue el primer juez que estableció que los terroristas de ETA no son sólo los que portan armas y empezó a luchar contra el entorno de la banda.

Luego ampliaron los lugares de fiesta a Ferraz, la sede del PSOE, en la que algunos sectores siguen sin perdonar que el magistrado investigara los GAL después de pasar por el Ministerio del Interior en el Gobierno de Felipe González.

Independientemente de esos motivos, lo que nadie discute es que en este momento se admiten todas las querellas presentadas en su contra, provengan de quien provengan. En la causa abierta por prevaricación por el caso de la memoria histórica, la acusación la ejercen el autodenominado sindicato de funcionarios Manos Limpias, la asociación Libertad e Identidad también de corte ultraderechista y el partido Falange Española de las JONS, al que Varela aún debe fijar una fianza para poder actuar contra Garzón.

La paradoja es que Falange lo acusa por investigar los crímenes de Franco

En el otro frente se le investiga por el patrocinio que Banco Santander hizo de dos cursos que impartió durante su estancia en Nueva York. Una financiación por la que el propio presidente de la entidad, Emilio Botín, fue preguntado este jueves durante la presentación de resultados anuales de la entidad. Aseguró que el Santander es “el banco más importante del mundo en relación y colaboración con universidades”, actividad a la que dedica 100 millones de euros al año.

A Garzón se le acusa de cohecho, por los hipotéticos pagos que recibió por los cursos impartidos en la Universidad de Nueva York, y de prevaricación, porque cuando volvió al Juzgado, archivó, siguiendo el criterio del fiscal, una querella interpuesta contra Botín. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó el archivo.

En esta causa, abierta después de que se archivara una primera querella por los mismos hechos, le acusan dos abogados: Antonio Panea y José Luis Mazón. El primero era accionista y abogado de Banesto y juró odio eterno al Santander por la forma en la que adquirió la entidad intervenida. El segundo fue amigo y abogado del ex consejero de Banesto Rafael Pérez Escolar, ya fallecido, que libró una larga batalla judicial contra Botín. Mazón se ha caracterizado por conseguir lo que parecía imposible: condenar a los magistrados del Tribunal Constitucional por archivar de forma arbitraria un recurso, expulsar de la carrera judicial al juez Ferrín Calamita por oponerse a la adopción de una niña por sus convicciones religiosas, revocar el nombramiento de Javier Gómez Bermúdez como presidente de la Audiencia Nacional o que el Comité de Derechos Humanos de la ONU condenara a España por falta de doble instancia judicial.

Nuevos frentes

Y, en la recámara, aguarda su turno otra querella, la primera interpuesta por las escuchas de las conversaciones que los imputados en la Gürtel en prisión mantuvieron con sus abogados. Es la de Ignacio Peláez, el ex fiscal de la Audiencia Nacional que defiende al constructor imputado en el caso José Luis Ulibarri. El Colegio de Abogados de Madrid también ha anunciado que se querellará contra Garzón y las fiscales Anticorrupción adscritas al caso.

Estas querellas, también por prevaricación, deberían ser rechazadas o bien ampliarse al actual instructor del caso. El magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira rechazó en un auto muy motivado los primeros recursos presentados contra la orden de Garzón de intervenir las conversaciones. No en vano, él las mantuvo.

Pero, aun así, no pudo evitar contagiarse del ambiente contra Garzón que se respira en el mundo judicial e incluyó en su resolución una referencia a que el abogado de Francisco Correa, el ex compañero de Garzón José Antonio Choclán, pretendía unir la “suerte” de su recurso a la del primer instructor.

Futuro nada halagüeño

Para cuando el Supremo determine si admite a trámite o rechaza esas querellas, es muy posible que Garzón ya haya sido suspendido cautelarmente por el Consejo General del Poder Judicial, lo que ocurrirá en cuanto el Alto Tribunal dicte el auto de transformación necesario para juzgar al juez y solicite que se le aparte del Juzgado Central de Instrucción número 5. La prevaricación se pena con hasta 20 años de inhabilitación.

Este auto era el que se esperaba de Varela, una vez hubiera formalizado la acusación de Falange. Sin embargo, habrá que esperar, porque el instructor ha preferido dejar al querellado la posibilidad de recurrir y que sea la Sala Segunda que admitió la primera querella la que lo siente en el banquillo. De esa Sala forma parte Adolfo Prego, un viejo conocido de Garzón, al que las víctimas del franquismo intentaron apartar del caso por haber firmado un manifiesto contra la Ley de Memoria Histórica y ser patrono de la fundación para la Defensa de la Nación Española.

Las víctimas, cuya personación fue rechazada en el procedimiento, olvidaban que la inquina que gran parte de la Sala Segunda del Supremo y del CGPJ sienten hacia Garzón supera la división de izquierdas y derechas.

De hecho, Varela es un histórico de Jueces para la Democracia. Pero también se le considera un enemigo acérrimo de Garzón. Dicen que hace ya 15 años predicaba a los opositores que preparaba para acceder a la carrera judicial que “Dios vino al mundo dos veces: una en Belén, y otra en Jaén, y ahora es juez de la Audiencia Nacional”.

Más allá de las rivalidades que hayan podido tener en el pasado, entre las que algunas fuentes sitúan los GAL y el proceso que se siguió contra magistrados progresistas de la Audiencia Nacional por la excarcelación de un narcotraficante apodado El Negro, Garzón y Varela se sitúan en las antípodas de cómo entender la judicatura.

El caso es que ni el progresismo de Varela ha servido para archivar el procedimiento abierto. El auto del jueves cercenó esta vía: declaró que había prevaricación en la actuación de Garzón y negó la posibilidad de investigar penalmente los crímenes del franquismo. Y el recurso contra el auto, definido por algunos como “un poner la cabeza para que la corten”, será previsiblemente rechazado.

Así se dará la paradoja de que Garzón será juzgado por prevaricar al haber abierto la primera causa penal al franquismo, pese a que se archivó a través de recursos. Hasta algunos de los más acérrimos detractores del juez entienden que en la causa de la memoria histórica no hubo delito.

“Si allí hay prevaricación, prevaricamos todos”, apunta un juez antes de recordar que cinco magistrados de la Audiencia Nacional apoyaron los planteamientos de Garzón para asumir la investigación, lo que veta la prevaricación.

Pero es que muchos jueces consideran que castigar a Garzón por ello, además de ser difícil de explicar a la opinión pública, supondrá un peligroso precedente para todos. ¿Por qué? Porque implicaría castigar también a los jueces que cometen un error. Esta misma semana, el Supremo absolvió a un hombre condenado por la Audiencia de Las Palmas a 36 años de cárcel, pese a que las pruebas de ADN lo exoneraban. ¿También prevaricaron o sólo se equivocaron al interpretar las pruebas?

En cualquier caso, los contrarios a Garzón comparan su juicio por la memoria histórica con la condena del mafioso Al Capone por delito fiscal. Y restan importancia al caso, porque creen que “si hubiera mantenido una actitud recta, no le habría pasado nada”.

La causa con más apoyos

Pero no deja de ser difícil de entender que se pueda juzgar a un juez por abrir una causa. Y es más curioso, porque en este procedimiento, en el que la opinión pública al menos la de izquierdas lo apoya incondicionalmente, con una dosis de desprestigio equivalente para el Supremo, la defensa será más complicada que en la otra causa.

De la querella de los cobros en Nueva York, se ocupará Manuel Marchena, un magistrado de talante conservador, considerado mano derecha de Jesús Cardenal durante su mandato al frente de la Fiscalía General del Estado. En conclusión: tampoco proclive a Garzón. Esta misma semana, participó en un encuentro en Madrid en el que coincidió con el vicedecano del Colegio de Abogados de Madrid, Luis Rodríguez Ramos, abogado del diputado nacional del PP imputado en el caso Gürtel, Jesús Merino. Trataron la regulación de las intervenciones telefónicas a través de Sitel.

Pero la situación de Garzón supera que se designe a un determinado magistrado u otro como instructor de las causas abiertas en su contra. La forma en la que ha ejercido la judicatura, su exposición en los medios o su ambición le han permitido abrir nuevas vías de investigación contra el entorno de ETA, contra el narcotráfico o contra los crímenes contra la humanidad, pero también le han granjeado enemigos.

Su entorno atribuye a la envidia la apertura del procedimiento porque el Santander financió con 302.000 dólares (260.000 euros) los cursos que impartió en Nueva York, en los que intervinieron Felipe González o Álvaro Uribe. Pese a que las cartas encabezadas por “un querido Emilio” con las que agradeció el patrocinio dañaron la imagen del juez, la defensa no parece complicada: comparar sus ingresos con la contabilidad de la entidad universitaria.

Para admitir a trámite las querellas, el Supremo aplicó el artículo 410 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que permite recabar antecedentes para evitar querellas temerarias. El abogado de Garzón, Gonzalo Martínez-Fresneda, advierte en sus escritos de que la investigación ha ido mucho más allá, “al llevarse a cabo una instrucción material de la causa sin permitirle defenderse a lo largo de la misma”.

Peor que a otros jueces

Por eso, considera que ha sido peor tratado que los demás ciudadanos. Lo que es seguro es que se le ha tratado peor que a otros jueces. Las dos últimas sentencias del Supremo por prevaricación judicial han sido absolutorias. Al juez Francisco Javier de Urquía le quitó la prevaricación, pese a declarar probado que recibió dinero del ex asesor de Urbanismo de Marbella Juan Antonio Roca. Y al ex presidente de la Audiencia de Las Palmas José Antonio Martín también, pese a que el TSJ canario le había condenado, tras escuchar a sus compañeros de tribunal, por mediar a favor de la excarcelación de un narco.

Independientemente de todo, para explicar por qué han triunfado las querellas presentadas contra el juez, es perfectamente aplicable el refrán de más vale llegar a tiempo que rondar cien años. Ahora hay muchos magistrados y vocales hartos de ese pasarse de frenada que se ha atribuido al magistrado con frecuencia, al igual que el de ser mal instructor. Supuestos defectos que, sin embargo, le han permitido amargarle sus últimos años al dictador Augusto Pinochet, impedir que los crímenes de Estado quedaran impunes y dar un paso de gigante en la lucha contra ETA y el narcotráfico.

Público.es

NOTA DE LOS  EDITORES:


Y ante la estupefacción del mundo, ante las recomendaciones de Naciones Unidas y el derecho internacional, España, el país de la piel de toro, vuelve a dar ejemplo, un triste ejemplo, admitiendo la Sala de lo Penal del Alto Tribunal el  que sienten  al magistrado de la Audiencia Nacional en el banquillo de los acusados  por osarse  abrir la primera causa penal contra los crímenes del franquismo. ¡Sí, sí…! El juez que intentaba hacer justicia, y poner a las víctimas del franquismo en el lugar que les corresponde en la historia de este país, ahora resultará ser culpable de haber querido investigar y reparar el daño hecho por el franquismo. No nos tiembla el pulso aunque nos contemple toda la comunidad internacional.
Eso nos lleva a la reflexión siguiente: “ algo no funciona en el engranaje de la justicia española, cuando las víctimas son víctimas dos veces. Cuando prevalece la lectura del derecho partidista por encima incluso de las leyes internacionales que el propio país tiene firmadas y ratificadas. Cuando aquél que intenta aplicar las mismas finalmente puede ser juzgado”, por tanto, al final será verdad aquello que dijo el sátrapa en su día, “lo dejo todo atado,  bien atado. Nuestra democracia es una pura pantomima,  hipócrita y que vive escudada y escondida en los acuerdos de la transición y la ley de amnistía de 1977, y con un jefe de Estado impuesto por el mismo dictador. Es cierto, lo dejó todo atado…, muy bien atado.
Si sientan a Baltasar Garzón en el banquillo, habrán vuelto a fraccionar de verdad el país en dos, habrán hecho un flaco favor a la justicia y la historia, habrán vuelto a matar, a enterrar en fosas, a exiliar, a secuestrar y reprimir a todas las víctimas y sus familias. Obligarán a movilizarnos, a todos aquellos, que representamos a las mismas, y luchamos por dejar al  franquismo en el lugar que le corresponde  en la historia de este país. El de régimen golpista, represor y genocida ideológico. Se debe mantener la memoria del franquismo, por supuesto que sí, para no olvidar nunca que existió. Pero borrarnos totalmente y mantener únicamente su memoria es volver a efectuar la exaltación del triunfo del mal.
Garzón somos todos, si lo juzgan a él, que nos juzguen a todos los que trabajamos por recuperar las vidas de nuestros familiares, por recuperar la historia oculta, por intentar reparar el daño y hacer justicia legal e histórica. Nosotros también somos culpables y  nos llamamos:  Jorge Luis Carreño Crispín y Pedro Vicente Romero de Castilla Ramos…, ambos  alias “Garzón”. A partir de hoy iniciaremos todo tipo de acciones en apoyo del juez, esperamos que los demás os suméis a todas las iniciativas al respecto. Un saludo a todos y ¡Reparación y justicia para todas las víctima del franquismo! ¡Salud y República!

Jordi Carreño Crispín y Pedro V. Romero de Castilla Ramos
Fundadores de La Memoria Viv@