LAS BARRABASADAS DE M.FRAGA IRIBARNE

Se me hace muy difícil entender declaraciones como las del Sr. Manuel Fraga Iribarne a colación con la solicitud del juez Baltasar Garzón, reclamando poder consultar los archivos eclesiásticos referentes a los desaparecidos durante la represión franquista con el fin de elaborar un censo de desaparecidos.

Recordarle a D. Manuel que durante la guerra más de 350.000  republicanos o no, perecieron en combate y se estima que unos 200.000 más lo hicieron durante la represión. Así que las barrabasadas del bando contrario (como apuntó  D. Manuel), ocurrieron durante el conflicto armado provocado por el alzamiento nacional al derrocar al gobierno legitimado por el pueblo. (Por si no lo recuerda su senil mente, esto es la base de la democracia y uno de los considerados padres de la constitución debería recordarlo y tenerlo siempre presente), y los actos que según los mismos justificaron este alzamiento de salvapatrias sanguinarios, no fueron ni de mucho del nivel represivo del establisment franquista ni en tiempo, número y crueldad (Aunque no son justificables tampoco y debieran ser tratados a su debido tiempo).

También hacer inciso en el número de muertes y afectados (parece ser que para el Sr. Fraga Iribarne las matemáticas no son su fuerte y los datos existentes así como las hemerotecas tampoco son reales), ya que como dijo: ” Es “obvio” que el número de barrasadas del otro bando fue superior”...

Lo que si parece obvio, es que ese modo de pensar no hace honor a un demócrata que cree en la igualdad y en los derechos de la mayoría. Es más, alguien que formó parte del gobierno represor y que lo justifica no debería ser en ningún caso reconocido ni como persona “demócrata” y menos como padre de las actuales libertades, por mucho que haya colaborado en la redacción de la Constitución española.

ES UN AGRAVIO, que nos nieguen todavía el poder recuperar la memoria de los nuestros, en MAS AGRAVIO que en los tiempos que corren todavía se justifique el alzamiento y es VERGONZOSO que se mienta y se adulteren los datos históricos con declaraciones como la suya.

Lo que debe hacer el Sr. Fraga Iribarne, ya que no cambiará de opinión, no pedirá perdón, ni reconocerá su error, es dedicarse a jugar a petanca y dejar al Sr. Garzón trabajar en paz y en pos de la verdad. Además de pensar bien lo que dice, porque aunque la libertad de expresión y las libertades también le amparan,  debe tener sensibilidad con todos aquellos que de un modo u otro se sienten afectados. Y sobre todo hacerle inciso que la oportunidad que el tiene de hacer y decir lo que piensa, otros no la tuvieron cuando él perteneció a los Gobiernos del Generalísimo.

Que ironías las de la historia, que hace que los que niegan derechos y libertades se amparen en ellos para seguir aferrados a las poltronas y los beneficios del poder.

A ciertas edades uno debe dedicarse a la contemplación,  la reflexión, la enseñanza de saberes y experiencias  y no a ser un incendiario social.

Jordi Carreño

¡ADIÓS A LAS CALLES FRANQUISTAS EN PALMA DE MALLORCA!

Por fin y después de muchos años de demandas al Ayuntamiento de Palma de Mallorca; el consistorio palmesano respondiendo al cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica y a una voluntad inequívoca de los ediles progresistas que forman el actual equipo de gobierno encabezado por la Excelentísima Alcaldesa Aina Calvo, ponen en marcha las acciones pertinentes con un plan de acción que permitirá durante el año 2008, el cambio de nombre de 68 calles y plazas que actualmente tienen todavía nombres relacionados con el franquismo.

Se inicia este nuevo período después de las acciones llevadas a cabo a partir de 1979 con otro alcalde socialista, el Sr. Ramón Aguiló, con lo cual se acaba el agravio que suponía mantener estas reminiscencias del pasado para todos aquellos que de un modo u otro, cada vez que circulábamos por ellas teníamos que soportar el recuerdo de nuestros desmemoriados y olvidados seres queridos, todavía buscados en muchos casos.

Que estos cambios sirvan para exaltar la voluntad democrática de la ciudad y que  se utilicen para reconocer la misma, tal y como ha sucedido con el primer cambio, el producido en la antigua calle del Teniente Oyaga que ha pasado a denominarse calle de la Concordia.

Mis más sincera enhorabuena a nuestra alcaldesa Aina Calvo y a su equipo de gobierno. Con estas actuaciones empezamos a cambiar las cosas, a cumplir las leyes y sobre todo a borrar el escarnio sufrido por los perdedores haciendo honor a la Memoria Histórica.

Jordi Carreño

ANTECEDENTES HISTÓRICOS A LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

No pasarán Madrid

No pasarán Madrid

Los antecedentes históricos a la Guerra Civil Española no son más que la herencia de la vida social, política y económica del país durante el transcurso del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX, según apuntan la mayoría de historiadores. Pero mi modesta opinión es que el legado nos llega por influencia de una estructura político-social totalmente llena de desigualdades histórico-sociales, desde los períodos del renacimiento (Siglo XIV) y el barroco (siglo XVI y XVII), o lo que conocemos como el desarrollo del Imperio Español, su siglo de oro y la decadencia o caída del mismo.

Una estructura regida por Monarquías absolutistas, inoperantes por estar esclavizadas por su propia institución, influenciada por una aristocracia obtusa, demagoga, endogámica e inculta preocupada más de sus propios beneficos y favores que en mejorar la vida de sus vasallos; y bajo la influencia de una Iglesia hipócrita, libertina y fundamentalista a la cual le interesaba más su riqueza material que la espiritual y que para ello necesitaba un pueblo creyente, temeroso y lo menos docto posible. A estos se le sumaron más tarde los militares, los cuales crearon un nuevo estamento social, desde el cual el pueblo llano podía acceder a mejorar socialmente, e incluso a podía aspirar a la propia aristocracia. Monarquías de políticas cortesanas y espadón para dominar un pueblo supersticioso, pobre e inculto en su mayoría.

Pero el hambre y la miseria son un mal caldo de cultivo para el conservadurismo fundamentalista y las clases sociales más privilegiadas, porque azuzan la aflicción del pueblo llano e instigan a este a la rebelión.

España con la llegada de la I República ya iba encaminándose hacia el iluminismo de la sociedad; pero antes de ello ya había tocado techo la Monarquía con la Guerra de Independencia y la ocupación Napoleónica. El pueblo estaba cansado de Monarcas, Emperadores y adalides regios y sacros.

De ahí que un pueblo visceral y poco formado intentase cambios en los ordenes sociales, hasta la fecha impuestos por una saga de Monarcas, aristócratas, religiosos y por último militares ambiciosos y poco sensibilizados con los problemas de las sociedades que tuvieron la oportunidad de dirigir y defender, y que por este hecho en sí causaron el agotamiento del pueblo.

Con todos estos condicionantes históricos, sociales, políticos, religiosos, económicos, ideológicos y posteriormente filosóficos y tecnológicos de las sociedades, que con el iluminismo avanzan hacia una mentalidad más progresista y socializada; hacían falta muy pocas excusas para enceder la mecha que prendiese rapidamente las luchas de poder e ideológicas que desmenbrasen el orden social instaurado hasta la fecha en los privilegios de unos pocos, sobre la mayoría de los ciudadanos. Creando así una fragmentación que dividiría el país en la lucha de clases y poderes. El conflicto estaba servido antes de redactar el menú de la historia.

El desaguisado posterior de Dictablandas y posteriormente dictaduras hasta llegar a la Segunda República no son más que aconteciemientos que corroboran lo expuesto, y que nos llevan una vez más a la consolidación de las clases más favorecidas, a través de aquellos que aspiran a llegar a formar parte de la élite sin importarle las consecuencias. Es más, el poder llegar depende de la justificación y de los actos que posteriormente llevaran a cabo.

Así el pensamiento barbaro y único se justifica en salvar la patría destrozándola, mermando su mejor activo; una generación de mujeres y hombres jóvenes que independientemente de ideologías tenían una oportunidad de cambiar las cosas.

Nunca llegaremos a saber que hubiera sucedido si el orden institucional y legal de la República hubiera llegado a desarrollar sus planes agrícolas, educativos y sanitarios, y el país no se hubiera destrozado en una GUERRA INCIVIL. En esa hipotética situación, ¿España hubiera participado en la II Guerra Mundial, hubiera sido neutral, pudiera haberse desarrollado más que países como Francia, Inglaterra, Italia y Alemania? ¿Seríamos un referente de sociedad socio-económica como lo son: Suecia, Suiza, Finlandia, Noruega, etc? ¿Hubiera el fascismo avanzado tan rápido por Europa?
Lo único cierto es que seguimos luchando y que en esta lucha está incluida parte de la historia olvidada del país. Por eso parte de nuestro trabajo es recuperarla y darla a conocer,  creando nuevos antecedentes históricos que hagan que por fin aprendamos todos de la historia. Sobre todo de aquella que nunca debe repetirse bajo ningún concepto.

Por Jordi Carreño

DESMEMORIADOS Y NUNCA OLVIDADOS…

Un país sin memoria es un país condenado al olvido. No saber de donde venimos y quienes somos no puede ser más que un mal augurio para el  futuro que nos ha de llegar.
Ultimamente está muy de moda hablar de la MEMORIA HISTÓRICA en los foros de debate, tanto políticos como sociales. Y yo me pregunto  ¿A qué Memoria Histórica se refieren?. Cuando sólo hemos cerrado los ojos y hemos intentado pasar la triste y negra página de nuestra historia, de la manera más sutil en pos y nombre de  la democracia que tanto anhelábamos y que tanto nos ha costado consolidar. No dudo de que hubo un tiempo y momento en que los acuerdos alcanzados durante la transición fueron los adecuados; pero tampoco tengo la menor duda, de que se podría haber realizado una labor más efectiva en adecuar los datos y hechos a la historia, así como el reconocer a nuestros familiares, amigos, vecinos y camaradas en su lucha por la libertad y legitimidad de un gobierno Republicano derrocado por un irracional alzamiento militar de salvapatrias, por la inoperancia misma de los fieles a la República, así como la indiferencia de las grandes democracias mundiales.
No es ahora solamente cuando hemos de mantener la lucha por su recuerdo y memoria, sino es una labor continua para que no caiga en el olvido de las futuras generacioes que nos precederán, lo acontecido durante la “GUERRA INCIVIL”.

Unicamente se ha intentado desmemoriar al pueblo con la excusa de no abrir viejas heridas. ¿Falacia o eufemismo?.
Los nuestros nunca han sido olvidados, quizás hayan sido desmemoriados por comodidad e interés, pero ¡NUNCA OLVIDADOS!; ya que somos muchos los que seguimos trabajando para encontrarlos y contar sus historias y hacer asi digna y valedera su muerte (si es que puede haber dignidad en una guerra, en la muerte, en la miseria, etc  y más entre hermanos). Nosotros(al menos muchos) ya hemos perdonado, pero no olvidamos, ni queremos olvidar, sino todo lo contario, trabajamos por la memoria de los desmemoriados, de los olvidados.

Bandera Republicana

Bandera Republicana

Jordi Carreño