¿Quién es el flautista de Hamelin? 18 años después, las ratas de ETA aparecen de nuevo en la isla…

030723rata-eta

Hoy es un día de indignación, rabia, odio, repulsa y todos los adjetivos que deseéis poner a un acto como el sucedido en Palmanova (Mallorca). El problema es que pasamos muy rápido de la rabia y la indignación a la indiferencia. Hoy basta con seguir en internet los foros, en  el faceboock o cualquier otra red social, la actividad relacionada con el caso;  y ver toda la amalgama de comentarios indignados, de conjuras, de propuestas efectuadas desde la rabia e impotencia desbocadas por la vil, canalla, cobarde, iracunda e irritante acción de ETA.

Es lógico que así sea, dado que una muerte violenta y más si es de inocentes, debe afectar y enojar a cualquier persona que se precie de ello, a toda la sociedad racional,  máxime cuando el acto es tan abyecto e irresoluto, y nos es tan cercano.

¡Pero claro! Mañana será otro día. Por suerte para algunos y desgracia para otros, la vida ha de continuar. Y ha de ser así, pero con una salvedad. Mañana habrán actos reivindicativos y condenatorios ¿Cuántos de los voceros indignados de hoy acudirán y darán fe con su presencia a los diferentes actos? ¿Y mañana, pasado mañana o cualquier otro día cuando por desgracia,  previsible y seguramente vuelva a suceder, y el hecho sea en otro lugar? ¿Cuántos enrabietados hoy, lo verán con otro tipo de indignación? La indignación de la distancia, la de los 15 minutos de telediario, la de hojear la noticia en un periódico con un café, etc.

Entonces todo será echar balones fuera, culpar al gobierno de turno, a las leyes, los jueces y buscaremos un flautista de Hamelin que nos limpie las calles de ratas, sin  mirar el coste, sin valorar las cosas en su justa medida, desde la reflexión y el análisis profundo. ¿Seremos capaces entonces de perder lo ganado por miedo, por seguridad, si alguien nos hace el trabajo sucio?

No pasa la solución únicamente por nuestra mano, eso lo tengo muy claro. Pero también se que la presión social, la colaboración, la unión de los demócratas sobre todo, son herramientas imprescindibles para luchar contra la barbarie. Y que somos nosotros, el pueblo, el que ha de obligar a nuestros políticos, no sólo  a tomar decisiones, si no a consensuarlas sin fragmentaciones en casos tan flagrantes como es el terrorismo. Y eso sí está en nuestras manos. No les permitamos hacer demagogia ni partidismos de los asuntos que nos afectan a todos.

No nos damos cuenta de que el flautista de Hamelin somos todos, y que entre todos, formamos un solo cuerpo, mucho mayor que el de las ratas. Y que sólo nuestra presencia es intimidadora. Pero para ello, no vale escudarse en la comodidad y la rabia del momento, hay que trabajar cada día y estar siempre presentes. Hay que levantar la voz y movilizarse con cada acción que atente contra nuestra libertad, seguridad y derechos, aunque estas no sean sangrientas.

Si no lo hacemos así, las ratas tienen la  capacidad de reproducirse y expandirse por todo el territorio con una rapidez que no imaginamos siquiera. No esperemos más al flautista, seamos inteligentes y desde la razón que nos avala, desde las leyes aplicadas en su justa medida y sobre todo con la palabra y la libertad, enfrentémonos cara a cara  a las ratas ponzoñosas del mal, del dolor y de la muerte gratuita sin miedo a llamarles por lo que son, a gritarles que no les queremos, a contagiar a los demás a hacer lo mismo.

¡Yo no quiero ASESINOS en mi tierra, yo no quiero MUERTOS INOCENTES, yo no quiero flautistas mágicos y yo no quiero ETA…! Quiero un país libre, donde se pueda hablar y expresar cualquier idea, quiero poder pasear sin sentirme vigilado, quiero que todo el mundo se sienta seguro y quiero que todas las ratas estén en su ratonera a buen recaudo. Que la violencia no sea  la razón de los locos  cobardes.

Toda mi empatía y solidaridad para las familias afectadas, todo mi respeto y cariño para todas las víctimas del terrorismo, y todo mi consideración y recuerdo para los fallecidos estérilmente por la bajeza moral y deshumana de los ASESINOS.

Jordi Carreño

Lazo Negro

LA COBARDÍA DEL MÁS BELLACO, CANALLA E INDIGNO ASESINO…

Con la cara lavada y recién tapada...

Con la cara lavada y recién tapada...

Hay muchos tipos de muertes violentas y ninguna tiene justificación. Sin embargo, hasta en esto hay clases. Me explico, cualquier persona que comete un asesinato es deleznable, pero mucho más lo es, aquel que encima se esconde entre argumentos que hacen que su ASESINATO quede justificado y encima lo hace con alevosía, a traición y cobrándose víctimas inocentes que nada tienen que ver con sus justificaciones (y ya he dicho que no hay justificación alguna). ETA lleva medio siglo de terror injustificado actuando en nombre de uno de los pueblos más nobles de la vieja Iberia, en nombre, de una mas que mal entendida nacionalidad propia e independiente que busca la autodeterminación con el asesinato vil, a escondidas, con bombas que matan indiscriminadamente, con el tiro en la nunca, con las caras tapadas, con la cobardía del más bellaco, canalla e indignol de los ASESINOS IMPUNES.

Una vez más nos vemos ante la tesitura de CONDENAR y levantar la voz ante un acto tan menospreciable, bajo e inútil, que solo causa dolor, rabia ante tan infame modo de proceder.

¡SÍ…AL PUEBLO VASCO! ¡NO, A ETA, A SU VIOLENCIA Y LA SIN RAZÓN…!

Una trinchera de los años 30 descubre el trazado urbano de la ciudad de Pollentia…

Los arqueólogos encuentran más cadáveres en la zona de la necrópolis y estiman que la muralla tardía del foro es de época bizantina.

M. ELENA VALLÉS. PALMA.

Los trabajos se centrarán en la necrópolis. Foto. G. Bosch

Los trabajos se centrarán en la necrópolis. Foto. G. Bosch

Diario de Mallorca 25/07/09

Calles y cadáveres son los dos descubrimientos principales de esta campaña de verano en el yacimiento romano de Pollentia. Hallazgos que confirman las teorías que los arqueólogos barajaban sobre esta zona desde el año 2000.
La primera de ellas: “Pollentia era una ciudad muy bien trazada, un ideal de urbanismo”, considera una de las directoras de las excavaciones, Margalida Orfila. Su apreciación la refuerza el descubrimiento de dos trozos de calle en una trinchera que se abrió en los años 30 para que pasara el tren. Las marcas de estas dos nuevas vías en el corte de setenta metros de tierra acaban de ofrecer la perfecta lectura urbanística de la ciudad romana. Y una señal de que la urbe se extendía un poco más allá de la zona de la Portella.

Suelos romanos

Orfila indicó que aún falta identificar la cronología de la trinchera, en la que también se distinguen dos suelos romanos y cerámica talayótica. “De todos modos, todavía hay mucha tierra por excavar en esta parte; aparecerán todavía muchas cosas”, señaló Orfila. La trinchera confirma el conocimiento sobre urbanismo que tenían los romanos para comunicar las casas.
La zona de esta zanja era intransitable hasta el pasado invierno, cuando la brigada de Patrimonio del Consell limpió el área y retiró las plantas. En verano, el equipo de investigación de Pollentia, formado por miembros de la Universidad de Granada y de la de Barcelona, ha terminado de despejar la zona para dejar al descubierto parte del trazado urbanístico de la ciudad. “El año que viene ya tendremos listo el dibujo del corte”, adelantó Orfila.
El grupo de treinta personas que atendió ayer a las explicaciones de los arqueólogos durante la jornada de puertas abiertas, se trasladó después al foro, la plaza de la ciudad. Allí, un grupo de estudiantes de Historia de distintas universidades excavaba y continuaba ayer sacando huesos de cadáveres. La zona en cuestión es una enorme necrópolis de la Antigüedad tardía. “Hasta el día de doy, llevamos 350 tumbas excavadas”, informó Miquel Àngel Cau, codirector del proyecto de Pollentia. La tipología de nichos encontrados es muy diversa. “Todas ellas están ordenadas; algunas son como cajas de piedra, con una tapa”, explica. “La exhumación y extracción de los huesos es uno de los trabajos más laboriosos en arqueología”, refirió Cau ante el grupo de ciudadanos y también el director insular de Patrimonio, Biel Cerdà.
El equipo de investigadores está también centrado en averiguar la datación exacta de la muralla del foro, que ya se sabe que es de época tardía. El muro se construyó después del incendio que destruyó la plaza pública, en el siglo III d. C. Pese a la catástrofe, explica Cau, la ciudad continuó funcionando. Los arqueólogos creen que la muralla defensiva es del siglo V, de la época de Bizancio. Y saben que el muro defensivo y las casas anejas dejaron de usarse en la época de decadencia del Imperio Romano para pasar a convertirse en cementerio. “Durante la República, estaba totalmente prohibido enterrar muertos en la zona residencial, debía hacerse lejos. Con la cristianización de Pollentia, las tumbas comenzaron a entrar en la ciudad”, instruye Cau.

Enlaces y galería fotográfica de la noticia:

Fotografías:

http://www.diariodemallorca.es/multimedia/imagenes.jsp?pRef=2009072400_16_487275__Cultura-trinchera-descubre-trazado-urbano-ciudad-Pollentia

Noticias relacionadas:

http://www.diariodemallorca.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009072400_16_487274__Cultura-Asentamiento-para-controlar-pirateria

Una veintena de arqueólogos estudian el patrimonio omeya en Medina Azahara…

Alumnos escuchan las explicaciones de uno de los profesores encargados de impartir un curso en el conjunto arqueológico de Medina Azahara en Córdoba. Una veintena de arqueólogos han participado esta semana en el curso de verano "Medina Azahara: historia y arqueología de Al-Andalus" en el que han podido estudiar diversos aspectos del patrimonio de la época omeya en el propio yacimiento arqueológico. - EFE

Alumnos escuchan las explicaciones de uno de los profesores encargados de impartir un curso en el conjunto arqueológico de Medina Azahara en Córdoba. Una veintena de arqueólogos han participado esta semana en el curso de verano "Medina Azahara: historia y arqueología de Al-Andalus" en el que han podido estudiar diversos aspectos del patrimonio de la época omeya en el propio yacimiento arqueológico. - EFE

EFE – Córdoba – 11/07/2009 22:45

Una veintena de arqueólogos han participado esta semana en el curso de verano “Medina Azahara: historia y arqueología de Al-Andalus” en el que han podido estudiar diversos aspectos del patrimonio de la época omeya en el propio yacimiento arqueológico.

El profesor de Numismática y Arqueología Islámica de la Universidad Autónoma de Madrid, Alberto Canto, ha explicado a Efe que este curso, que se incluye dentro de la Universidad de Verano “Corduba 09”, no es estrictamente de arqueología, ya que abarca otros aspectos de la época omeya, como numismática, cerámica, decoración o análisis de fuentes históricas.

Según Canto, esta variedad temática permite a los alumnos obtener una visión más amplia y completa del yacimiento y de la época omeya, el periodo histórico de “máximo esplendor” de la cultura islámica y un claro ejemplo de “lo que pudo ser y no fue”.

De este modo, durante esta semana el alumnado ha obtenido una visión completa de la historia y la arqueología de al-Andalus a través del curso, que se ha estructurado en una serie de clases teóricas y en clases prácticas, realizadas a pie de campo en el propio yacimiento.

Impartido por un elenco de más de una docena de profesores nacionales e internacionales, entre los que se encuentran el director del Centro de Humanidades del CSIC, Eduardo Manzano, o el catedrático de Arqueología de la Universidad La Sorbona, J.P. Van Stäevel, este curso supone una novedad, ya que no existen talleres propios sobre arqueología omeya.

En ese sentido, Canto ha afirmado que la particularidad del curso consiste en que permite que los alumnos no vean el material aislado, sino en su propio contexto, lo que les permite relacionar todas las facetas de la arquitectura omeya y del propio yacimiento.

De hecho, la Universidad de Córdoba (UCO) ha señalado que estos cursos se inscriben dentro de la labor de difusión de Medina Azahara, que tiene como uno de sus objetivos coordinar, organizar y dirigir actividades participativas didácticas que acerquen el conjunto arqueológico a la sociedad.

VOLVER SOBRE SUS PASOS…

Fosa de la Font dels Morts

Terreno de Martinet donde se encuentra la “Font dels Morts”. Lugar muy probable de ubicación de la fosa dónde está José Mira Casals y al menos 10 cuerpos más…

Quizás si hay una experiencia emotiva para nosotros, es volver sobre los pasos de los nuestros. De nuestros familiares y amigos desaparecidos. Encontrarnos con parte de la historia que buscamos, pisar por donde ellos pisaron, y llegar a ver los paisajes que ellos vieron; pero sobre todo, descubrir por lo que pasaron y estar encima de la tierra que probablemente los cobija. Sentirlos cerca, muy cerca, tanto que su presencia se hace más palpable que nunca.

Nosotros lo hemos sentido este fin de semana, lo hemos sentido después de cinco años de investigación, de recopilar datos, de buscar en archivos, de no encontrar respuestas, de negativas, de falsas pistas, de volver a empezar. ¡Por fin sentimos a José Mira Casals cerca!

Nos queda mucho trabajo todavía, pero no dudamos de que completaremos esta labor, y sobre todo, no dudamos que volveremos…, volveremos porque hay mucho que hacer y corroborar, volveremos porque certificaremos los datos que tenemos,  volveremos a buscarlo, o al menos, a dignificarlo a él y a los que están con él.

Por: Jordi Carreño.

Aurora con Josep Viani Massana "Nen Pau" que nos acompañó a visitar las ubicaciones de las fosas. Josep es el hijo del "Nen pau" que enterró a cuatro soldados con sus documentos dentro de unas botellas, por si algún día eran encontrados.  Iglesia del Coll de Nargó, donde José Mira Casals escribió su última carta.
Aurora con Josep Vissany Massana “Nen Pau” que nos acompañó a visitar las ubicaciones de las fosas. Josep es el hijo del “Nen pau” que enterró a cuatro soldados con sus documentos dentro de unas botellas, por si algún día eran encontrados.
Iglesia del Coll de Nargó, donde José Mira Casals escribió su última carta.
Iglesia del Coll de Nargó, donde José Mira Casals escribió su penúltima carta.

MANOLO “SARDINA” LA EXPERIENCIA Y EL RECUERDO A FLOR DE PIEL…

Manolo Álvarez Centeno, alias "Manolo sardina" dándonos explicaciones sobre uno de sus cuadros, de las posiciones de los soldados republicanos y de la caída del cura del ejército nacional

Manolo Álvarez Centeno, alias "Manolo sardina" dándonos explicaciones sobre uno de sus cuadros, de las posiciones de los soldados republicanos y de la caída del cura del ejército nacional

Uno tiene la oportunidad de conocer muchos personajes durante su vida, muchos de ellos conocidos, famosos, algunos ilustres y muchos desconocidos, entre los que se cuentan algunos muy importantes y valiosos como es el caso.

Realizando parte del trabajo de campo, correspondiente a la investigación del desaparecido José Mira Casals durante la Guerra Civil este pasado fin de semana, tuvimos la oportunidad de conocer los lugares donde el mismo pasó los últimos días de su vida, recopilamos información muy valiosa de fechas, situaciones, datos concretos y además, pudimos visitar las fosas donde supuestamente puede reposar su cuerpo, acompañados de alguien conocido por nuestro protagonista. “El nen Pau”.Es muy difícil obviar o pasar por alto detalles de todo lo que conocimos y vimos, por lo emotivo y sentimental de la labor efectuada, por lo valiosa información recogida, por las vivencias experimentadas. Pero hay una que se nos hizo muy especial; y no es más, que la entrevista en casa de Manuel Álvarez Centeno conocido como “Manolo sardina”, el apodo que tenía su padre.

Manuel Álvarez Centeno, es uno de esos hombres sencillos de mirada vivaz, de buen carácter, y sobre todo, enseguida que uno lo trata, reconoce en él un hombre íntegro, honorable, sensible y muy inteligente. Un hombre de los que como se decía antes “se viste por los pies”. Un hombre con aptitudes intelectuales sublimes, tanto para la pintura como para la escritura. Y no porque lo diga yo, si no, por un test de aptitud y cociente intelectual efectuado por su antigua empresa. Pero sobre todo, Manolo, es una caja de sabiduría de nuestra historia más reciente.

Con una memoria excelente, este hombre de 82 años, por cierto, muy bien conservado física y mucho más intelectualmente, ha sido capaz de hacer una síntesis de la Historia de la Guerra Civil, un compendio de la historia de su comarca, un resumen de la vida de sus progenitores y familia, y de su propia vida, escribiendo sus memorias de un modo sencillo, detallista, repleto de datos e informaciones cronológicamente perfectas; y sobre todo, ha sido capaz de transmitir con toda la sensibilidad de la que es capaz sólo un buen escritor, todas las sensaciones, sentimientos, vivencias y experiencias de aquél joven que tuvo que padecer los avatares de una cruenta guerra civil en un pequeño y paradisíaco pueblo pirenaico (Martinet).

Como no podía ser de otro modo, Manolo es un hombre afortunado, ya que está vivo y puedo contarlo. Pero además, lo digo por aquello de que… “Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”. Pilar, la mujer y compañera de este peculiar e interesante personaje, es lo que Manolo se merecía tener. Una fiel compañera, que debió ser la envidia de más de uno, ante la indiscutible belleza de esta mujer sevillana de carácter alegre, afable, servidora y de armas tomar. Que además, le regalo para compensar las desgracias vividas dos hermosas hijas y unas preciosas nietas.

Un par de horas en su humilde casa de Barcelona sita en una zona industrial. Una grata conversación, de una lectura rápida y superficial de sus memorias, de la recopilación de datos valiosos para nuestra investigación y de mucha emotividad, nos permitieron, no sólo desgranar y encajar partes de la historia que no conocíamos, sino que también, nos transportaron retrospectivamente a la época en la voz temblorosa y emocionada de Manolo mientras nos relataba su historia.

Manolo tiene una prodigiosa memoria – lo había dicho antes -, pero como hombre sabio que es, ha preferido plasmarla en papel, como terapia mental, pero sobre todo, para que no se pierda su valioso testimonio, para que no le traicione la misma. Y dejar así testamento escrito de una vida longeva y llena de experiencias. Nos ha dejado un pedazo de nuestra propia historia en su crónica personal, para que seamos capaces de reflexionar sobre la capacidad maligna del ser humano, sobre la sin razón de la violencia, sobre el dolor que provocan estas actuaciones irracionales.

Un manuscrito detallista en todos los aspectos, capaz de transportar al lector a los paisajes y situaciones que vivió aquél niño, que maduró rápidamente a fuerza de penalidades y que ningún niño debería ver y pasar durante su vida. Manolo, vive cada momento relatado como si estuviera sucediendo en el mismo instante que lo cuenta. De hecho, estamos seguros de que le suceden todas las imágenes, emociones, impresiones del mismo modo que las vivió cuando las rememora, y salen de su cabeza y brotan de su corazón.

Recuerda a la perfección la quema de imágenes y objetos sacros, algo que le marcó e impresionó en su momento, porque no lo entendía, no entendía a aquella gente feliz, blasfemando y gritando improperios. Era un niño, simplemente un niño al que le robaron la inocencia. O cuando su madre se enfrentó a un guardia civil por tirar un perro al agua del río, y se la llevaron al cuartelillo, o el bombardeo cuyas bombas le cayeron a 300 metros y le dejaron como recuerdo una ligera sordera. Pero sobre todo, el recuerdo de aquellos hombres que perecieron luchando por la libertad y por los derechos de un gobierno legítimo y que una vez vencidos fueron brutalmente asesinados y represaliados.

Lo revive cada verano cuando vuelve su pueblo natal. Cada vez que baja al río y visita los lugares donde él, sabe que hay cuerpos que todavía esperan ser rescatados y dignificados, sobre todo, el de aquél pobre soldado que encontró muerto con la cabeza fuera del agua en el mismo río, y que el bueno de Manolo visita y rinde honores a sabiendas que alguna familia habrá pensado muchas veces en él. Al mismo tiempo que comprueba que las señales que indican el lugar exacto, siguen intactas a pesar del paso del tiempo, las riadas y demás circunstancias que deberían haber borrado de aquel bendito lugar la prueba de la barbarie que oculta un cuerpo desconocido para todos, excepto para Manolo. Y que además, posiblemente sea de los pocos, por no decir el único, que conoce su ubicación exacta.

Cuando ve los montes donde un puñado de republicanos defendieron durante dos días la plaza, ante dos Divisiones del ejército nacional y una bandera de la Falange antes de la toma de Martinet el 8 de febrero de 1939. El ruido de las ametralladoras, las explosiones, etc.

Cada historia explicada en su voz suave y cálida, denota el dolor padecido cuando le tiembla la voz y los ojos se le llenan de lágrimas, lo mismo que sus comentarios recriminatorios, son más de incomprensión sobre la vileza humana, que del odio que alguien que no fuera una persona tan digna y honorable, como es él, pudiera sentir. Le gustaría entender que pasó y porqué pasó. ¿Por qué el hombre capaz de crear tanta belleza es capaz de hacer tanto daño y mal?

Manuel Álvarez Centeno, es un archivo de la historia de la guerra civil, por que la vivió, porque fue protagonista y actor inesperado, y porque la padeció en sus propias carnes y en la de sus allegados y amigos, al no delatar a su padre mientras era torturado con 15 años y pasó un mes preso. Pero sobre todo, es un ejemplo de vida digna. Una vida que merece ser difundida y editada para el conocimiento de todos, en especial de nuestras futuras generaciones.

Gracias Manolo por habernos recibido, gracias por contarnos tu historia, gracias por recordarnos la nuestra, y sobre todo, gracias por devolvernos la esperanza en la raza humana después de haberte conocido. Quizás si los hombres de antaño hubieran sido como tú, hablaríamos de otro país, de otra España, de otro mundo.

Por: Jordi Carreño.

Julio 2009

Aunque la foto no hace justicia en calidad, no podíamos dejar de editar la misma, como homenaje a esta encantadora pareja que nos abrió su casa y su corazón. Pilar y Manolo.
Aunque la foto no hace justicia en calidad, no podíamos dejar de editar la misma, como homenaje a esta encantadora pareja que nos abrió su casa y su corazón. Pilar y Manolo.

Enlace: http://lamemoriaviva.wordpress.com