Destellos de Flandes en la Real Fábrica…

Escena de la vida de Jacob. Tapiz del siglo XVI. Colección Selgas-Fagalde.- REAL FÁBRICA DE TAPICES

Escena de la vida de Jacob. Tapiz del siglo XVI. Colección Selgas-Fagalde.- REAL FÁBRICA DE TAPICES

Última semana para ver la colección Selgas-Fagalde de tapices flamencos del XVI – El museo de la Casa de la Moneda muestra la exposición ‘Arte postal’

R. FRAGUAS – Madrid – 23/10/2009

Tan solo una semana queda a los amantes de emociones estéticas puras para deleitarse con la contemplación de Tesoros de Flandes en Asturias: tapices restaurados de La Quinta de Selgas. Se trata de una exposición, comisariada por Antonio Sama, conservador de la Real Fábrica de Tapices, que muestra en su sala Goya nueve excelsos paños flamencos procedentes de la colección Selgas-Fagalde. “Con certeza, uno de los repertorios tapiceros privados más importantes de España”, explica Sama, que añade: “Es, quizá, la única colección particular española que dispone de palacete propio construido para albergarla, en el puerto asturiano de Cudillero”.

Contemplar estas ricas colgaduras del siglo XVI, con escenas tan al gusto de la advocación bíblica flamenca, es ahora una ocasión única, habida cuenta de que pasan sus últimos días en la Real Fábrica de Tapices. En ella han permanecido desde 2007 para su conservación y cuidado, mientras culminaban las obras, rematadas ahora, de adaptación del pabellón asturiano donde se guardan. Dos de los tapices más celebrados son de gran formato, con escenas de las vidas de Jacob y de Tobías.

Todos los paños exhalan ese aroma inconfundible que a los mejores tejidos y los más polícromos tintes procuró la destreza de las laboriosas manos que los tejieron. Hasta la más diminuta hebra de cada tapiz conserva la pureza de un fulgor que destella desde la representación de excelentes cartones de los talleres bruselenses donde fueron confeccionados.

La sala Goya de la fábrica de tapices, con su cubierta de madera y sus muros desnudos en ladrillo sin revocar, les confiere la sinceridad mural exigida por tan ubérrimas colgaduras. La exposición se complementa con un relato gráfico sobre los tratamientos aplicados a los tapices que, en breve, emprenderán camino de regreso hacia la localidad asturiana desde la factoría madrileña. Por cierto, los jardines románticos de su fachada posterior han sido restaurados recientemente. En un plazo breve se mostrarán a los visitantes, según fuentes de la dirección del centro.

Justo enfrente de la calle de Fuenterrabía en su cruce con la de Julián Gayarre, Madrid esconde uno de sus tesoros arquitectónicos y escultóricos más recoletos, el Panteón de Hombres Ilustres. Muestra bellísimas tallas funerarias de próceres como Práxedes Mateo Sagasta o Antonio Cánovas del Castillo, cinceladas por artistas como Agustín Querol, Ponciano Ponzano o Mariano Benlliure. El acceso es gratuito.

A un paso del panteón y de la Real Fábrica, el Jardín Botánico ofrece al paseante una oportunidad única para presenciar, en todo su esplendor, el otoño madrileño. Es una explosión de colorido, visible en las copas del histórico arbolado desde el belvedere que domina el jardín neoclásico. Un museo de bonsáis recorre el mirador, con ejemplares cedidos por el rey de España y Felipe González, entre otros donantes.

Por otra parte, el Museo de la Casa de la Moneda muestra la exposición Arte Postal en su sede de Doctor Esquerdo, cerca de su cruce con la calle de O’Donnell. En ella se exhibe el bastidor artístico sobre el que reposa, aún, el universo de la correspondencia escrita.

La noticia en otros webs

Real Fábrica de Tapices. De 10.00 a 19.00. Domingo hasta las 14.30. Fuenterrabía, 2. Hasta el 31 de octubre.

Panteón de Hombres Ilustres. De 9.30 a 19.00. Entrada gratuita. Julián Gayarre, 2.

Arte Postal. De 10.00 a 14.00. Hasta el 8 de noviembre. Casa de la Moneda. Doctor Esquerdo, 36. Acceso libre.

Jardín Botánico. De 10.00 a 19.00. Entrada: dos euros. Plaza de Murillo, 2.

El País.es

http://www.elpais.com/articulo/madrid/Destellos/Flandes/Real/Fabrica/elpepucul/20091023elpmad_9/Tes

Adiós al arte feminista de Nancy Spero…

La artista norteamericana deja un legado obsesionado con la injusticia social y la mujer.

1256327460115nancy sperodn

I. REPISO – Madrid – 23/10/2009 21:46

La muerte de Nancy Spero (Ohio, 1929-Nueva York, 2009) ha pasado desapercibida en España. Quizá tuviera algo que ver el lío que tenía montado la agencia Efe con la reagrupación de sus secciones. O simplemente, que los domingos no son buenos días para morir y trascender. La artista norteamericana murió el pasado día 18 por causas respiratorias derivadas de una infección, informó The New York Times.

La última gran retrospectiva de Spero en España la difundieron el MACBA y el Reina Sofía. Disidanzas sintetizaba los hilos con los que Spero tejió su obra: la señalación del poder como un yugo violento, el horror de la guerra y la lucha por la igualdad de la mujer. Su colaboración en los años sesenta con colectivos feministas de EEUU que reivindicaban cuotas paritarias a las de los hombres marcaron su arte con el sello contestatario de artistas igualmente reivindicativas con el género –aunque una generación más jóvenes- como Kiki Smith y Nalini Malani (las tres son objeto de una exposición en la galería madrileña Estiarte, hasta el 3 de noviembre).

En la década de los 50 se casó con el pintor Leon Golub, con el que compartió todo hasta su muerte. Juntos emigraron a Europa pocos años más tarde, donde nacieron sus hijos. Los frescos etruscos de Italia influenciaron los dibujos de Spero, que se volcó en la representación de escenas sexuales y de maternidad a través de la reapropiación de imágenes de la Antigüedad. Durante su estancia en Europa, expuso con regularidad en la galería Breteau de París, donde residió cinco años con su familia.

A mediados de los años 60 Spero volvió a EEUU, donde abordó su oposición a la guerra de Vietnam, estableciendo paralelismos con su marginación en el mundo del arte por su condición de mujer. Esta alienación le llevaría, años después, a asociarse con varios colectivos de mujeres artistas y a fundar la primera galería-cooperativa de mujeres en Nueva York.La inclusión de frases manuscritas del poeta Antonin Artaud (1896-1948) confirió a su obra una voz propia que fue respaldada con un notable éxito de crítica, mediante Artaud Paintings y Codex Artaud. A nivel formal desarrolló un tratamiento poco ortodoxo del papel en el que se apoyó en el collage y en la aplicación de tampones de diseños elaborados previamente.

Sangría y llanto en Latinoamérica
A mediados de los setenta su preocupación por la posición de la mujer trasciende su propio país, interesándose por la condición femenina en otras partes del mundo. Incapaz de callar su compromiso político, actualizó la represión histórica de la mujer con las torturas de Chile y las dictaduras de otros países latinoamericanos.

Sus primeras retrospectivas se organizaron en EEUU a finales de los 80. Pero Spero no sabía parar y poco después empezó a experimentar con sus primeras instalaciones; algunas de las cuales recalaron en España con Disidanzas.

Enlace: Público.es.

http://www.publico.es/263474